Ninjak: El Armamento

Toca analizar el tomo que recoge los primeros números de la serie regular de Ninjak, un personaje esencial en Valiant por Matt Kindt, Clay Mann, Butch Guice y Juan José Ryp.

Por
1
1909
 

Edición original: Ninjak Nºs 1-5, Valiant Entertainment.
Edición nacional/ España: Medusa Cómics.
Guión: Matt Kindt.
Dibujo: Clay Mann, Butch Guice y Juan José Ryp.
Tinta: Seth Mann.
Color: Ulises Arreola.
Formato: Libro rústica, 172 páginas.
Precio: 14,95 €.

 

Matt Kindt sigue dándolo todo en Valiant, si hace unos días analizaba su enorme trabajo en el que se puede llamar el personaje principal de la editorial, X-O Manowar, hoy toca hablar del tomo que acaba de sacar Medusa Cómics en España recopilando los cinco primeros números de otro personaje muy llamativo y querido de la editorial norteamericana: Ninjak. Aunque ya llevamos desde mayo, finales de abril para ser exactos, viendo tomos de Medusa por aquí, esta es la primera vez que sacan una serie abierta en este formato, pues Ninjak, a día de hoy, sigue siendo una serie publicada mensualmente en su país de origen.

El famoso espía, experto en artes marciales y en alta tecnología fue creado en la antigua y cerrada Valiant por una autor de primera fila, Joe Quesada junto a un escritor menos conocido, Mark Moretti, y cuya primera aparición fue dentro de la serie de Bloodshot en 1993. Ninjak tardaría casi un año en tener colección propia para caer luego en el olvido junto al resto de personajes de la editorial. El renacimiento como Valiant Entertaiment en 2012 estaba claro que traería de vuelta al personaje, muchos lo esperaban, pero se hizo de rogar y al igual que en el pasado su primera aparición no fue en una colección propia sino en la de X-O Manowar. Poco después veíamos a Ninjak interactuar con otros personajes del universo Valiant en la serie Unity pero no fue hasta tres años después del relanzamiento general cuando se le da una serie propia, esta que ahora tenemos en nuestras manos. A todo esto debemos añadir el interés que genera su próxima serie de acción real Ninjak Vs The Valiant Universe.

Las influencias del personaje son muy de los noventa y Kindt lo aprovecha a fondo, en cuanto al tipo de protagonista que se nos presenta podemos hablar de un pre-James Bond en cuanto a que es un espía, del MI-6, con una pizca de Kung-Fu, mucho de película de acción pero si hay algo que destaca es Batman o, mejor dicho, una versión retorcida del mismo con valores muy diferentes pero unas similitudes más que evidentes que encontramos en la infancia, en su doble vida como playboy millonario y en su traje. Y Kindt lo utiliza para jugar con nosotros.

La narración está hecha en tres tiempos, dos de ellos son el presente y la niñez de Colin King, Ninjak, que se van mezclando durante el desarrollo de la historia principal del cómic, la tercera es la de Colin entrenando para ser espía y antes de ser Ninjak. Esta última aparece como un epílogo en cada uno de los números pero las tres están planteadas como historias independientes y cada una de ellas tiene un tono distinto, lo que le da una agilidad muy grande a la lectura de este primer tomo.

La historia principal y que más páginas ocupa es la del presente, hay un grupo llamado “El Armamento” que se dedican a varios negocios ilegales entre ellos proveer de armas especiales a quien las pida, solo que si las armas son muy especiales necesitan una prueba de confianza que supone ser vejado de diferentes formas. Ninjak se hace pasar por un cliente de esos especiales y poco a poco se va ganando la confianza de su director ejecutivo, un voluminoso hombre de gran fuerza y mayor sadismo que actúa bajo el nombre de “Kannon”, el cual a su vez es miembro de las Siete Sombras, el grupo tras el cual va en realidad Ninjak. Este primer arco argumental trata de la eliminación de Kannon lo cual, como el propio protagonista dice, no significa necesariamente su muerte, pero también nos hace ver que esta historia ocupará muchos números de la serie regular. Esta parte se fundamenta en la acción con algo de intriga, pero sobretodo lucha, una lucha en la que aparecerá otro miembro de las Siete Sombras una mujer llamada Roku a la que se le llega a dedicar casi un número entero para narrar su origen.

La historia secundaria que se va mezclando con la principal nos cuenta como nuestro protagonista de joven espera en su gran casa la llegada de sus padres mientras su mayordomo le explica que no llegarán pronto. Los autores juegan con nosotros y nuestro conocimiento del mundo del cómic generando una fuerte similitud con la historia de Batman para ir retorciéndola poco a poco. Primero nos hace creer que sus padres han fallecido y que es el mayordomo el que va a cuidar de él, es un niño algo rebelde con muchas inquietudes, cosa que no gusta a su empleado que no duda en sacar el cinturón para castigarle. Ambos llegan a tener más de un encontronazo, hasta intenta envenenar a su mayordomo, pero el niño sale perdiendo. La sorpresa final llega en el último número cuando sus padres aparecen y no solo resultan estar vivos sino que culpan al pequeño de portarse mal y lo castigan.

La tercera historia que viene en este tomo lo hace a modo de complemento a final de cada número bajo el título “Los archivos perdidos” y tiene un tono totalmente diferente. Trata de Colin King ya de adulto pero antes de que se convirtiese en Ninjak, es su entrenamiento como espía en una narración con intrigas, sexo y un protagonista con muchas dudas, muy lejos de ser el temible guerrero de la actualidad. Es una historia que cuenta mucho para las pocas páginas que ocupa, sin embargo también es la única que nos deja con la intriga de qué pasará después. Las otras dos cierran un pequeño círculo de algo que se ve que será más grande, no sucede lo mismo con esta que acaba con un claro “continuará”.

Es momento de analizar el apartado gráfico, cosa más complicada pues hay varios artistas. El principal de ellos es Clay Mann cuyo trabajo está simplemente bien, la narración es clara, lo cual es un punto a favor para una historia de acción pero hay mucha escasez de fondos, parece un dibujo hecho rápido y que bebe mucho de algunos artistas de los noventa, no precisamente de los mejores. Las expresiones faciales tampoco son nada del otro mundo y la necesidad de textos de apoyo se hace patente en algunos casos. No ocurre lo mismo los otros dos autores que trabajan en este tomo, primero está Butch Guide que se ocupa de la parte del espionaje, “Los archivos perdidos”, su trazo es más oscuro y difuso algo que pega perfectamente con el estilo noir de esta parte, algo similar al de gente como Sean Philips o Michael Lark quizás sin llegar a su nivel pero que se ve que arrastra una buena carrera detrás, no en vano lleva en esto más de treinta años. Por último tenemos a Juan José Ryp en el cuarto número de la serie, el dedicado al origen de Roku, un dibujante español que ha demostrado su enorme calidad en el pasado y tener un trazo inconfundible que eleva bastante la nota de este tomo.

Solo nos queda concluir que Ninjak: El Armamento presenta un personaje muy interesante, con muchas capacidades y tres historias que aseguran el entretenimiento de las que queremos saber más, solo toca esperar hasta noviembre para disfrutar de su continuación.

  Edición original: Ninjak Nºs 1-5, Valiant Entertainment. Edición nacional/ España: Medusa Cómics. Guión: Matt Kindt. Dibujo: Clay Mann, Butch Guice y Juan José Ryp. Tinta: Seth Mann. Color: Ulises Arreola. Formato: Libro rústica, 172 páginas. Precio: 14,95 €.   Matt Kindt sigue dándolo todo en Valiant, si hace unos…

Ninjak: El Armamento

Guión - 8.5
Dibujo - 7.5
Interés - 8.5

8.2

Acción

La presentación de Ninjak con su serie propia en España da lugar a una historia de acción muy entretenida que hará las delicias de los que se sientan atraídos por el personaje.

Vosotros puntuáis: 8.42 ( 7 votos)

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
peloslargos Recent comment authors
Recientes Antiguos
peloslargos
Lector
peloslargos

Me han encantado los 3 dibujantes, muy chulo el tomo 🙂