Ninjak: El asedio del castillo King

Seguimos con el Ninjak de Matt Kindt en un cuarto tomo en el que le acompañan Diego Bernard, Khoi Pham y Andrés Guinaldo dando lugar a una historia con un enfoque más personal pero primando la acción.

Por
0
877
 

Edición original: Ninjak #14-17 USA.
Edición nacional/ España: Medusa Cómics.
Guión: Matt Kindt.
Dibujo: Diego Bernard, Alisson Rodrigues, Khoi Pham y Andrés Guinaldo.
Color: Andrew Dalhouse y Ulises Arreola.
Formato: Libro rústica, 144 págs.
Precio: 13’95€

 

Este mes volvemos a hablar del Ninjak de Matt Kindt con la edición del cuarto tomo de dicha colección en el ansia de Medusa Cómics por publicarla rápido completa, suponemos (y espero) que bajo la intención de publicar en grapa la nueva serie Ninja-K por Christos Gage y Tomas Giorello, la cual lleva cinco números en Estados Unidos y vendría a sustituir las ya terminadas Generation Zero y Harbinger Renegades en teoría, digo “en teoría” porque ya sabemos que Bloodshot Salvation empieza en ese formato el mes que viene y que la nueva serie de Shadowman formará parte del Día del cómic gratis en nuestro país con lo que se publicará pronto… pero no ya, que el primer número de la serie se publica esta misma semana en Estados Unidos. Con respecto a Ninjak, para poder empezar su nueva serie solo quedarían dos tomos del presente volumen y el cruce con Shadowman llamado Rapture que se publicó como miniserie de cuatro números el pasado 2017, cruce a medio camino entre necesario e interesante ya que en él Matt Kindt junta personajes y tramas que se han paseado mucho por la colección de la que aquí hablamos.

Recapitulemos, los dos primeros tomos de Ninjak estaban bastante bien, con alguna pequeña carencia, nos daban unas historias de acción bastante entretenidas pero era con el anterior, con el tomo tres, con el que Kindt demostraba hacerse del todo con las aventuras del personaje en solitario en una historia que se desarrollaba en la Zona Muerta con Punk Mambo, Shadowman y el Maestro Darque siendo mencionado, lo básico del mundo mágico de Valiant. Con esa historia conseguía darle fuerza al presente del personaje sin ir tanto al pasado, en este tomo vuelve a tocar ese pasado y sigue con la trama de las Siete Sombras pero lo hace para cerrar las partes más personales y abrir nuevas heridas esta vez con una calidad de guión más cercana al anterior a pesar de tener más acción y menos diálogo, es decir, no está al nivel del anterior pero sí que supera a los dos primeros.

Para no variar, empezamos con un cambio de dibujantes, en la historia principal tenemos a un clásico en Valiant, el brasileño Diego Bernard (Generation Zero, X-O Manowar, Unity…) que realiza los cuatro números sin interrupciones con una calidad que, sin estar ante sus uno de sus mejores trabajos, destaca dentro de una colección que ha tenido un dibujo bastante irregular. Luego están los famosos “Archivos perdidos” que Kindt siempre utiliza para hablar de algo del pasado relacionado con la historia principal y que aquí están dibujados por Khoi Pham los dos primeros y por Andrés Guinaldo los dos últimos, Pham es un dibujante bastante plano que, personalmente no me entusiasma ni a nivel gráfico ni a nivel narrativo, sus caras son inexpresivas, por suerte el trabajo de Guinaldo mejora la historia en la recta final.

Precisamente en esos Archivos Perdidos se ve la intención de Kindt de ir cerrando ciertos argumentos, aquí, ya en el cuarto tomo, tenemos una visión de conjunto de la historia que quiere el autor para Ninjak, haciendo que la serie se vea como un todo y no solo como tomos separados que cuentan pequeñas historias, lo que aquí se cuenta es por qué Ninjak es como es, al principio nos lo muestra como un Bruce Wayne pero con un pasado más retorcido (aunque hay mucha similitudes, ideológicamente Ninjak se separa de Batman, es más antihéroe, asesina y roba por un “bien mayor” que se institucionaliza en la figura del estado). Según avanza, Kindt lo separa más y deja lo del primer tomo como algo anecdótico usado más para impresionar al lector que como historia en sí. Los Archivos Perdidos narran la historia de unos padres que son más espías millonarios preocupados de ellos mismos que figuras paternales, como siempre esta historia se relaciona con la principal y el gancho de su muerte a manos de las Siete Sombras al final es, probablemente, lo mejor que se podía hacer con ellos.

El peso de la crianza de Colin lo lleva el mayordomo, como ya se sabía, pero aquí se explican los motivos, Kindt logra que en una relectura del primer tomo veamos las cosas de forma distinta ahora que tenemos más información. La fuerza del tomo que tenemos entre manos viene precisamente de ver a lo que queda de las Siete Sombras destrozando a Ninjak en el terreno personal con una historia en la que los trajes de superhéroes brillan por su ausencia. En este tomo ya no hay magia, es todo crudo, directo y con un tono a película de acción en la que al típico protagonista se la juegan dejándolo sin casa, sin dinero, sin ningún recurso al que agarrarse y acusándolo de asesinato, todo ello reflejando la vida solitaria que una persona como Ninjak lleva pero con pequeños detalles que los seguidores de Valiant agradecemos como la aparición de Livewire, la única persona a la que puede recurrir.

El asedio del castillo King (The siege of the King’s Castle) hace referencia a atacar a lo más profundo de Colin King, el título nos engaña pensando que es algo literal dado que el personaje vive en un castillo que es destruido, pero no, es algo personal, es atacar allí donde él se siente más seguro, donde la figura de Ninjak no le puede proteger y con una villana extraída de una relación personal con su pasado y que nos abre dos pequeñas puertas a querer saber más después de cerrar todo el tema de la paternidad.

Es imposible acabar esta reseña sin hablar de esa cohesión que se le da poco a poco al universo Valiant de forma que los lectores que se hagan con diversas obras lo entiendan pero sin que el que lee solo una colección se pierda, en este caso el final del tomo con Roku arrodillada frente a un árbol nos lleva a un personaje y dos series, el personaje es el Maestro Darque, el cual está vinculado a las Siete Sombras de maneras que aun no sabemos (eso toca en el sexto tomo), lo que sí sabemos es que es un villano de Shadowman, al que vimos en el tomo anterior y veremos (espero) en Rapture junto a Ninjak, dejando las dos colecciones bien unidas, pero esa escena final nos lleva al evento de Book of Death del que ya se ha hecho la reseña y no hablaré aquí por si alguien aun no lo ha leído. Quedémonos con una idea fundamenteal, Ninjak empezó bien pero ha mejorado considerablemente.

  Edición original: Ninjak #14-17 USA. Edición nacional/ España: Medusa Cómics. Guión: Matt Kindt. Dibujo: Diego Bernard, Alisson Rodrigues, Khoi Pham y Andrés Guinaldo. Color: Andrew Dalhouse y Ulises Arreola. Formato: Libro rústica, 144 págs. Precio: 13'95€   Este mes volvemos a hablar del Ninjak de Matt Kindt con la…

Ninjak: El asedio del castillo King

Guión - 8.6
Dibujo - 7.7
Interés - 8.6

8.3

Mortal

La serie de Ninjak tuvo un buen arranque pero se ve que Kindt mejora con su desarrollo, este tomo cierra las tramas personales mucho mejor de lo que se abrieron y dando sentido de conjunto a la colección.

Vosotros puntuáis: 7.3 ( 1 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment