Homunculus, el nacimiento del héroe

Por
0
336

Homunculus/Yamamoto/Ponent MonLa estructura clásica de los relatos mitológicos se define por su replicabilidad. Esto significa que la misma estructura debe ser capaz de actualizarse en diferentes relatos. Por lo general, la estructura narrativa de los relatos mitológicos empieza con un personaje que adquiere una serie de habilidades que le capacitan para hacer cosas extraordinarias. Poco a poco, en el desarrollo del relato, este personaje va descubriendo que es portador de este poder y decide darle una aplicación, un uso, que suele ser la lucha contra el mal (bajo diferentes manifestaciones).
El relato concluye con el enfrentamiento del héroe contra el mal y con la victoria del héroe en la contienda. En algunos casos, el triunfo es recompensado con algún tipo de trofeo o simplemente con el reconocimiento público de la proeza.

Resulta muy interesante analizar esta estructura narrativa en los comics contemporáneos.

En los dos primeros volúmenes de Homunculus tiene lugar lo que hemos llamado más arriba “adquisición de la competencia” y la paulatina toma de conciencia por parte del héroe del poder que tiene. En este caso, Susumu, un misterioso indigente, accede voluntariamente a un arriesgado experimento quirúrgico a cambio de dinero: un experimento orientado a desarrollar un Sexto Sentido que permita el definitivo acceso a la verdad y al conocimiento más puro.

En este sentido, Susumu se vuelve héroe por desesperación. Es más, accede a someterse al experimento para recuperar su coche que se ha llevado la grúa. Parecería que no es más que un anti-héroe, un héroe a la fuerza, alguien que se asume el riesgo de convertirse en héroe por necesidad y por dinero. ¿Querer recuperar un coche es motivo suficiente para convertirse en héroe?

La fórmula de Susumu es una fórmula muy particular de convertirse en héroe. Recordemos que Spiderman o Superman adquieren sus competencias, su poder, de manera involuntaria, por azar. En el extremo opuesto, Batman se hace hábil a propósito, esforzándose, para vengar la muerte de sus padres.

Vemos un cierto paralelismo con Batman, es cierto (la voluntariedad de adquirir una habilidad), pero a diferencia de Bruce Wayne, Susuru adquiere el poder antes de tener un objetivo. En eso se parece más a Spiderman y Superman. En este sentido no es ni un héroe por vocación (Batman) ni un héroe por accidente (Spiderman): Susumu es un héroe por desesperación que irá buscando el sentido a sus nuevos poderes a lo largo del relato.

Este punto será, probablemente, el que se irá desarrollando a lo largo de la obra: la búsqueda de un sentido, de una utilidad, de una función para una habilidad (un Sexto Sentido) que ha adquirido por decaimiento, por agotamiento y por claudicación.

En este sentido Susumu Nakoshi es un héroe trágico y su tragedia marcará, sin duda, el desarrollo de la obra.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments