Lex Luthor: Biografía no autorizada

Por
7
1887
 

Edición U.S.A.: Lex Luthor: The Unauthorized Biography USA; DC Comics.
Edición España: Lex Luthor: Biografia no autorizada (Octubre 2006); Planeta DeAgostini Cómics.
Guión: James D. Hudnall
Dibujos: Eduardo Barreto
Entintado: Adam Kubert
Color: Adam Kubert.
Formato: prestigio; 48 págs.
Precio: 3’95 €.

 

Artículo escrito por: Alex Magrazo

Cuando Ediciones Zinco empezó a publicar cómics del Universo DC, yo me convertí en un auténtico fanático de todos aquellos cómics que tuvieran algo que ver, aunque fuera de pasada, con Superman. Amasé una gran cantidad de historias relacionadas con el Hombre de Acero después de quedar encantado con la nueva interpretación que realizó John Byrne. Tras el cierre de la editorial y la desaparición de todas las colecciones del Universo DC, mi ansía coleccionista menguó y mi interés por los cómics bajó hasta la mínima expresión. Afortunadamente en los últimos años he podido recuperar la ilusión de antaño gracias a diversos factores que me han vuelto a poner en contacto con este mundillo.

Todo este manojo de recuerdos tuvo un desencadenante claro: la reedición por parte de Planeta DeAgostini Cómics del material de la época de Ediciones Zinco, especialmente del cómic que nos ocupa: Lex Luthor. Biografía no autorizada.

La historia que se nos plantea es atípica en un cómic de Superman. Los acontecimientos se desarrollan en un ambiente oscuro y con una trama policíaca más propia de una historia de Batman que la del Último hijo de Krypton. Pero ese es el universo donde se mueve el terrible Lex Luthor: un mundo de poder y sin atisbo de piedad. Un mundo cuya oscuridad engullirá a Clark Kent sin que éste pueda hacer nada.

James Hudnall (California, EE.UU.; 1957) es un guionista alcanzó cierta popularidad en del cómic en 1986 con la serie Espers que tuvo el favor de la crítica especializada. Hasta ese momento se había dedicado a ser director de marketing en Eclipse Comics, por lo que su salto a la parte activa de la creación de cómics resultó una sorpresa. A partir de ese momento pasó a escribir en series para la factoría Marvel y también para DC como Strikeforce: Morituri y Alpha Fligth. También se dedicó a la traducción de diversos cómics japoneses para Viz Communications. Realizó una secuela de Espers llamada Interface así como una serie de novelas gráficas que incluye el cómic que nos ocupa.

También hizo sus pinitos en el mundo de la televisión con la serie Harsh Realm, adaptada para televisión por Chris Carter, el productor de Expediente X, aunque con poco éxito.

Eduardo Barreto (Montevideo, Uruguay) Dibujante bien conocido entre los aficionados. Empezó su andadura en el mercado norteamericano, en un principio al amparo de DC Cómics, en series como Superman, Nuevos Titanes o Atari Force. Desde entonces ha trabajado para Claypool Comics (Elvira, Mistress of the Dark), Oni Press (Long haul) y ha dibujado en la serie Marvel Knigths.

Adam Kubert (New Jersey, EEUU; 1959). Este dibujante es más conocido por su trabajo en Marvel Cómics, en particular en las series de Lobezno, El Increíble Hule y La Patrulla X. En el cómic que nos ocupa se ocupa del entintado, pero aquellos que lo hemos seguido sabemos que es muy capaz de llevar el peso de la ilustración el sólo (como hemos visto en la serie Ultimate X-Men).

Sinopsis: Peter Sands es un periodista que ha visto tiempos mejores. Su mala racha económica le lleva a tener que aceptar trabajos que en condiciones normales no les prestaría la más mínima atención. A pesar de esto gracias a la calidad de su trabajo en el pasado, tiene la suerte de recibir una llamada de una editora amiga. Dispuesto a no dejar escapar la oportunidad le comenta a su amiga que está trabajando en la suculenta biografía no autorizada del ciudadano más famoso de Metrópolis. Este desencadenante le llevará a descubrir que el Ciudadano Lex no es sólo un millonario de fortuna sospechosa, sino que es la misma encarnación de la miseria humana. Este descubrimiento le llevará a un desenlace fatal. Por si fuera poco, en el asesinato de Peter Sands todas las pruebas apuntarán a la autoría de Clark Kent, que sin saberlo quedará atrapado en la espiral de dominio de Luthor, y en donde sus superpoderes no podrán ayudarle.

Lex Luthor. Biografía no autorizada, es un buen cómic. Recuerdo que en la época nos la vendían como si fuera La Broma Asesina pero centrándose en la figura de Luthor, y a pesar que está a años luz de la obra maestra de Moore, es un cómic entretenido que nos presenta un ambiente de thriller algo poco común en los cómics (al menos hasta que Frank Miller se interesó en este tipo de historias en Sin City).

El cambio de personalidad del Luthor pre-Crisis al Luthor post-Crisis, es a mi entender todo un acierto. Si bien hay autores como Jeph Loeb y Grant Morrison como han intentado recuperar al Luthor científico loco, lo cierto es que la personalidad de megalómano obsesionado con el poder y envidioso de Superman ha equilibrado las confrontaciones entre los dos personajes a favor del primero, que siempre era derrotado y ridiculizado fácilmente. Es cierto que en los cómics de Byrne, Wolfman y Ordway se nos presentaba un Luthor con estas características, pero no se apreciaba lo ruin y malvado que podía llegar a ser nuestro millonario calvo: era un envidioso con muchos recursos y rodeado de bellezas que nos permitía intuir su oscuridad pero sin verla. En el cómic de Hudnall y Barreto, vemos que al margen del enfrentamiento con Superman, Luthor tiene otras prioridades y que su imperio se ha forjado mediante la muerte sistemática de todo aquel que le molestaba o que se opusiera a él. El Luthor de este cómic es un señor de las tinieblas que ha sobrepasado los límites de la moral y la ética, en donde no existe NADA sagrado que le impida alcanzar sus fines. Ante tal despliegue de maldad y miseria, la aparición de Superman queda relega a su imagen humana, la imagen de un Clark Kent desvalido y abrumado por un submundo que no está acostumbrado a ver, desde las alturas del edificio del Daily Planet. Es que Luthor es el verdadero eje de este cómic y todo gira a su alrededor.

La Imagen:
La cara de Clark Kent ante la inculpación de un asesinato que no ha cometido y cuya inocencia quedaría demostrada si descubriera su identidad como Superman.

La Frase: (Spolier) Luthor se dirige a Peter Sands en la oscuridad de su despacho en Lexcorp, diciéndole que antes de morir puede preguntar lo que quiera.

Sands: ¿Asesinó a sus padres?

Luthor: Lo hubiera hecho… cualquiera en su sano juicio.


La curiosidad:
Algunas fuentes que he consultado sobre este cómic, indican que James Hudnall ganó un premio a la mejor novela gráfica de ese año en Latino América, tras la traducción de Lex Luthor. Biografía no autorizada al castellano

Artículo anteriorED BRUBAKER, EL HOMBRE SIN MIEDO
Artículo siguienteJoan Fuster, Vicente Vegas y Pere Perez en Norma Sabadell
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Experimento 626
Experimento 626
3 noviembre, 2006 13:10

superior a lex luthor “hombre de acero”.con diferencia.no tiene tanta demagogia, Luthor reconoce lo mala bestia que es y punto.

Sputnik
Sputnik
Lector
3 noviembre, 2006 14:27

Sí, a mí la versión que más me gusta es la del empresario sin un ápice de bondad que simplemente no piensa en la moral.
unque me gustaría que se recuperase el tema del científico. Lo veo como a un Bill Gates: un tipo que sabe un montonazo de robótica y que por éso se ha construído un imperio sin dejar mucho espacio a la moral.
Yo creo que Luthor machaca a Superman porque es tan listo que se aburre.
Y respecto a este cómic. Esta reseña me ha empujado a comprarlo, pues ya hace tiempo que le venía dando vueltas al asunto.
A tu artículo me permito añadir, por lo que vi del cómic, que el color se usa de una forma acojonante.

Toni Boix
3 noviembre, 2006 19:04

Es un cómic del que guardo un gran recuerdo. Me gustó mucho cuando lo leí. A ver cuando me lo releo.

Kriceck
Kriceck
3 noviembre, 2006 20:20

Es la primera Graphic Novel que me compré cuando salió en EU. Desde luego el Luthor que se describe aquí es, en mi opinión, mucho más interesante que el científico loco, por eso mismo, porque no está loco, sencillamente es malvado. Sigue siendo un genio, pero para cometer los peores crímenes y salir impune. A este Luthor Superman no le gana nunca, lo único que consigue es trastocar sus planes. Uno entiende porque sin tener ningún super poder Luthor es el peor enemigo de Superman. A mí el trabajo de Barreto me parece excelente, sobre todo la forma en que dibuja a Pete Sands y sus emociones, motor de la historia. El dibujo realista y el color encajan a la perfección con el estilo negro.
Sé que no es una obra maestra, pero aún así es uno de mis tebeos preferidos.

Poncho Saenz
Poncho Saenz
4 noviembre, 2006 8:23

Un comic de hace un buen verdad?? Yo lo lei hace como mas de 10 años y coincido q es la mejor version de Lex Luthor, no hace falta meter Smallville en su origen, esta era la version definitiva!

Toni Boix
4 noviembre, 2006 8:26

También me gustó mucho el trabajo de Barreto, un dibujante capaz de cosas muy muy buenas.

matt
matt
4 noviembre, 2006 19:12

….La verdad que el Lex Luthor Gordo y oelado siempre me recordo a Kingping de Marvel…siempre me gustó la mescla de Luthor cientifico y empresario…el lex de Birhright me gustaba pues era un opuesto notable de superman, en todos los aspectos…si hasta lo dibujaban flaquisimo en comparacion a super, pues luthor jamas ha nesesitado de sus musculos…