Mike Carey pone fin a su etapa en X-Men

Por
34
1100

Verano de 2006. Habían pasado dos años desde la marcha de Grant Morrison de la franquicia mutante dejando paso a un nuevo Universo Marvel en el que la casa de las ideas renunciaba a su vena independiente de los inicios de Quesada recuperando su universo conjunto por clamor de los fans. Eventos como Desunidos, Dinastía de M o Civil War convertían a los Vengadores en la estrella de la función permitiendo que, alejados de los focos, los X-Men se volcasen en una macrohistoria que todavía perdura. Sin embargo, la sombra del escocés era alargada y sus sucesores fueron incapaces de mantener el título en unos términos vagamente dignos una vez la cabecera perdió el sufijo ”New”. Ni el provocador Chuck Austen convertido en lacayo de los designios editoriales ni un Peter Milligan pasado de rosca estuvieron a la altura sumiendo el título en un empacho psicotrónico cuasi autoparódico difícil de soportar. Ya no es que historias como Golgotha, Bizarro Triángulo Amoroso o El Día del Átomo quedasen muy lejos de Revuelta en el Instituto Xavier, es que en ocasiones era imposible leerlas sin pensar que nos estaban tomando el pelo.

Fue entonces cuando, sin mucho ruido, un guionista británico que hasta le fecha únicamente había firmado un par de miniseries para la editorial aterrizaba en el título recién llegado de la línea editorial Vértigo. Gentleman con un estilo sofisticado y erudito, Mike Carey conseguía el puesto de la mano del mismísimo Lucifer sin que la mayoría de lectores tuvieran claro de donde había salido o que pretendía con una alineación que parecía cualquier cosa menos unos X-Men al uso. Aunque ante semejante rareza la mayoría tragaron más por curiosidad que por expectación mediática con la que fue recibido, su debut terminaría erigiéndose como un soplo de aire fresco repleto de conceptos radicales de ciencia ficción y una constante búsqueda del más difícil todavía ante el que quedamos enganchados un gran número de seguidores del universo mutante. Tras un lustro y más de setenta números en la cabecera, Marvel Comics anunciaba hace unos días que tras la conclusión de X-Men: Cisma el Profesor Carey pondrá fin a su andadura en la colección dando broche de tal modo a una de las etapas más longevas que haya visto los X-Men (únicamente por detrás de Chris Claremont y sus históricos 15 años en The X-Men/Uncanny X-Men).

Responsable de una de las etapas más personales y distinguibles de la franquicia en dura pugna con los X-Factor de Peter David, Carey puede definirse ante todo como un guionista “de entorno” que durante años se ha movido entre bambalinas, siempre rehuyendo de los focos, mientras entretejía el tapiz en el que se desarrollaban las aventuras del universo mutante. Como buen orfebre, sus hilos bebían del rico legado de la historia mutante mostrando una especial predilección por Fabian Nicieza, el desarrollo interpersonal de Joe Kelly o las etapas más oscuras del propio Claremont. Pudiendo dividir su etapa en tres actos claramente diferenciables, tras ofrecernos un frenético espectáculo de vertiginosa ciencia ficción sobre el que se asentarían las bases del exitoso evento Complejo de Mesías, transformaría la serie en un alambicado ejercicio de arqueología a través de la historia de la franquicia con Charles Xavier como protagonista para luego dar paso a la actual en la que su musa particular Pícara ejercería como nexo dentro del insondable fondo de saco en el que ha terminado erigiéndose la isla nación Utopía.

Más proclive a reivindicar personajes y conceptos ajenos que a introducirlos propios, bajo su tutela la mutante sureña luciría como nunca lo hubiera hecho potenciándola como figura capaz dentro de la cúpula de los X-Men tras verse atrapada en un bucle de varios años de duración que no parecía tener fin. Tras extremar al máximo el eterno conflicto con sus poderes, el guionista pondría fin de forma magistral a un argumento pendiente desde hace 30 años cuando la muchacha fuera presentada entrando en contacto con Ms Marvel. Llevándola a un nuevo nivel de su trayectoria vital, en apenas cinco años Carey conseguiría desarrollar a Pícara tres veces más de lo que el resto de guionistas hicieron durante el cuarto de siglo anterior explorando de forma mordaz y certera su psique y sus sentimientos.

