Las 52 reseñas: Semana 5

Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.
Mariano Abrach

Batman: The Dark Knight 1, de DAVID FINCH, PAUL JENKINS y RICHARD FRIEND; Portada de DAVID FINCH; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

La persistencia de este título es uno de los casos más extraños y llamativos del relanzamiento del Universo DC. La creación de la serie Batman: The Dark Knight en enero de 2011 tuvo como fundamentación brindar al artista exclusivo David Finch un comic donde pueda escribir y dibujar a su antojo, como una forma de mantenerlo cómodo en la editorial (si se justifica que DC haya fichado a Finch como exclusivo, es mejor dejarlo para otra discusión). Desde aquel mes de enero hasta agosto se publicaron sólo cinco números de la colección, tres menos de los que se suponían, y los últimas entregas dibujadas por otro artista, deshaciendo la razón de ser misma del comic. Como si esto fuera poco, el primer arco argumental que se publicó en esos cinco cómics tampoco contó con calidad artística ni ofreció una lectura entretenida que generen el deseo de leer más de este Batman de Finch.

Por lo tanto, la decisión de los editores de que la serie siga existiendo post-relanzamiento, siendo ella misma reiniciada con un nuevo #1 con solamente cinco números publicados del volumen original, no termina de convencer ni tampoco tiene demasiado sentido. Y, para completar el caso, este segundo volumen tampoco será obra total de David Finch, sino que tendrá un co-guionista (Paul Jenkins) y un segundo artista que colabore con él (Richard Friend) para cumplir las fechas de entrega, que este número inicial cumple la labor de entintador.


No obstante, le brindamos una segunda oportunidad a Finch (y compañía) concediéndole el beneficio de la duda. No logra en su segundo #1, sin embargo, justificar en las páginas lo que le conceden las oficinas editoriales. Es este otro comic intrascendente de Batman, que no aporta una versión del personaje especialmente atractiva de leer ni lo envuelve en un conflicto digno de ser seguido con atención. Ni siquiera muestra elementos que parezcan relevantes para determinar con exactitudla continuidad de Batman en este Nuevo Universo DC.

El punto a favor del trabajo de Finch, tanto en el volumen anterior como en este primer número, reside en intentar incorporar nuevos perosnajes al reparto, manteniendo aquí al policía llamado Forbes e introduciendo a Jaina Hudson, que aparenta ser otro de esosintereses románticos típicos que generan conflictos o bien colaboran a su resolución.

Las comparaciones son odiosas, pero al contar tantas series de Batman similares resulta imposible evitarlas. En este comic tenemos una seguidilla de clichés, pero peor ejecutados que en Detective Comics; y presenta distintas facetas del personaje, pero no bien logrado y ejecutado como en Batman. Tampoco vemos en este primer número de la serie algún rasgo distintivo u otra perspectiva de la mitología del Caballero Oscuro, que dé sentido a su existencia, como sí tuvo en cambio el primer volumen (o primer arco argumental) ofreciendo una historia de ribetes místicos en Gotham City. O tal vez sí lo tenga y, básandonos en la última página, esto sea la reimaginación de los villanos clásicos bajo la visión de Finch, pero si es lo que muestra dicho final dudo que un gran número de lectores se muestre interesado en ello (y considerando que los números es lo que mueve en mayor medida las decisiones de DC Comics hoy por hoy, no se augura una larga vida a The Dark Knight).

Si quieren ver la imagen, bajo spoiler gracias a Bleeding Cool:

Aviso de Spoiler



En conclusión, es un comic pasatista donde el mayor protagonista es el dibujo de Finch, que sin lugar a dudas tendrá sus admiradores (algún motivo debe haber para que sea un artista exclusivo y se esfuercen por tratarlo bien), pero de ninguna manera basta para hacer de Batman: The Dark Knight una lectura recomendable.

Sergio Robla

Green Lantern: New Guardians 1, de TONY BEDARD, TYLER KIRKHAM y BATT; Portada de TYLER KIRKHAM y BATT; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

Ya he comentado en anteriores reseñas de estas 52 que para la franquicia Green Lantern se ha mantenido la continuidad anterior (o anterior reciente, según a quién se pregunte), así que de entrada de lo poco que cabe preguntarse es si se hará una presentación de cada título en condiciones. En Green Lantern no se hizo tan bien como debería, aunque ya se veía que su guionista tampoco tenía excesivo interés en hacerlo, pero Red Lanterns y Green Lantern Corps sí lograron hacer una buena salida.

Lo primero que ha de hacer un buen guionista cuando empieza una serie es poner al lector en situación. Por supuesto es algo que deberían hacer en cada número, sin un tramposo “anteriormente en…”, como parte orgánica del guión, pero cuando hablamos de un primer número la necesidad es aún mayor, y Tony Bedard ha optado por una solución sencilla y elegante, dejando el resto para interesar a los posibles nuevos lectores en siguientes capítulos.

Muy sencillo: el cómic comienza revisitando la escena en que Ganthet reclutó a Kyle Rayner como Green Lantern, tras la masacre de Parallax en Oa. No se nos dan todos los detalles de la situación, pero rápidamente comprendemos la necesidad que tenía el Guardián por restablecer el Cuerpo de alguna forma. Seguidamente damos un salto hasta el presente (momento en que se nos indica que Kyle lleva dos años como Lantern), y se nos presenta el resto de Cuerpos del Espectro Emocional, o casi todos, al tiempo que nos plantean un misterio. Si juzgamos el título no parece un enigma excesivamente impenetrable, pero el protagonista sí nos transmite esa sensación, cosa que ayuda a implicarnos.

