Los caballeros de Heliópolis 3. Rubedo, la obra en rojo

Los colores de la Alquimia.

Por
2
675

Edición original:Chevaliers d’Héliopolis 3 Rubedo, l’œuvre au rouge FRA, Glénat
Edición nacional/ España:Norma Editorial
Guion:Alejandro Jodorowsky
Dibujo:Jérémy
Color:Felideus
Formato:Cartoné, 56 Páginas
Precio:18€

Asimar, si con Rubedo encuentras la crueldad absoluta, te daremos una nueva oportunidad.

Rubedo, la obra en rojo es el tercer episodio de Los caballeros de Heliópolis la última obra de Jodorosky y su primera serie con Jérémy.Es una ucronía que sucede entre finales del siglo XVIII y principios de XIX que mezcla sucesos históricos con elementos fantásticos, algo que también hizo el guionista chileno en Los Borgia. Mi compañero Alejandro Ugartondo ya se había encargado de reseñar los dos primeros álbumes de la serie Nigredo, la obra en negro y Albedo, la obra en blanco. Como los anteriores álbumes nos llega de la mano de Norma Editorial.

Los caballeros de Heliópolis son una sociedad secreta de alquimistas que se encarga de preservar el futuro de la humanidad luchando contra quien lo ponga en peligro. El protagonista de la serie es su nuevo recluta Asiamar, un hermafrodita hijo de Luis XVI y María Antonieta. Tras los sucesos de anterior álbum es obligado por sus compañeros a luchar contra Napoleón Bonaparte que en el pasado fue considerado como posible miembro de los caballeros, pero su ambición lo acabo por convertir en una amenaza. Entre los dos se ha forjado un vínculo amoroso que hace que no pueden olvidarse el uno del otro. Para combantir contra el emperador Asiamar debe a adentrarse en Rubedo para conocer la crueldad femenina que le permita derrotarlo. Mientras Napoleón para combatir el deseo inicia una espiral de violencia y guerras que asolan Europa y le llevaran a adentrarse en Rusia.

Como los anteriores álbumes estamos de nuevo ante una historia en tres actos. En el primero Asiamar debe superar una fase de su entrenamiento alquímico, el segundo nos cuenta su enfrentamiento con Napoleón y el desarrollo de su campaña militar en Rusia y en el tercero somos testigos del final del corso, aunque deja la historia llena de interesantes posibilidades para el cuarto álbum. La principal diferencia con los dos anteriores es que el segundo acto no se desarrolla en el pasado, sino que la historia transcurre de forma lineal.

Todos los trabajos de Jodorosky independientemente del género que sea la obra, en este caso aventuras, siempre afloran sus obsesiones particulares sobre filosofía, misticismo y espiritualidad que son una constante en todas sus obras. En los dos primeros álbumes estos temas parecían más contenidos, pero en este se desatan y además de los personajes de naturaleza dual, los maestros-guías, los viajes iniciáticos, el renacimiento como detonantes del cambio, el misticismo y el tarot que ya habíamos visto en los dos primeros álbumes, tenemos otra de las marcas de la casa como son las mutilaciones y el sexo cobra más importancia. Aunque no aparecen de la manera tan alocada e imaginativa como en sus obras de ciencia-ficción o fantasía como El Incal o Alef-Thau, algo producto de tener como base sucesos históricos. Sin embargo no hay duda que estamos ante un trabajo suyo.

Otra de las principales características de sus obras es que habitualmente no acaba de rematar los finales y sus obras van perdiendo fuelle con el paso de los álbumes. Algo que no está claro que sucede en este caso sobre todo porque las últimas páginas parecen conducir la serie a un cambio de rumbo, aunque este tomo sí que da la sensación de tener un desarrollo muy atropellado. Lo que no es nada habitual en sus trabajos es el tratamiento que vemos de las mujeres que se podría considerar algo machista, aunque la historia transcurre en una época tremendamente machista. Algo similar sucede con el sexo que resulta algo mojigato para lo que es habitual en sus obras.

El eje de la historia es la transformación de Asiamar para poder afrontar las misiones que le encomiendan los caballeros y su enfrentamiento con Napoleón, algo que hace que el resto de personajes queden un tanto desaprovechados cuando cualquier de los alquimistas daría para mucho más.

Jérémy hace un trabajo brillante en la primera mitad del álbum, pero hacia el final parece que las prisas hacen que haga un trabajo más descuidado emborronando el resultado final. La ambientación está muy bien conseguida en todos los aspectos, brillando sobre todo los diseños de a base de los caballeros. Como muchos de los dibujantes hiperrealistas que pueblan el cómic francobelga sus personajes resultan algo estáticos, algo que hace que las escenas de acción que están muy bien planteados no acaben de resaltar todo lo que debieran. Además el personaje de Asiamar va cambiando los rasgos ligeramente de unas páginas a otras como si el dibujante no usara siempre el mismo modelo, lo mismo que pasa con otros personajes. Felideus hace un buen trabajo de color y de luz sobre todo en las escenas nocturnas.

Norma Editorial hace una buena edición que conserva las características de los anteriores álbumes de la serie.

Este tercer álbum de la serie cierra gran parte de las tramas anteriores, pero nos deja con la incertidumbre de como finalizará la serie ya que deja abiertas infinitas posibilidades. Los caballeros de Heliópolis no llega a las cuotas de genialidad de los mejores trabajos de Jodorosky pero es una serie que funciona muy bien sobre todos por los elementos de pura aventura que contiene. Lo mismo sucede con el trabajo de Jérémy que está lejos de Moebius, Giménez o Boucq, pero que cumple de sobra con lo que exige el guion.

Edición original:Chevaliers d'Héliopolis 3 Rubedo, l'œuvre au rouge FRA, Glénat Edición nacional/ España:Norma Editorial Guion:Alejandro Jodorowsky Dibujo:Jérémy Color:Felideus Formato:Cartoné, 56 Páginas Precio:18€ Asimar, si con Rubedo encuentras la crueldad absoluta, te daremos una nueva oportunidad. Rubedo, la obra en rojo es el tercer episodio de Los caballeros de Heliópolis la…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7

7

Contenido

Un buen trabajo pero lejos de los mejores de su guionista que no parece atreverse a soltarse del todo.

Vosotros puntuáis: 1.4 ( 1 votos)
Artículo anteriorNovedades DC España #15
Artículo siguienteProdigy, de Mark Millar y Rafael Albuquerque
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sibaix
sibaix
Lector
1 abril, 2020 13:26

Discrepo en cuanto al dibujo le doy un 9, en cuanto a la frase “Lo mismo sucede con el trabajo de Jérémy que está lejos de Moebius, Giménez o Boucq, pero que cumple de sobra con lo que exige el guion”, también discrepo para mi mejor que Gimenez o Boucq, Moebius solo hay uno no hay comparación posible. Sigo viendo una valoración inferior en dibujantes de BD que de superheroes y que no entiendo pero bueno sobre gustos ya se sabe.

Abraham
Abraham
Lector
10 mayo, 2020 16:04

Mejor que Gimenez está dios y poco mas, pero cada opinión es un mundo
Para mi no está a la altura de los comentados, pero sigue siendo muy disfrutable