Con Xavier, el británico redimiría a un personaje que había quedado sepultado bajo el peso de los esqueletos que sus predecesores habían extraído de su guardarropa enfrentándolo a sus muchos demonios. Utilizándolo como catalizador con el que finiquitar otro buen puñado de cabos sueltos de la historia de la editorial, Carey potenciaría a Charles Xavier como ese líder ideológico cuasi mesiánico que siempre debió ser. Consiguiendo que un personaje que tradicionalmente había sido objeto de la antipatía de los lectores sostuviese el título mientras, en su faceta del buen pastor, abría paso para la reunificación del pueblo mutante.

Heredada tras su incorporación al equipo, Mística fue otra de las grandes beneficiadas de su etapa ofreciéndonos a una multiforme en cuerpo y mente cuya impredecibilidad la convertían en una bomba de relojería para héroes y villanos. En constante fluctuación, sus lazos con la Pícara y una insólita relación con el Hombre de Hielo le permitirían narrar grandes historias con la femme fatale por excelencia incluso cuando los designios editoriales la apartaban de sus garras. Siendo las secuelas de su relación con ella una de las principales bases de la miniserie Manifiesto de Destino, el Hombre de Hielo fue otro de los personajes fetiche de Carey reivindicándolo como un X-Men de sobrada experiencia y un enorme poder más allá del rol de eterno inmaduro al que lo habían relegado. Junto al antiguo Nuevo Mutante Bala de Cañón, ambos se confirmaron como una dupla imprescindible en el corazón de la batalla, demostrando su valía en momentos tan determinantes como su resistencia -al más puro estilo Butch Cassidy y The Sundance Kid– frente a Siniestro y sus Merodeadores. Explorando sus habilidades de forma creativa, Carey fraguaría con ellos una enaltecedora química de trincheras revalorizándolos conforme a su amplia experiencia en el campo de batalla.

Personajes fundamentales junto a un mesiánico Cable heredado directamente de su mejor versión en el Cable y Masacre de Fabian Nicieza, un forzado Dientes de Sable y unas Lady Mentemaestra y Centinela Omega extraídas de los más recónditos parajes de la franquicia, dando forma a un elenco atípico y lleno de posibilidades con el que nos ofrecería un intenso espectáculo repleto de giros inesperados e imaginativos elementos de ciencia ficción. Introduciendo villanos tan exóticos como los Hijos de la Cámara (una suerte de “caja negra” evolutiva con la que un grupo de científicos esperaban repoblar la tierra en caso de que la humanidad se extinguiese a causa de la proliferación de la especie mutante), Pandemia (un experto en enfermedades mutantes que buscaba la inmortalidad a través de las habilidades de Pícara) o Ev Tel Urizen y Holocausto (un fantasma espacial perseguido por su propio fantasma). Mientras los enfrentaba a una amenaza tras otra, Carey entretejería los principales elementos que nos conducirían a Complejo Mesiánico, el primer evento de la franquicia tras casi siete años en el que -junto a Ed Brubaker, Peter David, Christopher Yost y Craigh Kyle- Carey jugó un papel capital. Con elementos deudores de La Canción del Verdugo, la historia cosecharía un gran éxito entre la mayor parte de los fans convirtiéndose en una suerte de ecuador entre dos formas distintas de enfocar la franquicia.

Poco antes de embarcarse en el crossover, Carey firmaría una suerte de prólogo con X-Men: Especie en Peligro. Una historia relatada como una suerte de diario de viaje embarcando a Bestia en una búsqueda de destino incierto tras un remedio con el que librar a los mutantes de su inminente extinción. Enfrentándolo a sus propios demonios al más puro estilo Robert Louis Stevenson, Carey relataría su epopeya a través del universo mutante potenciando su lado científico como pocas veces se había hecho. Terminado el evento, Carey trasladaría dicho tono a su serie al renombrarla como X-Men Legacy. Lejos de encasillarse en el enfoque que le había granjeado su éxito, Carey se arriesgaría instaurando como figura capital a un personaje que durante años se había granjeado la antipatía de los lectores sirviendo únicamente como catalizador con el que desempolvar trapos sucios de los X-Men. Con un tono bastante similar al de la última entrega fílmica de los mutantes, durante el tiempo el que Charles Xavier se mantuvo como protagonista de la colección Carey repasaría algunos de los elementos más importantes de la franquicia componiendo una etapa única y ejemplar dentro de la historia del grupo.

El germen de los X-Men, el legado de Xavier y las raíces de su sueño, el papel de Mister Siniestro en su definición posterior, el desmoronamiento del Club Fuego Infernal, la relación de Xavier con su hermanastro Caín Marko (más conocido como Juggernaut) o la resolución de cabos sueltos ligados a Lobezno, Peligro o Pícara fueron parte de los temas tratados hasta que, tras el crossover entre Vengadores y X-Men Utopía volviera a cambiar de rumbo estableciendo a la mutante sureña como nuevo personaje central. Apartándola de la acción a raíz de un todavía pendiente conflicto con Cíclope, Carey desarrollaría su nueva situación al paso que la usaba como prisma desde el que ahondar en el rico fondo humano en el que se había convertido la isla nación mutante.

Estableciéndola en el rol de asesora para la nueva generación de mutantes, mediante su asistencia el guionista desarrollaría a personajes que a nadie parecían interesarle como como Trance, Bling! o Indra a la par que recuperaba a otros viejos conocidos como Emplaca, Proteo o Ariel entre muchos otros. Construyendo numerosos argumentos a la par que retomaba los restos de otras colecciones para hacer algo productivo, nos ofrecería la apoteosis de su etapa con la personalísima Era de X (a punto de llegar a nuestro país). Con elementos que bebían directamente de la Era de Apocalipsis, el guionista congregaría a la práctica totalidad de X-Men habidos y por haber en una historia de realidades alternativas bajo la que se escondía un inquietante misterio. Dándole la vuelta al canon clásico de este subgénero tan popular dentro de los comics de superhéroes, desde su conclusión el guionista se ha dedicado a explorar sus consecuencias reuniendo a algunos de los personajes fetiche de su etapa más nuevas adiciones como Legión y Frenesí. Dejando su buen hacer con ambos mientras introducía nuevos elementos como una nueva facción en el eterno conflicto entre humanos y mutantes (una nueva forma de vida a la que podríamos definir como especie hipotética y cuya existencia es puramente conceptual), tras un último arco argumental en el que recuperará a los personajes abandonados en las profundidades del espacio por de Brubaker, el guionista pondrá fin a su etapa al frente de la colección.

Junto al artista filipino Khoi Pham, Carey realizará un último arco en forma de epílogo despidiéndose de la franquicia mutante. Habiendo mejorado ostensiblemente desde su llegada al título gracias al entintado de Tom Palmer y Craigh Yeung así como los vistosos colores de Marte García (habitual en los últimos trabajos de Paco Medina), Pham acompañará a Carey, Pícara y otros viejos conocidos para dar broche a una etapa que sin haber hecho el ruido de otros autores superventas ha dejado una profunda huella en la franquicia.

Con argumentos pendientes, como el misterio del hermano de Vendas y el futuro devenir de Infernal, el guionista nos deja como legado su dedicado trabajo de revalorización de algunos de los personajes más estancados del universo mutante. A pesar de con algunos, como el caso de Magneto o Gambito dejó la impresión de que podía haber dado de si más de lo que lo hizo y que se quedó con la espina de usar a otros como Cassandra Nova, Mariposa Mental o Scanner, incluso con ellos nos dejaría aportaciones tan interesantes como el triángulo amoroso entre el amo del magnetismo, Pícara y el cajún, o la identidad invasiva de este último. Habiendo conseguido que una colección tan personal y diferente como la suya apenas haya bajado de los 30 primeros puestos de ventas durante toda su andadura, todavía nos quedan un par de meses y un puñado de meses para disfrutar de su trabajo con el regreso de los Saqueadores Estelares y los tripulantes del Boneyard Dog. Tras su marcha, nada se sabe del destino del título, que ocurrirá con sus personajes o si tiene sentido la existencia de la serie sin él. Para siempre nos quedarán sus historias, su cuidada prosa y la evolución de la que disfrutaron muchos elementos de la franquicia con su paso. Y si lo que queremos es disfrutar de sus nuevos trabajos, siempre tenemos Unwritten a la vuelta de la esquina. O al menos mientras DC lo permita…

34 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Luis Javier Capote Pérez
Autor
22 agosto, 2011 14:01

Si está Tom Palmer de por medio, no es que Khoi Pham haya mejorado (aunque últimamente ha pasado de terriblemente horrible a malo con avaricia), sino que el veterano entintador convierte, como diría Gila, a un pordiosero en un Almirante de la Royal Navy.

Varo
Varo
22 agosto, 2011 14:02

La verdad es que es una pena, vale que a veces Legado podía ser algo inconsistente en cuanto a que había arcos mejores que otros, pero la verdad es que me encantó el enfoque que le dio Carey y la recuperación de conceptos y personajes casi desaparecidos, así como la creación de nuevos enemigos.
Decir que en su etapa «de grupo» me llamó la atención la alineación, pero encajaban bien y sabía emplear a los personajes. Lo de Xavier ni lo comento porque es realmente un buen trabajo sobre el personaje y toda su historia. Y con Pícara también ha hecho un buen trabajo, la ha hecho evolucionar y ha dado carpetazo al tema de sus poderes y sus miedos. Era de X también me lo he leído a ritmo USA y aunque pensaba que iba a ser un refrito de AoA, debo decir que me equivoqué y me alegré por ello, porque es una historia realmente entretenida.
Es una lástima que se vaya porque como bien dice el artículo todavía ha dejado cabos sueltos, pero bueno, veamos cómo nos sorprende con la saga final, porque Carey se ha ganado para mí un puesto entre mis guionistas favoritos, así como Legado.

inquieto
inquieto
22 agosto, 2011 14:37

Vaya, me han entrado ganas de leer algo de esto. Lo último que he leído fue lo de Whedon y Cassaday.
¿Hay alguna bibliografía del trabajo de Carey en X-Men?

QuijoteX
QuijoteX(@quijotex)
Lector
22 agosto, 2011 14:41

Yo también soy fan de Carey y sus X-Men. Su etapa me gustó más q la de otros como Brubaker o Fracttion en Uncanny.
Muy recomendable su etapa pre-Complejo de Mesías y como jugó con ese grupo imposible y como se resolvió todo después.
La etapa de Legado en sí, ya con el Profesor me aburrió bastante pero después, al leerla del tirón gana bastante.
La de Pícara era a ratos entretenida y a ratos, aburrida. Por lo menos eos me ha parecido. Y el baile de dibujantes y estilos llegaba a veces a marear.
La Era de X me parece de lo mejor de los mutantes quitando Complejo de Mesías y Advenimiento, X-Factor y las dos series de X-Force. Como reimaginar el universo mutante haciendo que parezca algo que luego no es. Nos sorprendió a muchos y ahora lo hará con los q vayan a ritmo Panini.

Y esta última saga antes de su despedida me está costando bastante. A ver si el encuentro con los perdidos en el espacio pone la guinda a una etapa que ha merecido mucho la pena. Yo la recordaré más y con más cariño que el Uncanny con el que ha convivido.

PD: Y espero que alguien sepa usar a Gámbito y su personalidad maligna pero que no acabe siendo como una Arcángel 2. Aunque quizá no estaría mal que se uniera Gámbito a la X-Force y desarrolle su personalidad oscura allí mientras los demás lo tratan de curar sin saber que Apocalipsis podría haber saltado de Warren a Remy…

QuijoteX
QuijoteX(@quijotex)
Lector
22 agosto, 2011 14:45

Vaya, me han entrado ganas de leer algo de esto. Lo último que he leído fue lo de Whedon y Cassaday.
¿Hay alguna bibliografía del trabajo de Carey en X-Men?

La verdad es que no vendría mal un repaso saga por saga. Pero son demasiadas y daría mucho trabajo

Wilmore
22 agosto, 2011 14:51

No me acabó de gustar esta etapa de los X-men, lo dejé en en Advenimiento cansado de la poca calidad de las series mutantes (menos x-factor. Espero que mejore el asunto si quieren conseguir más lectores.

wigginmalo
wigginmalo(@bichejoazul)
Lector
22 agosto, 2011 15:33

En mi opinion se va lo mejor que había en la franquicia ahora mismo…

Darquez
Darquez(@darquez)
Lector
22 agosto, 2011 16:01

De su etapa precomplejo de mesías, recomendable del todo, hay que decir que le asiste a los lápices Bachalo y humberto Ramos (para el que no le guste su estilo) y se acomodo perfectamente a las idas y venidas del hombre de hielo y bala de cañón. A diferencia del trabajo de brubaker números imprescendibles para introducirse en complejo de mesías con la presencia de siniestro y sus merodeadores.

Con xavier hizo un gran trabajo recorriendo el pasado del profesor.

Si bien con pícara resolvió de una vez el tema de sus poderes, creo que su visión grandilocuente del personaje le acabará pasando factura, la ha tratado con un esceso de mimo y recelo a que lo traten otros autores, cuidando cada avance con sus poderes que el siguiente puede cargarse todo su trabajo.

De su trabajo en Legacy y sin haber acabado del todo su recorrido, lo que más le puedo reprochar es que gambito no llegase a ser un personaje al cien por cien en la colección quedandose sin tratar su paso como jinete y merodeador y siendo acogido de nuevo en utopía como el que se va un momento a por el pan.

Y el conflicto de Pícara y ciclope que siempre me pareció demasiado artificial y forzado, por las reacciones del uno y del otro cada vez que aparecían juntos.

Tal vez le haya faltado una hoja de ruta más marcada, metiendose de tie-in en evento tan dispares como Utopía (cuando ninguna otra colección lo había hecho) y necrosha (donde nada tenía que ver con lo que sucecía en x-force).

Pero creo que sus guiones se caracterizan por la factura de un profesional, caracterizandose por lo que piensan los personajes y su entorno, a diferencia de su hermana mayor uncanny que peca de exceso de personal en utopía. Carey hace convivir personajes antiguos y nuevos para que a través de los primeros podamos conocer más cosas de los últimos.

johnny99
johnny99(@johnny99)
Lector
22 agosto, 2011 16:51

es que carey crea etapas con una solidez tremenda, y si no, echad un vistazo a su etapa en hellblazer, lo mejor de lo mejor.
lo que pasa es que los mutantes me han acabado cansando

Alvaro13mx
Alvaro13mx(@alvaro13mx)
Lector
22 agosto, 2011 17:27

Pues será casualidad pero esta etapa a sido la peor en ventas y esto lo demuestra que x primera ves en la historia de marvel las series mutantes no son las numero 1 ni llevan la pauta a seguir.., fueron superadas x los Avengers que a duras penas sobrevivían hace pocos años.. Y a pesar de no ser mala Legacy me gusto queda muy abajo de la etapa de morrison …

PD: Sabemos que la mayoría de los lectores son españoles pero los nombres en castellano son horribles y la mayoría inentendibles como trance,indra,emplaca que demonios es eso, hermano vendas es enserio , no se si a los demás lectores latinos x decirlo de alguna manera,les pasa, pero al estar leyendo así es como conversar con alguien con mal aliento se pierde el encanto

l rodriguez
l rodriguez
22 agosto, 2011 18:03

es una verdadera pena la partida de Carey, siendo el gran escritor que es su etapa en X-men Legacy ha sido de los mejor de la franquicia, y eso sin tener a todo el aparato publicitario de Marvel de su lado ha logrado mantener consistente al titulo por 6 años
sus historias mas preciadas para mi seran en las que tenia de protagonista a Xavier y luego a Rogue, al fin un guionista que entiende a los personajes, su historia y sus motivaciones con lo que logró que sintieramos empatia y aprecio por nuestros personajes al tiempo que desarrollaba otros de menor importancia pero que nunca se olvidó de ellos por ser secundarios les daba su lugar como Frenesí, Ariel o Centinela Omega
 
espero que el cierre se su etapa sea espectacular, yo ya me habia ilusionado de lo que podia hacer con los tres miembros perdidos en el espacio (havok, polaris y rachel) que recataria y pensar que ya no lo podremos disfrutar
 

NEMESIS
NEMESIS
22 agosto, 2011 18:22

al estar leyendo así es como conversar con alguien con mal aliento se pierde el encanto
Pues nada hombre con irse a otro sitio solucionado no? para nada quiero que mi mal aliento te haga perder el encanto……….aing que cruz.