Green Lantern: New Guardians es un cómic sin grandes riesgos y, a falta de conocer la auténtica profundidad del argumento, no podemos valorar si será claramente una serie de largo recorrido o será algo anecdótico que pasará en cuestión de unos meses. El título nace con la evidente voluntad de aprovechar la riqueza de personajes que Geoff Johns y sus compinches crearon para Green Lantern, así como toda la gama de colores de Lanterns, pero en este primer número solamente alcanzamos a ver una pequeña presentación de todo ello.

Además, este título servirá para satisfacer a los seguidores de Kyle como Green Lantern, ya que le devuelve al primer plano, al margen (por el momento) del Cuerpo de Green Lanterns, donde pese al peso que siempre se le ha dado quedaba bastante diluido entre la multitud de personajes.

En definitiva el cómic es aceptable, y Tony Bedard es un guionista que nos ha demostrado en R.E.B.E.L.S. lo bien que se le dan las tramas de ciencia ficción sin ponerse demasiado cósmico, con lo que tenemos ciertas garantías de calidad. Ahora a ver si no llega Didio y la lía…

Imágenes extraídas de Newsarama.



The Savage Hawkman 1, de TONY S. DANIEL y PHILIP TAN; Portada de PHILIP TAN; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

El guionista es Tony Daniel y no me ha disgustado. Hawkman es otro de esos personajes que da la sensación de que no sepan qué hacer con él, o que se tienen demasiadas ideas para él, el caso es que durante años no han parado de marearle con orígenes, reboots, cambios de planteamiento radicales y demás zarandajas. Un día llegaron David Goyer y Geoff Johns y arreglaron todo este embrollo simplificando su historia, respetando todo lo explicado anteriormente y recuperando todos los rasgos característicos que engrandecieron el personaje. Jim Starlin estuvo a punto de tirar todo ese trabajo por la borda cuando recuperó a su Demiurgo Synnar en Strange Adventures, pero no llegó a mayores.

¿Y ahora? Daniel ha sido lo suficientemente listo como para no mezclarse en estos temas y se limita a mirar hacia adelante, ya habrá tiempo de conocer los detalles si es que son importantes. El cómic comienza en lo que parece ser un momento decisivo para Carter Hall, si hemos leído El día más brillante conoceremos el motivo, y si no nos basta saber que quiere dejar atrás su vida como Hawkman. Sin más complicaciones, es un buen ejemplo de la idea de que hay que usar la continuidad si se quiere y si no, no la líes.

Daniel aún tiene carencias como guionista, y sus diálogos son en ocasiones un poco torpes y faltos de ritmo (hay un “I am Hawkman!” que aún me pregunto de dónde sale), y el inicio es algo forzado y conveniente, pero la historia se deja leer con gusto, presenta su situación, su modo de vida, su nuevo estatus como héroe e incluso da tiempo de enfrentarle a un nuevo villano, con medio origen de este incluido.

Se trata de un primer número a la vieja usanza, sin grandes pretensiones como sí le aprecio en Batman y Detective Comics, pero no por ello carente de ambición; apuesta por la claridad narrativa y los dibujos de Philip Tan son más que competentes en este aspecto, sin renunciar a sus pin-ups cuando tocan y con un arte más sólido y personal que lo que estamos acostumbrados a ver de él.



Imágenes: UGO.



The Fury of Firestorm 1, de ETHAN VAN SCIVER, GAIL SIMONE y YILDIRAY CINAR; Portada de ETHAN VAN SCIVER; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

El rimbombante título de este cómic ya me encanta: The Fury of Firestorm, The Nuclear Men. Es un animal extraño, fruto de las mentes del dibujante Ethan Van Sciver y la guionista Gail Simone, colaborando mano a mano para relanzar al joven héroe de poderes atómicos. “Jóvenes héroes”, ahora…
Las series de este personaje siempre han pasado extrañamente desapercibidas en nuestro país, mientras en EE.UU. proliferan los fans del personaje. Está en una situación extraña en este relanzamiento, porque en realidad no había nada que “arreglarle”, ya funcionaba, y se ha optado por cambiar el enfoque por querer utilizar las ideas de Van Sciver y Simone. ¿Mantiene la continuidad anterior? Pues no, nada, y sin embargo los protagonistas siguen siendo Jason Rusch y Ronnie Raymond. Y cuando digo nada es nada: los personajes apenas se conocen, y esta es la primera vez que se convierten en Firestorm, con lo que invalidamos más de medio millar de apariciones del héroe hasta la fecha (entre otros momentos importantes hablamos de momentos como su muerte durante Crisis de identidad, su resurrección en La noche más oscura y su papel en el regreso de la Cosa del Pantano). Y no pasaría nada si no fuese que otras series sí tienen en cuenta estos eventos, contrariando esta continuidad que en cuestión de un mes ha nacido y se ha plegado sobre sí misma. Hipertiempo, te echo de menos…

En fin, partamos de cero. Los guionistas introducen un concepto nuevo, y es el hecho de que ha habido (¿hay?) más Firestorms, y no sólo hablo de que Ronnie y Jason puedan convertirse en Firestorms separados, sino de esto:

Esto sin duda abre nuevos frentes a la historia del personaje, y le separará del Capitán Átomo radicalmente. Además, el cliffhanger de este primer número sorprende con algo que igualmente puede profundizar en la mitología de Firestorm y su Matriz. La Matriz, por cierto, ha vuelto a ser redefinida en este número, no sé si para mejor, pero se ha hecho, siguiendo la estela de la Ecuación de la Antivida en sus buenos tiempos, cuando los guionistas la usaban sin saber bien qué era.

El dibujo de Yildirai Cinar es muy adecuado para este cómic, aportando un tono fresco en general y espectacular cuando Firestorm interviene, pero tiene un aspecto extraño que parece que no esté acabado. Simone y Van Sciver escriben un aceptable primer número apto para todos los lectores (aunque los veteranos puede que nos tiremos de los pelos) con buen planteamiento y desarrollo, y un interesante cliffhanger. Aunque como ya le pasó a Tomasi con Green Lantern Corps y Batman y Robin, Simone se repite en presentación de los villanos, y copia descaradamente la escena que ya escribió para Batgirl y que ya daba tanto mal rollo, ahora con niños de por medio. ¿Hace falta este grado de crueldad?



Imágenes: MTV Geek.

Daniel Gavilán

Teen Titans 1, de SCOTT LOBDELL, BRETT BOOTH y NORM RAPMUND; Portada de BRETT BOOTH y NORM RAPMUND; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

Al igual que casi todas las formas de ocio que impliquen un gasto obsceno de tiempo y/o dinero, los comics tienen desde sus orígenes a los jóvenes de entre 8 y 26 años como un público objetivo especialmente mimado. Principales consumidores de revistas gráficas cuando sus mayores partieron a luchar durante la II Guerra Mundial, los cuarenta traerían una proliferación masiva de versiones adolescentes de sus héroes favoritos con las que conseguir que conectaran más fácilmente con ellos. Evolucionando de la mano de Stan Lee convirtiéndose en personajes tridimensionales protagonistas de sus propias historias, DC tomaría nota reuniendo a sus jóvenes héroes en una única cabecera bajo el título de Teen Titans. Creada por Bob Haney, en ella podíamos disfrutar de las aventuras de personajes como Dick Grayson, Aqualad o Roy Harper entre otros convirtiéndose en uno de los mayores éxitos de la editorial cuando Marv Wolfman y George Perez relanzaron el título en los ochenta como The New Teen Titans con adiciones como Starfire, Cyborg, Raven o Beastie Boy y villanos como Deathstroke The Terminator, Trigon o el Hermano Sangre perdurando hasta la marcha de Wolfman a finales de la década.

Dejando incluso una suerte de sucedáneo en forma de Infinity Inc., durante los aciagos noventa, Team Titans y una nueva encarnación de los Titanes a cargo de Dan Jurgens se convirtieron en sus sucesores cediendo finalmente el testigo a una nueva generación de superhéroes adolescentes encarnada por los Young Justice de Peter David. Heredando el título de sus predecesores, esta nuevo elenco se convertiría en los nuevos Jóvenes Titanes relanzándola paralelamente a la serie de animación.

En pleno Nuevo Universo DC, Scott Lobdell y Brett Booth retoman el testigo de Geoff Johns y Mike McKone para dar pistoletazo de salida a un nuevo volumen que parte con tanta o más polémica que el anterior. Si hace casi una década el guionista de Green Lantern: Renacimiento iniciaba su etapa pasando por encima de la personalidad de varios de sus protagonistas, la nueva serie parte con la eliminación de un numero indeterminado de historias de la continuidad, algo que a los lectores veteranos no suele hacerles gracia en particular.

Fraguado en el universo mutante tras ser protagonista de una de las asignaciones a dedo más ilustres del medio, podríamos decir que Lobdell nos ofrece en esta serie el título más noventero del relanzamiento si no fuera porque se trata de un honor muy disputado. Para precisar, los Teen Titans de Lobdell recuerdan poderosamente a los títulos mutantes de la década con un especial hincapié a los X-Force de Liefeld y la época en la que él mismo se convirtió en amo y señor de la franquicia junto a gente como Terry Kavannagh o John Francis Moore. El guionista ni siquiera se esfuerza en ocultar sus raíces marvelitas y en las primeras páginas no solo se las ingenia para introducir un cameo del Instituto Xavier, sino que su punto de partida es tan descaradamente parecido al de Civil War que no creo que el guionista se atreva a negarlo.

Ocupando la función que desempeñara Speedball en la historia de Mark Millar y Steve McNiven, Kid Flash irrumpe en un enorme incendio inmobiliario atendido por el servicio de bomberos con afán de popularidad mientras retransmite sus heroicidades através de su blog. Desgraciadamente, el inexperto supervelocista provocaría la explosión del edifición resultando herido en el incidente (de forma nuevamente idéntica a la de Robbie Baldwin en la citada saga evento). Esto desencadenará una creciente preocupación ante el incremento de la población juvenil metahumana a la mejor tradición mutante llevando sobre la mesa de los principales estamentos de defensa la proposición de controlar las actividades de dichos sujetos.

Vigilando la preocupante situación desde las sombras, Red Robin comienza a plantearse la necesidad de reclutar a estos jóvenes superhéroes mientras en sus monitores vemos desfilar a personajes como Beast Boy, Static Shock, Raven, Miss Martian, Solsticio o el polémico Bunker. Inmediatamente, el joven Tim Drake se verá asediado por la misteriosa agencia NOWHERE emprendiendo una búsqueda contrareloj para dar con estos aspirantes a superhéroes y reunirlos en una nueva iniciativa antes de que se produzca una crisis irresolumble entre civiles y metahumanos. El resto del comic se desarrolla con una estructura idéntica a la de Justice League con Tim reclutando a Wonder Girl (presentada como una rebelde runaway y ladrona de autos deportivos con tranformación a lo Power Ranger para fardar todavía más) antes de dar paso a un cliffhanger idéntico al de Superboy para dejar bien claro que ambas colecciones serán las X-Men/Uncanny X-Men del reboot. Cartucheras, sarcillos, sonrisas de baddass y actitud chulesca que definen a un título solo apto para los fans incombustibles de los 90 del reinado de Image.

