La Balada del Norte. Tomo 1

Por
0
2059
 


Edición nacional / España: La Balada del Norte. Tomo 1. Colección Sillón Orejero. Marzo 2015, Astiberri Ediciones.
Guión, dibujo y tinta Alfonso Zapico.
Formato: 232 páginas en blanco y negro y color editadas en cartoné.
Precio: 18 €.

 

Hay que tener redaños para contar, en un país como este, ciertas historias. España, cuando no se avergüenza de su pasado, opta o bien por vanagloriarlo alocadamente u olvidarlo de manera salvaje. Los súbditos de esta nación aplauden la ignorancia en todos los niveles, abarcando las artes, las ciencias y por supuesto, el estudio de la su propia historia, a través de unos gobiernos cómplices de semejante actitud, que promueven una educación coja en el mejor de los casos, bruta y tergiversadora en el mayor de los mismos, pues ya se sabe que unos votantes ignorantes devienen en masas mansas a las que manipular y robar. Es una regla de tres muy sencilla: cuando menos sepan, menor capacidad crítica tendrán. El español medio no solo permite esto sino que lo aplaude. Solo hay que echar un ojo al resultado de las recientes elecciones andaluzas.
El siglo XX ha sido un abismo de historias por contar dentro de la piel de toro. Décadas turbulentas de tremendos cambios que confluyeron en una Guerra Civil cuyas heridas siguen abiertas a día de hoy, separando aún a un país que desgraciadamente y digámoslo ya, sigue añorando al Caudillo. Pero no os soliviantéis, que esto es una opinión personal. De todas formas, si os quedan dudas, ojead la prensa, preguntad a vuestros ancianos y veréis como esa idea de una España aparentemente de izquierdas se diluye frente a las opiniones de una horda de nostálgicos de derechas que, no por casualidad, dirige este país. Este preámbulo cizañero sirve para darle mayor enjundia a la voluntad de Zapico de contar una historia ambientada en la Asturias de principios del siglo pasado desde una perspectiva eminentemente republicana, donde el cacique es ruin y el obrero se ve avocado a sufrir el destino que este le imponga. Esta perspectiva, aún maniquea, funciona aquí desde su simpleza, gracias a la inclusión de una subtrama humanizadora, del tipo Cenicienta, donde el príncipe se enamora de la criada. Pero con matices, claro. Si a eso le sumamos cierta intención en demostrar la crueldad de los sindicatos y las guerrillas, más se aleja el autor de una estructura de cuento de hadas.

balada-norte-zapico-pagina1

Al grano, Zapico, pese a ciertas simplezas en la ejecución de la trama, logra crear el interés con su mastodóntico fresco de la Revolución Asturiana. Grueso primer volumen de una saga mayor, La Balada del Norte triunfa cuando describe la vida de cada bando, los tejemanejes de la profesión minera y las costumbres de la gente de la época. La Intrahistoria de Unamuno, centrada no solo en los dramas de las clases más bajas, sino en sus quehaceres diarios. Pues es en esos detalles donde la trama se ve enriquecida y gana en calidad. Así, conocemos detalles de la puesta en marcha de una mina, así como de su jerarquía. Del drama del trabajo infantil, del excesos de la labores de los animales y de la crueldad de una profesión inhumana cuya dedicación acaba con quienes la desempeñan. Como faro, como guía de la historia, las dos caras de la moneda. Por un lado, el señorito, el hijo del Marqués de Montecorvo, dueño de la explotación minera y negociante industrial de mano dura. Su vástago, su antítesis, un muchacho enfermizo, educado en las artes, editor de poemarios rusos y supuesto periodista. Sus ideas, alejadas de las de su padre, navegan contracorriente acompañadas de la culpa de saber que nada de lo que ha conseguido en vida hubiera sido posible sin la fortuna del progenitor, lograda a costa de la salud de los mineros. Por otro lado, Apolonio, capataz de la mina, paradigma del hombre justo, del proveedor familiar y del pueblo, ejemplo de rudeza y justicia, aquel en quien puedes confiar y que más te vale que no se ponga en tu contra. Por supuesto, padre de la niña de la que se enamora Tristán, el hijo del marqués. Así, a través de clichés efectivos, Zapico muestra las cartas de su baraja, interesado de manera elogiosa en desentrañar las diferencias de aquellas dos clases sociales evidentes, al tiempo que se toma su tiempo en describir las costumbres de la época, con el fin de crear una crónica de época verosímil.

balada-norte-zapico-pagina2

Esto se quedaría en agua de borrajas si Zapico no diera el do de pecho en cada viñeta. Su capacidad para el detalle, el mimo con el que cuida la ambientación de la obra es sorprendente. El asturiano logra, ya desde la portada, que el lector se sumerja en la época expuesta, a través del cuidado con el que representa todo lo que rodea a los personajes, desde las herramientas más pequeñas a los edificios más altos, pero con la pericia de no sobrecargar al lector. Sus viñetas buscan también la capacidad expresiva, no solo viven de la descripción documental. Así, las expresiones preñan los rostros casi caricatos de sus personajes mientras decide con precisión cual de las viñetas juega en la liga de la descripción de época y cual sirve para implementar la trama emocional. No me extraña que este señor reciba todos los premios que le toquen. Y más que le caerán. Desde luego, La Balada del Norte es desde ya una de las obras españolas más importantes del año.

  Edición nacional / España: La Balada del Norte. Tomo 1. Colección Sillón Orejero. Marzo 2015, Astiberri Ediciones. Guión, dibujo y tinta Alfonso Zapico. Formato: 232 páginas en blanco y negro y color editadas en cartoné. Precio: 18 €.   Hay que tener redaños para contar, en un país como…
Apartado Gráfico - 8
Guión - 7
Interés - 7.5

7.5

Zapico logra con nota recuperar uno de los episodios trágicos de la historia del país.

Vosotros puntuáis: 7.04 ( 10 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments