In memoriam José Luis Beltrán Coscojuela «Tran»

Por
9
787

Decía Manuel Darias durante su participación en la III Semana del Cómic de La Laguna que su labor de recuerdo, recuperación y reivindicación que de los autores de los tebeos de su infancia y juventud hacía en su página semanal del Diario de Avisos, suponía el pago de una deuda de gratitud que él sentía tener con ellos. Al escuchar esta afirmación me llamó la atención esa visión afectuosa y nostálgica del lector hacia el autor por parte de veterano divulgador, y cuando supe del reciente fallecimiento de “Tran” me di cuenta de la necesidad de reivindicar a una generación de autores que nos divirtió, nos entretuvo y a la que hemos olvidado, sepultada entre los escombros del derrumbamiento de Bruguera a mediados de los ochenta.

Tran1

Este artículo llega tarde, porque Tran falleció hace casi dos meses, pero yo me enteré hace apenas unos días, revisando algunas bitácoras y páginas sobre tebeos. Conocer esta noticia supuso inevitablemente evocar la infancia largo tiempo abandonada, en la que algunos de sus personajes (especialmente Plurilópez y Tete Gutapercha) acompañaban con sus trapisondas a los más populares Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Sacarino o Anacleto. El autor pertenece a esa nutrida pléyade de curritos y currantes que nunca consiguieron destacar como los nombres que están en la mente de todos, pero sería injusto calificarle como un dibujante “menor” por tal motivo.

El perpetuo multicurrante

José Luis Beltrán Coscojuela nació en Zaragoza en 1931 y se interesó por la historieta a través de su admiración por dos maestros que fueron Peñarroya y Cifré. Sería a través de ellos que conocería a otros talentos como Escobar, Conti, Giner o Enric y con estos contactos desembarcaría en Bruguera a principios de los sesenta. Durante las dos décadas siguientes trabajaría a destajo (una media de doce horas en el tablero de dibujo) en solitario y en colaboración de otros autores de la casa. Antes de que la editorial del gato negro se viniera abajo, Tran fue desvinculándose progresivamente del mundo del tebeo para volver a una de sus pasiones, la pintura, a la que se dedicaría utilizando el pseudónimo de Humberto Tran.

Diseño sesentero
El diseñador Tete Gutapercha y su pareja

Caricaturista, humorista gráfico, pintor, publicista, animador, decorador, maquillador teatral, actor… con su muerte se cierra otra página más de la historia del tebeo en España.

Homenaje a los autores españoles de cómic (bitácora “Silvia, soñando despierta”)

Obituario de “Tran” (Entrecomics)

Biografía del autor (Rosaspage.com)

9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Spirit
Spirit
Lector
16 diciembre, 2013 9:56

De unos pocos años a esta parte han muerto un montón de los «curritos» de la escuela Bruguera; Nené Estevill, JiaSer, Nebot…y ahora este Tran. La mayoría de éstas muertes han pasado casi desapercibidas en general y en esta página en particular.

Yo tengo sentimientos encontrados ante este grueso de dibujantes. Por un lado, reconocimiento a la labor digna y con oficio. Por otro, muchas veces entre el trabajo a destajo y el esplendor de los grandes de la escuela Bruguera quedaron a veces eclipsados.

Me quedo, claro, con la primera parte, en mi lado adulto, y con la añoranza de una época que ya no será en mi lado infantil.

Goto Dengo
Goto Dengo
Lector
16 diciembre, 2013 11:01

Antes de abrir el artículo y empezar a leerlo pensaba justo lo mismo que dices al final del primer párrafo.
Gracias por explicarlo tan bien.

Yo tampoco me había enterado y es una lástima que no estén más reconocidos todos esos dibujantes del que el 90% de las personas que tenemos por lo menos 35 años hemos leído algo suyo alguna vez.
Los aficionados al comic en este pais lo somos por ellos

dep

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
16 diciembre, 2013 11:25

Muchas veces, los oscuros manejos de ciertas empresas ensombrecen el dignísimo (y muchas veces genial) trabajo de sus pobres curritos. Ese es precisamente el caso de Bruguera.

