Pantera Negra. El hombre sin miedo: El fin del reinado

Por
20
518
 


Edición original: Marvel Comics – agosto – noviembre 2011
Edición España: Panini Comics – octubre – 2012
Guión: David Liss
Dibujo: Jefte Palo, Francesco Francavilla, Shawn Martinbrough, Michael Avon Oeming
Entintado: Jefte Palo, Francesco Francavilla, Shawn Martinbrough, Michael Avon Oeming
Color: Jean François Beaulieu, Francesco Francavilla, Félix Serrano, Jesus Aburtov
Portada: Francesco Francavilla
Precio: 23,95 euros (tomo en tapa blanda de 256 páginas)

 

Segundo y último tomo de las aventuras de Pantera Negra como hombre sin miedo sustituto en la Cocina del Infierno. Con la salida de esta segunda entrega se cierra la puesta a prueba / puesta a punto que el bueno de T´Challa decidió autoimponerse, al tiempo que echaba una mano a un Matt Murdock al que los acontecimientos derivados de Tierra de sombras impedían mantenerse como defensor del castigado barrio neoyorquino. Visto desde la perspectiva de una obra cerrada hay que concluir que esta nueva intentona de las andanzas del monarca africano en solitario ha sido una experiencia interesante que nos ha dejado un nombre al que habrá que seguir en el futuro inmediato: David Liss.

Este segundo tomo cierra los cabos sueltos pendientes del anterior e introduce nuevas historias en las que el héroe sustituto habrá de vérselas con los enemigos habituales de Daredevil. Kingpin, María Tifoidea y la más nuevecilla Lady Bullseye serán los encargados de poner a prueba a T´Challa y determinar si está a la altura del desafío. Despojado de su estatus regio y de las prerrogativas y recursos propios de la jefatura de un Estado, la Pantera asume una nueva identidad civil no muy distinta de aquélla que le acompañara en otras andanzas, al tiempo que veta expresamente cualquier intento de intervención por parte de sus aliados y hasta de su propia esposa, la poderosa Tormenta. La justificación que se saca de la manga el señor Liss para poder trabajar con el personaje sin tener que tratar mucho con su equipaje funciona bastante bien: para ponerse a prueba tiene que afrontar el desafío del encargo de Murdock sin más ayudas que sus propias habilidades. No obstante y cuando la ocasión lo requiere Ororo Munroe se pasea por el barrio o aparece esa hermana menor que hace unos años se sacaron de la manga y que actualmente comparte el manto de la Pantera Negra y ocupa el trono de Wakanda.

Uno de los detalles que más llama la atención de este tebeo es la habilidad con la que el guionista acepta las imposiciones editoriales en la forma de los consabidos cruces y aprovecha para ir a lo suyo. Miedo encarnado y Spider-Island pasan de puntillas por la colección sin que el argumento principal se resienta. Más aún, empleando giros argumentales una y mil veces utilizados para meter en danza a algún personaje que andaba fuera de juego, don David aprovecha para recuperar al Aborrecedor y hacer con la premisa de Miedo encarnado algo más interesante que lo que se pudo ver en la miniserie principal. Tomando como punto de partida la reaparición de este personaje que basa su fuerza en el odio de la población, el temor se encarna en esta ocasión en el rechazo hacia quien es diferente. Se busca un chivo expiatorio en la forma de los extranjeros que pueblan el barrio y se identifica a la Pantera Negra como uno de sus adalides. América para los americanos, siempre y cuando sean blancos, anglosajones y protestantes, en una versión actualizada de las memorables historias de Don McGregor en las que T´Challa se las veía con el Ku Klux Klan. De los dioses martilleros y la parranda nacionalsocialista de Pecado no se ve ni la sombra.

Acto seguido la Pantera Negra sufre las consecuencias del contagio masivo arácnido al que es sometida la población de Nueva York en la saga del trepamuros Spider-Island. De nuevo Liss cumple con la obligada referencia que comporta el participar en un universo compartido sin que los lectores tengan que salir a preguntar por qué T´Challa está tan raro y Lady Bullseye tiene esa mirada tan grimosa. Un par de explicaciones estratégicamente situadas y la historia sigue su curso para desembocar en el fin de fiesta: el enfrentamiento entre Kingpin y Pantera Negra.

