Lobezno de Larry Hama y Marc Silvestri

Por
25
2594
 

Edición original: Wolverine v.1 #31-43, 45-53, 55-57 USA.
Edición nacional/ España: Marvel Héroes 47. Julio 2013.
Guión: Larry Hama.
Dibujo: Marc Silvestri, Andy Kubert, Gerald DeCaire.
Entintado: Dan Green.
Color: Glynis Oliver, Steve Bucellato.
Formato: Tapa dura. 584 págs.
Precio: 39,95€.

 

Panini recupera de forma íntegra una de las etapas más celebradas de Lobezno, la que llevaron a cabo Larry Hama y Marc Silvestri en la primera mitad de los años 90 y que sirvió para dar el espaldarazo definitivo a la serie en solitario del mutante canadiense y para explorar el misterioso pasado del personaje.

A principios de los años 90 Lobezno ya se había convertido en el personaje más popular de la franquicia mutante y había adquirido un papel predominante en la serie de la Patrulla-X además de contar con su propio título en solitario, aunque éste no estuviera funcionando como cabría esperar. Esta colección había debutado en 1988 de la mano del patriarca mutante Chris Claremont, con la colaboración del gran John Buscema, y desde el inicio la intención de sus autores fue presentar un tipo de historias del personaje bien diferentes de las que se podían encontrar en la cabecera principal de los hombres X. El tipo de historias plateadas por Claremont eran de corte aventurero, alejadas de los elementos más habituales que caracterizaban al personaje dentro de la Patrulla-X. Un ejemplo representativo de este enfoque es que Lobezno no vistió el habitual traje amarillo y negro (o el naranja y marrón) que solía llevar sino que solía vestir de paisano y disfrazado con un parche. Esta tendencia se mantuvo, más o menos, con los sucesivos guionistas de la serie como Archie Goodwin, Jo Duffy o Peter David. Con el fin de darle un empujón a la serie, el editor del momento decidió poner en la serie a uno de los dibujantes estrella de la casa, Marc Silvestri, que ya había trabajado con Lobezno en la serie de la Patrulla-X y buscó un guionista que pudiera aportar nuevas ideas al personaje y libertad creativa para llevarlas a cabo. El escogido para esta labor fue Larry Hama.

Este guionista de origen japonés era un gran desconocido para el gran público seguidor de los superhéroes Marvel pero en ese momento ya atesoraba una larga carrera como editor tanto en DC como en Marvel, donde se había ocupado de las series de Conan y de la serie bélica The Nam, aunque su trabajo más conocido era el de guionista de la serie G.I. Joe, una licencia de la juguetera Hasbro en la que se narraban las aventuras de grupo de operaciones especiales que luchaban contra el terrorismo. Aunque pueda parecer un bagaje escaso como guionista, los que le seguimos en dicha serie pudimos disfrutar de un autor capaz de manejar con soltura gran cantidad de personajes, construir tramas complejas de considerable extensión y proporcionar acción a raudales. Además se trataba de un autor que con la suficiente libertad creativa era capaz de ofrecer ideas originales y un tanto bizarras, como demuestra su labor en la serie Nth Man en la que mezclaba sin tapujos elementos como la tercera guerra mundial, ninjas y psicópatas con poderes mentales que se creen Galactus, y por lo tanto podía ser el revulsivo creativo que la serie de Lobezno necesitaba.

En cambio Marc Silvestri sí que era un autor conocido por los fans mutantes ya que se había encargado de dibujar la serie principal de la franquicia mutante durante casi tres años y había participado en eventos tan significativos como la Masacre Mutante e Inferno. Con la llegada de Jim Lee a la cabecera de la Patrulla-X, el editor de las series mutantes le ofreció la serie de Lobezno a Silvestri con la intención de subir las ventas de la colección y Silvestri aceptó ya que Lobezno era su personaje favorito entre los mutantes.