Para los que continúen preocupados por el estatus de los Teen Titans originales, dejar claro que aunque todavía no esta claro el paradero de Donna Troy y Wally West estos siguen siendo más o menos válidos dentro de este nuevo universo. Entre Batwoman de J.H. Williams III y Red Hood and The Outlaws hay menciones a la estancia de Dick Grayson, Roy Harper, Starfire y Flamebird en el grupo, por lo que se puede presuponer que sus aventuras continúan en continuidad oficial. Otra cuestión son los Young Justice de David y los Teen Titans resultantes, que se borran de un plumazo sin que nadie vuelva a saber de ellos.

Pedro Monje

Blackhawks 1, de MIKE COSTA y KEN LASHLEY; Portada de KEN LASHLEY; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

Blackhawks es una de las 52 series que tenia antes de salir la palabra cancelado tatuado en la frente. Había otras, por supuesto, como Voodoo, Men of War o I,Vampire (quien ha roto los pronósticos y puede ser el sleeper de este relanzamiento), pero la salida de este numero no ha aportado nada nuevo que haga mejorar la esperanza de vida de esta serie. Uno tiene la sensación de estar leyendo un G.I.JOE o un Los Perderdores de Diggle y Jock, pero completamente descafeinados.

Blackhawks era una cabecera clásica de DC (creada en 1941 con motivo de la Segunda Guerra Mundial) que llegó incluso a tener una adaptación de radio y una novela. Incluso el maestro Will Eisner dibujo algunas de sus aventuras. Se trataba de un escuadrón de valientes pilotos de avionetas de guerra. Con motivo del relanzamiento, en DC decidieron contar las aventuras de un grupo de Blackhawks en el siglo XXI, para conseguir otro punto de vista (de forma similar a lo que están intentando con el Sargento Rock). Ahora, a toro pasado, uno piensa si no hubiera sido mejor mantener las aventuras del grupo en los años cuarenta. Darwyn Cooke utilizó el concepto en su The New Frontier y supo sacarle jugo.

La premisa de la serie es demasiado evidente y cualquier parecido con los G.I.JOE es intencionado. Realmente desde DC no nos han engañado en ningún momento en este sentido, y menos si tenemos en cuenta que su guionista, Mike Costa, ha sido el encargado en los últimos tiempos en relanzar los G.I.JOE para la editorial IDW. Si habéis seguido esa serie, comprobareis que la raíz del éxito radica en el carisma de los personajes y en el tono conspiranoico de la serie. Pero en Blackhawks no tenemos ninguna de esas dos cosas. Cliché tras cliché, los personajes no van más allá de su nombre en clave y solo Nikki destaca por encima de los demás. Un par de detalles de ultima tecnología (que no lo es tanto, porque mucho no se rompen la cabeza precisamente) y unas decentes páginas iniciales de acción son todo lo que aporta este comic en sus 22 páginas.

En cuanto al dibujo, se lo reparten a la mitad (y las críticas) entre Graham Nolan (trazados) y Ken Lashley (acabados). Muchas rayitas en las caras y brazos de los personajes en vez de conseguir un trazo más limpio. Poco que destacar en este apartado. En resumen, un comic del monton, apelando a los fans de G.I.JOE, sin ninguna carisma ni razón que obligue a la compra del segundo numero . Veremos lo que dura.

Marcos Martín

All-Star Western 1, de JUSTIN GRAY, JIMMY PALMIOTTI y MORITAT; Portada de MORITAT; DC Comics; 32 págs., 2,99 $.

De los equipos creativos anteriores al relanzamiento de DC, muy pocos fueron los que se mantuvieron inalterados. Jimmy Palmiotti, Justin Gray y Moritat fue uno de ellos. Aunque la serie Jonah Hex echaba el cierre, no se trataba precisamente por su calidad, sino por mandato editorial. Sin embargo, las andaduras del pistolero de manos de Palmiotti y los demás tendrían su hueco en una de las 52 nuevas series, pero con otro nombre: All-Star Western.

Recordemos que este cómic surgió a comienzos de los años 50 como adaptación del título All-Star Comics, en un intento de captar lectores con historias del Oeste cuando los superhéroes entraban en declive. Allí se contaron historias de diferentes personajes (los Gemelos Gatillo, Johnny Thunder o el propio Jonah Hex, entre otros) en lo que vino a ser un conglomerado al más puro estilo western que duró hasta 1977, repartido en dos volúmenes. Con la aparición de un tercer volumen, todo parece indicar que DC quiere aprovechar el éxito de Jonah Hex y recuperar glorias pasadas, tal vez ampliando la familia de vaqueros.

Por lo pronto, algunos cambios ya fueron anunciados para All-Star Western. Por un lado, las historias autoconclusivas de un sólo número que habían caracterizado Jonah Hex, pasarían a ser arcos argumentales de varios números. Y por otro lado, el pistolero abandonaría el agreste desierto y los pueblos de colonos para dirigirse a la bulliciosa, creciente y oscura Gotham. Hubo quien pensó que si algo estaba funcionando ¿Por qué cambiarlo? El tipo de historias que se contaban en Jonah Hex tenía sus fieles seguidores, 70 números del último volumen así lo demostraban. Y ¿mezclar Gotham con un pistolero? DC al menos creía en el grupo creativo, confiaban en que pudieran sacar un buen resultado del nuevo reto. Tras leer All-Star Western #1 así lo creo.


