Mundo Independiente: The rise and fall of Axiom

Reseñamos The rise and fall of Axiom, una novela gráfica en la que Mark Waid vuelve a explorar la premisa de un Superman descontrolado.

Por
7
2952
 
1

Edición original: The Rise and fall of Axiom Graphic novel, Legendary Comics.
Guión: Mark Waid.
Dibujo: Ed Benes.
Color: Dinei Ribeiro.
Formato: Libro rústica, 144 páginas.
Precio: 19,99 $.

 

Hace años, Axiom y Thena llegaron desde el espacio a nuestro planeta. Eran seres con aspecto de dioses y capacidades cercanas a las de estos. Vinieron con intenciones benévolas, y una de las primeras cosas que hicieron fue curar el cáncer. Después se dedicaron a evitar desastres naturales, parar guerras, y en general servir a la humanidad de forma generosa, sin esperar recompensa alguna. Axiom y Thena eran pareja, se amaban y a su vez eran adorados por el público, entre el que suscitaban una reacción a medio camino entre la veneración religiosa y el status de famoso de la televisión. Es fácil trazar paralelismos ente Axiom y Superman (su aspecto nos recuerda de hecho al de una mezcla entre éste y quizás Flash Gordon), y por seguir con la analogía, quizás Thena fuese Wonder Woman con unas pizcas de Dale Arden. Más adelante veremos que hay también ingredientes de otro héroe de la silver age de los cómics estadounidenses.

Quizás precisamente esa red de seguridad que poco a poco el dúo de superhumanos tejió bajo nosotros nos hizo ser descuidados. Tal vez la idea de que había alguien prácticamente infalible cuidando a todas horas de la humanidad llevó a que nuestros experimentos científicos fuesen siendo cada vez más atrevidos. Y fue ese descuido lo que en última instancia provocó el primer paso en el descenso a la oscuridad de Axiom.

El segundo paso en el descenso de Axiom vino dado por la aparición de quien sería el equivalente a un personaje básico en la mitología del Hombre de acero, y por los problemas y lógicas dudas que a esta Lois Lane se le plantean ante su relación con un ser que, después de todo, sigue siendo un alienígena con poderes sobrehumanos.

Por otro lado, todo Superman debe tener también su Lex Luthor, y el hombre conocido como Kozar desempañará este papel aquí. Dispuesto a demostrar a la humanidad lo pernicioso de caer bajo la influencia de un superser, no dudará en trazar intrincados planes y actos terroristas para ello. Y una conversación con él provocará el tercer y último paso en el descenso de Axiom.

A partir de ese momento, las cosas se torcerán y Axiom nos impondrá la paz por métodos violentos. Imparable, prácticamente omnisciente y omnipresente, se convertirá en la pesadilla de la humanidad, alguien que nos obliga mediante el miedo a vivir en un estado de impuesta armonía. Y el analista del gobierno Kyle Dubois, que de niño adoraba al superhombre, debe ahora de adulto reunir a un grupo de expertos y encontrar las debilidades tanto físicas como psicológicas de su antiguo ídolo para derrotarle.

234567

Dubois sirve en la historia tanto como de correspondiente a otro personaje circundante (como nos revela la historia según va avanzando) a la creación de Jerry Siegel y Joe Shuster, como probablemente de avatar de la postura del escritor de la obra ante la figura del último hijo de Krypton. Mark Waid es uno de los guionistas más respetados del medio, y con mucho uno de los que mejor ha demostrado entender al personaje de Clark Kent/Kal-El. Es capaz de tejer historias de un corte brillante, optimista y netamente superheroico, o de generar relatos pesadillescos y llenos de oscuridad dando una vuelta a las convenciones de ese género.

Y es que Waid ha declarado hablando de The rise and fall of Axiom que considera que hay sitio tanto para una concepción de Superman mas inocente y que apele al niño que lleva dentro como para otra que satisfaga mas al adulto que es, consciente como cualquier otro de que el mundo es mucho mas oscuro, violento y terrorífico que lo que nos pintaban los cómics de hace décadas. De hecho Waid afirma que en esta novela gráfica publicada por Legendary Comics ha querido que subyazca el tema de cómo el miedo es el elemento que sirve como andamio a la sociedad occidental del siglo XXI. Cómo nos hemos acostumbrado a tomar decisiones con ése, el peor consejero, dictando nuestros actos. Tampoco es que las pretensiones pasen por hacer de la obra un análisis social complejo, ni mucho menos, pero de alguna forma le resulta inevitable a la hora de escribir que percole que según se ha ido haciendo mayor ha ido viendo por ejemplo cómo los ricos se han hecho más ricos y los pobres más pobres, y todo ello le haya ido volviendo más cínico. Y quizás, que el niño que adora a Axiom termine siendo el adulto que deba derrocarle, refleje todo esto.