Habida cuenta del hecho de que T´Challa es el sustituto de Matt Murdock resultaba casi inevitable que su camino y el de Wilson Fisk se acabaran cruzando. Sin embargo y pese a su situación actual la Pantera Negra sigue siendo un hijo de Wakanda y miembro de la casa real, por lo que el conflicto no se limitará a la Cocina del Infierno. Además, hay que tener en cuenta que Kingpin es ahora uno de los jefes de esa organización proveedora de carne de cañón que responde al nombre de la Mano, al tiempo que mantiene sus negocios a ambos lados de la frontera legal, por lo que en principio el conflicto apuntará por una trama que recoge aspectos del mundo de las altas finanzas y las relaciones internacionales. Sin embargo, todo eso se convierte en una mera excusa para que la Pantera rescate a inocentes y en compañía de sus amigos reparta un poco de justicia a base de palo. Quizá con más tiempo se habría podido realizar algo menos tópico, pero es muy probable que a esas alturas la colección tuviera ya fecha de cierre. Pese a todo no puedo dejar de mencionar la medicina modelo “Trauma center” que se despliega a lo largo de la saga, con una paciente malherida que por exigencias del guión demuestra tener una resistencia digna del mismísimo John Wayne.

En la parte gráfica hay que indicar que este tomo contiene un potaje de dibujantes aún más variado que la entrega anterior. A Jefte Palo y a un Francesco Francavilla que sigue emulando de manera notable a David Mazzuchelli se suman Shawn Martinbrough y un viejo conocido de la afición: Michael Avon Oeming. Quien hace diez años fuera uno de los nombres de moda gracias a trabajos como El Monje a prueba de balas, Bastard Samurai o Hammer of the Gods ha vuelto a Marvel a través de estos trabajos puntuales en los que demuestra que quizá no esté en su mejor momento. Puede que alguien pensara que con ninjas de por medio este caballero podía ser la elección ideal, pero su estilo no casa con el de Francavilla (quizá el más adecuado por el tono urbano de la serie, aunque a veces al guionista se le vaya un poco la pinza) provocando un contraste que no ayuda al resultado final.

Para concluir hay que decir que esta nueva incursión en solitario de Pantera Negra ha sido un experimento interesante que se puede disfrutar en solo dos tomos y que nos recuerda que en buenas manos cualquier personaje puede ser el protagonista de una historia entretenida. Ahora solo falta que un año de estos alguien se digne en recuperar todo el materia inédito escrito por Christopher Priest.

20 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Valdi
Valdi
Lector
12 noviembre, 2012 9:02

Y que hace Batman en la portada? 🙂

Lemmytico
Lemmytico
Lector
12 noviembre, 2012 9:40

 Buff, temía que alguien me dijera que esta serie estaba bien. Pantera Negra es uno de mis personajes favoritos (¿y de quién no?), y las aventuras urbanas siempre le han sentado bien pese a que haya que hacer encaje de bolillos para que el rey de un país se dedique a repartir mamporros en las calles de otro. Pero con todo lo que hay por comprar y porque el volumen anterior de sus aventuras había sido un peñazo (pese al dibujazo de JRJR, ahí sí), había descartado siquiera acercarme a esta serie. Ahora ya dudo… Maldita sea.

No obstante, a ver si encuentran a alguien que sepa darle una serie digna a T’Challa. Hay personajes que por mucho que molen nunca parecen capaces de consolidar una serie mucho tiempo (Dr. Extraño, Namor, Hulka, Puño de Hierro, Estela Plateada, Caballero Luna, Nick Furia…).

Ojalá cayese el Marvel Knights de Christopher Priest aka James Owsley en la colección CES, pero vamos que las aventuras clásicas, las de Kirby y compañía si no recuerdo mal no las han reeditado nunca a color…

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
12 noviembre, 2012 12:08

“(…) que el rey de un país se dedique a repartir mamporros en las calles de otro(…)”

¿No era eso parte del argumento de El Príncipe de Zamunda? A ver si a alguien se le va a ocurrir proponer a Eddie Murphy para el papel de T´Challa.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
12 noviembre, 2012 12:12

 Hombre sí, pero hay que decir que Pantera Negra ya proponía esos argumentos mucho antes 😀

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
12 noviembre, 2012 12:23

Eso son detallitos sin importancia para cualquier productor avispado de Hollywood.

Grijaldo
Grijaldo
Lector
12 noviembre, 2012 18:36

 A mí me han gustado bastante los dos tomos,a ver si le ván dando miniseries por lo menos ya que no aguanta una serie regular.

Y como bien apuntaís,a ver si a alguien en Panini se le ilumina la bombilla y editan la etapa del personaje en Marvel Knights que ha sido lo mejor que se ha hecho con el personaje de lejos.

Eso sí,tienen un jari con sus poderes-atributos que ni ellos mismos se aclaran,en el tomo de la guerra con Muerte tiene superfuerza?,inmunidad a la magia? y ya no los tiene,vale,mejor.

Y los atributos que le otorga el dios-pantera se supone que los ha perdido dado que ahora el manto lo lleva su hermana pero cuando lucha con el rumano y con Kraven les dice que el también está al nivel “cúspide humana”…mande? Eso no era solo cuando contaba con las ayudas de su dios? En fin,que no me aclaro y ellos tampoco me parece a mí.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
12 noviembre, 2012 18:47

Pues no veo a Murphy como Pantera, será por lo cargante que me resultan sus muecas y esa forma de vocalizar como si mascase chicle con la boca abierta. Prefiero al de Diamantes de Sangre, mira. Pero bueno, quien sabe… si Scarlett puede ser la Viuda Negra…

Reverend Dust
Lector
12 noviembre, 2012 18:54

si Scarlett puede ser la Viuda Negra…
¡Nooo! ¡No queremos un actor de culo gordo interpretando a Pantera Negra!

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
12 noviembre, 2012 18:57

“¡No queremos a un actor de culo gordo interpretando a Pantera Negra!”
¡¡¡¡Pandero Negro!!!!

Reverend Dust
Lector
12 noviembre, 2012 18:59

Manaza verde que desvía el planeta de su órbita. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Ocioso
Ocioso
Lector
12 noviembre, 2012 19:02

¡Bill Cosby!
Sale todo ceñido de negro con sus andares de Chiquito y haciendo esa cosa con la boca como que escupe un huesecito y los malos huyen espavoríos.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
12 noviembre, 2012 21:02

Por dios, Ocioso, qué imagen!! Jajaja!

Daniel Gavilán
12 noviembre, 2012 21:42

 Pantera Negra es uno de mis personajes favoritos (¿y de quién no?)

Tenemos que crear una especie de categoría de lectores VIP aunque solo sea para darle a Lemmytico un carnet preferente.

que el rey de un país se dedique a repartir mamporros en las calles de otro

Ha sido imaginar a Juacar de farra tras el jaleo del elefante y solo puedo decir que la idea no mola. No mola nada 

¿No era eso parte del argumento de El Príncipe de Zamunda? A ver si a
alguien se le va a ocurrir proponer a Eddie Murphy para el papel de
T´Challa.

Si la memoria no me falla, creo que el guionista de aquella película fue Reginald Hudlin, quien ya escribió las aventuras del personaje durante un largo período tras la finalización de la imprescindible etapa Priest

Por lo demás, a mi personalmente lo que más me gusta de esta serie es el tono urbano y el dibujo. Los guiones de Liss no están mal, pero tampoco me terminan de llegar

Grijaldo
Grijaldo
Lector
13 noviembre, 2012 16:48

 A Reginald Hudlin había que aniquilarle. Y punto.

Liponidas
Liponidas
Lector
14 noviembre, 2012 1:53

 Lemmytico hay alguna saga protagonizada por T’challa, en solitario o en vengadores, que esté editada en Spain y que sea memorable? porque después de acabar la serie de los Vengadores; the earth migthy heroes,  Pantera Negra pasó a estar en mi podio de mejor personaje marvel, que personalidad, poderes y movimiento le ponen al tio!!

Daniel Gavilán
14 noviembre, 2012 9:09

 Yo también te recomendaría el Pantera Negra de Christopher Priest pero: a) En España solo se publicaron unos 18 números. b) Es una etapa un tanto particular. Tanto que si uno no llega a ella “preparado” se le puede atragantar: Una de las principales coñas de la serie era que esta estaba narrada por una suerte de híbrido entre Rick Jones, Jimmy Olsen y Chandler Bin, brindando una narración desestructurada que riete tú de Memento o las películas de Tarantino.

Pero si uno entra en el juego lo que va a encontrarse es una serie divertidísima con líneas de diálogo absolutamente descacharrantes, mientras expande la mitología de Pantera Negra como raramente se había hecho, llenaba su coleccion de mordaces complots internacionales y elevaba a T’Challa hasta el punto que hasta a Batman le habría gustado ser como él. Eso sí, ten cuidado no vayas a acabar vendiéndole tu alma a Mephisto por un par de pantalones vaqueros

Por lo demás, hazle caso a lo que te recomiendan la etapa de McGregor. O la de Kirby. El papel de T’Challa en los Vengadores de Thomas, en los de Englehart o en los de Johns también está bastante bien. Su papel en Los Vengadores Vs Patrulla-X también está bastante bien.

De sus etapas durante los últimos años, su andadura ha sido bastante irregular. La etapa de Reginald Hudlin hay que tomársela a coña -muy demasiado a coña- para soportarla con su humor chusco tipo teleserie mala de los noventa. Reggie quería ser como Priest, pero lo que tuvimos en cambio fue una serie que bien podría haber sido producto de las peores películas de Eddie Murphy o todas aquellas series que con más pena que gloria surgieron bajo la sombra de El Show de Bill Cosby o el Principe de Bell Air, en la que era frencuente encontrar “ingeniosas” llenas de retreteres atascados o caballos con alas que aflojaban sus esfinteres en pleno vuelo defecando sobre las cabezas de la gente. Lo dicho, un deporte de riesgo solo apto si te mola el tipo de cine que suele reseñar Reverendo en su blog. ¿He dicho ya que hay una saga completa que va de como se enfrentan a un gorgojo con sed de venganza de la Zona Negativa? (no esta, la de Marvel).

Aun así, tiene un par de sagas “decentes”. La primera junto a los lápices de Romita (pese a pasarse por el aro media continuidad del Universo Marvel), y la última junto a Ken Langhsley (El Más Letal de las Especies o algo así). Después vendría la etapa de Marberry, que tiene sus más y sus menos con algún momento destacable como la Guerra de Muerte, pero tampoco la acabo de ver demasiado allá.

De esta última, lo más destacable bajo mi punto de vista es el espectacular dibujo de Francavilla. Los guiones de Liss… no están mal, pero se le nota cierto empeño de convertir a Pantera en un Batman de serie B (cuando personalmente creo que da para mucho más) y, como Hudlin, cuando intenta jugar en la liga de Priest se cae con todo el equipo, porque las sagas de Kraven y la del Aborrecedor es para darles de comer aparte.

Así que lo dicho, Priest, McGregor, Kirby y Vengadores. Si tampoco te merece la pena ver crecer los árboles mientras esperas la reedición de cualquiera de estos siempre puedes probar con la actual o esperar a los Nuevos Vengadores de Hickman, quien ha escrito un arco cojonudo en torno a él en sus Cuatro Fantásticos y parece tener grandes planes en torno a él. 

Liponidas
Liponidas
Lector
14 noviembre, 2012 19:09

 Vale, gracias Luis y Daniel. Veo que de segunda mano se pueden conseguir los 16 números del Marvel Knights. Y el omnigold de los Vengadores? es la etapa con Roy Thomas…

En fin, seguiré la AvsX (todavía no la empecé) y como bien dice Daniel, esperaré a lo que hagan  Nuevos Vengadores…o seguir la serie de animación