S. Darko: La hermana del amigo del conejo

Por
7
5504

Posiblemente Richard Kelly no pudo prever que Donnie Darko (2001) se transformara, poco a poco, en una película de las llamadas de culto. En aquel filme se planteaban cuestiones metafísicas, se jugaba con las diferentes posibilidades y teorías de los viajes por el espacio y por el tiempo y se inquietó al espectador mediante sensaciones y visiones (a veces) perturbadoras.

Podemos odiar o amar a Kelly, podemos disfrutar o sufrir con sus películas (mejores o peores desde ésta, según gustos; a mí, The Box, por ejemplo, me encantó…), pero debemos es admirar lo que consiguió, gracias, en parte, a la interpretación de Jake Gyllenhaal (con grandes actores como acompañantes también).


Si algo nos dejó Donnie Darko fue una mitología propia con el potencial de ser explotada en futuras ocasiones (en el cine o en otros medios), así que parecía lógico que en algún momento nos encontráramos con productos que continuaran con la historia. Ese momento llegó el año pasado con S. Darko, la segunda parte.


Bueno, se trata de una segunda parte, sí, aunque no de una segunda parte al uso (si habéis visto la primera sabéis de la dificultad de una continuación), más bien podría decirse que nos encontramos ante una especie de spin-off sobre Samantha, la hermana pequeña de Donnie, interpretada de nuevo por Daveigh Chase (aunque algo más crecidita). Si el mayor éxito comercial de Donnie Darko fue el mercado doméstico, parece que han intentado tirar por ahí ya que esta segunda película no cuenta con un estreno en salas, va directamente a ese mercado.


S. Darko: A Donnie Darko Tale, es eso, un cuento sobre la mitología que se presentó en la película original y no pasa de ahí, aunque tampoco lo pretende. Chris Fisher, realizador especializado en historias de terror y serie B, dirige una historia centrada en Samantha y su amiga Corey (Briana Evigan), situada siete años después de lo acontecido en el filme de Richard Kelly. Sam no sabe qué hacer con su vida, se ha marchado de casa y viaja por carreteras secundarias con su mejor amiga como única compañía. Durante ese camino comenzarán a sufrir extrañas visiones y a conocer a personajes de lo más peculiares. La joven comienza a tener sueños apocalípticos en los que se le advierte de la destrucción del universo y tendrá que enfrentarse a sus miedos para poder salvar a los demás y salvarse a sí misma.


Lo peor de esta película es la falta de originalidad, desde sus motivos, hasta su puesta en escena… todo recuerda poderosamente a Donnie Darko; y eso no es malo del todo, la película original dejaba mucho a la imaginación y por ello había interés en conocer, aunque se hubiera agradecido un poco de más de “valentía” a la hora de posicionarse, a la hora de tomar decisiones creativas, con la idea de ir un poco más allá aprovechando todo el camino que tenían recorrido previamente. Parece que se ha optado por la tarea más fácil y se les ha dado a los fans una nueva visión del universo de Donnie Darko con un envoltorio diferente y, además, descafeinada.


Quizá la desvinculación de los principales artífices de la primera película haya conseguido dejar en los espectadores una peor sensación al ver este nuevo producto. Desde luego no se observa un saber hacer como el que sí imbuye Kelly en sus películas.

Cuando antes escribía sobre los elementos de Donnie Darko me refería, especialmente, a las sueños, a las visiones, a esa especie de agujeros de gusano temporales que salen del pecho de los personajes, al libro de Roberta Sparrow (La filosofía de los viajes en el tiempo), a Frank el conejo (su inclusión en la película es de lo más extraño)… todos estos elementos aparecen de nuevo en esta segunda película, manteniendo su esencia, aunque modificados levemente. Y se mezclan con otros conceptos como el de la fugacidad de la vida y la normalidad de la muerte, el destino, la toma de decisiones propias, el mesianismo… además de otras ideas sobre la vida extraterrestre, la doble moral, la bondad y la maldad… pero todo ello de una forma muy artificiosa que no termina de funcionar (dejándonos uno de los finales menos hilvandos que he visto en los últimos tiempos).


El resultado es una película que se deja ver, como curiosidad más que nada, pero que también deja un regusto agrio (sólo salvable con un nuevo visionado de Donnie Darko, para endulzar el paladar cinéfilo de nuevo) y sirve como muestra de la ambición de los estudios americanos por sacar provecho de sus productos al máximo. Para mí, Samantha siempre será esa niña pequeña que quería ser bailarina, la hermana del amigo del conejo.


Nos leemos.

7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
alberthor
alberthor
Lector
7 febrero, 2010 12:29

Qué curioso, justo esta mañana me levanté y me acordé de esta peli. Me he preguntado por qué la vi si ya sabía que iba a ser mala (realmente es mucho más que eso, es atroz) y ahora la tengo en mi cerebro ocupando una parte de mi memoria que por desgracia no consigo borrar, a ver si bebiendo disolvente….

Saludos!

enric feliu
enric feliu
Lector
7 febrero, 2010 13:03

Película infumable , tomadura de pelo total. De aquellas pelis que, una vez vistas ( y las ves por aquello de que bueno ya que estas puesto la acabas para poder criticarla mejor).tienes la sensación de que… bueno pues eso que te han tomado el pelo
Y luego salen aquellos que te dicen que lo la comprendes, que no has entrado dentro del particular mensaje que te quieren enviar.. que le des una segunda oportunidad, que tiene golper escondidos, que su fotografía… que su guión, joder que la peli es MALA !!! (desde mi modesta opinión)

el midicloriano qm pario
el midicloriano qm pario
7 febrero, 2010 14:17

Esto es como los Inmotales:solo puede quedar(y verse)una,las demas «peliculas» como si no existieran

sierra
sierra
Lector
7 febrero, 2010 15:10

sinceramente, la vi por curiosidad , y  he de dicir que es mala en muchos aspectos.  Desde el guión y los personajes, pasando por el montaje y la sensación de estar viendo la típica película de domingo por las tardes de antena 3… 
Esta sensación empeora ante la inevitable comparación que todo el mundo que la vea va  a hacer:
Si la película es mala de por sí, al compararla con Donnie Darko (inevitable comparación) la película pasa a la clasificación de truñaco.

John Space
John Space
7 febrero, 2010 17:00

No entendí muy bien esta peli, pero la BSO es magnífica, excepto aquel tema final.

orco
Lector
7 febrero, 2010 17:21

Sin duda Donnie Darko es una de esas películas intrigantes y atrayentes en las que hay muchas cosas que dejan a la imaginación y que te deja con la sensación de que has visto una película que te encanta pero que no acabas de comprender y ves una y otra vez… una de esas películas que te dejan con ganas de más, pero que sabes que si se hiciera más lo estropearían (como pasa por ejemplo con Dragon Ball GT, por poner un ejemplo muy evidente). Supongo que la veré por curiosidad, como seguramente todos los amantes de Donnie Darko harán, aun sabiendo que será mala.

Sputnik
Sputnik
Lector
7 febrero, 2010 23:56

Vi S. Darko con el mismo ánimo con elq ue me vi American Psycho 2 en su día.
Supongo que es lo que pasa cuando un guionista y un productor piensan que Donnie Darko es una paja mental sin sentido, así que toma conejos, toma chorradas.
En mi opinión, un mojón indigno de ser recordado.