Los diablos azules

Por
3
1070
 
Portada_los_diablos_azules

Edición original: Les Diables Bleus (BD Must).
Edición nacional/ España: Marzo 2015 (NetCom2 Editorial).
Guión: Michel Pierret.
Dibujo: Francis Carin.
Color: No acreditado.
Formato: Cartoné. 64 págs.
Precio: 19€.

 

La Primera Guerra Mundial, o la Gran Guerra como fue conocida en buena parte de Europa, supone un escenario habitual en el cómic francobelga de temática bélica (o antibélica). El enfrentamiento entre las antiguas naciones europeas, la guerra de trincheras o la introducción de nuevas y terribles armas de guerra son elementos comunes en este tipo de historias, y lo son también en este tomo que recupera siete historias cortas de la serie Los Diablos Azules, de Francis Carin y Michel Pierret, aparecidas originalmente en blanco y negro en la revista Spirou, y que ahora se presentan en una cuidada edición limitada coloreada para la ocasión.

Aunque todas las guerras son terribles, cada una de ellas tiene su propia idiosincrasia, sus traumas y sus horrores particulares. El caso de la Primera Guerra Mundial es especialmente significativo por varios factores. El primero es el alcance que tuvo y que le llevó a ganarse el triste nombre de Guerra Mundial por el gran número de naciones implicadas en el conflicto y por la magnitud de las fuerzas en contienda. También supuso un punto de inflexión en la forma de hacer la guerra debido a que la tecnología militar había avanzado hasta tal punto que hacía obsoletas las viejas estrategias militares basadas en grandes movimientos de tropas que se enfrentaban frontalmente. La aparición de tanques, de aviones de combate, el progreso de la artilleria o de las armas químicas, todo ello métodos más eficientes de matar en masa, chocaba frontalmente con las ideas de un estamento militar anclada aun en el pasado y que acabó llevando a una pérdida de vidas humanas desproporcionada y a un estancamiento de los frentes de trincheras que prolongó el conflicto durante demasiados años. La brutalidad de este nuevo escenario de guerra sorprendió tanto a los mandos como a los soldados rasos que se vieron sometidos a horrores inimaginables provocando un fuerte trauma en muchos ellos que se llevaron a casa una vez acabada la guerra. Estas peculiaridades han servido para que la Primera Guerra Mundial sirva de escenario para un buen número de obras que critican los sinsentidos de la guerra como la famosa película de Kubrick, Senderos de Gloria, o, ya en el mundo del cómic, a obras críticas como las creadas por Jacques Tardi (¡Puta Guerra! o La guerra de las trincheras).

Los Diablos Azules fue un proyecto personal de Francis Carin inspirado por las historias de la Gran Guerra que le contaba su abuelo y que le llevó a querer contar la vida cotidiana de aquellos soldados atrapados en la guerra de trincheras. Se trata de una serie de historias cortas (este tomo reúne siete de estas historias) para todos los públicos protagonizadas por un grupo de soldados franceses destinados al frente belga durante los años 1916 y 1917. Se trata de historias ligeras, centradas en estos personajes, donde priman la acción y la camaradería y en las que no se pretende dar una visión global del conflicto, sus causas o sus sinsentidos, sino que muestra hechos puntuales, casi anecdóticos a veces, que afectan a las vidas de los soldados rasos. A pesar de tratarse de un cómic de hazañas bélicas al uso, con personajes bastante arquetípicos e historias de corte bastante aventurero, cuenta con detalles en casi todas sus historias que intentan dejar patentes algunos de los dramas de la guerra. Así, encontramos referencia al uso indiscriminado de armas crueles como las bombas de gas o los dardos de acero arrojados desde los aviones, así como mención a las estrategias absurdas cuando les ordenan tomar a la carga un castillo fuertemente protegido o cuando tienen que avanzar por campo abierto contra un nido de ametralladoras. Esta combinación de historias bélicas entretenidas con cierto trasfondo crítico hace de esta obra una pieza interesante tan vigente hoy en día como cuando se publicó por primera vez.

Páginas interiores de Los Diablos Azules por Francis CarinInterior_los_diablos_azules_2Interior_los_diablos_azules_3
Páginas interiores de Los Diablos Azules por Francis Carin

El dibujo de Francis Carin, claramente reconocible como de la escuela belga auspiciada por la revista Spirou en los años 80, destaca por el realismo con el que recrea el ambiente de la época, el material bélico o los escenarios en los que trascurre la acción. A pesar de ser un dibujo muy correcto y efectivo por su claridad, no se trata de un dibujo especialmente espectacular y en las primeras historias resulta un tanto estático en las figuras humanas. De todas formas, a medida que avanzan las historias, el dibujante experimenta con viñetas más grandes y planos más arriesgados que dan lugar a páginas más espectaculares y dinámicas.

La edición de NetCom2 está basada en la edición limitada de lujo que apareció en el año 2014 y que cuenta con un curioso coloreado (la obra original era en blanco y negro) que imita las cuatricromías que se usaban en los años 80, momento en el que se publicaron las historia en la revista Spirou, y que encaja a la perfección con el dibujo de Francis Carin. La edición española, como la francesa, también cuenta con un ex-libris firmado por el propio dibujante.

  Edición original: Les Diables Bleus (BD Must). Edición nacional/ España: Marzo 2015 (NetCom2 Editorial). Guión: Michel Pierret. Dibujo: Francis Carin. Color: No acreditado. Formato: Cartoné. 64 págs. Precio: 19€.   La Primera Guerra Mundial, o la Gran Guerra como fue conocida en buena parte de Europa, supone un escenario…

Valoración

Guión - 7
Dibujo - 7.5
Interés - 7

7.2

Vosotros puntuáis: Be the first one !
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
21 marzo, 2015 12:28

Pues lo vi en la tienda y me llamó la atención (como todo lo de la Primera Guerra Mundial, sobre todo si salen aviones). Pero entre el precio y el dibujo del avión de la portada, que es bastante raruno, la cola parece que está torcida, (vamos como si el resto del avión estuviera en perspectiva, pero la cola no), pues allí se quedó.

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
21 marzo, 2015 18:27

¡Gracias, Alejandro! El tomo sigue pareciendo interesante pese a todo (soy un freak de ambas guerras mundiales). Es sólo que el dibujo de la portada no me parece buena elección en comparación con los de los interiores (que en ese momento, ya cargado de tebeos, no me molesté en mirar) y además me parece un pelín caro.
¡Y Romain Hugault es compra fija para mí siempre que sale algo!