The rise and fall of Axiom es un concepto que parte de Thomas Tull, el presidente de Legendary. Es afortunado que haya terminado en manos de Waid, quien aprovecha esta idea que ya empieza a ser un cansino tópico (esa imagen de un Superman descontrolado y temible con ojos rojos) para darla una vuelta. Contrariamente a lo que se podría pensar, Waid consigue alejarse de su Irredeemable, la otra obra en la que tocó esta cuestión y en la que era imposible no pensar según se anunció el proyecto. Pero mientras que el Plutoniano estaba totalmente enajenado y pasado de vueltas, con Axiom las cosas se mantienen moralmente un poco más en la cuerda floja: el visitante de otro planeta termina actuando de forma brutal, sí, pero sus intenciones son siempre benévolas por mucho que el dolor le haya hecho perder el norte y

Aviso de Spoiler

sus auténticos rasgos vayan aflorando, emparentándole más con J’onn J’onnz, el Detective Marciano que con Kal-El.

Quizás y como queja personal, uno cuestiona qué se entiende como causas benévolas que defender cuando el superhéroe, mientras todavía está en sus cabales, actúa como seguridad en una reunión del club Bilderberg tal cual.

Con todo, como resultado tenemos un muy agradable análisis —que juega a ser medianamente adulto y realista— del superhéroe arquetípico, el primero de los superseres empijamados, a manos de un especialista en su figura y en todo el género. Axiom es una lectura muy recomendable, pero que tampoco es perfecta. De alguna manera y a pesar del esfuerzo de Waid, se nota la naturaleza de encargo del proyecto. El resultado es muy solvente, pero quizás y a pesar de las intenciones del guionista, no parece que ponga del todo el corazón en él.

Tal vez contribuya esta sensación de que la obra no llega a ser redonda el arte de Ed Benes. Estamos ante un dibujante con estilo enormemente atractivo, pero con ciertas carencias. Además, se ha tomado la decisión de no entintar sus lápices, cosa que en las escenas más espectaculares pinta muy bien, pero que en las demás, las pequeñas, las intimas de conversaciones e introspección, da la impresión de que no se ha esmerado mucho y que apenas estamos ante bocetos. Y es una obra con bastantes momentos así. Llama la atención que haya páginas con aspecto tan poco detallado dado el retraso de aparición que ha sufrido esta novela gráfica, sobre todo teniendo en cuenta que finalmente la cuenta de páginas se ha extendido en más de una decena sobre las que estaba inicialmente anunciada. Uno pensaría que si la editorial se permite esos lujos es porque el cuerpo del producto ya está totalmente elaborado.

Con todo, el colorista Dinei Ribeiro sale al rescate de Benes y entre los dos dan lugar a un resultado visual muy agradable. Y que la historia no haya sido todo lo que hubiese podido ser no significa que los conseguido haya sido poco, ni mucho menos. The rise and fall of Axiom es una lectura disfrutable y muy digna, por mucho que no sea rompedora. Y aunque sea una historia autoconclusiva, cosa que es un valor añadido, deja la puerta abierta a futuras continuaciones. Esperemos que tenga éxito y Waid pueda presentarnos los relatos que dice que tiene en la manga, preparados en caso de que así sea.

  Edición original: The Rise and fall of Axiom Graphic novel, Legendary Comics. Guión: Mark Waid. Dibujo: Ed Benes. Color: Dinei Ribeiro. Formato: Libro rústica, 144 páginas. Precio: 19,99 $.   Hace años, Axiom y Thena llegaron desde el espacio a nuestro planeta. Eran seres con aspecto de dioses y…
Guión - 8
Dibujo - 6.5
Interés - 7

7.2

Vosotros puntuáis: 5.22 ( 4 votos)

7
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
4 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
BLUNTMANDreadstar_TFEJose Maria VicenteSergio AguirreMr. Cesar Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Mr. Cesar
Lector

Pues ya me has picado el gusanillo con tu excelente reseña, Sergio.

A mi las historias de supers desmadrados me encantan, las leo todas. Y Waid es un valor seguro desde hace años. ¿Qué se parece a otras propuestas tipo Injustice, Irredeemable o Escuadrón Supremo –también de otro Mark (Gruenwald)–? Me la sopla. El origen de la propuesta puede coincidir, pero el desarrollo, las motivaciones y los actos de cada protagonista siempre varían… y eso es lo que importa.

Por cierto, en España ¿quién lleva los derechos de Legendary Pictures? Desconocía que esta productora editara cómics y no sé si en España la lleva alguna editorial.

Jose Maria Vicente
Autor

Legendary no se queda con los derechos de los cómics, así que dependerá del interés de cada editorial por los títulos disponibles. Norma, por ejenplo, publicó el Holy Terror de Miller y nada más.

Jose Maria Vicente
Autor

Me basta con que Benes no enfoque las partes traseras de los personajes femeninos cada vez que puede para darle una oportunidad a este cómic.

BLUNTMAN
Lector
BLUNTMAN

Es cierto que las historias de transuntos de Superman descontrolados están bastante vistas…y tiran a ser un estereotipo, no obstante también son las más interesantes puesto que vemos a un evento que se sale de cualquier escala desatado en todo su potencial.
Si a esto le añadimos el guión de Waid ya tiene un +2 en su lectura.
Mientras DC mantiene al superhombre como siempre…..