Para lectores comprometidos: Auladell y Durán

Por
0
82

Edicions de Ponent prepara para Septiembre sendos productos hechos por autores españoles de trayectoria interesante. Me estoy refiriendo a La Torre blanca de Pablo Auladell (El camino del titiritero) y a Nuestro verdadero nombre de Luis Durán (Caballero de espadas, Álgebra…)

AuladellLA TORRE BLANCA: Hay cosas que solo tienen significado para uno mismo; cosas que a los ojos de los demás aparecen como vulgares, corrientes, cotidianas, pero que en realidad son nuestro tesoro más preciado, nuestro paisaje perdido, nuestro sueño obsesivo. Cosas que forman parte de una mitología íntima que vamos tejiendo con los años. Para cualquiera que reparase en ella, no sería más que una torre de apartamentos vulgar y corriente en mitad de la playa. Pero hay quien la considera el lugar luminoso y lejanísimo donde nació y fue asesinada su inocencia… (Federico Del Barrio)

DuránNUESTRO VERDADERO NOMBRE: Un laberinto con mostruo, una zigzagueante hilera de hormigas, un hombre que vuela, un laberinto con un tesoro, un pozo cercano a un bosque, un calamar gigante, un espejo roto, una veleta oxidada, un puente hundido, una langosta posada sobre un cristal, un sendero desconocido. ¿Creéis en las señales. Novalis, al igual que su abuelo, sí creía en ellas.

Auladell recuerda un poco al Dave Mckean de Cages y, como Durán, abunda en temas donde se entremezclan lo íntimo y lo fantástico; usando lo segundo como metáfora y expresión de lo primero. En los dos autores se adivina una necesidad de comunicar y comunicarse. Una pulsión fecunda y creadora que les hace embarcarse en proyectos significativos para ellos, sin dejar de desear, por eso, que lo sean también para sus lectores. Se intuye así en cada trabajo la tensión existente entre el deseo de dejar salir esa voz interior suya y el respeto que siempre impone una posible fría acogida por parte del público. Por todo ello, la sombra de la desesperanza y la fidelidad para consigo mismos son dos constantes que conforman el entramado interior de la mayoría de los protagonistas de sus obras. Por todo ello también, en sus historias se entra o no se entra. Entiende uno a los personajes y se compromete con sus busquedas, sus huidas y sus pasiones o no lo hace. Auladell y Durán. Durán y Auladell. Autores comprometidos con su obra a la espera de lectores que se quieran dejar comprometer. ¿Quién se apunta?

Artículo anterior¡Lego Spidey al rescate!
Artículo siguienteLo mejor del primer semestre en USA
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments