Green Lantern, desde la marcha de Geoff Johns hasta Renacimiento.

Una paseo por la historia reciente de la franquicia de los Green Lantern desde que Geoff Johns hasta la actualidad del Renacimiento de DC.

Por
7
3282
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Las dos cabeceras de la franquicia Green Lantern del relanzamiento Rebirth ya han llegado a nuestro país de la mano de ECC Ediciones. Dos nuevas cabeceras en dos nuevos volúmenes con nombre inédito hasta la fecha que servirán para alejarse definitivamente de la sombra de Geoff Johns de los personajes esmeralda. Y es que ya son casi cinco años desde que Johns abandonse la franquicia en nuevas manos. Con Hal Jordan de nuevo con el anillo verde en su poder (a ver lo que le dura esta vez… ya anticipamos que no mucho), los Guardianes muertos y Sinestro con el anillo amarillo y pocos Sinestro Corps a su disposición (una suerte de rebeldes del propio cuerpo), comenzaba una nueva era en la franquicia Lantern. Todos los autores con series daban el relevo a una nueva generación de guionistas y dibujantes, comenzando así una nueva etapa en la que todo sería muy diferente. Dedicamos este artículo a analizar los hechos ocurridos desde aquel entonces en la otrora franquicia más lustrosa del Universo DC.

Nuevos guionistas

Sustituir a Geoff Johns o Peter Tomasi no iba a ser tarea fácil para los recién llegados, así que cuando todo el mundo se esperaba algún autor de primera fila y consolidado para relevar a Johns, la sorpresa ante el nombre de los autores elegidos fue mayúscula e hizo falta en algunos casos el uso de la Wikipedia para informarse. E incluso alguno ni siquiera tenía su propio perfil por aquel entonces… Un desconocido en el mundo mainstream DC/Marvel como Robert Venditti (brillando eso sí con X-O Manowar en Valiant) vendría a hacerse cargo de la cabecera principal junto al dibujante Billy Tan (Uncanny X-Men), un tándem creativo que ha sabido llevar la cabecera a buen puerto, pues llevan en la cabecera desde entonces y han conseguido hacer olvidar, al menos por momentos, la omnipresencia de Geoff Johns bajo el mantra de “aumentar los elementos de la mitología Lantern con nuevos conceptos y sin ningún miedo al cambio”, en palabras del propio Venditti.. La cabecera Green Lantern Corps pasaría a manos de un desconocidísimo Van Jensen (autor de un proyecto llamada Pinocho, Cazador de Vampiros) junto con el dibujante Bernard Chang (Wonder Woman). Igualmente sorprendería la elección de un por entonces desconocidísimo Charles Soule como guionista para Red Lanterns, aunque pronto demostró tener más ganas e ideas que su antecesor Peter Milligan (algo no muy difícil, vista la desgana con la que rindió el guionista inglés con el grupo de Atrocitus). Por último, Justin Jordan (Shadowman, Dead Body Road) tomaba el relevo de Tony Bedard en Green Lantern: New Guardians junto con un Brad Walker que brillaría en los dibujos de la cabecera durante unos cuántos números. Y, como anticipábamos en el artículo anterior, debutó una quinta serie de la franquicia centrada en Sinestro a cargo del guionista Cullen Bunn.

Pero la polémica no se hizo esperar e incluso. Y es que estamos hablando del verano de 2013, aquel verano fatídico donde la editorial comandada por Dan Didio y Jim Lee desesperaba y/o divertía al fándom día tras día con decisiones a cada cual más discutibles y donde la fuga de cerebros con y sin portazo en la puerta era el pan nuestro de cada día, como con las salidas de James Robinson, Rob Liefeld, Andy Diggle, George Perez… En este cambio de sillas continuo en las series esmeraldas también hubo una buena dosis de polémica Inicialmente, Joshua Hale Fialkov (Yo,Vampiro) iba a guionizar Green Lantern Corps y de Red Lanterns, pero un buen día, anunciaba en su cuenta de Twitter lo siguiente: “Os confirmo que ya no soy el guionista de GLCorps o Red Lanterns para DC Comics. Ha habido decisiones editoriales sobre la dirección de la serie que entraban en conflicto con la historia que yo iba a contar y para la que fui contratado, y sentí que era mejor dejar a DC contar su historia de la manera que ellos quieren. Estoy agradecido por la oportunidad y voy a echar de menos trabajar con todo el equipo de Green Lantern”. Fialkov, quien puso rumbo a Marvel para guionizar The Ultimates y Alpha: Big Time, apuntillaba que “no ha sido una decisión fácil de tomar, ni emocional ni económicamente, pero estoy seguro de que fue la decisión correcta, tanto para mí como para las series de Green Lantern”. Ese mismo día se supo que desde la editorial habían ordenado a Fialkov encontrar un argumento mediante el cual matar a John Stewart, a lo que se negó en rotundo, planteando su dimisión justo a continuación y posicionando al fándom una vez más en contra de la editorial y sembrando todas las dudas sobre el relanzamiento.

Y es que la intención de sacudir de arriba abajo el statu quo era evidente y se hizo notar desde el primer momento. No sólo el mundo Lantern pasaba a ser mucho más conexo entre todas las series, sino que además todas cogían bastante peso en el devenir de la historia, especialmente una Green Lantern Corps que pasaría a ocupar el lugar central de este rincón del universo DC durante más de un año, cocinándose a fuego lento las tramas de los futuros eventos de la línea. En Green Lantern, Oa quedaría destruido al igual que los Guardianes de modo que el cuerpo intergaláctico establece su nueva morada en Mogo mientras que Hal Jordan asume la jefatura de todo el cuerpo, lo que le acarreará numerosos quebraderos de cabeza. Green Lantern Corps pasará a centrarse en la figura de John Stewart (quien no acabó muriendo como se especuló, en parte por el feedback masivo del público tan sensible a la desaparición de los personajes negros tan clásicos) y en el funcionamiento con un escuadrón de Green Lanterns cumpliendo misiones por toda la galaxia. Además, Van Jensen conseguiría poner la piel de gallina al aficionado con una historia de amor traición entre Stewart y Fatality, la zafiro estelar con la que siempre ha tenido sus más y sus menos. Green Lantern: New Guardians daría un giro interesante también pues Kyle Rayner abandonaría a los Green Lanterns en su condición de White Lantern y se iría de aventuras con los hermanos de los viejos Guardianes de Oa, haciendo honor a su título y estudiando los misterios del universo. Por último, el cambio más radical vendría de la mano de Charles Soule en Red Lanterns. Si Peter Milligan había centrado su etapa en Atrocitus y el intento de crear un cuerpo autosuficiente (recordemos que los Red Lanterns no hablaban cuando fueron concebidos por Geoff Johns), el nuevo guionista daba un giro interesante pues metía a Guy Gardner como un linterna roja, asumiendo el liderazgo de un pequeño grupo de linternas que abandonarían a Atrocitus en su particular cruzada. No sólo suponía un interesante cambio de look para Gardner (barba incluida), sino que la serie pasaba de ser lo más olvidable a tener, al menos, el mismo interés que el resto de series. Tres primeros números en todas las series que dejaron huella.

Tras esta introducción y tour de force de los guionistas, Green Lantern #24 suponía la aparición de un nuevo e interesante villano que daría que hablar durante los dos siguientes años: Relic. En palabras de Venditti “este villano es un viejo explorador proveniente de otro universo, uno mucho más antiguo que el presente, en el que unos entes similares a los linternas que utilizaban el espectro emocional al igual que éstos, terminaron por destruir su universo de tanto usarlo ya que el uso del espectro emocional desgasta el universo”. Dejando de lado que la idea parecía copiada directamente de Star Trek donde los motores de las naves que usaban la velocidad de la luz deterioraban el universo, Relic es encontrado por Kyle Rayner, con consecuencias nefastas para todos durante el crossover Lights Out: Oa queda destruida mientras que Kyle Rayner muere (ejem) ante los ojos de todos los Lanterns presentes (realmente se embarca en un viaje por los confines del universo junto a los guardianes) para reactivar la batería de poder de los Green Lanterns. Y los Blue Lanterns, a excepción de Saint Walker, son carne de cañón a causa de las ganas de cambio de Venditti. Acción a raudales condensada en apenas unos pocos números, donde Jordan muestra una actitud casi fascista, asumiendo que su punto de vista es el único válido y oponiéndose a los contrarios. Los grises de la personalidad de Hal Jordan nunca habían sido tan evidentes como bajo los guiones de Venditti y esto es algo que condicionaría el resto del volumen, que acababa de llegar a su ecuador.

Concluido este evento y al menos hasta el siguiente, a partir de ese momento cada una volaría por su cuenta durante unos números. El Green Lantern: New Guardians de Justin Jordan se convertiría en una buena serie sci-fi al más puro estilo Star Trek. Los Red Lanterns de Charles Soule vivirán una etapa de transición y una guerra interna entre los seguidores de Guy Gardner y los Atrocitus, quien lógicamente quiere recuperar el control del cuerpo que él mismo creó. Todo esto llevará a los Red Lanterns a gobernar el sector 2814 hasta entonces en poder de Simon Baz. Más adelante incluso Supergirl acabaría formando parte del cuerpo, a raíz del crossover Red Alert, en lo que acabó demostrándose como el reflejo de una preocupante falta de ideas para aplicar a la Chica de Acero. Mientras tanto, Sinestro continúa a lo suyo con su hija y sus acólitos intentando retomar fuerzas para devolver la grandeza a su cuerpo. Y, por encima de ellas, Green Lantern y Green Lantern Corps, siendo ambas igual de importantes a partir de este punto para comprender toda la trama. Las cosas se pondrán muy complicadas para el cuerpo de Green Lanterns cuando unos viejos conocidos del Universo DC, los Durlans, decidirán que es el momento, ahora que el cuerpo se encuentra en su peor momento tras la destrucción de Oa y la pérdida de los Guardianes, de destruir el cuerpo y pasar a gobernar el universo. Y además disponen de la habilidad de convertirse en quien deseen de modo que deciden ir derrotando a los Green Lanterns desde dentro, desde donde más duele, haciendo además que el Universo se vuelva su enemigo perdiendo así su jurisdicción. En Green Lantern Hal Jordan comenzará a perder el crédito de su liderazgo al no ser capaz de anticiparse a las amenazas y comenzará al perder el control del los guardianes y de la galaxia. Los Green Lanterns ya no son bien vistos pues no sólo son responsables de la futura destrucción del universo al usar el espectro emocional, sino que aplican sus propias leyes en un universo que no tiene porque ser suyo. Los Durlans, usando la habilidad tan propia suya, deciden ir a Mogo, sede central de los linternas verdes, y hacerse pasar por Hal Jordan emitiendo un comunicado a toda la galaxia en la que anuncia duras medidas contra todo aquel que sea contrario a los linternas.

Mientras, en GLC, Van Jensen fue mucho más radical en la cabecera que comandaba. No sólo sacaba a John Stewart de su zona de confort, sino que lo llevaba junto a un grupo de Lanterns a la zona de guerra, lidiando con todas aquellas razas que comienzan a juntarse para luchar contra los linternas mientras buscan a un antiguo Green Lantern de la raza Durlan llamado Von Daggle, presentado en la serie en el año 2007 por el guionista Keith Champagne, para ayudarles contra los suyos. Comenzará a descubrir una trama por la que los Durlans se han infiltrado en los Green Lanterns más que de lo uno desearía (al estilo de la Invasión de la propia DC) y que además están formando una fuerte y poderosa rebelión contra ellos que se está armando hasta los dientes para atacar Mogo. Cabe destacar en este punto la labor de los dibujantes, especialmente la labor de Bernard Chang, quien en Green Lantern Corps se dedica a dibujar a numerosos Green Lanterns, algunos de nueva creación y otros creados en algún momento de la historia de la franquicia, de una forma espectacular ayudado por los colores de un incesante Marcelo Maiolo. Destaca, y mucho, la labor de “estudiosos” de ambos guionistas quienes demuestran conocer el universo a la perfección mientras se dedican a traer al frente personajes que habían sido presentados en un momento determinado (a algunos incluso no se les había visto aparecer por la cabecera desde hacía más de 30 años) y que habían quedado olvidados bajo una montaña de nuevos cómics de la franquicia Green Lantern.

Llegaba el momento para un nuevo crossovers, bautizado como Divinidad, en el que el Nuevo Universo DC post-52 daba la bienvenida a los Nuevos Dioses. A raíz de los descubrimientos sobre el mal uso del espectro emocional tras la llegada de Relic, el Alto Padre (el líder de los Nuevos Dioses) descubriría que el poder de los anillos de los Lantern había alcanzado el Source Wall. A medio camino entre la curiosidad y las ganas de poder, su objetivo será descubrir y entender el poder del espectro emocional, en una lucha por el poder entre Dioses y Lanterns que se extendería durante tres meses (entre los números #35 y #37 USA de todas las colecciones) y entre varios especiales. El punto de partida es original, ya que la aparición clásica de los Nuevos Dioses siempre era a través de la figura de Darkseid, para evitar que el líder de Apokolips, encontrase el arma de destrucción definitiva, la Ecuación de la Antivida. En este caso Justin Jordan, Van Jensen, Cullen Bunn, Charles Soule y Robert Venditti viran hacia Nueva Génesis y centran su atención en el Alto Padre que comprende que controlando el poder de los anillos del espectro emocional podrá conseguir un arma que pueda doblegar a la ya mencionada Ecuación de la Antivida. Una macro-historia difícil de equilibrar dada la enorme cantidad de dioses, portadores de anillos y secundarios con consecuencias para muchos de ellos y una aparición final de Mano Negra que lo posiciona en una nueva situación. Y en este punto llegó la Convergencia de DC y su DC You, que exigía un nuevo punto de partida “indy” para la mayoría de sus series. Y Green Lantern no sería una excepción.

Llega Convergencia

En Abril y Mayo de 2015, coincidiendo con la mudanza de las oficinas de DC Comics de Nueva York a Burbank, para estar más cerca de su rama audiovisual y ejecutiva (y de la casa de Jim Lee), DC Comics publicó el evento Convergencia, interrumpiendo el transcurso de las series regulares durante esos dos meses. A la vuelta, con DC You, por supuesto, iba a haber cambios. Cambios notables. Y, por supuesto, un poquito de polémica. Tan solo dos de las cabeceras regulares pre-Convergencia iba a continuar tras el evento: el Green Lantern, de Robert Venditti y Billy Tan, quien alcanzaría así las 52 entregas para concluir con este volumen, y el Sinestro de Cullen Bunn. Sustituyendo a GLCorps, DC publicaría Green Lantern: The Lost Army, de Cullen Bunn y Jesús Saiz. Con un Bunn omnipresente y un Saiz en estado de gracia, este “No Más Lanterns” explica el nuevo estado del Cuerpo tras su destrucción y la batalla por la supervivencia de Stewart, Arisia, Kilowog, Two-Six y Xrill-Vrex y, atención, Krona. ¿Pero no estaba muerto? ¿Clon del futuro o extracción del pasado? Pues en este caso es la opción b, ya que se trata de la versión humanoide que desapreció hace millones de años y no la versión pitufo que asesinó Hal Jordan. No se trata de la versión maligna que todos conocemos pero… ¿confiar en él es seguro? Como ingrediente extra, esta serie ofrece el regreso de Guy Gardner (con dos anillos, rojo y verde, como si de un árbol de navidad se tratase) al grupo, tras su periplo como Red Lantern en las manos de Charles Soule. Una contención en el número de series (por la propia salud comercial de la línea y los personajes) hace que la desaparición de la mencionada cabecera suponga una reunión entre viejos amigos con algunas rencillas personales pendientes. Las causas de la desaparición de este grupo de linternas a un nuevo universo es un misterio que se irá desvelando durante los números de esta miniserie, la cual continua a su vez en otro proyecto de seis números bautizado como Green Lantern Corps: Edge of Oblivion, a cargo de Tom Taylor (Superior Iron Man) y, en su regreso esperado a las series, Ethan Van Sciver.

