No lo abras jamás, de Ken Niimura

Por
0
1340

Edición original: No lo abras jamás (Astiberri, Enero 2021)
Guion: J.M. Ken Niimura
Dibujo: J.M. Ken Niimura
Color: J.M. Ken Niimura
Formato: Rústica. 408 páginas
Precio: 20,00€

La irresistible tentación de lo prohibido

Para realizar su nueva obra Ken Niimura (Madrid, 1981) se ha fijado en alguna de las leyendas que le enseñaron sus padres cuando era pequeño de la mitología nipona, que se agrupan bajo el nombre Mukashi Banashi. El resultado ha sido No lo abras jamás un voluminoso volumen en el que el autor español de origen japones reinterpreta tres leyendas niponas (Urashima Taro, Ikkyu-san y La gratitud de la grulla) aunque ha variado el desenlace de todas ellas como diferencia. A pesar de que son historias diferentes tienen en común que exploran los porqués de la irresistible atracción que lo prohibido ejerce en los seres humanos. Las tres historias se devoran en un suspiro, pero el mensaje cala muy hondo.

En la primera historia, que sirve para titular el volumen, conocemos a Taro, un niño que cada día después de ayudar a su madre con las tareas del hogar sale a pescar. Su generosidad le lleva a compartir las capturas del día con algunos de sus vecinos necesitados. Y también a salvar a una tortuga del maltrato al que le someten unos niños, en agradecimiento la tortuga le lleva al Palacio del Dragón, un lugar idílico donde todo es diversión y todas las necesidades están cubiertas. Cuando Taro decide volver a su hogar le dan una caja que no debe abrir. Esta primera historia además de tener en común con las otras dos la atracción por lo prohibido, también reflexiona sobre el inevitable paso del tiempo y la importancia de valorar el momento y demostrar a quienes tenemos alrededor lo que sentimos por ellos, ya que a veces cuando quieres hacerlo es tarde. En las tres obras el uso de color rojo es magistral ya que sirve para destacar el elemento central de la trama lo que potencia el dramatismo de las historias.

Nada es la historia más breve de las tres y además tiene un carácter humorístico, a diferencia de las otras dos que, aunque tienen toques de humor, son historias muy dramáticas. Sin embargo, esta nos cuenta una historia sobre dos aprendices a los que su maestro les prohíbe que abran un tarro puesto que contiene un veneno peligrosísimo. En esta historia nuevamente vuelve a explorar la atracción de lo prohibido y la innata curiosidad humana, pero lo más brillante es el fantástico ejercicio narrativo, donde nada es lo que parece con historias llenas de otras historias.

El tomo se cierra con La promesa, la mejor y más extensa historia de las tres que contiene el volumen. En ella vemos como Yohio, un joven y pobre leñador, con fama de desastre en su pueblo conoce a Tsuu, una mujer misteriosa, que se va a vivir con él y terminan enamorándose. Para poder conseguir dinero ella comienza a tejer una tela valiosísima, pero le advierte a Yohio que nunca nadie debe verla mientras está trabajando. Sigue la constante de la tentación de lo prohibido, pero en esta ocasión la historia es más compleja, ya que también vemos el egoísmo y la mezquindad humana, además de la desconfianza al desconocido. Algunas de las cualidades más deleznables del ser humano, sobre todo cuando son colectivas. Esta historia es la más brillante en el aspecto gráfico con una secuencia final soberbia.

Como en todas las obras de Niimura se puede observar la influencia del manga en su trabajo, en todos los aspectos tanto en el estilo de dibujo, como en la composición de página y en el ritmo narrativo. El dibujo es tan suelto como es habitual y se alternar viñetas con un gran nivel de detalle con otras que parecen solamente abocetadas, pero el resulta final funciona a la perfección. Al disponer de tantas paginas el autor se puede recrear en las escenas de acción, en las que ha demostrado sobradamente su maestría en obras como I Kill Giants o Umami.

Astiberri hace una gran edición con un diseño precioso y una gran reproducción lo que permite disfrutar del maravilloso uso que Niimura hace de color rojo. Cabe mencionar que el sentido de lectura es occidental. Como extras contiene una breve explicación de las fuentes consultadas para las tres historias y de las circunstancias de su realización.

Las tres historias de No lo abras jamás se presentan como si fueran tres cuentos infantiles muy sencillos y bellas, pero nada más lejos de la realidad, puesto que tras su lectura nos hacen reflexionar sobre la naturaleza humana. A pesar de los toques de humor, el sabor de boca final es amargo y bastante pesimista.

Lo mejor

• Gráficamente espectacular, en particular, el fantástico uso del color rojo.
• A pesar de ser tres leyendas niponas el mensaje que transmiten resulta universal.

Lo peor

• Quizás se podría haber incluido alguna secuencia que sirviera de unión entre las tres historias para darle homogeneidad al tomo.

Edición original: No lo abras jamás (Astiberri, Enero 2021) Guion: J.M. Ken Niimura Dibujo: J.M. Ken Niimura Color: J.M. Ken Niimura Formato: Rústica. 408 páginas Precio: 20,00€ La irresistible tentación de lo prohibido Para realizar su nueva obra Ken Niimura (Madrid, 1981) se ha fijado en alguna de las leyendas…
Guión - 7.5
Dibujo - 8
Interés - 8.5

8

Prohibido

Niimura explora en las tres historias del cómic la atracción por lo prohibido y la naturaleza humana.

Vosotros puntuáis: 7.52 ( 3 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #110 – Reseñotrón enero 2021
Artículo siguienteGO INDIE! Cómo The Woods juega con las expectativas
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments