Leyendas de Conan (04). ¡Una de indios!

Leyendas de Conan es una serie de artículos que publiqué en mi antiguo blog y que ahora vuelven a tener actualidad a raíz del relanzamiento del personaje de Conan en España a cargo de la editorial Panini. Es por esto que hemos creído que podría ser interesante ampliarlos y actualizarlos para compartirlos, esta vez, con los lectores de Zona Negativa.

Por
0
2201

A mediados del siglo XX los cines de estreno de barrio o de pueblo normalmente ofrecían lo que se llamaba una sesión doble con dos películas en la programación de los sábados. Eran películas de aventuras o comedias románticas y estaban pensadas para todos los públicos. A los más pequeños, las películas que más les gustaban eran las del Oeste; con sus tiros, las persecuciones a caballo y el séptimo de caballería. Por esto, cuando veían el anuncio de una de estas películas en la cartelera de la entrada del cine, siempre gritaban: “¡Una de indios!”. Y esto era sinónimo de diversión.

Tanto Robert E. Howard como Roy Thomas contaron la historia de Conan el bárbaro partiendo de una biografía más o menos definida y con un entorno histórico de ficción muy claro; la edad Hiboria. Howard escribió varios relatos cortos y algunas historias más largas para diversos pulps, principalmente Weird Tales, y creó un universo de ficción que retomarían varios escritores y guionistas de comics.
Más allá del Río Negro es una de las últimas historias escritas por Howard protagonizada por Conan el bárbaro y está considerada como una de las mejores del tejano. La adaptación que hizo al tebeo Roy Thomas para Marvel es casi literal y es, también, un hito la larga trayectoria del cimmerio en el mundo del comic book norteamericano.

Más allá del Río Negro se publicó en los números 26 y 27 de la revista en blanco y negro The Savage Sword of Conan correspondientes a enero y marzo de 1977. Por las mismas fechas la serie principal, Conan the Barbarian, llegaba a su número 72 y entraba de lleno en la conclusión de una larga saga donde Conan y Bélit se vengaban de los asesinos del padre de ésta última, en tierras estigias. Como siempre sucedía en la revista en blanco y negro, la continuidad no mantenía un orden cronológico tan estricto como en el comic book en color y Más allá del Río Negro narra un episodio de Conan muy posterior; cuando éste está a punto de cumplir los 40 años.

Los autores son el mencionado Roy Thomas al guion, John Buscema a los lápices y el filipino Tony DeZuñiga a las tintas y tramado diverso. Un equipo muy frecuente en la revista que ha dejado obras de mucha calidad. En España esta historia se puede encontrar en el Súper Conan 10 y en la más reciente La Saga de Conan 23, aunque esto sí, con la habitual saturación de negros que nos tienen acostumbrados en las ediciones de Planeta DeAgostini, por lo que recomiendo echar mano del tomo 3 de la recopilación a cargo de Dark Horse de The Savage sword of Conan de impecable factura y con más de 500 páginas de buen cómic en versión original o si no esperar a la próxima colección integral de La Espada Salvaje de Conan que está a punto de publicar Panini.

Si tomamos el mapa de la geografía de la edad Hiboria esbozado por Howard (lo tenéis debajo) podemos hacer una adaptación y especular que los continentes europeo y americano de la actualidad estaban unidos en aquella época – una era situada imaginariamente en el pasado anterior a la prehistoria – y que posteriormente un cataclismo provocó que se partiera el continente por el oeste de Aquilonia para formar el Océano Atlántico actual. Con todo esto, Aquilonia vendría a representar los actuales países de Francia, Inglaterra y Estados Unidos, siendo Nemedia Alemania y Austria, por ejemplo. Los Reinos Pictos, fronterizos con Aquilonia se separarán para conformar el continente americano junto con parte de Vanahein al norte y Zingaria al sur. Pero en el momento en que transcurre la acción de este relato, los ríos Trueno y Negro son una frontera natural entre las naciones hiborias y el conglomerado de las tribus pictas. Más allá del Rio Negro es por lo tanto un relato fronterizo.

Mapa de la era Hiboria preparado por Marvel según notas de Robert E. Howard

Es de sobras conocido que Robert E. Howard quiso escribir relatos de la colonización americana y que varios de sus escritores predilectos eran los que trataban esta época, especialmente Robert W. Chambers. Antes de encararse con este relato de Conan ya había intentado algo similar con otro gran personaje bárbaro, Kull de Valusia, con su compañero picto Brule de protagonista, así como en otro relato inacabado de Conan que se iba a titular Lobos de allende la frontera donde la influencia de Chambers era palpable según los que han leído este esbozo de historia. No es de extrañar, pues, que al lector desprevenido de Más allá del Rio Negro le asalte la sensación de estar sumergido en una novela de Nathaniel Hawthorne, de James Fenimore Cooper o estar asistiendo a un pase de Los Inconquistables de Cecil B. DeMille, incluso estar revisando Ticonderonga de Hestor G. Oesterheld y Hugo Pratt, porque la intención era ésta. Sin embargo, en todo momento es una historia coherente con el universo hiborio y con la biografía ficticia de Conan, éste es su gran mérito y demuestra además la potencia y riqueza del universo creado a principios del siglo XX por Robert E. Howard.

La adaptación al cómic que firma Thomas es casi literal y es modélica. Está dividida en dos grandes partes la primera de 35 páginas más portadilla interior y la segunda de 44, de las que las 3 primeras son resumen del número anterior y también con portadilla interior. El guion es prácticamente un desglose del relato, enfatizando los puntos fuertes de la historia y agilizando los diálogos demasiado largos. Thomas, listo como pocos, sabe que está ante un relato muy potente y sabe ser invisible para dejar que la historia llegue con toda su fuerza. El argumento es simple; Conan vigila la frontera más occidental de Aquilonia, como una especie de ranger a sueldo del ejército de este reino, protegiendo a los colonos de los pictos que cada vez atacan más cerca del fuerte Tuscelan. Un brujo picto consigue reunir a las diferentes tribus para asaltar el fuerte y Conan junto a un joven voluntario, Balthus, intenta avisarlos. Al fracasar, consiguen evacuar gran parte de los colonos antes de que sean masacrados a costa de sacrificar el fuerte y tener bajas muy significativas. Conan sobrevive y promete vengar los muertos.

El punto fuerte de Más allá del Rio Negro es el arte. El dibujo es impresionante, lleno de fuerza y de una narrativa clara, casi límpida, con una potencia poco usual. Me atrevería a afirmar que John Buscema – siempre crítico con las historias que dibujaba – se siente muy a gusto narrando esta aventura de Conan. No falta ningún detalle y no sobra nada. Las splash pages que inician cada capítulo son maravillosas y merece una mención especial la que inicia el tercero – que podéis ver al inicio de este post – sólo por esta página majestuosa, emocionante e impactante Mas allá del Rio Negro merece una mención en la historia de los comics de aventuras. Tony DeZuñiga, dibujante filipino de gran talento, complementa y entinta los lápices de Buscema de una forma sublime. Llena las páginas de tramas, rayados y manchas potenciando el dibujo y sin recargar la página. Su uso de la iluminación es magistral y más si tenemos en cuenta que la historia está llena de secuencias nocturnas. El gran dibujante de la serie Jonah Hex realiza un trabajo especial que hace que su contribución sea capital para entender la gran calidad de esta adaptación.

El tratamiento de los pictos merece un comentario específico. Ni Howard ni Thomas se ensañan con ellos de una manera simplista. En todo momento son una amenaza real, casi invisible pero lejos de todo maniqueísmo racista. El propio Conan no está muy lejos de comportarse como uno de ellos, por eso los conoce y sabe cómo neutralizarlos. En cambio, el líder de la revuelta picta, Zogar Saz, es dibujado como un enloquecido tirano no muy diferente de algunos reyes o brujos de los países hiborios e hyrkanios. La filosofía howardiana se expresa con toda claridad; la principal barbarie es la decadencia tanto personal como la de las naciones.

En la larga biografía de Conan esta historia marca un hito importante ya que es el penúltimo peldaño hasta su llegada al trono de Aquilonia. Trabajando en la frontera Conan conocerá la debilidad y la arbitrariedad de la clase dominante que vive en Tarantia, la capital. Alrededor de su figura se unirán una serie de personajes importantes que ven en el cimmerio un motor de renovación. Quizás los nobles y militares reformistas no se esperasen que Conan acabara convirtiéndose en su rey, pero el bárbaro venido del norte es especialista en romper los planes más elaborados… Sin embargo, todo esto es otra historia que se cuenta principalmente en las magníficas sagas tituladas Luna de sangre y Conan el libertador.

Como epílogo a Más allá del Río Negro, un soldado herido lanza unas de las frases más célebres de la obra de Robert E. Howard: “La barbarie es el estado natural de la humanidad. La civilización es antinatural, es una circunstancia pasajera… Y al final la barbarie siempre acabará triunfando“.
Uno se pregunta a que bárbaros se refiere Howard, a los que defienden su tierra con una desesperada ferocidad o a los que la invaden porque se creen con el derecho divino de conquistarla. Una vez más Conan parece ser uno de los pocos que sabe realmente donde está; donde le pagan. Y viviendo intensamente una de indios.

Salut!

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame