Nothin’ Personal, Just Business

Explosiones, coñas y tiros.

Por
0
780

 

Edición original:Spaceman Project
Guión:Josep Busquet
Dibujo:Andre
Color:Andre
Formato:Rústica, 152 Páginas
Precio:20€

 

Son duros de cojones. Siempre los contratan para las misiones más jodidas, parece que no les importa meterse en el fragor de la batalla. De hecho, ese parece ser su hábitat natural.

Nothin’ Personal, Just Business es uno de los nuevos lanzamientos de Spaceman Project que llegó a las librerías gracias a la distribución de ECC Ediciones. Es obra de Josep Busquet y de Andre. Es un cómic con 160 páginas de las cuales hay 16 a color y además de la historia principal cuenta con varias páginas de tiras cómicas sobre el proceso de realización de la historia.

Josep Busquet es uno de los guionistas (aunque también es dibujante) más prolíficos de nuestro país, sobre todo centrado en cómics de diversos géneros. Nacido en el año 1975 en Barcelona. Tras su paso por la escuela de cómic Joso debutó a principios de los noventa en el cómic profesional con Manticore (Camaleón Ediciones) dibujada por Ramon F. Bachs con el que colaboró en varios proyectos como Saturn Babe (Planeta), Fanhunter: Goldenpussy (Planeta) y en un nuevo cómic de Manticore (Planeta). Entre sus trabajos más importantes cabría destacar: Adaptación (Edicions De Ponent) con Tomeu Pinya, Arquitectura para principiantes (Dolmen) con Xoul, Bitcoin. La caza de Satoshi Nakamoto (Dibbuks) con Alex Preukschat y Jose Ángel Ares, En segundo plano (Diábolo Ediciones) con Pedro J. Colombo y Aintzane Landa o la reciente El rey de la carretera – El valle de la muerte (Aleta) con Jose Ángel Ares. Esperemos que Korokke y la chica que dijo no, su otro proyecto dentro de Spaceman que cuenta con dibujos de Jonatan Cantero vea la luz lo más pronto posible.

Andre es el seudónimo de Andrea Torrejón, una historietista, ilustradora y diseñadora de personajes para animación y videojuegos nacida en Madrid. Dentro del mundo de cómic ha trabajado en la revista El Jueves, además de en álbumes colectivos como Ellas son únicas (Nobanda – Escola Joso) y en el segundo número de Solo. Historias caníbales y en 12 Historias Bestiales, ambas publicadas por Ominiky Ediciones.

Nothin’ Personal nos cuenta la historia de un variopinto grupo de mercenarios que caen en una trampa tendida por una empresa rival que los convierte en involuntarios protagonistas de un reality. Pero sus enemigos descubrirán que son muy difíciles de matar…

Cuando se lanzó el crowfunding de Nothin’ Personal en la plataforma Spaceman Project, la descripción del cómic era muy clara: un tebeo donde la acción era la principal protagonista aderezada con toques de humor y frases molonas, un fiel heredero de las películas de acción de las décadas de lo ochenta y noventa. Y la verdad es que es exactamente lo que te encuentras cuando abres sus páginas, así nadie se puede sentir engañado, ya que Busquet y Andre han cumplido con su parte entregando un tebeo tan disfrutable como falto de pretensiones.

Como hemos dicho, la acción desenfrenada es la principal protagonista pero con un tono lúdico, lejos de sesudas reflexiones sobre la violencia o alegatos pacifistas. El tebeo cuenta con una estructura muy clara y simple que nos recuerda mucho a los Shonen, aunque con un argumento más cerrado. Lo primero que vemos al abrir el cómic es una explosión, que sirve para meternos en ambiente y a continuación se pasa a presentar a los personajes protagonistas. Lo hace manera muy efectiva sin ocupar muchas páginas, algo a lo que ayuda que estemos ante personajes muy simples y de los que sabemos muy pocas cosas, están someramente abocetados, lo justo para cumplir su función en la narración, cayendo muchas veces en comportamientos inexplicables o tópicos. Pero hay que tener en cuenta que otro tipo de personajes cambiaría el tono de la historia. Lo más destacable de los personajes es el protagonismo que le otorgan a las mujeres que está muy alejado del habitual en este tipo de historias donde acostumbrar a ser meros objetos decorativos con poca ropa.

La misma sencillez que poseen los protagonistas la tiene la trama que no cuenta nada particularmente original, ya que todos lo elementos de la historia han aparecido mil veces en este tipo de historias, quizás un poco más de contexto tanto en los personajes como en el universo en el que se mueven hubiera dotado a la historia de más solidez, y que la hubiera convertido en algo más perdurable. Pero está muy bien contado consiguiendo una historia solida y con buen ritmo. Los momentos más brillantes de la historia son algunos de los humorísticos, que son descacharrantes, sobre todo algún chiste recurrente que si la serie tiene continuidad tendrá la cualidad de convertirse en broma privada entre los autores y el lector. También vemos salpicadas por todo el cómic algunas frases que homenajean a películas de acción de culto.

Las tiras con las que se complementa la historia nos muestran de forma humorística el proceso de creación y también tienen grandes momentos, alguno incluso mejor que la propia historia.

El dibujo de Andre destaca por su diseño de personajes expresivos y dinámicos con un aire muy cartoon, heredero de Genndy Tartakovsky además de influencias del Shonen. Las escenas de acción están muy bien coreografiadas y la narrativa es muy dinámica, consiguiendo una lectura muy ágil y fresca. Quizás se echa a faltar un mayor trabajo tanto en los fondos como en los diseños de la tecnología, que nos hubiera permitido profundizar más en el universo del álbum. Es una pena que todo el cómic no sea en color porque las páginas que sí lo son tienen un aspecto espectacular. Andre cambia su estilo en las tiras con las que se complementa el tomo simplificando los diseños de los protagonistas pero que conservan toda su expresividad.

Spaceman Project hace un buen trabajo de reproducción y diseño, además el tomo cuanta con buen papel y la versión en tapa blanda está muy bien. Algo que incomprensiblemente no sucede con la versión en tapa dura, que no es tal cosa ya que son tapas blandas con una tapa más dura pegada pero con el lomo en tapa blanda, algo que provoca la sensación de tener un cómic que se va a desmontar en cualquier momento y que con el tiempo la portada se estropeará. Algo que no sucedió ni con Nima, Máculas, Odisea: Narrado para la mirada o Refugiados. Viñetas solidarias.

Nothin’ Personal
es un cómic honesto que ofrece lo que promete, diversión sin reflexión. Busquet y Andre demuestran que conocen bien su oficio y firma una obra que no pasará a la historia como una obra maestra pero tampoco peca de pretenciosa. Una buena opción para una tarde aburrida.

  Edición original:Spaceman Project Guión:Josep Busquet Dibujo:Andre Color:Andre Formato:Rústica, 152 Páginas Precio:20€   Son duros de cojones. Siempre los contratan para las misiones más jodidas, parece que no les importa meterse en el fragor de la batalla. De hecho, ese parece ser su hábitat natural. Nothin' Personal, Just Business es…
Guión - 6.5
Dibujo - 7.5
Interés - 6.5

6.8

Acción

Busquets y Andre has creado un cómic de acción y humor que solo pretende que pasemos un buen rato y lo consiguen.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
Artículo anteriorNovedades Norma Editorial febrero 2019
Artículo siguienteRai, Edición de Lujo 1
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame