L’Amour (El amor sin amor)

Por
5
854
 

Edición original: Le Bestiaire amoureux, volumes 3 & 4, Sfar-Jardel (Éditions Delcourt, 2007).
Edición nacional/ España: L’Amour (El amor sin amor) [Fulgencio Pimentel, 2014].
Guión: Joann Sfar, Sandrina Jardel.
Dibujo: Joann Sfar.
Color: Audré Jardel, Walter.
Formato: Tomo cartoné 228 págs.
Precio: 24€.

 

Gracias a Fulgencio Pimentel llega a nuestras librerías el segundo tomo que completa las andanzas del vampiro Fernand, ese entrañable cruce entre Nosferatu y Woody Allen creado por Joann Sfar, cuya primera entrega, titulada Vampir, ya glosamos en su momento. El volumen L’Amour (EL amor sin amor), que en un principio se anunció con el título Aspirina, recoge tres álbumes originales (1. La comunidad de los magos; 2. El pueblo es un Golem; y 3. La edad en que morimos), el último de ellos del doble de la extensión normal.

Sfar (Niza, 1971) saltó a la fama por su participación en la serie La mazmorra, junto a Lewis Trondheim y un variado plantel de dibujantes. Creador prolífico, entre sus obras destacan Pascin, El gato del rabino, Chagall en Rusia, El minúsculo mosquetero, La hija del profesor o El principito. Debutó en la realización cinematográfica con el biopic de Serge Gainsbourg estrenado en 2010. Vampir es uno de sus trabajos más populares y admirados, como demuestra que la productora Arena Films haya adquirido los derechos para el cine tras el éxito de su versión infantil en la pequeña pantalla. En palabras de su autor: “Vampir nació cuando descubrí el Nosferatu de Murnau. La bodega de la que emerge son las tumbas rusas del cementerio del castillo de Niza. Michel Douffon es un homenaje al reverendo Dogson, alias Lewis Carroll. Vincent Ehrenstein debe mucho a Franz Kafka, pero también a Humphrey Bogart. El Golem es Meyrink, la mandrágora es Ewers. La sombra de Serge Gainsbourg sobrevuela todo este universo. Los cuadros de Klimt, las películas de Tod Browning, Lon Chaney, Bela Lugosi, Fritz Lang, El gabinete del Doctor Caligari, pero también las series B de la Hammer con Peter Cushing”.

Como corresponde a la secuela, en L’Amour encontramos más de lo mismo reseñado en Vampir, o sea: “la soledad, el desamor, las pequeñas rutinas que nos mantienen en la brecha. A medio camino entre la risa y la melancolía, entre la resignación y el deseo, Vampir acoge toda clase de criaturas para hablarnos de una sola: el ser humano.” Resumiendo: la vida, la muerte y lo que hay entrambas (el sexo). Pero también es un volumen que avanza y, al tiempo, retrocede sobre situaciones y personajes ya creados, bien para darles una vuelta de tuerca (Aspirina), bien para mantenerlos, sobre poco más o menos, en sus puestos habituales (los policías Vincent Ehrenstein y Humpty Dumpty).

Dos partes meridianamente distintas separan las aventuras aquí recogidas. En los capítulos 1º y 2º (La comunidad de los magos y El pueblo es un Golem) Fernand entabla amistad con nuevos personajes femeninos (Magda, Nope y Zenobia, que -según el autor- homenajean a Guido Crepax, George Pichard y Edward Gorey, respectivamente) y se inmiscuye, sin él pretenderlo (más bien tratando de huir de ello), en una guerra entre los humanos hostiles y los seres mágicos, representados por el poderoso brujo Casiglia, quien no se detiene ante nada (ni nadie) para lograr sus objetivos… aunque con ello perjudique a aquellos que, en teoría, protege. Estos dos capítulos, con un marcado tono aventurero, no descuidan las usuales neuras de Fernand, en particular con el bello sexo (entabla una relación con Nope, casi un doppleganger de Aspirina), pero sí aparcan el aliento bucólico de los álbumes precedentes para apostar por una intriga fantástica que involucra a la mayoría de los fenómenos presentados con anterioridad: Lío, el Golem, el Hombre Árbol, etc. En ambos episodios Sfar es ayudado por su pareja, la escritora Sandrina Jardel. El pueblo es un Golem, por cierto, está dedicado al maestro estadounidense Will Eisner (autor de The Spirit).

Aspirina regresa por todo lo alto protagonizando el mejor capítulo de la saga
Aspirina regresa por todo lo alto protagonizando el mejor capítulo de la saga

La segunda parte, que se corresponde con el último y extensísimo álbum (casi cien páginas -más si contamos el anexo- suma La edad en que morimos, tal vez la obra maestra de esta cabecera) navega en las aguas limpias de la comedia romántica, si bien “a la francesa” y con los ramalazos de humor judío que en España asociamos indefectiblemente al cineasta Woody Allen. En ella, rescatamos una de las más divertidas creaciones de Sfar para la serie, Aspirina, la vampira pelirroja presentada en el primer capítulo del volumen anterior. Gran parte de la narración sigue sus pensamientos y motivaciones, como si fuera un diario personal, mostrándonos facetas inéditas de tan irresistible personaje. Además, profundizando en la relación con su hermana Josemicina, Sfar teje una red de amoríos que termina excluyendo a Fernand, por una vez comparsa de las vidas de otros. Sfar domina por completo el cambio de registro y tan apasionante es la persecución de los brujos y sus revanchas, mencionadas ya, como los caprichos amorosos (con su puntito picante, faltaría más. ¡Este no es un tebeo para niños!) de la conclusión.

Sí, planea una sombra de resolución y cierre por estas últimas páginas publicadas de Vampir, aunque tampoco nada tan definitivo que no permitiera a Sfar, si le viniera en gana, recuperar las vicisitudes de este no muerto tiquismiquis. A fin de cuentas, experiencia tiene rebañando series hasta sus más recónditas consecuencias (pensemos en La mazmorra).

Estilísticamente, Sfar se vuelve más libertino, tenebroso y pictórico que en el volumen previo, apretando viñetas minúsculas en páginas de hasta 16 cuadros, cuando en Vampir basculaba entre seis y nueve por plancha, con alguna excepción. El trazo es más suelto, incluso descarado; las composiciones, más libres y sorprendentes, con una mayor preocupación narrativa y efectista, más experimental y juguetona. Por desgracia, también reduce el tamaño de letra de los textos y la lectura es menos cómoda y relajada que la de su predecesora.

Punto aparte para la edición de Fulgencio Pimentel, exquisitamente elaborada hasta el último detalle: un verdadero objeto de colección.

Decía más arriba que aquí concluyen las peripecias de Fernand, a quien extrañamos ya como a un amigo ausente, pese a sus excentricidades. Sin embargo, no sería raro que Sfar, más pronto que tarde, decidiera añadir vivencias inesperadas a la que, sin duda, es una de sus mejores creaciones.

  Edición original: Le Bestiaire amoureux, volumes 3 & 4, Sfar-Jardel (Éditions Delcourt, 2007). Edición nacional/ España: L'Amour (El amor sin amor) [Fulgencio Pimentel, 2014]. Guión: Joann Sfar, Sandrina Jardel. Dibujo: Joann Sfar. Color: Audré Jardel, Walter. Formato: Tomo cartoné 228 págs. Precio: 24€.   Gracias a Fulgencio Pimentel llega…

Review Overview

Guion - 9
Dibujo - 9
Interés - 9

9

Valoración Global

Vosotros puntuáis: 9.36 ( 2 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Sergio Aguirre
4 noviembre, 2014 11:41

Pues compra obligada. Si ya lo fue el anterior volumen (y ya había leído muchas de sus historias), de éste tampoco me voy a escapar. Además me pilla en el momento vital adecuado para disfrutarlo al máximo.

salakov
salakov
Lector
11 noviembre, 2014 12:24

Comparto el entusiasmo. Un cómic magnífico en una magnífica edición…

batlander
batlander
Lector
11 noviembre, 2014 13:22

Le tengo muchas ganas a este comic. Sera de lo proximo que me compre segurmanete. Lo unico, que me gustaba mas la portada y titulo cuando se llamaba Aspirina xdDDDD