La colaboración de estos dos autores en la colección se puede dividir en dos etapas que se diferencian por el tipo de historias y la naturaleza de las tramas que tratan. La primera etapa iría desde el número 31 al 46 y es más continuista con lo que se había hecho antes con historias de corte más aventurero y menos superheroico. La segunda etapa es heredera directa del Arma-X de Windsor Smith y se dedica a explorar el pasado de Lobezno con especial atención al origen de sus características especiales. Esta segunda etapa se inició en el número 48 y continuó después de la salida de Silvestri de la colección.

Portadas originales de Marc SilvestriInterior_lobezno_larry_hama_marc_silvestri_3Interior_lobezno_larry_hama_marc_silvestri_1
Portadas originales de Marc Silvestri

La toma de contacto de Hama y Silvestri con el personaje se produce en una historia que mantiene escenario, Madripur, y enfoque con las historias anteriores pero a partir de ahí ambos autores van experimentando con otro tipo de historias que llevan al personaje a escenarios más habituales, aunque aun alejados de la Patrulla-X . En estos primeros números de ambos autores es donde más destacan las habilidades narrativas de Hama y donde más se nota la libertad creativa con la que contaba el autor. El guionista encadena un arco argumental con otro sin dar tiempo al lector a recuperar el aliento y embarca a Lobezno en aventuras repletas de acción que llevan al personaje por los más variados escenarios y situaciones. Gracias a esta libertad podemos asistir al curioso paso de Lobezno por la Guerra Civil española en compañía de Ernest Hemingway o contemplar la aparición de personajes tan estrambóticos como los Albert y Elsie Dee (un clon robótico de Lobezno y un robot asesino con aspecto de niña de 8 años), que darán más juego del que a priori se podía suponer. También en estos números se puede apreciar el gusto que tiene Hama para la acción más desenfrenada y que llega a su máxima expresión en el festival de garras y colmillos que supone el enfrentamiento de Lobezno contra Dientes de Sable y Dama Mortal, antes de que los choques entre estos personajes se volvieran algo repetitivo.

Si bien la primera etapa de los autores en la colección supone un trabajo destacable y muy entretenido, el verdadero despegue de la serie, y el motivo por el que esta etapa se convirtiera en un clásico del personaje, empezó a partir del número 48 con la saga que se dedicó a explorar las consecuencias del serial Arma-X que había realizado Barry Windsor Smith en las páginas de la antología Marvel Comics Presents. Hasta la fecha, el origen de Lobezno y su pasado eran un tema que nadie había querido explorar pero el autor inglés se atrevió a dar una visión de como el mutante canadiense había obtenido sus famosas garras de Adamantium. Dicha historia se convirtió en un clásico instantáneo y, aunque planteaba más preguntas de las que resolvía, sirvió para añadir un buen número de elementos a la mitología del personaje. Hama aprovechó el trabajo de Windsor Smith y asimiló esos elementos en sus tramas para iniciar una serie de historias que exploraban el pasado de Logan, su paso por el proyecto Arma-X y su relación con Dientes de Sable, que se alargaron varios años. Al final estas historias se volvieron demasiado confusas y no acabaron de resolver el origen de Lobezno, pero la idea inicial era bastante buena y permitió al guionista introducir una buena dosis de misterio e intriga a las historias de acción que ya estaba desarrollando.

Estos números no sólo supusieron un cambio en el enfoque del guionista sino que también supusieron un salto cualitativo en el arte de Marc Silvestri. En estos números se acaba de perder la influencia de John Buscema en el trazo de Silvestri, y éste apuesta por un dibujo más espectacular en la línea de lo que sus compañeros de Homage Studio, Jim Lee y Whilce Portaccio, estaban haciendo en aquella época.

