I am a Hero 7

Por
2
810
 
I_am_a_Hero_7_04

Edición original: I am a Hero Nº 7 JAP
Edición nacional/ España: Norma Editorial
Guión: Kengo Hanazawa
Dibujo: Kengo Hanazawa
Formato: Tomo manga rústica de 240 páginas
Precio: 8,5€

 

La aparición de Hideo en el Gotenba Outlet Mall supone un traspié en el armonía del grupo de supervivientes. Un grupo formado por dos bandos, el de Sango y el de Iura. Hasta ahora, la estabilidad del grupo se sostenía en la necesidad mutua y la igualdad de fuerzas para enfrentarse a los ZQN. Pero la llegada de Hideo va acompañada de la aparición de un elemento desestabilizador: la escopeta. Quien tenga la escopeta, dominará a la totalidad del grupo. Este tomo trata, esencialmente, de la lucha de poder entre Iura y Sango, la cual terminará con el dominio de uno sobre el otro. Quien se haga con la escopeta ganará el cetro, el bastón de mando.

Pero la aparición de Hideo, Hiromi y Araki tendrá otra consecuencia. Son tres bocas más que alimentar en una situación de escasez. Por ello, Sango decide que hay que reducir la cantidad de personas que residen en la azotea. Con esta excusa, decide realizar un juicio sumario para ejecutar a uno de los habitantes del tejado. El ejecutado había incumplido los tres deberes del ciudadano: trabajar, pagar impuestos y realizar las labores militares. Además, realizó actos de traición al imponer sus ideas a las personas de su alrededor. O dicho sin eufemismos, oponerse al régimen instaurado por Iura y Sango.

El ejecutado es un hombre mayor. Un hombre de negocios con traje y corbata en el fin del mundo. Alguien que no ha sabido adaptarse a la nueva situación. Una persona que sigue viendo lo que le rodea con la misma mentalidad con la que había vivido. Desde esta visión del mundo, amenaza a Iura y Sango con llamar a sus contactos, para que tomen medidas contra ellos. Pero cuando le dan su teléfono, ni las altas estancias ni los bajos fondos responden. Sólo algunos quedan vivos, la mayoría ya ha muerto.

A raíz de este juicio se inicia una crítica social muy interesante. Pero ante la cual, por ahora, me siento sin herramientas para poder analizarla en toda la profundidad que merecería. La sociedad japonesa tiene una idiosincrasia propia alejada de nuestro modus operandi mediterráneo. En definitiva, Sango se alegra de que la sociedad creada por lo que él llama la generación prodigiosa se esté derrumbando. La violencia que genera el hecho de no destacar en un entorno de presión constante para ser el mejor. El dolor que causa el fracaso constante. La sensación de ser un cero a la izquierda siempre, en todo. Este es el precio que tienen que pagar los hijos y los nietos de aquellos que llevaron a Japón a ser uno de los países más ricos del mundo. Este es el precio que hay que pagar por convertir en verdad la mentira de que todo es posible con esfuerzo.

I_am_a_Hero_7_01

Pero venga, vamos a la batalla por el reinado de los tejados. Mientras que Iura es el cerebro, Sango son los testículos. Uno piensa, reflexiona, analiza. El otro, se calienta, se deja llevar y actúa. Esto hace que Iura sea realmente quien toma las decisiones y que Sango se limite ha hacer mucho ruido, pero rompa pocas nueces. La escopeta es el medio físico para que Sango arrebate todo el poder intelectual a Iura. Pero esto no es una guerra abierta, sino una partida de póquer.

En un inicio, Iura y Sango se aliarán para reclutar a Hideo como efectivo para el grupo de asalto. Para ello, el primer paso será enviar a Yabu a tirarse a Hideo. Pero nuestro protagonista toreará esta primera envestida sin despeinarse. Literalmente y con doble sentido. Pero los líderes creen que Hideo acepto el ofrecimiento de Yabu y, por tanto al día siguiente le invitan a una reunión general de jefes con la tropa de asalto. En esa reunión comentan una estrategia para entrar a la zona de restauración y recoger provisiones alimenticias. De este modo, podrían asegurarse suministros a largo plazo. Pero, por supuesto, esta es una zona infestada de ZQN. Ante la complicada situación, se crean dos grupos: el de Iura que están dispuestos a arriesgarse y los que no quieren bajar por miedo. Dado que Hideo no quiere dejar la escopeta a nadie, le obligan a aceptar formar parte del grupo de asalto. Al mismo tiempo, Hiromi pasará a ser una rehén, para asegurarse de que Hideo no hará ningún movimiento extraño. Pero cuando el acuerdo ya está casi alcanzado, Sango inmoviliza a Hideo mientras que uno de sus chicos le arrebata la escopeta. Por tanto, finalmente, es Sango quien tiene la sarten (mejor dicho, la escopeta) por el mango.

Otro de los elementos interesantes que se explotan en este tomo, es la hipótesis de que los ZQN realizan de forma recurrente sus rutinas diarias. Algunas acciones no son peligrosas ni preocupantes como, por ejemplo, tirar la basura o pasar largos ratos en de pie en el metro. Pero hay un zombi que preocupa especialmente a Iura: uno que en su vida humana debía dedicarse a realizar santos de altura. Aunque el récord del mundo está, actualmente, en los 2,45 metros en hombres y 2,09 en mujeres. La fuerza sobrenatural que confiere el virus le permitirá, al final del tomo, encaramarse a la azotea. Dónde, previsiblemente, se desencadenará el caos.

Pero antes de que estos hechos sucedan, Sango y los demás, se dirigen a la tienda de campaña dónde está Hiromi. El objetivo es conseguir munición para la escopeta, pero encontrarán otra cosa… Al verla, Iura comprende que es importante mantenerla con vida. Piensa y entiende que puede ser un elemento valioso para luchar contra la infección. Pero Sango no quiere acabar con al infección. En un movimiento brusco, golpea a Hideo. Lo cual, en el mundo de Hiromi, es la razón para atacar. Tranquilamente, se acerca a uno de los chicos de Sango y le revienta la mano de un apretón. Esto desencadena una escalada de violencia que terminará cuando la pistola de clavos de Iura se disparé y el proyectil alcance a Hiromi en la cabeza.

Esta imagen representa la misma escena que la reproducida en la imagen del encabezado, pero desde la perspectiva del mundo interior de Hiromi.
Esta imagen representa la misma escena que la reproducida en la imagen del encabezado, pero desde la perspectiva del mundo interior de Hiromi.

Mientras que Yabu, enfermera de profesión, se encarga de cuidar a Hiromi; los demás se dirigen a la zona de restauración. En esta escena Kengo Hanazawa nos planteará una narración en primera persona. La visión confusa y limitada a través de las máscaras nos introduce en una niebla de confusión. Este es un recurso que, normalmente, no se usa en el manga y por ello nos extraña y sorprende. De hecho, esta escena requiere de un par de lecturas atentas para entender, por ejemplo, quien dice qué. La situación se complicará cuando Sango realicé el primer disparo. Entonces, una lluvia de ZQN aparecerá de la nada, dispuesta a escribir un único desenlace para nuestro grupo de asalto. Pero para ello, habrá que esperar al próximo tomo.

  Edición original: I am a Hero Nº 7 JAP Edición nacional/ España: Norma Editorial Guión: Kengo Hanazawa Dibujo: Kengo Hanazawa Formato: Tomo manga rústica de 240 páginas Precio: 8,5€   La aparición de Hideo en el Gotenba Outlet Mall supone un traspié en el armonía del grupo de supervivientes.…

Valoración

Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7

7.3

Valoración

Vosotros puntuáis: Be the first one !

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Alejandro Ugartondobillyboy Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
billyboy
Lector
billyboy

Creo que en este tomo es cuando los zombies empiezan a volverse muy muy raros,con comportamientos que no te esperas.

Alejandro Ugartondo
Autor

Toda la secuencia narrada desde el punto de vista subjetivo de los protagonistas me pareció brillante siendo un intento bastante logrado de trasladar la experiencia de los videojuegos shooter de primera persona a una página de cómic. E incluso su uso me parece justificado en el momento que se produce ya que los personajes que participan en la secuencia se toman la lucha contra los FQN como si fuera un juego hasta que tienen que afrontar las mortales consecuencias de la misma