¡Adolescentes al Poder!

Por
31
885

Y eso que la mayor parte de lectores de cómics nacionales somos treintañeros o cuarentañeros –por no decir cuarentones, no sea que se me ofenda alguien con el intrínseco sentido peyorativo que ha distinguido a esta acepción en los últimos años–.

Lo que me conduce a una reflexión lógica. Quizá sea ésta la razón por la que los grupos adolescentes superheroicos arrancan con fuerza y van perdiendo fuelle hasta desaparecer.

¿Olvidamos lo que fuimos? ¿Tan lejos estamos ya de aquellos maravillosos años? Me miro al espejo y, en mi fuero interno, siento que no he cambiado tanto pero en realidad sí lo he hecho. No se trata de la proliferación de canas, ni del mayor poder adquisitivo o el gusto o disgusto cambiante por esta o aquella cosa. No. Se trata de la amplitud de miras, de una pasión exacerbada decreciente y de un paso hacia el equilibrio maduro. No negaré que quizá las hormonas tengan mucho que ver, pero me quedo con la parte más alejada de la Ciencia que atina a explicar la necesidad de la rebeldía quinceañera.

Definitivamente no soy aquel chico que fui, afortunadamente en unos casos y desafortunadamente para otras muchas cosas. Ya conocéis la frase: “si volviera a tener esos años con la experiencia que tengo ahora…” Y aquella más célebre aún: “lo que no puede ser, no puede ser y además, es imposible.” Y tanto.

Así que, regresando al tema que nos ocupa, ¿qué falla con las cabeceras de super-adolescentes que no lo hace con sus mayores? ¿Por qué sobreviven chiquicientas colecciones de Vengadores mientras que los jóvenes terminan sus días en la cuneta esperando ser rescatados por algún nostálgico en un revival que no suele concederle precisamente la gloria de antaño?

Ejemplos tenemos unos cuántos y para todos los gustos, tanto en Marvel como en DC.


Los Nuevos Titanes y los Nuevos Mutantes clásicos

Cavilando, cavilando…

Cabe la posibilidad de que todo este debate lo haya propiciado la lectura de la serie Titanes de la Distinguida Competencia, editada en nuestra lengua por Planeta. Al final se ha quedado en seis numeritos de nada. Y casi mejor así. No es por atacar a Planeta –que últimamente parece el deporte nacional– ni, mucho menos, por hacerlo con mis héroes de la infancia, los Titanes, pero es que la cosa no iba por buen camino. Yo no sé si a causa de las presiones editoriales, de las injerencias de los mandamases en la continuidad o qué, pero intentar devolver unos héroes a la etapa dorada protagonizada por dos autores no puede lograrse sin esos artistas, a ver si se les mete en la cabeza de una vez.

Lo mismo sucede con sus homónimos marvelitas, Los Nuevos Mutantes, editada por Panini en España. Comienzan con tal confianza que directamente ha sido aglutinada en tomos, material que todos sabemos, se destina a un público minoritario.


Los nuevos Nuevos Titanes y los nuevos Nuevos Mutantes

La premisa, similar en ambos casos. Los chicos han crecido pero sus lazos afectivos pesan más que los años y los uniformes de colores chillones, se sienten cómodos juntos, se echan de menos y se vuelven a reunir. Falta el cartel de: “hasta próxima cancelación”.

Una miradilla atrás… y también al presente

Curiosamente, DC, más prolífica en esto de los héroes juveniles, ha tenido menos equipos formados por éstos… o esa es la sensación que tiene un servidor.

Los Nuevos Titanes, reconvertidos ahora en Jóvenes Titanes, Youg Justice, Infinity Inc… La mayoría de ellas finiquitadas.

En Marvel también han paridos sus propias alineaciones púberes a pesar de mofarse de los side-kicks durante la mayor parte de su historia. Desde los querubines de Power Pack –a los que aún quedaban unos años para alcanzar la adolescencia–, pasando por los héroes de los noventa por excelencia, los Nuevos Guerreros. Sí, ésta también ha sido cancelada y relanzada y cancelada y relanzada… ejem. Los chicos de la X no iban a ser menos y quizá fueron quienes abrieron la veda con Los Nuevos Mutantes antes mencionados. Por lo atípico de la colección, por el elenco de protagonistas y por ser todavía la década de los ochenta, hay que concederle a la Casa de las Ideas que el experimento funcionó. Tanto, que tras convertirse en X-Force, se intentó replantear en varias ocasiones: Generación-X, Nuevos Mutantes otra vez y, finalmente Academia-X, que se transformaría en New X-Men antes de irse al traste definitivamente. Ahora, la fórmula pretende reinventarse atacando directamente donde más nos duele, en la nostalgia.

Ahí están los Jóvenes Vengadores, que estrenaron cabecera con un éxito arrollador y ahora se limitan a esporádicas apariciones intentando señalar que aún están ahí, que no se han marchado.


Un soplo de aire fresco: Jóvenes Titanes y Jóvenes Vengadores

Con Runaways parece suceder algo similar. Después de las primeras críticas, que parecían prometernos la octava maravilla, se encuentran caminando por el filo de la navaja. Caigan de un lago o de otro, el batacazo puede ser épico. Quizá más que la propia historia del equipo.

Los únicos que parecen haber alcanzado cierta estabilidad son los muchachos de la Iniciativa, asentados en un título que suma número tras número y mutará dentro de poco –como os está mostrando día tras día Daniel en sus posts– en Vengadores: Academia. Como les pase como a sus primos mutantes, lo de Academia puede costarles caro.



El cuento de nunca acabar…

Lo que os decía, la fórmula se reinventa una y otra vez. En ocasiones con elementos extraídos del pasado más o menos reciente que parece querer alentar a los viejos lectores más que a los nuevos, en ocasiones con ingredientes rompedores que parecen tratar de alejar a la chavalería de las consolas, aunque sólo sea por unos meses.

¿Cuál es el secreto del fracaso? ¿Qué motiva el cierre de las cabeceras o su pérdida de interés? ¿La necesidad de reinventarse constantemente para sorprendernos quizá? Pero eso sería aplicable a todas y cada una de las series. ¿La ida y venida de autores? ¿El trasiego de miembros? ¿La falta de fidelidad por parte del público lector? Sigo sin lograr aclararme.

Regreso a los Titanes para exponer mi opinión sin terminar de tener claro los cómos y por qués de estos finales prematuros.


Esto es lo que prometían…

Punto uno: el guionista no convence. Lejos de insuflar nueva vida al título, parece anclarse al pasado consiguiendo lo contrario de lo pretendido, esto es, que se convierta en un lastre que evoca constantemente la época de Wolfman y Pérez. Sí, tíos, ya sabemos que era magnífica, pero si queréis traer a los Titanes clásicos, contratad a los autores clásicos, chicos encorbatados de DC. En caso contrario, dejadlo correr.

Punto dos: el baile de dibujantes, con calidades muy irregulares, no termina de convencer.

Punto tres: como seguidor de la mítica cabecera, si intentas revivirla constantemente en mi memoria, terminas por hacer que me dé cuenta de que el parecido de estos héroes con aquellos es meramente circunstancial. Donna no habla como Donna, Dick no se comporta como Dick y KoryKory sigue estando muy buena pero ha pedido fuelle y pasión.

Punto cuatro: dejadlos crecer. No intentéis repetir una y otra vez un experimento que conduce a una calle sin salida. Si Dick ha crecido e incluso llegó –ejem, ejem, lo he dicho en pasado por la Caída del Murciélago, ¿vale?– a vestirse de Batman… si Donna y Roy se han unido a la Liga de la Justicia… Si Gar es ahora un miembro de la Patrulla Condenada… ¿era realmente necesario traer al equipo de regreso de manera forzada? Para mí, por puro respeto a los personajes, la respuesta resulta diáfana: NO.


…y esto en lo que se quedaron

Jóvenes Titanes, serie que también he seguido con interés –siempre que la distribución lo ha permitido… pero eso es otro tema–, tuvo un planteamiento mucho más sano. Coger el mito y actualizarlo. Titanes = compañeros de héroes adultos que vuelan por libre en sus horas de asueto. Vale, quizá esto último lo repitieron tanto que dejó de tener gracia, pero el resto no estaba mal. Superboy, Wonder Girl, el nuevo Robin –lo de nuevo es un decir, claro está–, Impulso en el papel de Kid Flash… sí, esos eran los nuevos, nuevos, nuevos Titanes. Estaba lo nuevo, lo viejo en la forma de Cyborg, Starfire, Beast Boy o Raven. Sólo nos faltaba lo rosa y lo azul y ya podíamos celebrar la boda. ¡Diablos! Aquella formación tenía potencial para convertirse por derecho propio en un nuevo mito. Pero… o pero… siempre hay un pero, ¿recordáis? Las promesas las arrastró el viento impasible y nosotros nos quedamos con mal sabor de boca. De repente el grupo quedó trastocado por completo gracias a tanta crisis infinita y tanta puñeta. Nos cambiaron los protagonistas sin que los lectores supiéramos muy bien qué estaba pasando. Aparecieron personajes completamente desconocidos y las aventuras parecían más perdidas que tú, que sostenías el cómic entre tus manos con mirada atónita diciendo: “¿Qué ha pasado aquí? ¿Me he saltado algún episodio? ¡Ahí va!, pues va a ser que no…” y de nuevo “Entonces, ¿qué ha pasado aquí?

