Grito nocturno, de Borja González

Por
0
3181

Portada de Grito nocturno de Borja González

Edición original: Nuit couleur larme FRA (Dargaud, 2021)
Edición nacional/España: Grito nocturno (Reservoir Books, 2022)
Guion: Borja González
Dibujo: Borja González
Color: Borja González
Formato: Rústica. 168 páginas. 17,90€

¿Hay alguien que escuche nuestros gritos?

«Mira, puede que mi vida sea monótona y triste, pero no es cierto no haya soñado nunca con nada.»

Con Grito nocturno (Reservoir Books), su trabajo editado originalmente para el mercado francófono el año pasado, Borja González (Badajoz, 1982) firma su tercera obra larga tras La Reina Orquídea (El Verano del Cohete), de la que está realizando en la actualidad un remake con bastantes cambios, y The Black Holes (Reservoir Books). Se trata de un trabajo que amplía su universo personal ya que las tres obras, aunque de lectura independiente, se pueden considerar como una serie, no solo porque entre sus protagonistas se encuentra de nuevo Teresa, que ejerce como alter ego del autor y que también aparece en su cómic digital The unseen records, o porque podríamos clasificarlas como obras de terror romántico, si no, sobre todo, porque abordan los mismos temas: el autoconocimiento, la construcción de la personalidad propia, la amistad, los sueños, los miedos y la soledad. Aunque con una perspectiva diferente según los personajes que son un reflejo del autor, y el mismo, han ido madurando.

Teresa es una mujer solitaria que es dueña de una librería sobre ocultismo y terror, además edita un fanzine llamado Grito Nocturno. Vive en una ciudad anodina y aburrida donde todo el mundo únicamente mira por sí mismo, rodeada por un bosque tenebroso, en la que en los últimos tiempos han comenzado a desaparecer algunas jóvenes de manera misteriosa. La única clienta de su librería es Matilde, una joven skater de carácter bastante más extrovertido que ella y lectora apasionada de su fanzine, que también se encuentra bastante sola. La tercera protagonista es Laura, un demonio otaku que Teresa ha invocado en el bosque que tiene la capacidad de conceder un deseo. Sin embargo, Teresa no sabe qué pedirle.

Viñeta Grito nocturno de Borja González

Aunque la obra este plagada de brujas, demonios y fantasmas y en sus páginas se plantean varios misterios cómo saber que ha pasado con las mujeres que desaparecen o las causas por las que Teresa nunca ha puesto a la venta el número 38 de su fanzine, para desesperación de Matilde que se muere por leerlo, el motor de la historia es la relación que se establece entre Teresa, Matilde y Laura. Sus personalidades son muy distintas y la relación está marcada por el tema principal de la obra que es las expectativas que tenemos hacia los demás y hacia nosotros mismos. Teresa es la que más sufre ese problema puesto que su soledad e infelicidad viene provocadas por esta causa, ya que ni la gente que la rodea cumple con sus expectativas ni lo hace la ciudad en la que vive, así que pierde el interés por todo asilándose por completo, lo mismo que le sucede con Laura que no es el demonio que ella esperaba. Una soledad que se convierte en una losa enorme para cualquiera cuando no es buscada. Pero la presencia de Laura termina por obligar a Teresa a enfrentarse consigo misma y afrontar algunos de sus miedos y atreverse a apreciar a las personas, aunque no sean lo que ella espera. La ausencia y la pedida también juegan un peso muy grande en Grito nocturno, no solo por las personas que desaparecen en la historia, ni por la ausencia de diálogos en muchas ocasiones, sobre todo por la manera en cómo podemos perder a las personas que queremos sin darnos cuenta olvidándonos de ellas sin que nos demos cuenta. El desenlace no resulta el que esperamos y no hay ninguna respuesta fácil ni finales mascados, como es habitual en los trabajos de Borja González.

Otro de los aspectos que más destaca en esta obra el profundo amor que Borja González siente hacia la cultura alternativa, en concreto hacia algunas de sus formas más libres como la música punk o los fanzines, pero sin desdeñar para nada el manga y el anime o algunas de las obras fundacionales de la literatura fantástica y de ciencia-ficción como el relato de H. G. Wells La puerta en el muro, que sirve para intuir como se conecta está obra con The Black Holes. Esas referencias culturales sirven sobre todo para definir a los personajes que aparecen en la obra. El fanzine de Teresa se convierte en el único lugar donde se siente con la seguridad para dejar constancia de todos sus miedos y dudas vitales, pero no quiere que nadie lo lea.

Página Grito nocturno de Borja González

Gráficamente nos encontramos con un estilo plenamente consolidado y muy personal, en el que sus principales influencias se han amalgamado para dar como resultado una voz propia, en la que destaca su capacidad para dotar de expresividad a sus personajes, pese a que no tiene facciones, algo que consigue gracias a un excepcional dominio del lenguaje corporal. Algo que combina, al igual que en sus anteriores trabajos, con una composición de página estupenda, un gran uso de los silencios dejando que sean los dibujos los que cuenten la historia y un gran dominio del tempo de la historia. De la misma manera nos encontramos con un gran trabajo en los fondos, tanto en su representación del bosque, tenebroso y mágico, como en la ciudad, solitaria, triste y abandonada, y por encima de todo sus cielos abiertos, luminosos y llenos de posibilidades. Unos escenarios que siguen pareciendo teatrales, algo que dota a la obra un toque de irrealidad. Todo ello potenciado por el uso del color, que en esta ocasión tiene muchos más tonos que los trabajos precedentes, aunque priman los azulados que potencian esa sensación de tristeza, decepción y abandono que respira la obra.

Viñeta Grito nocturno de Borja González

Como es habitual Reservoir Books hace una edición impecable, con un tamaño mayor que The Black Holes como corresponde a una obra procedente del mercado francófono. Como ya sucedió en 2021 en este 2022 apuntan a ser una de las editoriales que más alegrías nos den a los que buscamos en el cómic algo diferente a las fórmulas habituales y repetitivas.

Al igual que sucede con todos sus trabajos hasta la fecha Grito Nocturno se convierte en algo maravillosamente diferente a lo que esperábamos en un principio, un misterio que corresponde descubrir a cada lector y que gana enteros con cada relectura. Un trabajo que se convierte desde ya en una de las grandes obras de este 2022 y que consolida a Borja González como uno de los autores más estimulantes del cómic actual.

Lo mejor

• La sensación de misterio presente en cada página de la obra.
• El cada vez más refinado y personal estilo gráfico de Borja González.
• Los temas de fondo que aborda la obra: la amistad, la soledad y sobre todo las expectativas que tenemos hacia los demás y nosotros mismos.

Lo peor

• La espera hasta poder leer los nuevos trabajos de Borja González.

Edición original: Nuit couleur larme FRA (Dargaud, 2021) Edición nacional/España: Grito nocturno (Reservoir Books, 2022) Guion: Borja González Dibujo: Borja González Color: Borja González Formato: Rústica. 168 páginas. 17,90€ ¿Hay alguien que escuche nuestros gritos? "Mira, puede que mi vida sea monótona y triste, pero no es cierto no haya…
Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 9.5

9.2

Borja González firma una fantástica obra que bajo una pátina de género de terror encierra una historia sobre las expectativas no cumplidas y el miedo al olvido.

Vosotros puntuáis: 7.38 ( 24 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #158 – Caballero Luna: un repaso a su trayectoria
Artículo siguienteMagazindie – Marzo 2022
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...