Los imprescindibles de Zona Negativa de noviembre

Este noviembre se presenta cargado de reediciones de obras que marcado un hito en el noveno arte como la gamberra provocación pop que Milligan y Allred hicieron del mundo de los superhéroes, la espectacular versión que Carlos Pacheco hizo del primer superhéroe, las tiras de Mickey Mouse con las Floyd Gottfredson hizo historia, la obra cumbre de Fernando de Felipe o un manga para los amantes del baloncesto. Pero no todo es rescatar de obras del pasado, ya que también tenemos espacio para lo nuevo de Catherine Meurisse y para la aventura japonesa de Kenny Ruiz en la que rinde un merecido homenaje al dios del manga. Os dejamos con nuestras siete obras imprescindibles del mes de noviembre.

Imprescindibles noviembre.

El cénit de un autor único.

Museum, de Fernando de Felipe. ECC.

Tras unas obras de aprendizaje y constate experimentación cuando Fernando de Felipe comenzó a publicar la serie Museum en la revista Ilustración & Comix de Ediciones Zinco en 1991, ya era un autor consolidadísimo que conocía las herramientas del oficio a la perfección y seguía con ganas de jugar con ellas. El resultado fue una serie que es historia vida del cómic español en la que dio lo mejor de sí mismo. Cada una de las macabras y siniestras historias que forman el álbum nos propone un paseo por los más bajos instintos y la naturaleza más perversa y obsesiva del ser humano atreves de algunos de los objetos que alberga el Museo del coleccionista compulsivo. Un ejemplo de la maestría gráfica del autor maño con un humor tan acido como negro.

Por quince minutos de fama .

Marvel Ómnibus. X-Statix 1, de Peter Milligan y Mike Allred. Panini.

En 2001, Peter Milligan y Mike Allred convirtieron la cabecera secundaria X-Force en un rupturista título de culto: X-Statix. Reinventada como un reality show televisivo en el que sus participantes se jugaban la vida en letales misiones a cambio de dinero y popularidad, la serie pronto se convirtió en una mordaz sátira de la sociedad de consumo y sus formas de entretenimiento. Los hedonistas héroes de X-Statix eran estrellas que vivían y, sobre todo, morían (los miembros de este grupo tienen la menor esperanza de vida de todo el Universo Marvel) para satisfacer la morbosidad de su público. El estilo pop del dibujo de Allred resultó muy apropiado para esta propuesta cargada de violencia hiperbólica y caricaturesca, argumentos provocadores e ideas chocantes que ahora Panini Cómics nos ofrece en formato ómnibus.

El verdadero Mickey.

Mickey Mouse 01, de Floyd Gottfredson. Planeta Cómic.

En alquimia creían en la piedra filosofal; la materia que representaba la perfección. En cambio, los amantes de las strips norteamericanas creemos en el Mickey Mouse de Floyd Gottfredson, puesto que representa la esencia de lo mejor del medio. La serie para la prensa nació por encargo y estuvo siempre firmada por Walt Disney, pero Gottfredson trabajó en ella durante 45 años, casi exclusivamente en las tiras diarias. Su aportación al género es tan apasionante como fundamental e influyó en autores del calibre de Hergé, Jesús Blasco o Robert Crumb, entre muchos otros.

Si la edición de Planeta Cómic es como la americana de Fantagraphics, el tomo inicial incluye la primera aventura del personaje realizada a pachas por Ub Wickers y Win Smith. Realmente imprescindible.

Un manga deportivo de tres puntos.

Slam Dunk, de INOUE Takehiko. Editorial Ivrea.

Este mes Editorial Ivrea reedita uno de los grandes clásicos del manga deportivo: Slam Dunk. Esta obra de INOUE Takehiko ha tenido ya un par de ediciones en nuestro país triunfando allí donde otros spokon han fracasado con anterioridad.

Slam Dunk es la historia de una pasión, la de su propio autor por el deporte de la canasta y la del protagonista de su historia, Hanamichi Sakuragi. Un gamberro de instituto que descubrirá gracias al baloncesto el valor del trabajo en equipo, la autosuperación y el afán por superar cualquier obstáculo en su camino a la victoria.

Inoue nos hace sentir uno más en la pista gracias a su magistral dibujo y un argumento y unos personajes que acaban formando parte de nuestro equipo.

El gran crossover del universo Tezuka.

Team Phoenix, de Kenny Ruiz. Planeta Cómic.

El alicantino Kenny Ruiz ha logrado la hazaña de triunfar en Japón. Después de llamar la atención con su participación en la revista TezuComi con motivo del 90 aniversario de TEZUKA Osamu, Ruiz ha aprovechado la oportunidad para hacerse un hueco en el mercado japonés.

Con la bendición de Tezuka Productions, el autor de Dos Espadas comenzó a publicar el 2021 en la revista Akita Shoten un proyecto llamado Team Phoenix.

Un relato de ciencia ficción en el que Zafiro, Kimba y Sharaku deben lidiar contra la malvada Unión Robótica comandada por el poderoso Atlas. Desde Black Jack a Big X y de La Princesa Caballero a Fénix, Ruiz brinda un sentido y trepidante homenaje al Dios del Manga.

Distopía y magia.

Superman: La caída de Camelot, de Kurt Busiek y Carlos Pacheco. ECC.

Llega la tercera entrega de la serie Focus de ECC. Una colección con la filosofía de recuperar trabajos de autores nacionales dentro de la editorial DC. Para la ocasión tenemos la recopilación del trabajo del pionero Carlos Pacheco en la serie de Superman, con guiones de Kurt Busiek, en la que el Hombre de Acero debe hacer frente a una nueva amenaza que lo implica a él mismo. Un futuro oscuro del que Arion, viene a avisarle a fin de poder evitarlo. Un tomo que no solo permite disfrutar del trabajo de Pacheco, sino que viene acompañado de material adicional. Diseños, bocetos de página, entrevistas, que hacen de la lectura de este trabajo toda una experiencia global de 360 grados.

Naturaleza japonesa.

La joven y el mar, de Catherine Meurisse. Impedimenta.

Gracias a obras como La levedad y Los grandes espacios Catherine Meurisse se ha convertido en una de las figuras más importantes del cómic mundial como demuestra su reciente nominación al gran premio del festival de Angoulême de 2020. En su nuevo trabajo vuelve a tomar como base su propia vida, para ofrecernos un cuento lleno de sensibilidad y reflexiones sobre la naturaleza y su doble cara como creadora de belleza, pero también destructora. La obra nos traslada a una residencia artística de Kioto donde se aloja una joven francesa en busca de la inspiración perdida. La encuentra tanto en el arte nipón como en el entorno natural de la zona, pero el devastador paso del tifón Hagibis por la zona años después la lleva a cuestionarse nuestro lugar en el mundo.

Créditos: Los imprescindibles de Zona Negativa es un producto original de Zona Negativa. Coordinadores: Raúl López y Diego García Rouco; Textos: Diego García Rouco, Tristan Cardona, Jordi T. Pardo, Gustavo Higuero y Miguel Ángel Crespo; Diseño Gráfico: Miguel Ángel Crespo.
Artículo anteriorX-O Manowar Volumen 2, de Dennis Hopeless y Emilio Laiso
Artículo siguienteSamurai 8 1-5, de KISHIMOTO Masashi y ÔKUBO Akira
Nacido en Murcia en 1984. Lector de todo tipo de tebeos desde niño, pero sobre todo de Marvel. Aprendió todo lo que sabe sobre cómics (y sobre la vida en general) leyendo la Patrulla-X de Chris Claremont. Psicólogo. Parte del colectivo LGBT+. Redactor del área Marvel de Zona Negativa.
Nací en mayo del 68 en París. Viví toda mi infancia en Menorca. Ahora soy de Barcelona. Trabajo como reportero de informativos de TV. Leo cómics desde siempre y no podría vivir sin: Tte. Blueberry, The Spirit, Locas, Gil Pupila, Los profesionales, Mort Cinder, Rip Kirby, El eternauta, Comanche, Conan the barbarian, Monster, Spirou de Franquin, Prince Valiant, Los Escorpiones del Desierto, Tintín, todo Johnny Craig de EC… Mi grupo es la Velvet Underground, soy muy de Los Planetas, Pink Floyd, Adrià Puntí y Sigur Ros. Me encanta el blues. Leo básicamente Serie Negra, sé preparar café y entiendo de fútbol.
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
(Barcelona, 1990). Licenciada en Filosofía y graduada en Medicina. Entré en el mundo del manga gracias al boom del anime de finales de los años noventa con series como Utena, la chica revolucionaria, Evangelion y Cowboy Bebop. Después de leer a Tezuka, Taniguchi y Urasawa, salté a la lectura del cómic de cualquier procedencia, género y estilo. Recientemente, me he volcado en el mundo del podcasting medio que me permite explorar nuevas formas de divulgación. Fui jurado de los XXV Premios Manga Barcelona organizador por Ficomic. Mi máxima: las buenas historias son aquellas que dejan huella en el alma del lector.
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Raku
Raku
Lector
7 noviembre, 2022 23:08

Me encanta X-Statix y tengo un montón de ganas de echarle el guante a esta edición, pero de acuerdo con la web de Panini no sale hasta diciembre.

Por otra parte, vergüenza debería darle a Ivrea lo que hizo con Slam Dunk. No reimprimir los tomos que faltaban de la edición kanzenban para sacar esta nueva (más pequeña y sin las páginas a color) después de decir durante meses que los iba a sacar todos.

Raku
Raku
Lector
En respuesta a  Miguel Ángel Crespo
8 noviembre, 2022 3:10

Saben que es un buen caramelo y lo ponen a punto para Navidad. ¡Anda que no son listos ni nada los de Panini!

qwerty
qwerty
Lector
En respuesta a  Miguel Ángel Crespo
8 noviembre, 2022 14:01

Es para que lo podáis cambiar por el primer tomo de Excalibur 😀