Y en lo que respecta a la colección principal… ¿qué grandes cambios tenía preparados Venditti? Pues una idea que hasta ahora no se había probado nunca. ¡Hal Jordan renegado y a la huida! El mismo guionista comentaba que “habíamos dejado que la reputación del Cuerpo de Green Lanterns por los suelos tanto en la saga contra Relic como en el debut de Nueva Génesis. Habían abusado del espectro. Así que se nos ha ocurrido que Hal Jordan renuncie a su puesto como líder y cabeza visible de la organización, asuma la responsabilidad y se convierta en una especie de renegado para limpiar el nombre de sus compañeros”. Las consecuencias de esta decisión son directas, ya que debe entregar su anillo (¿recordáis que os avisamos que no lo duraría mucho?) y para sustituirlo, y pese a la oposición de Kilowog, roba el Guantelete de Krona. “Roba uno de los objetos más poderosos del universo, y se lanza de cabeza al espacio, pero a partir de ese momento su cabeza tendrá un precio que llamará la atención de criminales y cazarrecompensas”. Por momentos la cabecera pierde la inercia, sensación empeorada por el hecho de que el anuncio de un Renacimiento inminente ante el fracaso en ventas de la iniciativa DC You, de la cual curiosamente el título más llamativo fueron los Omega Men de Tom King, una serie ligeramente ligada a la franquicia Lantern (e inédita en España por el momento) pero que analizaremos en otro momento. Relic, la Bandada de Olio, Mano Negra, los Agentes Grises, Sonar y, como colofón final, un regreso muy descafeinado de Parallax son los muchos enemigos a los que se enfrenta un Hal Jordan que se cree, ante la misteriosa y prolongada desaparición de sus ex-compañeros, el único Linterna Verde del universo.

DC Renacimiento

Tras publicar durante años múltiples series en paralelo con picos de hasta seis cabeceras mensuales sacrificando calidad por cantidad, con la llegada de DC Rebirth el volumen de títulos se reduce a solo dos, aunque ambas de periodicidad quincenal. En orden de lanzamiento, estas series son Green Lanterns (en plural), a cargo de Sam Humprhies y una legión de dibujantes entre los que destacan Robson Rocha y Ardian Syaf, y Hal Jordan & The Green Lantern Corps, a cargo de Robert Venditti con Rafa Sandoval y Ethan Van Sciver turnándose a los lápices. Analizamos a continuación el futuro más inmediato de ambas series, por lo cual advertimos que entramos en territorio de spoilers.

La primera de ellas supone el debut en DC Comics de Sam Humphries, tras su fichaje en exclusiva por la editorial tras un recorrido un tanto irregular en Marvel Comics, donde firmó colaboraciones en Ultimate Comics: Ultimates, Avengers A.I., Cable & X-Force, Planet Hulk o Legendary Star-Lord, sin despuntar en ningún momento. En DC, además de Green Lanterns también ha asumido los guiones de Flash, otra de las cabeceras que Johns trata con más mimo, por lo que se presupone que su elección ha sido meditada. Green Lanterns (publicada por ECC Ediciones en tomo) narra las aventuras regulares de los dos últimos Lantern terrestres y actuales miembros de la Liga de la Justicia ante la ausencia del resto del Cuerpo: Simon Baz y Jessica Cruz. “Los protagonistas son una mujer latina y un Americano-musulmán, en un tiempo en el que el racismo y la xenofobia están presentes en algunas instituciones y en la sociedad. Me gusta que intentemos ampliar la diversidad en la primera línea de héroes del Universo DC”, comentaba el guionista. Hasta ahora no hemos mencionado a Jessica Cruz, dado que su crecimiento en popularidad había tenido lugar en las páginas de la Liga de la Justicia de Geoff Johns, desde que el anillo de Volthoom le había elegido a ella como nueva portadora tras la muerte del Power Ring del Sindicato del Crimen, empezando un gran arco argumental en el que empezaría a superar sus miedos, podría abandonar el anillo de Volthoom y acabaría consiguiendo su propio anillo de Linterna Verde y el carnet de miembro de la Liga.

Alejados de la presencia de cualquier otro compañero Lantern que les pueda hacer sombra, esta serie narra el surgimiento de la amistad entre los dos compañeros (quienes no se conocen al empezar la serie) y el apoyo mutuo que se profesan para superar los miedos y temores de cada uno de ellos: los problemas de aceptación por parte de Simon Baz dado su polémico pasado con una falsa acusación de terrorismo a sus espaldas y las crisis de ansiedad por agorafobia o el bajo autoestima de la inexperta Jessica, quien cada número duda si es válida para el puesto. Dos novatos que son obligados a trabajar juntos por el propio Hal Jordan, quien fusiona sus baterías de poder en una sola. Falta de confianza propia y mutua que tienen que dejar de lado en cuanto asoma por el horizonte una nueva amenaza de los Red Lanterns. En esta primera aventura el lector descubrirá una nueva habilidad especial de Simon Baz, bautizada como “Visión Esmeralda”. Al respecto, Humprhies comenta que “la Visión Esmeralda es un poder nunca visto hasta el momento en la historia de los Lanterns y solo Simon ha sido capaz de canalizarlo en un pico de fuerza de voluntad. Esta visión sirve para que Simon experience un caleidoscopio de visiones que ocurrirán en el futuro, ya sea en cinco minutos o en cinco años. De forma que son pistas de por dónde discurrirá la colección”. El enfrentamiento contra los Red Lanterns tiene todas las características de saga de introducción para nuevos lectores y únicamente la curación temporal de Bleez de su rabía interna y la plantación de la semilla de una nueva entidad de los Red Lanterns en el centro de la Tierra son las dos únicas novedades de interés de este arco titulado “Rage Planet”, donde un repetitivo Humprhies apenas justifica su elección y un batallón de dibujantes se apremian a cumplir para la doble ración mensual de Green Lanterns.

El segundo arco argumental tiene mucho más interés y se aleja de manidas tramas mil veces vistas estos últimos años. Todo comienza con la llegada a la Tierra de Rami, uno de los Guardianes del Universo primigenios y el creador de los primeros anillos de Green Lantern. En tiempos inmemoriales (entiéndase por ello diez billones de años), ante el caos cosechado por Volthoom y el fracaso de todos los métodos para intentar detener al Primer Linterna, Rami sugirió a los Guardianes utilizar siete anillos verdes que él había creado para reclutar a los primeros Linternas Verdes. Una iniciativa acogida con agrado en el seno de los Guardianes, todo lo contrario que ocurrió con su siguiente invento: el Anillo Fantasma. Este anillo es el único que no elige a su portador, sino que es elegido por su dueño, quien puede usarlo para canalizar a voluntad los poderes de cualquiera de los siete espectros de poder del universo. Al considerar este nuevo arma como peligrosa, los Guardianes mandaron al exilio a Remi… hasta ahora. Remi llega a la Tierra buscando al Green Lantern de nuestro planeta para encontrarse con dos novatos incapaces de custodiar el Anillo Fantasma, el cual va a parar a manos (literalmente) de Frank Laminski, un ex-marine fascinado por los Green Lantern que lleva toda la vida preparándose para ser uno de ellos. Ante el rechazo del anillo que acabó eligiendo a Simon, Volthoom manipula a Laminski para que porte este anillo y se enfrente a la pareja terrícola mostrando un desorden de personalidad múltiple a medida que su humor va cambiando y el anillo canaliza una u otra emoción. Un final de infarto que dejará secuelas en el futuro inmediato de la colección en el arco argumental “El Último Testamento del Primer Lantern”. Pero antes hay tiempo para una saga de dos números co-protagonizada por Batman, en la que el murciélago enmascarado contagia a Simon Baz su animadversión por las pistolas, dejando así de llevar a partir de ese momento el arma que le había acompañado desde su primera aparición. “No me gusta trabajar con Lanterns. Hal es una gloria muy engreída. Impredecible. Guy Gardner es… idiota. Pero contigo, contigo se puede trabajar”, le espeta Batman a Simon tras derrotar al Espantapájaros. Con dieciocho números de la serie ya publicados, los personajes son aceptados por sí mismos, la comunidad superheróica con Caballero Oscuro a la cabeza y los propios lectores, convencidos por el trabajo de Humprhies.

En paralelo y en las profundidades del espacio transcurre Hal Jordan & The Green Lantern Corps, una colección coral en la que Robert Venditti hace borrón y cuenta nueva respecto a las tramas y subtramas en curso antes del Renacimiento DC, tanto propias como ajenas. ¿Los Green Lanterns desaparecidos en otro universo? Vuelven a casa por navidad en el primer número sin mucha explicación. ¿Sinestro a punto de morir y más debilitado que nunca? Fusión con la entidad Parallax y como nuevo. ¿ El uniforme y guantelete prototipo que Hal lució durante el final de la etapa anterior? Olvidados por completo y vuelta al verde y con un nuevo anillo construido a partir de su energía de voluntad, la cual fluye por su cuerpo casi sustituyendo por completo a su parte humana. Como desarrollo más destacable de este primer arco argumental es que Venditti aprovecha la elipsis narrativa previa al Renacimiento para dar un nuevo giro a los Sinestro Corps. Ante la “baja por enfermedad” de Sinestro, el liderazgo de su ejército recayó sobre los hombros de su hija y ex–Green Lantern Soranik Natu. Sus dotes de mando, humildad e interés real por una paz galáctica borraron el mal nombre de los Sinestro Corps y ocuparon el lugar que había dejado la ausencia de los Green Lantern Corps como grupo policial intergaláctico. Sin embargo, su en cuando su padre recupera poder y salud, las malas prácticas vuelven a los avatares del cuerpo del miedo y tan solo, como clímax del primer arco (La Ley de Sinestro), Venditti presenta el enésimo enfrentamiento entre Sinestro y Hal Jordan que se salda con la muerte de ambos e -amigos y/o enemigos. Permanente en el caso del primero y muy breve en el del segundo.

El paseo de Hal Jordan por el mundo de los muertos es mucho más breve que en tiempos pretéritos, y sirve al menos para traer de nuevo a la colección a los exiliados Ganthet, Sayd y Kyle Ryner, luciendo atuendo y poderes propios de un White Lantern. Oh, y no olvidemos mencionar una nueva aparición tan fantasmal como catárquica de Abin Sur, para justificar la puesta a punto de Jordan. Exonerado, revivido e ilusionado como siempre, tan solo queda reagruparle con los Green Lantern Corps y su comandante John Stewart. Para ello, Venditti plantea un team-up de los más curioso entre los dos coleccionistas por excelencia del universo DC: Brainiac y Larfleeze, donde Sinestro Corps y Green Lantern Corps son atrapados por el avatar naranja de la avaricia y solo una colaboración entre los cuerpos de Soranik Natu y John Stewart puede salvarles de un futuro enjaulado. El buen resultado de esta colaboración pacifica entre los cuerpos verde y amarillo y el nuevo planteamiento pacifista de los ex-secuaces de Sinestro es el último giro de tuerca propuesto por Robert Venditti. Ante el reducido tamaño de ambos ejércitos debido a pasados conflictos y exilios, ambos líderes proponen que a partir de ahora cada sector esté protegido por un miembro de los GLC y otro de los Sinestro Corps, en una declaración conjunta que cambiará para siempre el futuro de la franquicia y cuyas consecuencias se dejarán ver en Green Lanterns. Ante esta nueva orden, ¿Simon Baz y Jessica Cruz no podrán seguir siendo protectores del sector 2814? ¿Quién será su compañero amarillo en estas labores intergalácticas? Interrogantes en el aire que no dejarán indiferente a nadie.

El relanzamiento, la contracción en series y la periodicidad quincenal han servido para revitalizar las ventas de las colecciones. Antes del Renacimiento DC, Green Lantern vendía apenas 33,000 unidades (en su número 52), por las 18,000 de la miniserie Edge of Oblivion, 15,000 de Sinestro (en su número 23) y Omega Men se hundía en las 8,000 copias mensuales (en su duodécima entrega). Unas cifras muy bajas con ningún número siquiera entre los cincuenta más leídos del mercado, dejando en evidencia las malas decisiones tomadas por la editorial los años anteriores. Con el relanzamiento las ventas se triplicaron. El primer número de los Green Lanterns de Sam Humprhies alcanzó las 84,000 copias en Junio de 2016 mientras que el Hal Jordan & The Green Lantern Corps de Robert Venditti y Rafa Sandoval se relanzó con 108,000 unidades entre los diez títulos más vendidos. Las cifras de ventas mensuales de ambos títulos se han estabilizado (tras dieciséis números publicados) en las 37,000 unidades. Un número que multiplicado por cuatro supone una cifra muy superior al rendimiento previo al Renacimiento. Con ambas colecciones viento en popa y de momento alejadas de los crossovers continuos de tiempos recientes (lo cual es todo un acierto), se puede concluir que este relanzamiento ha sido muy saludable para Hal Jordan, Simon Baz, Jessica Cruz y compañía. Su futuro inmediato garantiza diversión y aventura para los aficionados, quienes esperan que los rumores sobre la aparición de un Green Lantern en la película de Justice League de este 2017 y de una superproducción de los Green Lantern Corps en 2020 no interfieran en demasía en los cómics. Hasta entonces, como diría el bueno de Saint Walker, “Todo irá bien”.

7
Déjanos un comentario

Please Login to comment
6 Comment threads
1 Thread replies
2 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
Reverend DustPau MerinoRasputin33obnoseLance1 Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
sparkyal
Lector
sparkyal

Sam Humphries no es el guionista de Flash. Y menos mal.

Karnak
Lector

Ciertamente ambas series actuales en renacimiento estan en muy buenas condiciones. Green Lanterns ha evolucionado bastante desde su primer arco, por otro lado Hal Jordan & the green lantern corps ha unido varios cabos sueltos, recuperando elementos y agregando nuevos, definitivamente es un buen momento nuevamente para los linternas verde.

Lance1
Lector
Lance1

En definitiva, bastante bien como está llevando las colecciones en Rebirth, solo espero que no la jodan mucho intentando acaparar en cómics la popularidad que supuestamente le otorgaria a la colección su salto a la pantalla grande.(Reemplazando personajes, haciendo cambios que nadie entiende, etc..)

obnose
Lector
obnose

A mí me han ido ganando poco a poco; los Red Lanterns de Soule y los New Guardians estuvieron bien, y hubo alguna historia reseñable (Lights Out, Uprising… Godhead era una idea fantástica que no pudo dar lo que prometía), pero en general la franquicia durante los N52 (incluidos los números de Johns) fue un puro languidecer.

Con Rebirth no arrancaron muy allá pero reconozco que me han ido ganando poco a poco, especialmente Simon Baz y Jessica Cruz. Pero siguen lejos de tener la centralidad de hace unos años en el universo DC… Las varias series del mundo Batman o Superman, la de Wonder Woman, Flash… incluso de personajes con mucho menor presencia como Aquaman o Deathstroke siguen por encima en cuanto a calidad e interés. Ocupan una posición intermedia en el catálogo de DC, lo que teniendo en cuenta la mejora con Rebirth no está mal, pero para Green Lantern es una situación mediocre.

Rasputin33
Lector
Rasputin33

Yo intenté subirme al carro con Renacimiento después de haberlo dejado al irse Johns, y la verdad es que me encontré más de lo mismo. Todo me resultaba conocido. Así que lo he dejado.

Pau Merino
Lector
Pau Merino

Rebirth ha resultado ser demasiado continuista. Mientras siga Venditti al frente (y no se deshagan del Espectro Emocional) no da la impresión de que la franquicia consiga interrumpir su declive a la sombra de Johns. Las ventas tampoco dejan de bajar mes a mes:

10 HAL JORDAN AND THE GREEN LANTERN CORPS REBIRTH #1[*] 113,965
11 HAL JORDAN AND THE GREEN LANTERN CORPS #1[*] 108,708
28 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 2* $2.99 DC 77,972
42 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 3* $2.99 DC 64,737
41 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 4* $2.99 DC 54,815
46 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 5* $2.99 DC 50,935
49 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 6 $2.99 DC 49,988
53 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 7 $2.99 DC 48,064
51 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 8 $2.99 DC 45,194
55 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 9 $2.99 DC 43,485
54 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 10 $2.99 DC 41,234
57 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 11 $2.99 DC 40,111
60 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 12 $2.99 DC 39,148
63 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 13 $2.99 DC 38,053
52 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 14 $2.99 DC 37,504
57 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 15 $2.99 DC 36,331
58 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 16 $2.99 DC 35,996
61 Hal Jordan and the Green Lantern Corps 17 $2.99 DC 35,205

Reverend Dust
Lector

Bueno, si Pedro dice que se estabilizaron en 37.000 pues será verdad: ahora siguen bajando, pero la bajada es estable.