Y aquellos Jóvenes Titanes que parecían tener potencial para desarrollarse excelentemente se quedaron en un quiero y no puedo por la necesidad de acelerar un proceso que no puede, por naturaleza, precipitarse. Convertirles en una familia e introducir cuestiones dramáticas.


Segunda formación de los Jóvenes Titanes poco antes del caos absoluto

Y podríamos continuar…

…pero no es plan de alargar esto ad infinitum entrando a analizar la nueva serie de los –siento la redundancia– Nuevos Mutantes. Quizá en otra ocasión, cuando haya salido al mercado el segundo o el tercer tomo y pueda hacerme una mejor idea de por dónde van a ir los tiros, aunque futuro, lo que se dice futuro, no es por resultar agorero, pero no les concedo mucho.


Es que… la cosa manda webbings

Una de conclusiones difusas

Conclusión 1: genios hay muy pocos y, cuando desaparecen, los personajes de las series que encumbraron quedan a la deriva.

Conclusión 2: el dinero pesa más que la calidad o el cariño de las compañías por sus personajes. Series a porrillo y que produzcan lo que puedan mientras dure.

Conclusión 3: me hago mayor y sigo extrañando los años ochenta en los que todo tenía algo más de sentido y el mundo editorial parecía ser un poco –aunque sólo fuera un poco– más cabal.

¿Vosotros qué pensáis? A ver si entre todos damos con la solución.


Siempre nos quedará París… ¡y si dibujan Sinkie y Ross mejor!

Sí, esta semana no ha habido Siege, pero no soy la Bruja Lola

Mientras aportáis vuestras propias conclusiones, os envío un cordial saludo y os emplazo para la semana que viene en la que, espero, podamos regresar a Siege. Tocará volver a las prisas, pero hasta el día diecisiete nos tienen en sequía. Las quejas a Marvel. 😉

Sed moderadamente felices ahí fuera.

Desde la Biblioteca de las Palabras Perdidas informó Iván para Zona Negativa.

31 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Iceman
Iceman
18 marzo, 2010 8:28

Pues totalmente de acuerdo con tu exposición. Intentando repetir el exito inicial, se fracasa precisamente por eso, por la repetición. No se contempla la evolución de ninguno de los personajes, y al poco tiempo te das cuenta de que la lectura no aporta nada nuevo, y la visión no suele ser gratificante, porque no se contratan buenos dibujantes, al fin y al cabo, el mayor reclamo de estas series es la nostalgia, no la calidad. Y aburren.
Ahora bien ¿porque se abortan nuevas series, con nuevos personajes que arrasan? Jovenes titanes, Jovenes vengadores… eso para mi es un misterio inexplicable. Puede que se considere que si esas series siguen triunfando acaban robándoles el éxito a las series mayores, sin sustituir su imagen de icono clásico, puede ser, pero yo no lo entiendo.

Gerardo
Gerardo
Lector
18 marzo, 2010 8:58

Muy buen artículo. de acuerdo en muchas cosas.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
18 marzo, 2010 9:37

Es verdad lo que decís…con The New Warriors me lo pasé de puta madre leyendo la serie, y cuando decayó ( es decir cuando se marcharon NIcieza y Bagley) la dejé…..años más tarde, intenté seguir el nuevo volúmen, pero uffff. ni punto de comparación, no era lo mismo ni de coña….