Mal que les pese a algunos, que ahora van de «coolturetas» por la vida (ya sabéis, ese arrugar la nariz, ese mirar por encima del hombro, ese «es que era tan chabacano y taaaaan mainstream») todos los de mi generación y las anteriores crecimos con esos tebeos. Sin ellos no nos hubiéramos asomado a los Alan Moores, los Stan Lees o los Tezukas de la vida (que además en algunos casos están sobrevaloradísimos)

Esa manía tan española de tirar por tierra a nuestros compatriotas mientras ensalzamos a cualquier Rob Liefeld que nos viene de fuera (hasta que se nos cae la venda) es de lo más contraproducente para nuestros creadores, que los hubo y los habrá, como en todas partes, geniales, buenos, regulares, malos o abominables.

Menos mal que en esta web no duelen prendas en reconocer la labor de nuestros guionistas y dibujantes, pero pese a todos los parabienes a los Pacheco, Prado, Rubín, Giménez, etc, siempre he creído que la deuda hacia los autores de Bruguera nunca ha estado suficientemente pagada.

Por cierto y después del tocho, ¡qué gran vigencia actual la de Plurilópez! Si añadiéramos el matíz de actualidad de que hoy en día todos sus empleos lo serían en la economía sumergida mientras él sigue buscando un trabajo «de verdad», este eterno currante explotado estaría calcado a muchas personas de la actualidad.

Allá donde estés, muchas gracias por todo Tran. Presenta mis respetos a Vázquez, Escobar y todos los demás.

molon labe
molon labe
Lector
16 diciembre, 2013 13:36

«Allá donde estés, muchas gracias por todo Tran. Presenta mis respetos a Vázquez, Escobar y todos los demás.»

Estoy seguro que Vazquez ya ha sableado a Dios.

Lono
Lono
Lector
16 diciembre, 2013 14:04

Anda, Plurilópez… Me había olvidado totalmente de este personaje. Qué recuerdos…

Descanse en paz Tran.

Spirit
Spirit
Lector
16 diciembre, 2013 14:27

Estoy de acuerdo en todo lo expuesto por Tronak, especialmente en la vigencia actual de un personaje como PLURILOPEZ.

Siempre he creído que TRAN era un autor que no pudo desarrollar su potencial. Es decir; su dibujo era tosco, pero aparecieron algunas caricaturas realizadas por él en un BRUGUELANDIA y eran magníficas. Sus guiones, muchas veces ajenos, eran blancos, pero emanaban «algo más» (un sutil erotismo, la crítica social subyacente en PLURILOPEZ, lo absurdo de la vanguardia y la modernidad en TETE GUTAPERCHA…). Creo que si en vez de trabajar a destajo y encorsetado hubiera trabajado en otras condiciones, quizás su reconocimiento hubiera sido mayor.

En todo caso, no me cabe duda de que VÁZQUEZ está en el cielo, pero igual tarda en verlo porque anda de bares con Dios…pagando el Altísimo, por supuesto.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
16 diciembre, 2013 14:47

No recordaba a Pirulopez hasta que lo he visto en las imagenes. Un pena que descanse en paz.

frankbanner71
frankbanner71
Lector
16 diciembre, 2013 16:40

ese constante pluriempleado que en un alarde de ingenio transforma el dibujante tran en constancio plurilopez queda huerfano.
y van…

segun dicen,muere el verano pasado con 80 años.ley de vida,que dicen.y aun asi nunca acabas de acostumbrarte a estas noticias.

en fin.siempre me quedan esos cientos de mortadelos con paginas suyas de entre dos a cuatro paginas que tengo en mi coleccion.

o ese megatochal con esa estupenda seleccion de paginas sabiamente escogidas,con un color fantastico,prologo de guiral y un precio superajustado,que ha sido publicado por ediciones b.

¿ah,que no existe?

pues ya es raro.con lo que son ellos.

http://www.recuerdas.es/tebeos/constancio-plurilopez-por-jose-luis-beltran-coscojuelas-tran-en-bitono.php

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
17 diciembre, 2013 2:41

– «Los aficionados al comic en este país lo somos por ellos»

Poco más se puede añadir a esto y a lo expuesto antes y después por el resto de los compañeros.

Descanse en Paz, Maestro