Magritte. Esto no es una biografía

Por
1
657
 

Edición original:Magritte, Ceci n’est pas une biographie, Editions du Lombard
Edición nacional/ España:Norma Editorial
Guión:Vincent Zabus
Dibujo:Thomas Campi
Color:Thomas Campi
Formato:Cartoné 64 páginas
Precio:22€

 

¡No deberías haberte puesto su sombrero!

Norma Editorial continua con su ya larga apuesta por traer los cómics relacionados con el mundo del arte que se producen en el mercado francobelga. Algunas veces son de carácter biográfico y otras en cambio hablan sobre las obras del artista al que homenajean. Es en esta ultima categoría donde podemos incluir Magritte. Esto no es una biografía obra de Vincent Zabus y Thomas Campi. Editada originalmente en 2016 por Editions du Lombard.
 
Vincent Zabus es un guionista belga nacido en 1971. Comenzó su carrera en el cómic con historias cortas para la revista Spirou. Ha creado dos series juveniles para la editorial Dupuis: Le monde selon François con Renaud Collin y Agathe Saugrenu con Valérie Vernay. Para el publico más adulto ha publicado, además de sus trabajos con Campi, Les ombres con Hippolyte o Les chroniques d’un maladroit sentimental con Daniel Casanave.
 
Thomas Campi es un dibujante italiano nacido en 1975. En se convirtió en uno de los dibujantes de Julia la serie de Bonelli. En 2008 comenzó a trabajar para el mercado francobelga con la adaptación de Guerra y paz con guion de Brémaud. Es en 2010 cuando inicia su colaboración con Zabus con la obra Gente corriente editada por La cúpula en 2014 y reeditada este mes. Su trabajo juntos continuó en Macaroni! y Les larmes du seigneur afghan.

Charles Singullier es un empleado ordinario que se permite, por primera vez en su vida, una ligera transgresión: comprarse un pequeño bombín. Ahora bien, una vez el sombrero se ha posado sobre su cabeza, comienza la pesadilla: Charles será víctima de alucinaciones surgidas de la obra de Magritte. Desesperado, comprende que no podrá quitárselo hasta que desentrañe el misterio que se esconde tras la obra del genial autor.
 
Afrontar un cómic que bucee en la obra de Magritte es algo tremendamente difícil ya que es imposible que su rico mundo no haga que la mano de los autores quede del todo eclipsada. Y es que un artista de su enorme talento se lo lleva todo por delante, es por eso que Zabus y Campi se dejan llevar nos arrastran a nosotros como lectores. Los mismo le sucede a Charles, el protagonista, que al igual que el propio Magritte es un pequeño burgués acomodado, Magritte transgredía su monótona vida por medio de sus cuadros y a Charles le saca de su mundo gris el sombrero del pintor. Gracias a él y a la obra de Magritte descubrirá nuevas manera de contemplar el mundo.

Por todo el cómic abundan los homenajes a la obra de Magritte, desde el propio titulo que hace referencia a su cuadro Esto no es una pipa, pasando por todos sus cuadro más conocidos que de una forma u otra aparecen en el cómic, consiguiendo los autores integrarlos de manera perfecta en la trama. Sin duda es la parte más destacada del álbum. Pero también están presentes los aspectos más importantes de su biografía desde le suicidio de su madre a éxito tardío. Todo ello contado con el surrealismo, la critica social y los trampatojos que encierran los cuadros de Magritte. Para ello, Zagus no duda a la hora de usar recursos poco habituales en el cómic, como romper la cuarta pared, mezclar la historia de Charles con fragmentos de la biografía de Magritte y la aparición de personaje provenientes de la obra y el pasado del pintor. Donde falla es en conseguir que la obra sea algo más que un homenaje al artista y su obra, ya que en ningún momento consigue sobresalir por encima de la imponente figura de Magritte.

Cómo en todos los aspectos de la obra la constante comparación con la obra del pintor es inevitable, pero Campi pasa con creces el reto. Consigue que los cuadros de Magritte que aparecen en el cómic sean completamente fieles y reconocibles. Las principales características pictóricas de su obra están presentes vemos representaciones dentro de representaciones, la mezcla de lo cotidiano con lo extraordinario, sus mundos oníricos, etc… Tan presente que uno tiene la sensación de que tal vez el cómic no deje ver nada del propio Campi.

La edición de Norma es muy buena como es habitual, buen tamaño, buen papel y buena reproducción. Esperemos que sigan con la apuesta por obras como esta que se alejan de lo que nos suele traer la BD habitualmente.

Magritte Esto no es una biografía es un buen homenaje al artista, fiel con su obra y bien dibujado. Pero se queda en eso, un buen homenaje, cuando había mimbres para más.

  Edición original:Magritte, Ceci n'est pas une biographie, Editions du Lombard Edición nacional/ España:Norma Editorial Guión:Vincent Zabus Dibujo:Thomas Campi Color:Thomas Campi Formato:Cartoné 64 páginas Precio:22€   ¡No deberías haberte puesto su sombrero! Norma Editorial continua con su ya larga apuesta por traer los cómics relacionados con el mundo del arte…
Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.5

Surrealismo

Vincent Zabus y Thomas Campi nos llevan de viaje la obra de Magritte haciendole un gran homenaje.

Vosotros puntuáis: 8.9 ( 1 votos)
Artículo anteriorReseñas DC: Deathbed
Artículo siguienteBloodshot Reborn 4: La Isla de Bloodshot
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Malinwa
Malinwa
Lector
5 marzo, 2018 11:43

A mí me ha gustado mucho esta obra, un muy bonito homenaje a este maestro del surrealismo.
Dentro de mi ignorancia sobre Magritte y su obra, comencé a leer el comic y a las pocas páginas paré la lectura cuando caí que para entender lo que estaba viendo debía profundizar previamente en Magritte y su obra. Así lo hice y me vi un par de documentales en Youtube que me clarificaron bastante quién era como persona y como artista René Magritte. Una vez adquiridas estas pinceladas sobre su vida y obra el comic entró solo y creció como mágicamente y todo el sinsentido incorporó un nudo de conexión que, ahora sí, me capacitaba para disfrutar mucho más de la obra.
Un comic que amparado en la imaginación del artista en el que se basa y un precioso trabajo del dúo Zabus-Campi me ha aportado principalmente 3 cosas: por un lado el incorporar a mi vida el conocimiento de la existencia y obra de un artista casi-desconocido para mí. Segundo, un punto de vista distinto sobre la manera de ver la cotidaniedad de los objetos y del mismo día a día y tercero el goce de un album con un guión y un dibujo precioso que casa a la perfección con el artista que sobrevuela toda la obra.

Creo que el comic no pretende sobresalir por encima de la figura de Magritte. No se puede, no se puede alcanzar nada más allá, consigue entrar en su mundo, ¿qué más queríamos que esto último?. Eso es precisamente lo que la convierte en un bonito homenaje.