KURT
KURT
22 agosto, 2011 18:28

UNA ETAPA POCO MEMORABLE….
 
Carey cometió los mismo errores que en Hellblazer. No supo poner los personajes de manera lineal ni cerrar historias de forma marcada. Nunca supe donde terminaba una aventura y empezaba la otra, es como un cuento de nunca acabar.
Es su estilo, tal vez y puede funcionar muy bien en los X-Men, pero faltó algo de fuerza y espectacularidad. A decir verdad es muy interesante esta etapa, pero Carey aburre porque hay páginas y páginas en las que no pasa absolutamente nada y estira la trama hasta el cansancio.
 
Creo que debió comprimir los arcos y haber desarrollado otros personajes. Tal vez así habría funcionado mejor.
 

QuijoteX
QuijoteX(@quijotex)
Lector
22 agosto, 2011 18:48

pero al estar leyendo así es como conversar con alguien con mal aliento se pierde el encanto

Pues a mí no me parecen tan malas las traducciones de los nombres, Alvaro13mx.
Peor son las faltas de ortografía que hay en tu mensaje o las que se cometen en algunas páginas que traducen cómics donde no saben la diferencia entre z y s, b y v, cuando se ponen las haches, etc etc.
Pero con irte a otro sitio en vez de criticar cosas que no van a cambiar, pues salimos todos ganando

l rodriguez
l rodriguez
22 agosto, 2011 18:55

aburre porque hay páginas y páginas en las que no pasa absolutamente nada y estira la trama hasta el cansancio.
 
creo que ese es Bendis

Khonshu
Khonshu(@khonshu)
Lector
22 agosto, 2011 19:34

Aunque considero su etapa muy irregular en cuanto a entretenimiento, hay que reconocer que ha estado bien planificada y ha sido bastante sólida, Carey es un guionista muy consecuente para consigo mismo y con el lector.

Sus inicios no me gustaron demasiado, pero cuando su serie comenzaba a mezclarse con Complejo de Mesías ganó mucho. Su ciclo Legado con Xavier es una de las mejores cosas que han dado los muties en años, pero luego volvió a desinflarse con el excesivo protagonismo de Pícara; mima al personaje, pero no es capaz de crear historias interesantes con él.

En definitiva, un guionista que a veces cae en el tedio (sobre todo últimamente), pero al menos en su colección siempre se ha dado la impresión de estar avanzando hacia algo y no repetir las mismas fórmulas una y otra vez.

EL Humano Promedio
EL Humano Promedio(@el-humano-promedio)
Lector
22 agosto, 2011 19:44

Me gusto mucho el principio de su etapa, cuando era más sobre Xavier que sobre Rouge. fue una propuesta interesante y refrescante en su momento, pero después lastimosamente me he aburrido.

Lo siento pero Legacy se trato de Rouge y nunca vi un desarrollo profundo del personaje, tampoco de Gambit a quien cada escritor de turno lo ha venido arruinando de poco a poco (en principio nunca debió ser un jinete).

Magneto no tiene la fuerza, tanto como personaje en su caracter, como físicamente, al ser uno de los «buenos» ya cualquiera lo puede vencer.

Es verdad que esta etapa se ha cruzado con mas de 5 X-sagas, que eso interrumpe y que todo marvel esta enfocada en los avengers. Pero algo le paso a mitad de camino y empezó a perder valor. En las ultimas historias los personajes son solo entes que corren de un lado a otro.