Indepit
Indepit
18 marzo, 2010 10:14

Basicamente creo quees porque nsotros evolucionamos y estas series siguen estancadas. La magia que tenían cuando las leímos por primewra vez sólo es repetible si volvemos a leer esa misma serie, ya que esa magia venía, a mi entender, por la combinación de 2 factores: el momento en que las leímos por primera vez y nos encandilaron y los autores que se encargaron de la misma.
Yo mismo, que en su día, aluciné con Nuevos Titanes y Nuevos Mutantes, hoy en día ni me molesto en mirar las nuevas series que dedican a estos personajes porque no pasan de ser meros sucedáneos y de ahí no pasan.

jorgenexo
jorgenexo
18 marzo, 2010 10:18

Me ha encantado, Iván. No puedo estar más de acuerdo contigo. Una de mis últimas incursiones en DC fuer precisamente la colección de los Jóvenes Titanes, y fue muy frustrante ver cómo algo tan bien montado se quedaba en lo que se quedó.
Pero al menos duró más que lo de la nueva colección de los Nuevos Titanes: una vez pasas de la portada de Alex Dioss, el tema pierde agua por todos los costados.
Sólo veo una solución plenamente satisfactoria: que las editoriales busquen nuevos conceptos a desarrollar (aunque cuando lo intentan la subpeña se les tira a la garganta, como hemos podido ver aquí en los comentarios surgidos sólo con ver la galería de imágenes de Vengadores: Academia) dejando sus éxitos pretéritos en el pedestal al que se auparon y dedicarse a reeditar en condiciones las viejas glorias. ¿A qué está esperando Panini para reeditar, por ejemplo, la cole original de los Nuevos Titanes? Es un material bueno y de notable interés, con etapas míticas, dibujantes en general excelentes o al menos referentes en su momento (gracias a ella debemos a que ROB! se conviertiera en el más inverosímil de los autores aclamados de la industria).
O la serie original de los New Warriors, al menos lá primera época dibujada por Bagley, con aquel grupo ecoterrorista tan interesante. O la de Power Pack, que aquí apareció como complemento fragmentado (aunque entiendo que esta serie tendría un público muy limitado). Incluso Generación X podría merecer una revisión, aunque creo que no le sentó muy bien verse inmiscuida en la Era de Apocalipsis a los pocos números de su inicio: perdió el norte y no lo volvió a encontrar.
Material hay, y viendo el nivel de la producción actual y el tiempo transcurrido desde las ediciones originales en España, puede merecer la pena.

Hachas
Hachas
Lector
18 marzo, 2010 10:47

Me enganché de verdad a los superhéroes con los Nuevos Mutantes, quizás el fallo es que los leen adolescentes que se sienten identificados y cuando crecen los héroes o se quedan estancados a lo Peter Parker o hacen experimentos como X-Force (maldito ROB!), ke malos fueron los 90 leñe!!!

Saltodemata
Saltodemata
Lector
18 marzo, 2010 11:35

El caso de los Titanes es especialmente curioso, ya que pasaron una etapa de bajón a mediados de los 80 (cuando Wolfman sufrió su “bloqueo de escritor”) pero apenas hubo cambios en la alineación del grupo, lo que facilitó que al menos el público se sintiera familiarizado con el entorno y la cosa resistiese hasta el regreso de Pérez en el 88 con la saga de Quién es Donna Troy.

Añor después, empezaron a saturar el título con héroes, héroes y más héroes (los Team Titans, apariciones en Showcase 93 de algunos de sus miembros..) y a forzar cada vez más las tramas, abusar de los crossovers… y la serie (las series, que eran dos) se fueron a pique.

Ahora, tiene delito, DC ha replicado exactamente la misma maniobra fallida. Llenar su serie principal de Titanes y más Titanes sin carisma y sin rumbo fijo, e inundar el mercado con grupos paralelos (Titanes, Titanes del Terror) cuyas historias son de calidad discutible. Yo no sé vosotros, pero vamos, se veía venir…

Ahora ando poniendo velitas a Wolfman y Pérez para que Games esté a la altura…

j. javier
Lector
18 marzo, 2010 11:49

En el número de la Revista Alfa Eridiani 12, tercera época, he publicado un artículo sobre los sidekicks de los superhéroes y su evolución.
En números anteriores publiqué una Breve Historia  de los Cómics DC (bueno, salió a lo largo de tres números de la revista)

John Space
John Space
18 marzo, 2010 12:14

Aquellos Nuevos Mutantes dibujados por Sienkiewicz…

jorgenexo
jorgenexo
18 marzo, 2010 12:22

Ya te digo, Space.
Y yo le tengo especial afecto también a la etapa dibujada por Blevins.

Sergio
Sergio
18 marzo, 2010 12:24

Puede ser que en el segundo tomo de Los New Mutants incluyan una historia inédita dibujada por Sienkiewicz! Yo personalmente, estoy encantado con el regreso de estos mutantes con los que crecí…snif snif jaja

VINCENT EVERETT
VINCENT EVERETT
18 marzo, 2010 12:26

Pues realmente el solito se cargó las ventas de la colección, y durante años fue considerado “veneno para la taquilla”…

Y en gran medida con razón. Pese a lo buenos que eran sus números, el toque juvenil y aventurero que tenía antes la colección se perdió de alguna manera.

Lord Deu
Lord Deu
18 marzo, 2010 12:38

No hay que olvidar que en Marvel , los superheroes adultos, se comportan tambien como adolescentes asi que Marve lleva la ventaja en este genero, en cantidad, claro , no en calidad.

jorgenexo
jorgenexo
18 marzo, 2010 12:52

Vaya es cierto: Superman, Wonder Woman, Batman o el jodido Detective Marciano son ejemplos de individuos adultos que se comportan como tales….
He aquí un ejemplo de incontinencia mental: no tengo nada interesante que aportar dadas mis por todos conocidas limitaciones, pero voy a soltar una parida contra Marvel porque estos señores tan majos de ZN me permiten expresarme con total libertad. Aunque no venga a cuento, da igual, la suelto.

MIla
MIla
Lector
18 marzo, 2010 15:15

En Marvel los heroes adulto no se comportan como adolescentes.
El problema (¿es justo decir: “problema ´´?) de Marvel, es que los personajes emblemáticos eran adolescentes:
Spiderman, La Patrulla X original, la Antorcha Humana…
Eran superheroes iconicos que, en sí mismos, empezaron como adolescentes. 
No era necesario acentuar los JOVENES que eran porque, era algo evidente y no se veían en esa necesidad.

Desde mi punto de vista, Marvel ha tenido mejor integrados a los preadolescentes y adolescentes dentro de su universo ya que siempre los tuvieron en cuenta sin necesidad de hacer de ellos un recalque especial.
Creo que es por ello por lo que los jóvenes de Marvel funcionan y se mueven mejor dentro de su propio universo sin necesidad de depender de ningún adulto.
Han estado ahí desde el principio.
Y ahí seguirán.

Alfeizar
Alfeizar
18 marzo, 2010 15:43

“No hay que olvidar que en Marvel , los superheroes adultos, se comportan tambien como adolescentes”

Pues no veo así al Capi, a Thor, Scott Summer o a Xavier. Seguro que hay otros como tú dices, pero generalizarlo lo veo muy exagerado.

En lo que sí te doy la razón es que en DC, los super suelen ser mas seriotes, más ¿adultos? que en Marvel, donde gente como Spidey o Deadpool tienen mucho peso (al menos en cuanto a publicaciones mensuales se refiere) y suele haber un “payasete” en cada grupo. (Memorable la bestia en su época de “payasete” de los vengadores)

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
18 marzo, 2010 15:45

Bazinga! jorgenexo. El problema con estas series yo creo que radica en que son chavales, y los guionistas no saben hacer que sean chavales, intentan meterles problemas y penurias que cuando eres un chavalin, ni te planteas que te puedan pasar, siempre intentan ponerles en la posicion de “inocencia perdida, y ahora, madura de golpe”, cuando por suerte o por desgracia, este tipo de historias de culebron de instituto, se venden, se leen, se ven por televisión, y tienen exito (mayor o menor claro), evidentemente en un comic de superheroes, abusar de esto seria un error, pero tambien es un error abusar de que masacren a tus compañeros, o a tu familia, o a tus conocidos, o que te secuestren unos racistas y te torturen, por ejemplo los primeros numeros de NYX trataban bastante bien el tema de ser chavalin, no iba a ningun lado y por eso quesada lo acabó como lo acabó, pero era un buen tono para lo que viene a ser una serie de chavalines con poderes, que son chavalines, que tienen emoción, aspiraciones y se pierden en tonterias, y todas esas cosas, y no enfrentarles a Belasco y tener que ser testigos de como destroza y recompone a un amigo tuyo una y otra vez, desde luego este tipo de series tienen una duración limitada, y seria mejor sacar arcos argumentales que serie mensual sobre este tipo de personajes, porque no puedes sustentarlos, porque siempre puede llegar alguien que quiera innovar con los personajes y volverlos adultos, y le podra salir bien, pero tambien le podra salir como una patada en los cojones, y hundir la serie. Por cierto, los jovenes vengadores no continuaron gracias a la civil war, una lastima, porque la mini esta que ha salido de Young Avengers Dark Reign es una mierda de varios m3.

