Liga de la Justicia #19-21

Acabada la etapa de Hitch al frente de la Liga de la Justicia, toca ver si Priest es capaz de dar el golpe de timón que la serie precisa.

Por
3
1892
 

Edición original: Justice League núms. 34-39 USA.
Edición nacional/ España:ECC Ediciones.
Guión: Christopher Priest.
Dibujo: Pete Woods, Philipee Briones, Ian Churchill, Marco Santucci.
Entintado: Marco Santucci.
Color: Alex Sollazzo.
Formato: Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 3,25 euros.

 

Dejamos atrás la etapa de Hitch al frente de la serie para dar paso a la de Priest, un guionista que no deja nunca indiferente y que llega dispuesto a dar el más que necesario volantazo que la Liga de la Justicia necesita. Con Hitch la Liga se ha enfrentado a amenazas de enorme calado, buscando justificar su existencia, con aventuras que no han pasado de correctas, donde la caracterización resultaba muy pobre y los destellos no han aportado el suficiente carisma que una serie de estas características ha de tener. Por tanto, dejamos ya a Hitch, que no ha sabido aportar nada relevante al grupo, para abrirle la puerta a Priest, un guionista de lectura exigente que afronta este trabajo dejando claras cuales son sus intenciones desde el primer momento.

Con Priest escribiendo una serie no se puede hablar de arcos argumentales propiamente dichos, sino más bien de una sola historia monolítica, de estructura rota, aparentemente diseñada para confundir, que esconde en su interior una cuidada estructura narrativa. Priest escribe a lo grande y lo hace de tal forma que sus historias evolucionan lo establecido previamente para acabar por revolucionarlo todo.

Sin duda, la llegada de Priest a la Liga de la Justicia es lo mejor que le ha pasado a la colección desde que empezó Renacimiento. Al escritor no le han hecho falta dos o tres números para dejar claras sus intenciones, lo ha logrado en un solo número, rompiendo con todo y bajando a la Liga de esa condición de dioses en la que Hitch parecía empeñado en mantenerlos. En sus primeras 24 páginas la liga se ha humanizado, se ha acercado al lector, se ha mostrado vulnerable, de tal forma que los héroes y heroínas más grandes del Universo DC, se bajan del pedestal y se enfrentan a un reto que no solo está engendrado por el villano de turno, sino por ese mundo real del que hasta ahora estaban tan alejados.

La Liga se ve comprometida durante una misión de rescate con rehenes y pasa a situarse en el ojo del huracán mediático con una vista ante el senado de los Estados Unidos. Una situación que además se ve potenciada por la aparición de un nuevo villano que lo sabe todo sobre ellos y que hace suyo el dicho de que la información es poder.

Este villano recuerda a otra, ahora mítica, historia de la Liga, la titulada Torre de Babel, en la que los archivos de Batman caen en malas manos y la Liga descubre los planes de contingencia diseñados por del Hombre Murciélago para detener a sus compañeros en caso de ser necesario… Priest parece usar esta premisa para construir su particular escenario y lo lleva al siguiente nivel, pues lo conjuga con esa vista legal y un acercamiento a miembros de la Liga que hasta ahora habían quedado relegados a puestos más secundarios, como los Lanterns y Cyborg.

Otro de los factores que realzan el trabajo de Priest es el uso que hace de la ciencia, la ciencia real, que en momentos puntuales usan los miembros de la Liga para solucionar problemas derivados de la situación a la que el villano les ha expuesto. Ingeniería, física y química, se dan la mano de manera muy atractiva al intrincarse con la ciencia especulativa y la ficticia, creando un conjunto que dota a la Liga de ese aura de magnificencia que Hitch perseguía a fuerza de crear amenazas cada vez más descomunales. Una magnificencia que está apoyada en barro, pues el guionista no quiere mostrarnos a sus miembros como infalibles, sino más bien lo contrario, persiguiendo equilibrar la parte humana y heroica.

Priest hace uso de la ciencia.

El escritor también sabe jugar con los homenajes y así los deja caer a lo largo de estos primeros números siendo uno de los más evidentes el que muestra a través de Aquaman. Un guiño al pasado que se agradece y que muestra claramente que se han hecho los deberes antes de encarar la serie.

Sin embargo, de nuevo hay que sufrir, por exagerado que pueda resultar el término, un constante baile de dibujantes, tal y como sufre (aquí no es exageración) Priest en su excelente trabajo con Deathstroke. Curiosamente se pudo disfrutar de más estabilidad gráfica en la etapa de Hitch, bien por encargarse el mismo de dibujar o por poder tener a un mismo dibujante por arco argumental (salvo alguna excepción). Priest, en cambio, ha de lidiar con Philipe Briones, Pete Woods, Marco Santucci e Ian Churchill. Cuatro dibujantes para seis números USA, donde Woods es el único que repite.

Sus estilos, muy diferentes en lo más evidente, si que son similares en narrativa, lo que suaviza la transición, pero no acaba de resultar cómodo tanto cambio. La Liga merece encontrar la estabilidad gráfica con un dibujante de nivel a la altura de lo que la colección requiere y no estar cambiando de dibujante casi a cada número.

Los cambios que introduce Priest se sienten a cada página, dejando ya casi en el olvido todo lo anterior, para pasar a disfrutar de una colección muy adulta, con enormes cantidades de drama y donde incluso hay espacio para el humor ligero bien diseñado. Priest es todo cuanto la Liga necesitaba para que los aficionados vuelvan a reencontrarse con el grupo más importante del Universo DC. Puede que hasta ahora La Liga no haya encontrado un todo verdaderamente atractivo, pero con Priest la Liga está, sin duda, en las mejores manos.

  Edición original: Justice League núms. 34-39 USA. Edición nacional/ España:ECC Ediciones. Guión: Christopher Priest. Dibujo: Pete Woods, Philipee Briones, Ian Churchill, Marco Santucci. Entintado: Marco Santucci. Color: Alex Sollazzo. Formato: Grapa, 48 págs. A color. Precio: 3,25 euros.   Dejamos atrás la etapa de Hitch al frente de la…

Cambio de rumbo.

Guion - 8
Dibujo - 8
Interés - 9

8.3

Priest es el balón de oxigeno que la Liga necesitaba. En estos primeros número el guionista cambia el rumbo de la serie radicalmente, paliando los vicios que Hitch había implantado ene l grupo.

Vosotros puntuáis: 7.74 ( 3 votos)

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
MatehPauJMB1975 Recent comment authors
Recientes Antiguos
JMB1975
Lector
JMB1975

Vaya, yo debo leer otros comics… Todo esto dicho sin ánimo de ofender y respetando los gustos subjetivos de cada cual. Pero, un 8,3? Dónde situa este baremo las grandes obras (v de vendetta, Watchmen…)? En un 16?

Pau
Lector
Pau

Estoy de acuerdo con la reseña, la liga de priest devuelve al grupo una historia y dinamica interesante tras Hitch. Priest hace un comic bastante bueno,menos complicado que deathstroke, pero muy atractivo . Sobre el baile de dibujantes ,quizas se deba al poco tiempo que esta el guionista en la coleccion , y muy probablemente ya sabian lo de no justice y la jl de Snyder cuando lo pusieron. Resulta que el resultado es muy bueno ,asi que deciden ponerle tropecientos dibujantes para que luzca menos y los lectores no se rasguen las vestiduras con su salida. Con todo , dudo mucho que me guste mas la liga de Snyder que esta. Lo que si es seguro es que la de Snyder vende mas por lo que dc lo tiene muy claro.

Mateh
Lector
Mateh

Tiene buena pinta. Hasta donde sé, luego de este arco se cerró este volumen de la Liga para dar paso a No Justice y luego a la nueva Liga de Snyder. Así que lo más probable es que me haga con estas grapas, ya que aparentemente son lo único decente del volumen que comenzó con Renacimiento.