Más portadas originales de Marc SilvestriInterior_lobezno_larry_hama_marc_silvestri_4Interior_lobezno_larry_hama_marc_silvestri_5
Más portadas originales de Marc Silvestri

El último arco argumental que realizó el duo de autores en la serie recuperó los elementos que vinculaban al personaje con Japón y que tan bien había sabido tratar Chirs Claremont en el pasado. Lobezno viaja a Japón para encontrarse con Mariko Yashida, su gran amor con quien estuvo a punto de casarse, y ayudarla en su labor de limpiar el nombre del clan Yashida, pero la intervención del clan ninja de la Mano desembocará en una espiral de violencia de consecuencias letales para ella. Esta saga de tintes más dramáticos supuso el colofón perfecto para dos años de historias que auparon la serie de Lobezno al lugar que le correspondía entre las más importantes de la franquicia mutante.

Esta etapa es un ejemplo de que no todo lo que se hizo en los 90 estaba mal. Aunque estos números, sobre todo los últimos, contienen muchos elementos característicos de aquella época como tipos duros con mucha actitud, pistolas grandes, dientes apretados y muchas rayitas también ofrecen historias bien construidas, entretenidas, con buena caracterización de los personajes y un buen sentido de la acción integrada como parte de la historia. Vista con la perspectiva que dan los más de 20 años trascurridos desde su primera publicación, estos números mantienen muy bien el tipo y siguen siendo una etapa de referencia dentro de la dilatada y sobreexplotada carrera de un personaje tan interesante como es Lobezno.

25 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Erik Lensherr
Erik Lensherr(@erik-lensherr)
Lector
17 agosto, 2013 14:01

Yo de esta estupenda etapa tenia varios números, entre ellos los de la guerra civil con Puck, la saga del Proyuecto Shiva y algunos números sueltos mas….no estaba nada mal, a ver si me animo con el recopilatorio aunque valga un pastón…

Kaulso
Kaulso(@kaulso)
Lector
17 agosto, 2013 14:30

Samanosuke, las grapas del Lobezno «classic» si llego a recopilar toda la etapa de Hama y Silvestri.

Por cierto, parece mentira que Marc Silvestri dibujaba muchiiiisimo mejor en los primeros números de este tomo que en los finales, donde se paso a calcar a Jim Lee. Si hubiera seguido con su primer estilo……

dhaldon
dhaldon(@dhaldon)
Lector
17 agosto, 2013 16:00

Gusteo no guste Silvestri y su estilo, o el tipo de cómics que hiciera, tiene mérito que el tío te hiciera casi 2 años de cómics ininterrumpidos, 25 números, con solo un par de sustituciones, mientras que hoy día Pacheco por ejemplo, necesita un sustituto en su tercer número de su capitán América…

Jerónimo Thompson
Jerónimo Thompson(@jeronimo-thompson)
Lector
17 agosto, 2013 16:01

Y no te digo ya cuando se fue a Image: ahí sí que perdimos a Silvestri para siempre, con lo mucho que me gustaba en Patrulla-X y estos números de Lobezno.

Antoine
Antoine(@antoine)
Lector
17 agosto, 2013 16:08

Habeis comentado lo que venía yo a decir, Silvestri en aquella época sufrió una involución jimleesca de la que aún no se ha recuperado.

Además creo que los mejores tebeos son los primeros, en los que Hamma sigue la estela de Claremont, luego cada vez serán tebeos más noventeros en el peor sentido de la palabra.

Ocioso
Ocioso(@pedro)
Lector
17 agosto, 2013 16:51

¿Defendiendo el Lobezno noventero de Larry Hama? Alejandro, tu antes molabas. 😛

Retranqueiro
Retranqueiro(@retranqueiro)
Lector
17 agosto, 2013 16:57

A mí también me gustaron más los primeros números de esta etapa, a pesar de algunas cosas como Albert y Elsie Dee que acabaron por resultarme estomagantes o la aventura en la Guerra Civil (el otro día se comentó la «estupenda» ambientación del número de Indiana Jones en Barcelona, pero es que aquí hay alguna cosilla también que tiene tela), pero, en conjunto, es una etapa más que recomendable, repleta de acción y que no da eespiro al lector. Es a partir de lo de Arma X cuando la cosa se desfonda; se vuelve cada vez más farragosa y se tira de golpes de efecto con lo de los implantes de memoria, Shiva y demás. Pero, con todo, es de lo mejor que se ha hecho en la cole del garras.