guolberin
guolberin
Lector
18 marzo, 2010 15:46

En DC son seriotes desde Didio, recordemos que una de las mejores series de DC ha sido la JLI.
Es una estupidez decir que en Marvel los adultos son más adolescentes solo para remarcar que “DC mola más”

carlos
carlos
Lector
18 marzo, 2010 16:51

Seria bueno hacer una encuesta para saber las edades de los comiqueros de aqui en zonanegativa para tener una idea. Yo voy en mis 25 años y si bien lo que me engancho a los comics fue la serie animada de los xmen, no seguia un comic mensualmente en particular…todo eso cambio cuando llego a mis manos un comic llamado Generation x; el numero exacto: 43 de la version gringa. Fue amor a primera vista. Los guiones de Larry Hamma y los increibles dibujos de Terry Dodson (sabia que un dia llegaria lejos) me enamoraron de aquel comic de segunda por asi decirlo.

Ame a los personajes, a Sean, Emma, Jono, Paige, Jubes, Angelo, Everett, Monet, Penance, Mondo y hasta a los pequeños Artie y Leech…busque los primeros numeros que me faltaban y de ahi los acompañe hasta su ultimo numero…fue mi primer comic que de verdad queria que veia cancelado. No lo entendia porque, no podia ser que no hubieran muchos fans ahi afuera del equipo joven de mutantes….en fin, mi consuelo fue saber que tendria a Emma y a Jono en los xmen, y pronto tambien a Sean, Jubes y Monet….pero luego la tristeza vino con la muerte de Angelo y Sean…el poco interes de marvel por recordar o intenar hacer algo con la memoria de este equipo….cada vez son menos los que quedan vivos, es como si a marvel le gustase tratar mal a los pocos fans de Generation x que quedan por ahi…

En la otra cabecera, seguia tambien Young justice…con los increibles guiones de Peter David y los dibujos de Todd nauck…fue una pena que gracias al exito alcanzado por la serie animada de los Titans, decidieran cancelar la serie para convertirla en los titanes….

saludos nostalgicos a todos.

guolberin
guolberin
Lector
18 marzo, 2010 16:57

No te preocupes, lo mismo Planeta se decide y saca la serie de Young Justice completa, en formato fotocopias, claro….

luis r
luis r
18 marzo, 2010 18:09

El problema de fondo es el que está atravesando Marvel y DC en estos tiempos, es decir, todos sabemos que el principal problema de los comics es que llega un momento en que no puedes avanzar con los personajes, no los puedes hacer crecer en edad como le pasa a los lectores que si vamos creciendo en tiempo real, los personajes de comic no pueden crecer al ritmo que nosotros. Por eso tuvieron que deshacer el matrimonio de Peter con Mary Jean (para tener un spiderman mas juvenil) y por lo mismo los personajes juveniles se quedan acartonados para nosotros, entonces obviamente la editorial tienen que cancelar los títulos porque van perdiendo público y tiene que crear nuevos titulos con nuevos personajes todavía “mas juveniles” que los anteriores, y asi, una y otra vez.

Ziggy
Lector
18 marzo, 2010 18:27

Excelente articulo Ivan. En mi opinión quizas el problema como tu señalas esta en dos frentes: Por un lado el tener un personaje adolescente implica que existe un momento de transisión de niño a adulto. El personaje cambia, deja de ser para convertirse en otro. SI vemos a personajes como Superman, Batman Wonderwoman Capitan America Thor, saben quienes son, puedes construir historias que no los transforman en su medula. Pero con el adolescente, las historias tienen por objetivo también aportar a su desarrollo, un desarrollo que de alguna manera era compartido por el lector.
Y es el lector el otro problema. ¿Hay adolescentes leyendo estas historias o solo quedan los treintañeros, cuarentones que añoran los ochenta, cuando “todo era mejor”? Nuestro viaje se ha completado, somos adultos y ver personajes en una eterna adolescencia, personajes que se supone crecián y se transformaban con nosotros, es decepcionante por un lado y aburrido por otro. Los lectores de los 80s vievieron el viaje original y cualquier reencuentro es como ver  a los viejos compañeros de colegio. SI ves a alguno que sigue en la misma vida de antes, piensas, “cielos este tipo no ha madurado para nada”. Todo lo que queda es la nostalgia.
Quizas el problema con los nuevos conceptos (Runaways, Young Avengers) es que no las editoriales no les dedican suficiente tiempo o inversión, en busca del hit del momento. ¿Cuanto tiempo estuvieron Perez y Wolfman en Titanes? La construcción de nuevos personajes no es algo que se construye de la noche a la mañana, requiere tiempo e inversión. Y en la actualidad se potencia mucho el hype es desmedro de la construcción de buenos desarrollos. Asi que a Avengers: Academy, no le veo mucho futuro tras la salida de McKone, ni me explico porque no aprecharon mejor a algunos personajes de la Iniciativa.
Para mí, el mejor personaje adolescente del momento es Invencible. Cada capitulo es una aventura y un paso nuevo al adulto, y hasta que kirkman lo diga, yo voy de la mano con él.