Palmiotti y Grey avanzaron cuando ofrecieron entrevistas para presentar la serie que querían escribir historias para nuevos lectores, para los fans de Jonah Hex y los de Batman. Todo ello con la intención de integrar al vaquero y su mundo particular en el nuevo UDC. Este primer número de All-Star Wester consigue ese propósito y los anteriores con creces. El cómic comienza situando al lector en la Gotham de 1880 que crece con el empuje de la industrialización. El ferrocarril, las fábricas, la inmigración y el dinero son presentados junto con todo lo que que acarrea: polución, pobreza, prostitución y violencia. Además, Moritat muestra la ciudad con ese estilo victoriano y oscuro que aunque sea de hace dos siglos, el lector se cree que ésa podría ser fácilmente la Gotham de aquella época.

Si la presentación de la ciudad es totalmente acertada, mucho mejores son las de Jonah Hex y Amadeus Arkham. El pistolero es tan nuevo en la ciudad como lo puede ser para muchos de los lectores que se acerquen a All-Star Western. Así, los guionistas realizan la inteligente maniobra de presentar a Hex a través de los ojos y la narración de Arkham, lo que permite al lector conocer tanto a un personaje como a otro a lo largo de todo el cómic. El pistolero es un foráneo, alguien totalmente ajeno a Gotham, pero el hecho de que sea un hombre acostumbrado a los problemas hace que se adapte perfectamente a la ciudad. Mientras que el psiquiatra es alguien sosegado, un hombre de estudios cosmopolita, poco habituado a los conflictos y aparentemente alejado del mundo en el que se suele rodear Hex.


Pero ¿Qué hace Jonah Hex en Gotham? La ciudad de Batman no sólo ha traído problemas desde que el Caballero Oscuro la vigila. En All-Star Western podemos presenciar cómo los asesinos en serie ya se escondían en los oscuros callejones de Gotham desde hace siglos, o mejor dicho, en sociedades secretas y misteriosas. Alguien está asesinando a las prostitutas de la ciudad y el detective Lofton ha pedido la ayuda de Arkham y Hex para que ayuden a esclarecer los delitos. Aunque la presencia de Jonah parezca fuera de lugar, sus métodos y su intuición compaginan con las deducciones y teorías de Amadeus, que presencia entre fascinado y aterrado la violencia de la que hace gala el cazarrecompensas, aprovechando al mismo tiempo para analizar su perfil psicológico y ofrecérselo a los lectores.

No estamos ante una historia del lejano oeste per se. Nos encontramos con un relato de misterio, cercana al horror de Poe y los Crímenes de la Rue Morgue salpicada con algunos elementos del western (esa pelea de bar), con un par de investigadores diferentes el uno del otro pero complementarios que van tras un misterioso asesino. Sólo queda mencionar el arte de Moritat, que de nuevo cumple con creces en esta nueva serie, donde quiero destacar una vez más su magnífica recreación de la Gotham del siglo XIX y su “fauna”, ese estilo victoriano pero sombrío que recorre cada una de las páginas. Además, también cabe destacar la labor de Gabriel Bautista, que gracias a sus colores, donde podemos encontrar páginas casi monocromáticas (grises, azules y anaranjados en ocasiones), ayudan en gran medida a ofrecer el tono oscuro, industrial y a la vez algo decadente que destila la Gotham de 1880.

Artículo anteriorLas 52 reseñas: Superman 1
Artículo siguienteDebate sobre la cultura japonesa en el Salón del Manga
...nació en 1976 en Tarragona, pero quedó atrapado en el Muro de la Fuente tras la lectura de Crisis en Tierras Infinitas y quedar subyugado por las historias en general. Se las apañó para aprender algo de psicología y algo de informática, y en 2005 fue rescatado por Zona Negativa, para la que analizó hasta los más pequeños detalles del Universo DC. Fanático de los cómics minoritarios, extraños o de lectura compleja, actualmente le encontraréis por las esquinas de ZN opinando sobre cómics de DC.
Nací al mundo del cómic siendo muy chico con un viejo tomo recopilatorio de Ediciones Zinco de la Legión de Super-Héroes, que era el del crossover con Superman que contaba la historia del Superboy del Universo de Bolsillo y demás, una trama muy intrincada que no entendí del todo hasta varios años después. Aún así, fue una buena introducción al Universo DC y todas sus complejidades. Con los años, los gustos e intereses se esparcieron, haciendo que luego de un largo tiempo de hablar sobre DC Comics, hoy me ocupe de otros menesteres del enorme mundo del cómic.
Nací en el sur de España, aunque desde pequeño tenía la cabeza perdida entre mundos de fantasía. Descubrí los cómics a través de un baúl en casa de mis tíos, y nunca he salido de aquel cofre del tesoro. Enemigo de la nostalgia pero amante de la Historia, mis fascinación por cualquier medio de narración ha ido puliéndose hasta transformarse por pasión por el cómic en general y el universo Marvel en particular. Redactor de Zona Negativa desde 2010, es imposible mirar atrás sin pensar en este periodo compartido con vosotros como una experiencia irrepetible, de esas que dejan huella.
Redactor de Zona Negativa. Lecturas preferidas actuales: Capitan América: Sam Wilson, Capitán América: Steve Rogers, Squadron Supreme, Totally Awesome Hulk, Scarlet Witch, Uncanny Avengers, New Avengers, Spider-Woman, Vision, Mockingbird, All-New Wolverine, Black Widow, The Mighty Thor, Spiderman/Deadpool, Howard The Duck, Squirrel Girl, Moon Girl and Devil Dinosaur, Black Panther, Doctor Strange, Old Man Logan, Deadpool, Star Wars, Darth Vader,
Mi infancia la viví acompañada de muchos Súper Humor, pero cuando tenía unos 11 años unos amigos abrieron mi mente a otros mundos con cosas como Patrulla-X y los Micronautas, la limitada del Hombre Máquina o un retapado de Los Vengadores de Michelinie. Desde entonces siempre ha habido cómics en mi mesa de noche, pasando de Marvel zombie a politeísta con el paso de los años y más recientemente dedicando el poco tiempo libre que encuentro a escribir una tesis sobre el comic book americano.
36 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
David Macho
Lector
29 septiembre, 2011 19:57

mariano, una primera corrección leyendo el principio de tu texto. Dices:

“ni tampoco tiene demasiado sentido. Y, para completar el caso, este segundo volumen tampoco será obra total de David Finch, sino que tendrá un co-guionista (Paul Jenkins) y un segundo artista que colabore con él (Richard Friend) para cumplir las fechas de entrega, que este número inicial cumple la labor de entintador.”

¿No tiene sentido? ¿Tú has visto lo que vendía y vende la serie? Gustos aparte, tiene MUCHÍSIMOS lectores, y DC es una empresa, ¿tú matarías a una gallina que da huevos de oro? Ya me imagino que no… 😛

Y Richard Friend no colaborará para cumplir las fechas de entrega, no sé de dónde has sacado eso. Es el entintador de la serie, como lo era de la anterior…

Pos eso. 🙂
D.

Laurel Kent
Laurel Kent
Lector
29 septiembre, 2011 20:27

La serie de Blackhawk fue creada por Will Eisner, Chuck Cuidera y Bob Powell. Y no fue creada para DC, sino para Quality, después los personajes fueron comprados por DC comics… Además también tuvo un serial cinematográfico…

Mariano Abrach
Autor
29 septiembre, 2011 20:42

David, de Richard Friend recuerdo haber leído eso cuando se anunció la serie para el relanzamiento.

Y de las ventas, admito sinceramente que no estaba al tanto de los números de esta serie, pero tampoco me refería en esos párrafos a su existencia como un producto comercial. Tiene sentido que exista desde ese punto de vista, pero no lo tiene si se tiene en cuenta que se suponía que este era el comic de Finch, que no cumplió con los tiempos y que tampoco es algo tan bueno. Es el mismo caso de Tony Daniel, es obvio que venderá mucho porque tiene a Batman. Podrían hacer tantísimas cosas mejores con Batman y vender lo mismo o más, con mejores resultados para nosotros lectores.

Saludos

David Macho
Lector
29 septiembre, 2011 21:27

Mariano, pues recuerdas más, se nombró a Jay fabok como ayuda para fill ins de Finch, ayuda como cualquier otro dibujante tiene, por eso se llaman fill ins, y de momento el del 4 parece que ya no lo tendrá.

y con respecto a “Podrían hacer tantísimas cosas mejores con Batman y vender lo mismo o más, con mejores resultados para nosotros lectores.” errr, no, mira lo que vendían las demás series de BAtman antes del reboot y mira lo que vende la de Finch. Los gustos personales no deben confundirse con las ventas ni con las perspectivas de una empresa. A mi no me gustaba un carallo Michael Turner (que en paz descanse) pero vendía un huevo, el tío… 🙂

Finch, nos guste o no, es un superventas, y eso no es una elucubración, es un hecho.

Superman95
Superman95
Lector
29 septiembre, 2011 22:30

Un asco esos jóvenes titanes de Lodbell. Nuff said.

marvelita07
marvelita07
29 septiembre, 2011 22:50

sigo pensando que dc esta cavando su tumba, el reinicio no mas no acaba de convencer, arruinar al joker o two face por ejemplo, dc quiere emular la ficcion que le acompaña a marvel y el realismo dejarlo fuera

Stasis
Stasis
29 septiembre, 2011 22:53

Lobdell…

Con solo escribir su nombre se me crispan los sentimientos…

Jedi
Jedi
29 septiembre, 2011 23:20

Pues yo solo quiero divertirme, y los titanes no fueron un fiasco total. No entiendo esa aversión a los noventas
de muchos por aquí, sin esos comics, bastantes de nosotros no estaríamos enganchados.

Jedi
Jedi
29 septiembre, 2011 23:22

“dc quiere emular la ficcion que le acompaña a marvel”

Se, se, se, lo que tu digas.

Max Mercury
Max Mercury
30 septiembre, 2011 0:05

se toman esto tan enserio?

Uno de Badajoz
Uno de Badajoz
30 septiembre, 2011 0:08

Por favor, alguien podría indicarme alguna libreria especializada donde comprar comics USA.
Gracias de antemano

pepe grayson
pepe grayson
Lector
30 septiembre, 2011 0:12

por favor, no convirtamos todos los post en marvel versus dc. Hay gente que lee los comentarios para ver que dice la gente… y es como un etenro madrid barca pero en cansino. Siento al que le moleste.

backlash
backlash
Lector
30 septiembre, 2011 0:17

Tiene razon lo aue expone David, ya que esos 5 numeros vendieron lo suyo y comparado con la calidad de Tony Daniel en su anterior etapa en Detective era superior a esa. Por eso mas o menos dejan a Morrison acabar su run de Batman por las ventas(aunque Morrison si que tiene una gran historia que contar. Hay que ser un poquito mas objetivo en la politica editorial que obviamente y con parte de razon discrepas. Yo personalmente tampoco lo veo tan horroso comparado con otros guionistas y dibujantes de antaño. Y ademas de eso trata ahora Batman en el NUDC “el back of the basics” ¿no? el no evolucionar y que Dick vuelva a ser Nightwing y el anular en parte lo de Batman Inc. Por mucho que gusta por ahi Snyder a mi me parece que sus historias son mas de lo mismo, mejor escritas eso si pero originales nada de nada. Eso lo hacia Morrison y lo han “capado” como decimos en España. Seguira contando su historia pero no sera lo mismo por no usar la continuidad tradicional

Tiegel
Tiegel
30 septiembre, 2011 0:45

All Star Western tiene pintaza. Juntar a Jonah Hex y la Gotham de 1880 parece algo tan lógico que se me hace imposible que no se hubiera hecho antes. Dije hace poco en otro post que no sabía si seguir alguna colección del NUDC por el previsible crossover que creo acabarán montando y que posiblemente se cargue los desarrollos de alguna colección, pero sí que seguiré con el bueno de Jonah Hex, no creo que su serie se vaya a ver afectada por casi nada.
Tiene coña: no me gustan las historias de zombis pero me encanta Walking Dead y no me llaman la atención los comics del oeste pero Jonah Hex me tiene ganada

Ernest
Ernest
30 septiembre, 2011 1:04

Voy una por una.

The Dark Knight: No soy ni fan ni detractor de Finch, sin embargo piqué en su anterior Dark Knight y los primeros números me gustaron, tal vez porque era el Batman Bruce que en aquel tiempo el de Gotham era Dick, pero aún así me gustó bastante la forma en que quiso llevarlo aunque con cierto toque entre clásico con misticismo.
Si las ventas lo acompañan es obvio porque lo “miman” diría, pero este número la verdad es que no me ha agradado, a impresión simplista diría que es una mezcla entre el Batman de Snyder y el Detective Comics de Daniel; clichés y establecimientos, pero sin nada nuevo que aportar y ciertos detalles tipo videojuego que no me han gustado realmente.
En cuanto al arte de Finch a veces puede encajar pero en otros casos resulta malo, no sé dibujar así que no critíco mucho eso, así que simplemente diré ‘No me gustó’ siendo mi humilde opinión.

The New Guardians: esperaba más de este cómic, esperaba la utilización magistral del englomerado que ahora son los Lantern Corps de diferentes colores junto a la reunión de elenco y Kyle para comenzar a dibujar un plano cósmico. De todas formas no me enganchó realmente este cómic, puede que mejore o que fuese complicada la representación de los Corps para nuevos lectores, pero para mí, mediocre.

The Savage Hawkman: excelente, sin complicarse y presentando lo que necesita del personaje, agregando un místicismo y misterio tanto al personaje como a su evolución. Además de que me ha encantado el arte de Phillip Tan y el nuevo diseño para Hawkman.

The Fury of Firestorm: Este me ha gustado bastante, aunque principalmente por el detalle de aquella imagen, wow ¿Firestorms, Nuclear Men? o sea, ¿plural? Esa premisa me atrae, y luego el cliffhanger final, ¿se parece a quien creo que se parece? aquel de Blackest Night con fetiche con las novias ajenas y la sal? Con eso me han enganchado, a parte del dinamismo ahora como seres separados pero aún ligados que van a tener los protagonistas.

Teen Titans: dios, cuanta tristeza tengo, principalmente por Tim, pero en todos los demás también, realmente no puedo decir más, ha sido demasiada la impresión.
Por cierto, estoy casi seguro que todavía no tienen solución a lo de quién es Kid Flash, me estoy anticipando un nuevo personaje.

Los demás aún no los he leído realmente así que prefiero no opinar.

El Trollo
El Trollo
30 septiembre, 2011 3:19

¿Alguien sabe quien es la tipa misteriosa de capa que sale en todos los nuevos números de DC?? Sale en TODOS¡¡¡

Danny Lee Fojo
Danny Lee Fojo
30 septiembre, 2011 5:46

El Trollo
ha comentado el 30 septiembre, 2011 a las 3:19h
¿Alguien sabe quien es la tipa misteriosa de capa que sale en todos los nuevos números de DC?? Sale en TODOS¡¡¡

BIENVENIDO A ESTO DE LOS SUPERTIPOS DE DC.

Armin Tamzarian
Autor
30 septiembre, 2011 7:31

“¿Alguien sabe quien es la tipa misteriosa de capa que sale en todos los nuevos números de DC?? Sale en TODOS¡¡¡”

Waldo o Wally aquí en España.

Spirit
30 septiembre, 2011 9:14

Pues yo sólo sigo de momento las reseñas y espero a ver cómo las van a publicar aquí en España para saber cuáles seguir o no. Me fascina ALL STAR WESTERN, sin que me guste para nada el género del oeste, pero es que tiene tan buena pinta…
 
De las demás series reseñadas en este post, no veo ninguna especialmente apetecible…quizás le daría una oportunidad a FIRESTORN, pero es ver el nombre de LOBDELL y retrotraerme a los tiempos en que si quería leer algo decente tenía que ser sodomizado por NORMA, ya que todas las demás series estaban en manos de éste y su colla y eran ilegibles.

Mariano
Mariano
Lector
30 septiembre, 2011 11:58

Tiegel. “All Star Western tiene pintaza. Juntar a Jonah Hex y la Gotham de 1880 parece algo tan lógico que se me hace imposible que no se hubiera hecho antes”.

Efectivamente, es imposible que no se haya hecho antes, PORQUE YA SE HA HECHO ANTES. Grant Morrison en Return of Bruce Wayne nº 4.

De nada.

Ocioso
Ocioso
Lector
30 septiembre, 2011 12:19

Danny Lee Fojo ha comentado: ¿Alguien sabe quien es la tipa misteriosa de capa que sale en todos los nuevos números de DC??
 