Y completamente de acuerdo con lo que comentáis del dibujo de Silvestri. Ojalá no hubiese «evolucionado» a lo Image. El estilo que tenía al principio podía gustar más o menos, pero tenía más personalidad y fuerza.

Jerónimo Thompson
Jerónimo Thompson(@jeronimo-thompson)
Lector
17 agosto, 2013 17:03

Efectivamente, lo triste del Silvestri-ahora-trabajo-para-Image no es que dejara de dibujar bien, sino que prácticamente se volvió irreconocible convirtiéndose en un Brandon Peterson cualquiera (por poner un ejemplo), cuando él ya tenía un estilo propio (que a mí personalmente me gustaba mucho, aunque flojeara en cuestiones anatómicas).

molon labe
molon labe(@molon-labe)
Lector
17 agosto, 2013 17:03

Yo por comics como estos lo deje en los 90, por lo tanto entra en mi categoria de «no acercarse ni con un palo».

Jerónimo Thompson
Jerónimo Thompson(@jeronimo-thompson)
Lector
17 agosto, 2013 17:14

Yo lo dejé por cómics como los que siguieron a éstos (básicamente, tras la marcha de Texeira, pérdida de adamtium, etc.), pero tal y como yo los recuerdo (también es cierto que hace años que no los releo) los que dibujó Silvestri eran puro divertimento que bien podrían haberse publicado en los ochenta. Vamos, que junto a la breve etapa de Peter David en X-Factor y el Excalibur de Alan Davis, lo mejor de los cómics mutantes publicado durante los 90.

¿Tanto me traiciona la memoria?

the drummer
the drummer(@the-drummer)
Lector
17 agosto, 2013 18:07

yo lo dejé bastante antes de esto (y volví bastante después, con lo que, por lo que he ido viendo después, he tenido la gran suerte de librarme de los ‘locos’ años 90) pero me da que, como dice mr. labe, a esto mejor ni acercarse, no?

de cualquier manera, es curioso como muchos de los que por aquí nos pasamos estamos en esto de los tebeos después de haberlo dejado y volver a ‘recaer’.

dhaldon
dhaldon(@dhaldon)
Lector
17 agosto, 2013 19:00

Di que si Drummer, yo no conozco a nadie que este en esto no haya tenido al menos una » crisis de fe» y lo haya dejado al menos una vez… yo mismo he tenido dos. Y lo peor es que cuando vuelves te toca ponerte al día con todo lo que no has comprado 🙁 dicho lo cual, si alguien sabe donde conseguir el tomaco de Green arrow que publicó Planeta hace unos años, se lo agradecería 🙂

Jerónimo Thompson
Jerónimo Thompson(@jeronimo-thompson)
Lector
17 agosto, 2013 19:08

Bueno, en mi caso, dejarlo lo que es dejarlo, no lo dejé nunca, pero sí que me alejé un poco durante lo peor de los 90 de los cómics pijameros. Hubo un tiempo en que mis compras se limitaron a Sandman, la reedición del Conan de BWS, los cómics del sello Legend en Dark Horse y poco más.

Pero reconozco que aquello duró poco, y que entre el Planetary y Authority de Ellis, la Línea ABC de Moore, el Heroes Return de Marvel y mi descubrimiento de que podía leer los cómics DC a través de los TPBs americanos (con lo que empecé a nutrirme de Starman, la JLA de Morrison o la JSA), pues volví a engancharme del todo.

Antoine
Antoine(@antoine)
Lector
17 agosto, 2013 19:15

Otro de los que consiguió salir de los tebeos de superhéroes por años, acabé volviendo en la etapa Quesada.

Juan Luis Daza
Juan Luis Daza(@armin-tamzarian)
Autor
17 agosto, 2013 19:26

«de cualquier manera, es curioso como muchos de los que por aquí nos pasamos estamos en esto de los tebeos después de haberlo dejado y volver a ‘recaer’.»