Mickel
Mickel
18 marzo, 2010 19:31

Mis dos centavos:

Faltan historias y personajes que hagan pensar. Falta hacer crecer a los personajes. Falta imaginacion, la cual esta limitada por la dependencia visceral que tiene el ex-sidekick hacia el adulto.

Yo me figuro escenas donde Conner Kent tenga su Facebook y Twitter y le explique a Clark porque es una buena idea(y Clark no lo entienda); donde Casey hable de ir a salir de tiendas y buscarse un vacilon y pregunte a Donna si no siente que se le pasa el reloj biologico; donde los adolescentes crezcan y empiecen a retar a los adultos, a pensar nuevos modos, a ser mas activistas, o menos tolerantes, donde se vea el conflicto generacional que todos vivimos dia a dia en el trabajo o con la familia y al final nos deje una leccion, no una moraleja, si no algo para pensar:

Esta bien que los Titanes protejan al barco japones de ser atacado por el ‘villano’ ecologico? Esta bien que como Lex Luthor es inocente hasta que se demuestre lo contrario y ha adquirido a precios bajos la empresa saque a la gente para automatizarla dejando a la gente sin trabajo? Esta bien la invasion a Irak? Esta bien la mineria informal porque da trabajo a la gente aunque envenene el planeta? Esta bien gastarse millones de dolares en ropa para el Oscar y glamour mientras en Africa mueren de hambre? O como me pregunta a veces mi hija… esta bien que haya animales y niños abandonados en las calles?

Cada generacion tiene sus perspectivas y sus respuestas. Creo que el balance entre un heroe adulto diciendo “pero es que la ley, el status quo” y el joven diciendo “no se trata de la ley, si no de lo correcto!” o viceversa(hay jovenes reaccionarios y adultos que somos tan liberales xD) puede dar para mucho. Pero nadie pone eso, con las excepciones honrosas de Incorruptible o Invincible. Creo que el unico lugar donde veo eso es en Fall of the Hulks cuando Skaar y Bruce Banner discuten, y aun asi es algo superficial…

Tildoras
Tildoras
19 marzo, 2010 2:12

, ¿qué falla con las cabeceras de super-adolescentes que no lo hace con sus mayores? ¿Por qué sobreviven chiquicientas colecciones de Vengadores mientras que los jóvenes terminan sus días en la cuneta esperando ser rescatados por algún nostálgico en un revival que no suele concederle precisamente la gloria de antaño?

Lo que fallan no son esos grupos sino el miedo de las editoriales a hacer pasar demasiado el tiempo en sus personajes icónicos como para que envejezcan demasiado y así pierdan la iconicidad. Los personajes jóvenes atentan contra eso y por ello acaban cayendo en pro de los de siempre.

Cuando Marvel pone a un personaje como Infernal al lado de Cíclope queda claro que son dos personajes de diferentes generaciones. Cíclope es un hombre maduro cuya edad se situará sobre los treinta y pocos años. Cuando le pones al lado a uno de los críos y pasan tres o cuatro años supuestamente el jovencito ha crecido un poco y erso obligaría a hacer parecer a Scott esos mismos años más mayor. Para evitarlo, se termina desechando al jóven.

Por eso es completamente inútil leer superhéroes. Porque la historia nunca terminará llevando a nada al tener los personajes una vida condenada a una edad máxima. Infernal nunca podrá crecer, da exactamente igual cual es su futuro, si llegará a ser miembro verdadero de los X-Men, si decidirá ser un Verngador, si pasará a ser un villano. Da igual, nunca va a poder crecer más allá de unos 20 adolescentes años porque si no sus mayores deberían empezar a aparentar más de 40 para ser coherentes y no quieren hacerlo. ¿Sirve de algo leer universos condenados a repetirse? ¿a no llegar a nada porque los personajes no pueden vivir vidas completas?

La cosa se acentúa con el icono fundamental de la editorial: Peter Parker. Curiosamente Cíclope y Peter Parker tienen exactamente la misma edad, pero sin embargo en uno se permiten avanzar un poco más y con Peter no quieren que la cosa supere los 25 años de edad aparente.
Si los personajes jóvenes triunfan, quieren decir que perduran y si perduran por fuerza debería pasar el tiempo para ellos y crecer, por lo que afectaría a los personajes principales y eso no lo quieren permitir. Marvel sobre todo y ante todo no quiere permitir un Spiderman maduro.

Todo esto conlleva unos cuantos millones de problemas que no voy a relatar aquí salvo el de tener que estar siempre estirando las historias, metiendo retrocontinuidad o adelantar los orígenes de los personajes en el tiempo para justificar su edad aparente. Dentro de unos años Marvel fechará la creación de los X Men en el siglo XXI o será imposible que Stark haya estado en según qué guerras y las cambiarán por otras más recientes, lo cual imposibilitaría historias que han sucedido pero al mismo tiempo las mantienen creando el barributillo follonero incoherente que es hoy día la continuidad.
Cuando nació el universo Marvel en los años 60, los comics reflejaban los años 60, de tal modo que la Segunda Guerra Mundial había sucedido hacía solo 20 años y el Capitán América se había tirado esos años en el hielo.
Ahora con Brubaker en la serie eso se estiiiiira para situarlo más adelante, de tal modo que ahora el Capi fue descongelado décadas más tarde, conllevando que cuando es descongelado hace mucho más tiempo desde que finalizó la Segunda Guerra Mundial y Bucky Soldado de Invierno ha despertado muchas veces en diferentes años para hacer cosas. Así Brubaker mete retrocontinuidad para rellenar ese tiempo estirado, haciendo que historias que ocurrieron sean imposibles y basando muchas de las historias actuales en esos nuevos datos metidos en retrocontinuidad. De este modo tenemos historias presentes basados en hechos que no pueden haber sucedido, en hechos metidos con calzador y en hechos que se contradicen entre sí.

Todo por no querer hacer avanzar a los personajes hasta su coherente final y que estos sean sustituidos por otros que recojan el manto.

Así que en resumen ¿por qué los grupos jóvenes terminan cayendo? porque la propias editoriales los autoboicotean.

Lord Deu
Lord Deu
19 marzo, 2010 2:44

En mi opinion los grupos adolescentes se agotan, por que la adolescencia es breve y pasajera, por lo mismo es una etapa de la vida que esta hecha para pasar.
Por eso cuando un personaje sigue con sus rabietas de adolescente por aÑos y aÑos, agota.

Las unicas excepciones son los emblematicos de Marvel como Spiderman, los X-men, y varios de los Vengadores que parecen tener mas exito en vivir una eterna adolescencia que en intentar madurar.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
19 marzo, 2010 15:59

Pero tb ese tiempo estirado enriquece a los personajes, porque entonces sabemos que fue de Bucky y si murió o no….por ejemplo…

brodie
brodie
Lector
19 marzo, 2010 18:57

Para mi, la serie de adolescentes de los 90 fue Gen 13. Esos primeros números de Scott Campbell me traen unos recuerdos de la hostia!!!

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
19 marzo, 2010 20:23

Bueno, y los New Warriors y Gen-X tb fueron geniales….

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
19 marzo, 2010 21:45

Es que hablar de “utilidad” a la hora de hablar de leer comics… y mas aun de series mensuales… no lo lees porque sea util, lo lees por entretenimiento o afición, el problema es tomarselo demasiado en serio, y mas cuando eres tu adulto y ya comprendes como funcionan las cosas.

luis r
luis r
20 marzo, 2010 2:46

Todo lo que ha explicado Tildoras es lo que intente decir yo pero mas resumido, mucho ojo que Tildoras tienen toda la razón y ese es el problema fundamental en estos tiempos, pronto Marvel tendrá que plantearse muy bien (si no es que ya lo está haciendo) que es lo que va a hacer, si seguir estirando mas la continuidad o hacer un mega reinicio de todo su universo