Gambit, Rouge, Xavier y Magneto son unos de los más grandes personajes de los X-men, sino de todo el universo del comic de los superheroes, y el nivel pudo haber sido mucho mas alto. Con su buen comienzo podía ser una contraparte perfecta

EL Humano Promedio
EL Humano Promedio(@el-humano-promedio)
Lector
22 agosto, 2011 19:49

Oppps se me espicho el voton de enviar comentario, pero sigo:

Rogue, Gambit, Magneto y Xavier: Con su buen comienzo podía ser una contraparte perfecta al afamado grupo -Ciclops, Wolvie, Emma, Beast, que funcionó tan bien en las etapas Morrison y Weddom, demostrando que los x-men son más que eso, explorar eso «otro lado» de los x-men, donde Rouge era la bandera, lastimosamente no se logro.

JOSE
JOSE
22 agosto, 2011 21:12

Tanta paz lleve como descanso deja…

formidenle (sherifmet)
formidenle (sherifmet)(@sherifmet)
Lector
22 agosto, 2011 21:13

Alvaro13mx
es verdad , a mi tampoco me gustan esos nombres traducidos…
pero bue… si me tengo que ir a otra pagina , me tengo que registrar , y la verdad que no tengo ganas (XD)
ah , y eso de las faltas de ortografia… creo que ya habiamos terminado con ese tema , ademas que no tiene que ver con el tema…
es como si fuesen nenitos , que les dices «no me gusta que me digas juan , me llamo juan ignacio» y el te responda » no te gusta? vete! ademas , eres bien feo , que es peor aun!!» , y que si reemplazas algunas palabras , el texto viene al caso y todo (XD)

Darquez
Darquez(@darquez)
Lector
22 agosto, 2011 22:18

Humano promedio, estoy de acuerdo, Legacy podría haber sido la colección que diese la réplica a uncanny. Mientras cíclope lidera a los mutantes en utopía, en legacy tendría que haberse ido creando un grupo con xavier y pícara a la cabeza con un sabor más añejo , de familia y no tan militarizado.

PD:Ante lo triste de la noticia, menos mal que esta Alvaro13mx para dar el punto cómico y así uno se ríe un rato.

alvaro13mx
alvaro13mx(@alvaro13mx)
Lector
23 agosto, 2011 1:50

Darquez: gracias por lo del punto comico
Es una simple sugerencia, lo de los nombres en castellano, no se porque levanto ampula , y que localistas y intolerantes, si no te gusta vete ,  francamente los nombres en castellano son nefastos y la mayoria de las veces la traduccion no es correcta ,que tiene que ver rogue con picara (en mexico la pusieron titania) se que por constumbre usan los nombres españoles , pero tampoco son coherentes algunos nombres como juggernaut en ingles y otros como picara en castellano, en el mismo texto y francamente algunos nombres no se  entienden, para los que no somos nativos de españa , ya que esta pagina es global, hay gente de mexico,colombia,venezuela etc, que nos gusta y disfrutamos de su pagina, mi sugerencia para Daniel Gavilan de parte de sus numerosos lectores latinos, que de la manera mas atenta cuando sea necesario, poner el nombre original en el ingles y su version en castellano  DEADPOOL/MASACRE para que los lectores no españoles entendamos mejor el contenido
gracias
 

salebaaay
salebaaay
23 agosto, 2011 2:45

su estapa fue gris, no deja de ser un gran escritor pero no hizo nada memorable en su paso en la franquicia

Khonshu
Khonshu(@khonshu)
Lector
23 agosto, 2011 10:21

francamente los nombres en castellano son nefastos y la mayoria de las veces la traduccion no es correcta ,que tiene que ver rogue con picara
 
Pues aprende más inglés (o más castellano), porque precisamente esa traducción es de las más correctas.
 
Rogue significa «granuja» y «pícaro» es un sinónimo bastante directo de dicha palabra. Probablemente escogieron la opción «pícaro» para poder darle género femenino.

Ocioso
Ocioso(@pedro)
Lector
23 agosto, 2011 10:41

Daniel Gavilán ha comentado: Luego hay nombres que directamente me suenan mejor en español que en inglés Duende Verde / Green Goblin.
 
Para mí siempre será el Duendecillo verde, que es como le llamaban en Vértice.