Apúnteme a mí a esa lista, caballero.

Luis Javier Capote Pérez
Autor
17 agosto, 2013 20:07

Hace cosa de siete años y para el último Salón del Cómic de Santa Cruz de Tenerife, un colega y servidor hicimos una exposición llamada «Con p de España y olé», haciendo repaso a la imagen de la madre patria vertida en los cómics. Allí ocupaban lugares destacados el Indiana Jones de Michelinie y Gammil, el Lobezno de Hama y Silvestri (y su paso de Eroica, entre Guernica y Salamanca) y el pueblo de Joselito de los Caballeros de Pendragón (con Abnett y Lanning). Una sucesión de toros, folclóricas, mariachis, Migdalias, molinos… Pero volviendo al Lobezno en la Guerra Civil, guardo con cariño el tomo que Fórum dedicó y el artículo que lo prologaba, reflexionando sobre los peligros de la pérdida de memoria histórica.

Juan Luis Daza
Juan Luis Daza(@armin-tamzarian)
Autor
17 agosto, 2013 21:46

«Pero volviendo al Lobezno en la Guerra Civil, guardo con cariño el tomo que Fórum dedicó y el artículo que lo prologaba, reflexionando sobre los peligros de la pérdida de memoria histórica.»

A mí me lo dejó una amiga historiadora y comiquera hace poco y es muy curioso ese tomo así como la introducción. La historia es más bien un disparate pero mola ver a Lobezno codo con codo con «Ernesto» y el dibujo de Silvestri en esos números.

dejotabe
dejotabe(@dejotabe)
Lector
18 agosto, 2013 9:42

Esta etapa molaba, y junto con la de los 4F de Simonson, veo que en el tema de recopilatorios de Marvel Heroes han dado un salto en el tiempo y han entrado en los noventa, mi pregunta es, de verdad no van a recopilar el Hulk de Peter David, o los 4F/Alpha Flight/Hulk de Byrne?
Con las ganas que tengo de jubilar mis grapas y en el caso de Hulk, mis tomos de Grandes Sagas Marvel……

Louontherocks
Louontherocks(@louisal)
Lector
18 agosto, 2013 10:39

Pues mira que yo el recuerdo que tengo del episodio de la Guerra Civil es de que era rollo mejicano todo… tendré que leerlo otra vez.
Lo de Silvestri es una pena hay que reconocerlo, yo creo que la muerte profesional de un dibujante llega cuando hace una portada y tienes que buscar su firma para saber quién dibuja eso, y con este hombre ya me ha pasado varias veces, todo por culpa de la clonacion… (de dibujantes claro)

Guardiaoscura
Guardiaoscura(@sospe)
Lector
20 noviembre, 2013 8:50

Sobre este tomo en particular, podéis decirme si tiene algún tratamiento nuevo de dibujo o color al estilo de lo que han hecho con los tomos del Thor de Simonson?

nmarango
nmarango(@nmarango)
Lector
17 noviembre, 2014 3:50

Hola! Es mi primer posteo aunque sigo la pagina desde hace unos años. Me decidí a escribir ya que compré y leí este tomo y me ha gustado mucho. Especialmente la primer mitad previo a Arma X. De todas maneras incluso la segunda mitad me parece mucho mejor que lo que se hizo posteriormente con el personaje. Historias llenas de acción y toques de
humor, giros inesperados, y sin necesidad de golpes bajos, gore ni muertes absurdas. Ni tampoco cruces con ningún evento interrumpiendo! Es una lástima y en eso coincido, la involución de Silvestri como artista. En los primeros números se notan influencias positivas de buscema y mignola, luego degenera en muchas rayitas y poses noventeras con musculacion ultrahiperanabolizada. Una pena

Raúl López
Raúl López(@rlopez)
Admin
17 noviembre, 2014 7:48

Bienvenido nmarango, que sea el primero de muchos comentarios en ZN!