Su función en el nuevo universo DC es la de ser “la puerta de atrás”
¡Y no es lo que estais pensando, cerdos!

José Luis Lafuente
José Luis Lafuente
Lector
30 septiembre, 2011 12:37

Pues vistos y leídos ya los 52 números uno de las series en su totalidad, pienso comprar las ediciones impresas de Batwoman, Aquaman, Swamp Thing, Animal Man, Green Lantern, Green Lantern Corps, Red Lanterns y The New Guardians, con lo cual voy a terminar leyendo el doble de series DC que antes del reboot. Parece que el invento va a salirles bien y todo, sobre todo económicamente.

Kishiro
Kishiro
Lector
30 septiembre, 2011 13:12

Por ahora he leído menos de la mitad de los nuevos 52 y por ahora me quedo con Animal Man, I Vampire, Demon Knights, StormWatch, Action comics, Batman & Robin, Frankestein Agent of Shade y Resurrection Man. Series, que por cierto, pillaría en todo caso en tomos mas que en grapa.
Infumables: las demás series de Batman, Superman y Teen Titans. Prongo a zonanegativa hacer una encuesta para que podamos dar nuestro veredicto a estas 52.

Danny Lee Fojo
Danny Lee Fojo
30 septiembre, 2011 15:13

Ocioso
ha comentado el 30 septiembre, 2011 a las 12:19h
Danny Lee Fojo ha comentado: ¿Alguien sabe quien es la tipa misteriosa de capa que sale en todos los nuevos números de DC??

Su función en el nuevo universo DC es la de ser “la puerta de atrás”
¡Y no es lo que estais pensando, cerdos!

YO NO COMENTE ESO OCIOSO!

Y sobre la dama misteriosa, mi teoria es que sera lo que el mercado (y la cupula de warner) diga. reboot del reboot? nueva macrosaga para afianzar el reboot? quien sabe… si ni ellos saben.

Ocioso
Ocioso
Lector
30 septiembre, 2011 15:20

Pues eso, Danny, un “agujero” que dejan a propósito por si necesitan re-rebootear.
Un poco como aquel susurro de Mary Jane al oído de Mefisto y que podía convertirse en cualquier cosa según necesidades editoriales.
Vale, en informática una puerta trasera no es exactamente eso, pero es que si no tiraba palante, no me salía el chascarrillo.

Shockbringer
Shockbringer
Lector
30 septiembre, 2011 17:00

Veis? La gente decía que la contiuidad no iba a ser un problema y ya hay, desde el primer mes, héroes compartiendo un universo en el que unos arrastran una continuidad y otros no. Espcial premio “pastiche” a Firestorm. Estoy por dejar de hacerma El día más brillante a partir de este mes porque si todo lo que cuentan me lo pudeo fumar como un puro porque no sirve para nada pues ya me dirás.

El Trollo
El Trollo
30 septiembre, 2011 17:34

Gracias por la bienvenida 🙂 y lo Wally esta bueno, deberían hacer una reseña de las 52 apariciones de la tipa esta, no mas por diversión… Saludos desde México¡¡¡

honorio76
honorio76
Lector
30 septiembre, 2011 20:56

Con Teen Titans tuve una extraña sesnación de “deja vú”, de estar en los ’90 leyendo un comic de Image o los X-Men de aquel entonces. No sé, fue raro…

josemari
josemari
Lector
30 septiembre, 2011 21:06

Shockbringer ¿eres el Shockbringer del foro de universo marvel?

Shockbringer
Shockbringer
Lector
30 septiembre, 2011 23:31

si lo soy. ¿Nos conocemos?

Diomedes
Diomedes
1 octubre, 2011 2:51

Dejando incluso una suerte de sucedáneo en forma de Infinity Inc., durante los aciagos noventa

??????
Infinity Inc. se publico de 1984 a 1989, nada de los años 90 majo.
Además, pese a ser también héroes adolescentes y de segunda generación, siempre estuvo muy lejos de ser un sucedáneo de los Teen Titans y tenía una identidad perfectamente definida en comparación.

josemari
josemari
Lector
1 octubre, 2011 10:26

Sockbringer, sí, más o menos, ¿te acuerdas de Geoff Johns? 😛

Te lo he preguntado porque me pareció enorme tu discurso sobre el relativismo: lógico, estructurado, claro, directo y sin fisuras. Mientras los demás repetían y repetían lo mismo, dando vueltas perdiéndose en sus propias contradicciones insistiendo en que llevaban a otro puerto distinto, tus mensajes fueron impecables. Disfruté mucho con ellos.

X-28
X-28
2 octubre, 2011 4:11

TANTO RED LANTERN COMO GL NEW GUARDIANS SON ABURRIDOS,Y EL BATMAN DE SNYDER Y CAPULLO (LA ESCENA DE BRUCE,DICK,TIM,DEMIAN, ESE GRAYSON “ENANO” NUNCA PODRIA HABER HECHO DE BATS!,AVISENLE A CAPULLO) NO ES TAN BUENO COMO DICEN, MUCHO MEJOR ESTA EL BATMAN Y ROBIN. Y NO PUEDEN DECIR NADA BUENO DE MR TERRIFIC…

David Macho
2 octubre, 2011 5:54

Danny Lee y Ocioso, no va por ahi, y en este primer mes ya ha habido pistas (sobre todo en stormwatch, pero no aolo ahi…)

demonpepe
demonpepe
Lector
5 octubre, 2011 4:15

bueee no me late nada bueno de este reinicio
soy el unico q extraña a power girl??