QuijoteX
QuijoteX(@quijotex)
Lector
23 agosto, 2011 12:11

Enhorabuena por la magnífica recopilación y resumen que has hecho de la etapa Carey en el comentario anterior.
De paso aprovecho también para felicitarte por la intro del tomo de Namor, que leí el otor día.

Y añadir a los interesados, que se supone que Panini recopilará en Marvel Deluxe Complejo de Mesías el año que viene, así que el que se lo quiera pillar en tomo, sólo hay que esperar unos meses (Yo es que ya tengo mi TPB americano)

Darquez
Darquez(@darquez)
Lector
23 agosto, 2011 17:01

«Sabemos que la mayoría de los lectores son españoles pero los nombres en castellano son horribles y la mayoría inentendibles como trance,indra,emplaca que demonios es eso, hermano vendas es enserio »

Voy aclarar una cosa, el por que del punto cómico que comentaba.

Indra y Trance son los nombres código tal cual en USA, no son traducciones al español, si no los entiendes tal vez sea porque no conoces a los personajes.

Emplaca sería Emplate. Esta si que es una traducción así que mejor se aclaro a quien se refiere.

Y no hay ningún personaje que se llame «Hermano vendas», si no que Daniel se refería a la trama de un posible hermano del personaje Vendas (Blidfold en USA). Así que a menos que Daniel corregiese más tarde el texto, leíste mal :»Con argumentos pendientes, como el misterio del hermano de Vendas »

Con lo de pícara como comentan algunos es una traducción de libro, en los juegos de Rol el personaje Rogue se traduce como pícaro :Ej en el World of Warcraft.

En fin, yo cuando tengo dudas en las traducciones suelo recurrir a
http://www.enciclopediamarvel.com/
las fichas las hacen con los nombres en español, y en cada una ponen el original.

Alvaro13mx
Alvaro13mx(@alvaro13mx)
Lector
23 agosto, 2011 17:55

Daniel Gavilán :muchas gracias por tomar en cuenta mi sugerencia respecto a los nombres convertidos al castellano …

Darquez
Darquez(@darquez)
Lector
24 agosto, 2011 2:17

Comento por que a mi no me pareció bien desarrollada la tensión entre cíclope y pícara.
ciclope confía en pícara como lider del grupo, tienen algún roce durante las decisiones pero no me pareció que hubiese mal rollo.

Luego del batacazo del grupo con solo Drake en activo, este le recrimina a Scott deshacer el grupo, pero no me parece que cíclope le guarde rencor a pícara, el mismo dice que al único que piensa culpar de lo sucedido es a Siniestro .

Cuando se vuelven a ver durante el tie-in de utopía, la reacción de ciclope me pareció forzada para crear tensión entre los dos. Supongo que serán gustos personales pero creo que lo lógico hubiese sido que fuese con gambito con el que cruzase cuatro palabras, me parecía que había materia para trabajar el personaje, sin embargo tan pronto pícara le comenta que responde por gambito y peligro, le hecha en cara sus «dudosas decisiones» pasando de los otros.

Final de Advenimiento, una vez más ciclope le sermonea a pícara por lo sucedido durante la batalla. No se si fue una coletilla que mantuvo Carey para excusar a pícara de aparecer en otros sitios, pero esa conversación no influyó en el papel que siguió desempeñando como asesora de los pequeños.

La escena se me hizo repetitiva entre estos dos, pero no me pareció que influyese en pícara para usarla tantas veces.

Raúl Peribáñez
Raúl Peribáñez(@peribanez)
Lector
15 abril, 2013 13:09

«ESPECIE AMENAZADA: Con los mutantes al
borde de la extinción, Bestia inicia la búsqueda de una cura que le
llevará por los rincones más oscuros del universo mutante. A la mejor
tradición de las epopeyas en búsqueda de quimeras imposibles en las que
hombres de bien se ven enfrentados a sus peores demonios, tiene un tono
literario de diario de viaje centrado sobre todo en los efectos de dicha
búsqueda en el propio McCoy. El problema es que en España únicamente ha
sido publicado en forma de complemento, por lo que es difícil de
adquirir.»

Creo que aquí se tituló ESPECIE EN PELIGRO. Me suena que Panini la reeditó en un libro Marvel Deluxe.