Las Flores del Mal 3

Por
0
716
 
Flores_Mal_3_Shuzo_Oshimi

Edición original:Aku no Hana, Kodansha 2011.
Edición nacional/ España:Norma Editorial 2014.
Guión:Shuzo Oshimi.
Dibujo:Shuzo Oshimi.
Formato:Tomo manga rústica con sobrecubierta 192 páginas.
Precio:8€.

 

Una reseña más continuamos con este análisis tomo a tomo de Las Flores del Mal, la obra de Shuzo Oshimi editada por Norma Editorial. Dejamos el segundo tomo en el pico más alto del clímax de este primer arco argumental entre Kasuga y Nakamura, con los dos destruyendo la clase de su instituto en una metáfora de la culminación de la intensa y turbulenta relación entre ambos.

Con ese acto finalizaba una de las partes del plan que Nakamura tiene para Kasuga, una manera de hacerle admitir qué y quién es en realidad, la caída de la primera de las máscaras bajo las cuáles el chico oculta a su verdadero yo. Sin embargo, una vez se ha pasado el subidón de adrenalina del momento, Kasuga llega a casa y empieza a calibrar internamente la magnitud de lo que ha hecho, declarando ante la clase mediante los mensajes que dejó en la pizarra, que él es el pervertido que robó la ropa de Saeki. Y no solo eso, sino que encima tuvo la frialdad y la depravación necesarias para luego comenzar a salir con ella. Pese a que todo ello le provoca unas tremendas ganas de huir, hace de tripas corazón y vuelve a clase, solo para encontrar que el karma le juega otra mala pasada y en la entrada se encuentra con la propia Saeki. Ambos entran en el instituto solo para descubrir el jaleo que hay montado con la destrucción y el caos que asola el aula y que, por fortuna para Kasuga, ha conseguido ocultar la declaración de autoría que dejó en su arrebato de sinceridad de la noche anterior.

Flores_Mal_3_Capítulo_13_Oshimi

Nuestro protagonista comienza a tener funestos pensamientos pese al golpe de suerte que le ha hecho no ser descubierto y decide no ir a clase al día siguiente, algo que preocupa a Saeki. Esta habla con Nakamura que aprovecha su situación de ventaja para insinuarle a la atribulada muchacha que conoce a un Kasuga más auténtico y más profundamente que ella. Saeki no aguanta más la situación de celos que esto le genera y acude a casa de Kasuga, que no la recibe, a lo que ella comienza a gritarle hacia la ventana para hacerle entender que sabe lo que ocurrió con la ropa, pero que no le importa y que ella también quiere conocer al verdadero Kasuga. Esto, evidentemente, provoca que no solo Kasuga lo oiga, también su madre lo hace y ata cabos hasta que entiende los actos en los que su hijo ha estado involucrado. Descubierto por las personas que más le importan, Kasuga es incapaz de afrontar sus responsabilidades y huye, huye lejos, sin dejar de pensar que en ese momento no hay ningún lugar para él, ni en el pueblo ni en la vida.

Esa sensación finaliza cuando se encuentra con Nakamura a la orilla del riachuelo del pueblo donde la chica, curiosamente, parece que le estuviese esperando. Por primera vez en la historia Nakamura descubre algo de lo que piensa y le ofrece a Kasuga ir más allá de las montañas que rodean el lugar donde viven, ir al otro lado, el único sitio que les queda a dos personas como ellos. Emprenden su particular huida, mientras al mismo tiempo Saeki comienza a buscarlos al encontrar a la madre de Kasuga preguntando por el pueblo si alguien ha visto a su hijo.
En pleno puerto de montaña una tormenta sorprende a los dos chicos y se ven obligados a resguardarse, dando lugar a cierto momento de tensión sexual entre ambos que finaliza abruptamente al presentarse en el lugar Saeki. La chica llega llorando, pidiendo perdón a Kasuga por ponerle contra las cuerdas y suplicándole que se quede con ella, que no entiende porque se va con Nakamura si ella también quiere conocer al verdadero Kasuga que, pese a sus fallos, le ha hecho sentir como una piedra preciosa. Surge de esta manera un duelo entre las dos chicas que intentan defender la visión que tienen de Kasuga, con Nakamura revelando la cruda verdad de lo que hay detrás de los idealizados sentimientos en los que cree ciegamente Saeki.

Flores_Mal_3_Capítulo_14_Oshimi

El chico no puede aguantar el conflicto y la presión y se sincera al no sentirse legitimado a elegir entre ninguna de las dos chicas. Kasuga abre su corazón y reconoce que el solo era como era, ávido lector de libros fuera del estándar de su edad, para sentirse distinto al resto, que solo puede soportar una relación platónica fuera del plano físico con Saeki porque en realidad se siente vacío. El único lugar en el que se siente pleno es en el mundo de la perversión junto a Nakamura, pero aun ahí, la presión que siente por ser un desviado es tal que tampoco puede cruzar al otro lado. Esto desemboca en una extraña escena en la que Nakamura desnuda al chico para ejemplificar el hecho de que ambas quieren ver cómo es de verdad en su interior, y después huye debido a lo que Kasuga ha confesado. Por primera vez en la obra vemos un destello de los sentimientos de Nakamura al confesar que Kasuga le ha hecho jirones el alma. Takao sale corriendo detrás de ella porque es incapaz de dejarla ir, y a la vez es incapaz de estar con ella, algo que termina de destrozar a Saeki, que no comprende porque ella no es suficiente para él.

Con este tomo, Oshimi definitivamente destapa sentimentalmente a los personajes y les hace poner todas las cartas sobre la mesa. El caso más sutil, pero también evidente, es el de Nakamura, que confirma con su manera de actual en el perfecto último acto del volumen que esa obsesión por desenmascarar al verdadero yo de Kasuga no es sino una manera de reflejar sus propios temores y lo que siente por ella misma, también incapaz de sentirse plena y con miedo a perder lo único que ha tenido cerca y que la ha ayudado a sentirse completa, que es el propio Kasuga. Este, por su parte, ha conseguido quitarse un enorme peso de encima al ser descubierto, al menos por las personas que le importan, y pese a sus huidas constantes al final consigue reunir fuerzas de flaqueza para tener el valor de reconocerse a sí mismo como lo que es: un cascarón vacío. Eso choca frontalmente contra la idealización que Saeki tiene hacia él, que viene también de la inseguridad y la poca autoestima que la chica tiene hacia sí misma, lo que le hace capaz de cualquier cosa para mantener a su lado a un Kasuga que le hace sentir especial.

Flores_Mal_3_Capítulo_15_Oshimi

Este volumen, y con él una gran parte de la historia que nos cuenta Las Flores del Mal, se vertebra a partir de la autoconciencia que toman de sí mismos los protagonistas, la capacidad que tienen para darse cuenta de la percepción que tienen de sí mismos y cambiarla o mantenerla. En sí es un manga que nos cuenta una historia sobre la adolescencia, ese espacio tenebroso entre ser un niño sin responsabilidades y madurar y tener que romper (o no) las cadenas que nos atan a esa autopercepción propia, haciéndonos cargo de nuestras propias decisiones. Oshimi pone así un marco para que reflexionemos sobre en qué momento acaba esa etapa, un final difícil de discernir pero que solo es capaz de encontrar uno mismo. Es por ello que los personajes nos muestran cada uno, una de las caras de ese transitar hacia la vida adulta. Tenemos a Nakamura, que es muy consciente de lo qué es y quiere avanzar a la madurez pero tiene miedo de hacerlo sola y no encontrar nada; a Kasuga, que sabe perfectamente lo vacío que estará al aceptar quién es y crecer, pero se ve atado por la comodidad de no tener que decidir ni responsabilizarse, aunque en su interior se muere por romper con lo normal; y Saeki, que a los ojos de los demás es la más estable de los tres pero que sin embargo solo es alguien voluble para mantener esa buena imagen y a gente que la haga sentir bien, algo superficial enmascarado de profundo.

Flores_Mal_3_Capítulo_16_Oshimi

Oshimi consigue tomar este tema y meterlo en un ritmo narrativo muy acertado, ya que debido a los temas que trata se corre el riesgo de ponerse demasiado metafísico o profundo. Sin embargo, la manera en que el mangaka estructura y nos cuenta la historia, vista desde los ojos del propio adolescente y sin más interés que el de darnos su visión (o la visión de su yo adolescente, siempre presente en la obra) acerca de los temas que aborda. De esta manera tenemos una historia en la que realmente no “pasa nada”, no hay una acción desbordante y la mayor parte del tiempo solo leemos diálogos, ya sean internos o externos. Y sin embargo, pese a esa aparente calma, nos encontramos con tramos, como todo el tercio final de este tomo, con un ritmo arrebatador, donde podemos sentir intensamente todo lo que se nos quiere contar. A ello ayuda la manera de mostrarnos las cosas que tiene Oshimi, de una manera cruda, a través de unos personajes humanos e imperfectos en extremo, que además no hacen nada para maquillar esas imperfecciones. No tenemos arquetipos literarios, tenemos arquetipos sociales, reales, con los que más de uno se sentirá identificado en más de una ocasión.

En cuanto al dibujo, Oshimi pone toda la carne en el asador en este tercer tomo, especialmente en el brutal acto final, con un dominio exquisito del dinamismo a través de la línea y una gran integración de fondos, personajes y trama. Los personajes rozan la perfección, así como sus expresiones, que si bien flojeaban al comienzo de la obra, ahora son capaces de contar mucho solo con una viñeta. La parte artística está muy vinculada a la parte argumental y parece que a medida que la historia y los personajes crecen y maduran, también lo hace el trazo del mangaka, a la par que se oscurece todo.

Flores_Mal_3_Capítulo_17_Oshimi

Las Flores del Mal 3 es, hasta el momento, el mejor tomo de este primer gran acto que conforma la obra. Un volumen que ahonda en la psique de los protagonistas y los desnuda ante el lector. Una historia que, sin contar nada, nos cuenta todo y deja un final muy abierto que no sabemos que nos puede deparar.

  Edición original:Aku no Hana, Kodansha 2011. Edición nacional/ España:Norma Editorial 2014. Guión:Shuzo Oshimi. Dibujo:Shuzo Oshimi. Formato:Tomo manga rústica con sobrecubierta 192 páginas. Precio:8€.   Una reseña más continuamos con este análisis tomo a tomo de Las Flores del Mal, la obra de Shuzo Oshimi editada por Norma Editorial. Dejamos…

Valoración Final

Guión - 9.5
Dibujo - 9
Interés - 9.2

9.2

Tercer tomo de Las Flores del Mal y tercer acierto de parte de Oshimi a la hora de contarnos su particular visión sobre el viaje que es la adolescencia. Un volumen con escenas impactantes y un ritmo inigualable.

Vosotros puntuáis: 8.84 ( 3 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments