Keroro, de Mine Yoshizaki

Por
5
993
 

Guión y dibujo: Mine Yoshizaki
Edición Original: Keroro Gunsou JAP
Fecha Edición: Octubre 2006. 168 páginas, blanco y negro más 8 en color. 6,95€
Norma Editorial
(6)

 

Sinopsis: Una pareja de hermanos descubren un buen día a un extra-terrestre con forma de rana en su casa. Mientras que al hermano le cae muy bien, a la chica le sienta como un tiro tener que convivir con un extraño (y nunca mejor dicho). Pese a eso, y a consecuencia de unas argucias, el alienígena se queda a vivir con ellos, aunque su máxima prioridad es conquistar la Tierra, ya que era parte de una avanzadilla de exploración del terreno. Por casualidades de la vida, una amiga del hermano también recibe un subordinado de Keroro, y el grupo se cierra con la escultural madre de los hermanos que encuentra monísima esta situación. A partir de aquí los enredos y problemas se irán sucediendo.

Entre líneas: Bien, nos encontramos con un manga dirigido al público infantil-preadolescente. Se trata de un cómic de humor desenfadado, de situaciones comprometidas y de cómo pueden convivir bajo el mismo techo una familia ya de por sí algo rarita, y un extra-terrestre más raro aún. Si además le sumas una amiguita del protagonista que también ha recibido un regalito similar, y que está coladita por el chico, aparte de tener situaciones cómicas, tenemos una especie de triángulo amoroso muy light. Escenas conocidas como esconder al bichejo del público, ir con él a la escuela sin que arme follón, momentos propicios para que la amiga declare su amor al chico, días de playa para enseñar carne y modelitos de bañadores, etc pueblan las páginas de este primer número de esta serie bimestral. Decimos que está orientada a público de corta edad por algunas características que han aflorado según íbamos pasando las páginas, a saber:

Las situaciones se “auto-avisan”, me explico: hay muchos momentos donde el guión ya te da un toque de lo que pasará en breves instantes. Por ejemplo (no es literal): el protagonista llega a casa cansado de todo una jornada de colegio y dice: “Vaya día mas malo he tenido….. uf, solo faltaría que me tropezase con un extra-terrestre dentro de la nevera”. Abre, la nevera, y Tachan!, ahí está el bichejo verde. Después viene el consabido recurso de la sorpresa mayúscula representado por un grito y una cara deformada a lo largo, tan habitual en el manga. Está plasmado de forma muy lineal y llana, sin potencia para sorprender y demasiado rápido. Una vez hace gracia, pero una vez pillado el truco ya ves por donde van los tiros. Y no hace falta ser muy inteligente, es que el propio guión te lo dice. Esto resta muchos puntos mientras vas leyendo, porque el manga descubre todas sus cartas desde el principio (veremos más adelante si tiene más en la retaguardia).
Si estos nos tienen que invadir....... será por merchandising!
Otro punto que desde un punto de vista adulto que está demasiado explotado y no de forma muy madura es el sexo: por un lado tenemos las dudas y nervios que tiene la amiga para expresar el amor que confiesa para con el protagonista, unidos a una serie de situaciones donde se quedan solos con el ambiente propicio para una posible primera relación sexual (siempre en la cabeza de la chica, porque él no se entera). Estas situaciones están muy vistas pero pueden valer. Pero por otro lado tenemos a la descomunal madre de los hermanos, vital y con unos senos extraordinariamente grandes, como urbes de vaca. Rápidamente se ve que está hecho aposta para atraer el público juvenil con las hormonas altas y las manos inquietas. Además, todo lo que se “gana” en “pechonalidad” se pierde en personalidad (caramba, estoy sembrado hoy), ya que aparte de cuatro detallitos los personajes son muy llanos, sin nada interesante que contar. Estos dos aspectos junto con otros que complementan la sensación de que el sexo y el paso a la adolescencia está bastante presente en esta historia (como por ejemplo que las chicas se examinen sus senos periódicamente, o que se los comparen mutuamente. Por suerte no hay ninguna referencia a “centímetros” en caso de los chicos xD). No es malo que se nos muestre el paso a la adolescencia de un grupo de chavales, incluso daría para un buen manga de “investigación” (hasta donde cierto punto llega “Yura y Makoto”, de Mangaline), pero aquí queda diluido a meras situaciones comprometidas ya muy manidas para los que tenemos cierta edad.

Aún queda otro detallito: el lenguaje. Es muy de calle, no llega a ser basto ni contener palabrotas pero si expresiones que no solemos leer en cómics. Ejemplos: “Que no soy una ONG, mecaguen la mar salada!”, “eso mola mazo, recluta!”, o “esto no es nada, nasti de plasti!”. Como veis, bastante informal. También juega con frases hechas y las traslada a la realidad “del sapo”, creando expresiones como “los teletransportaré a mi cuarto en menos que croa una rana”, o “ancas, me lo habrá parecido”. No considero que sea nada positivo ni negativo, simplemente el autor optó por hacer hablar un japonés informal a sus personajes y aquí se ha respetado (hay otros casos en otros mangas, como personajes provenientes de Osaka, que hablan algo distinto al japonés habitual, aquí lo traducen como andaluz o gallego).

La edición es correcta, con buen papel, buena impresión y páginas iniciales a bitono verde (se supone que a tono con la rana). La única pega que le encuentro es que en las primeras páginas los dibujos y bocadillos que están cerca del engomado central no se ven/leen. Si hay margen en blanco en esa zona, aunque en las primeras páginas la encuadernación se coma algo del dibujo y de textos, pero desaparece a los pocos minutos.
La rana Gustavo en acción!!!
Valoración: Pues entre planes para conquistar el mundo (que tampoco queda claro que el doble juego de Keroro mostrándose dócil delante de ellos y planificando la destrucción de nuestro planeta a escondidas tenga alguna lógica), situaciones en entredicho, visitas a la playa, revelaciones de una terrible maldición y enredos varios va pasando el tomo. Está claro que este manga está dirigido a un público joven, que probablemente se enganchará a la serie por la simplicidad de las historias y ese punto picante suficiente para esas edades. El dibujo es sencillo pero suficiente, con uso de tramas correcto y sin abusar. Si este es el objetivo, lo cumple con creces y la nota tendría que ser positiva. Se ha vendido bien y además ha empezado a emitirse en canales de pago su versión en anime con lo que se intenta sea un nuevo éxito comercial (estilo Doraemon, Shin Chan), y a la larga, quizá traer los dos largometrajes. La distribuidora Luk es experta en acertar de lleno estos pronósticos. Y el autor ya intenta por todos los medios que el grito característico de Keroro sea reiterativo y consiga calar entre los lectores y telespectadores de la serie animada. Esta serie es ideal para regalarla a un sobrinito/a, un primo/a en la edad del pavo, o ese hermanito/a de ese/a chico/a que te gusta y quieres quedar bien. Personalmente, y basándome solo en este primer volumen, no lo encuentro adecuado para gente adulta, aunque se recuerda gratamente y se deja leer (muy mal iríamos si llegásemos a estos extremos). En vertiente humorística, mi opinión es que Shin Chan le da muchas vueltas (solo por definición de personajes ya le gana), y en vertiente picante/ líos amorosos, tenemos a los clásicos de Katsura o algo más actual, como Love Hina (cuyo nombre comparte con la familia Hinata protagonista del que nos ocupa).

En definitiva, una nueva colección para el mercado joven que , aparte de haberse vendido bien inicialmente, se espera que tenga más repercusión con la serie de animación, una estrategia comercial que Norma ya ha seguido con otra de sus series, Zatchbell, aunque en este caso su serie de anime se emita en abierto por un canal nacional. Si en pocas semanas /meses vemos a muchos niños jugando a ser Keroro y su característico grito GERO GERO GERO, sabremos que lo habrán conseguido.

5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jessica Jones
9 enero, 2007 12:08

Hombre tiene una aire infantil, pero ni de coña regalo yo eso a mi sobrinitos XD, quieres que se vuelvan majaras XD.

Yo disfruto y un montón con esta serie, simplista, tonta, absurda, …. (vamos que me recuerda a Bobobo, en “suave”), SI, pero lo que lo disfrutas, si te dejas llevar por estos adorable animalitos.

PAMMHG!
http://www.pammhg.com/

Yo
Yo
19 enero, 2007 22:00

Es una serie muy simplona,si, pero engancha que no veas. y a mi me parece acertado lo de Subordinado-Invasor de la Tierra.

Yasmina
Yasmina
16 marzo, 2007 22:27
Aviso de Spoiler

Lo malo de esa serie esk si no eres un super friki (como yo XD) hay cosas k no las acabas de pillar. Hay muchisimas parodias de Sailor Moon, Dragon ball, Evangelion y muchas series mas que si no las conoces no le acabas de “cojer” el sentido. Al comienzo la trama es simple pero poco a poco se complica (servidora sa cisto todos los capitulos en japones XD) van apareciendo individuos con malas inteciones. Y se conoce a Pururu la novia de Keroro >.

Wassi
10 enero, 2008 15:06

Hola a todos los seguidores. La serie es un poko tonta, si, lo admito, pero la cosa da un cambio en el manga (comics). Si eres un salidorrrrro como yo, te recomiendo ke te pilles el 3er libro y el 8º. Lo vas a flipar XD XD

shurara
shurara
21 mayo, 2008 20:04

me encanta keroro es una gran serie

lo mejor son las peliculas