Green Lantern de Geoff Johns (Parte 1): Antecedentes

Por
23
4058

El pasado mes de Mayo, tras nueve años al frente de la cabecera de Green Lantern, Geoff Johns abandonaba la colección regular de Hal Jordan. Con más de cien números en su haber repartidos en distintas series y miniseries, la vigésima entrega del quinto volumen del mayor Green Lantern de todos los tiempos fue el último número firmado por Geoff Johns. Su relevancia, trascendencia y aportaciones a la mitología de los Corps no solo en la serie sino en la franquicia están fuera de toda duda y a tal efecto intentaremos rendirle el análisis que se merece. Con el presente artículo inauguramos una especial semanal durante el mes de Junio en el que se analizará en detalle el contexto, los antecedentes, los momentos más importantes, el legado y las cifras de venta relacionadas con la estancia y el lgado de Geoff Johns en Green Lantern. En esta primera entrega empezamos pues un viaje a través del universo y del espectro emocional para analizar la estrecha relación entre Geoff Johns y Hal Jordan. Y para ello, para entender lo que supuso la llegada de Geoff a la serie y el relanzamiento del mito, debemos echar primero la vista atrás. Muy atrás. Empezamos.

Antecedentes

Tras haber firmado la mejor etapa que se conocía hasta este siglo protagonizada por Green Lantern, la marcha de Dennis O’Neil y Neal Adams de Green Lantern/Green Arrow dejó huérfana la serie. Aquellos números, donde se trataban aspectos relevantes de la sociedad del momento o donde John Stewart (un Green Lantern negro) hacía su debut tuvieron una aceptación bastante tibia en aquellos principios de los setenta, hasta el punto que las ventas no acompañaban en absoluto (además de que a Neal Adams le costaba entregar a tiempo) y la serie tuvo que ser cancelada por su editor, Julius Schwartz , quien quince años antes había impulsado la creación de esta nueva versión de Linterna Verde (menos magía, más ciencia ficción). Si bien la cabecera resucitó cuatro años más tarde (el mismo año que un tal Geoff Johns nacía en Detroit), la fuerza había desaparecido y las ideas brillaban por su ausencia. Hal Jordan alternaba épocas mundanas con estancias prolongadas en los confines del universo, enfrentándose día sí y día también a los Guardianes o deshojando la margarita con Carol Ferris de forma interminable, hasta acabar renunciando al anillo de Linterna Verde, el cual iría a parar a las manos de John Stewart.

Green-Lantern-Corps-201-portadaNo duró mucho, ya que el nuevo escenario post-Crisis en Tierras Infinitas y el aniversario por número 200 de la serie le devolvieron a Hal el uniforme y el anillo, además de un nuevo amor llamado Arisia. Sin embargo, la presencia/relevancia de Hal Jordan, a pesar de la creencia popular muy equivocada con el paso de los años, durante los ochenta fue bastante insignificante. No solo en su propia serie (renombrada como Green Lantern Corps) el protagonismo era coral, sino que tanto Guy Gardner en la añorada Justice League International de Keith Giffen/J. M. DeMatteis/Kevin Maguire como John Stewart en la novela gráfica Cosmic Odyssey de Jim Starlin/Mike Mignola le robaron el protagonismo. Incluso los Manhunters, los predecesores robóticos de los GLCorps, tuvieron más atención mediática con ocasión de su participación en el evento de DC Comics de 1988: Milenium. Estaba claro. Hal Jordan no le importaba a nadie excepto a su ruidosa base de aficionados, como se encargarían de dejar claro de forma incesante años más tarde.

Desde las Crisis, DC Comics había revisitado con éxito los orígenes de sus iconos más importantes: Superman en el Man of Steel de Byrne, Batman en el Año Uno de Frank Miller/David Mazzucchelli o el nuevo volumen de la Wonder Woman de George Perez. Y no solo ellos, sino que personajes como Booster Gold (en manos de un por entonces novato Dan Jurgens), Blue Beetle, The Question (estos dos últimos recién adquiridos por DC Comics por aquel entonces tras la quiebra de Charlton), Flash (con Wally West bajo la máscara), Green Arrow (en un volumen que marcaría una época en las manos de Mike Grell), Animal Man (en las manos de Grant Morrison) o Hawk & Dove (dibujado por un tierno Rob Liefeld) recibían nuevas series y oportunidades de brillar con luz propia, resultando en su mayoría en series entre sobresalientes las que más y muy dignas las que menos. ¿Y Hal Jordan? Desaparecido. Green Lantern pasaba inadvertido en los quioscos por culpa de aventuras tan intrascendentes como faltas de originalidad. DC no encontraba solución.

Green-Lantern-Emerald-Dawn-1-portadaEl cambio de década iba a cambiar eso, aunque nadie podía adivinar cuando el calendario cambiaba de año cuanto iba a cambiar el destino de Hal Jordan durante los diez siguientes años. En Diciembre de 1989 (¡¡más de tres años después de la conclusión de las Crisis!!), el mismo mes que el jovencísimo Tim Drake asumía el legado y el disfraz de Robin y se convertía en el tercer chico maravilla, DC Comics publicaba una miniserie de seis números conocida como Emerald Dawn en la que se recontaba el nuevo origen oficial de Green Lantern (Hal Jordan) post-Crisis, al estilo del Man of Steel de John Byrne. Tres guionistas (Gerard Jones, Keith Giffen, Jim Owsley) se encargaron de narrar el relato en el cual un piloto de pruebas sin miedo llega a ser el mayor Green Lantern de todos los tiempos. La miniserie tendría una secuela un año después, explorando la relación Sinestro/Jordan, aunque a día de hoy todos estos eventos han quedado invalidados por el Secret Origin de Johns/Reis (los cuales se suponen que siguen actualmente vigentes, post-reboot TheNew52).

Green-Lantern-Vol-3-6-portadaTras la conclusión de esta miniserie, en Junio de 1990, DC había conseguido por fin reaccionar y el siguiente paso lanzó un nuevo volumen (el tercero) de Green Lantern, comandado por Gerard Jones y dibujado por Pat Broderick. Pero algo había cambiado. En un escenario situado quince años tras haber recibido el anillo de manos de Abin Sur, este Hal Jordan era mayor, más maduro, más responsable… y más harto de todo. Y, no menos importante, las canas florecían a ambos lados de su cabeza (un hecho al que años más tarde Geoff Johns encontraría una explicación). El guionista de la serie decidió que el mejor enfoque para esta nueva etapa era embarcar a Hal Jordan en un viaje de incógnito por los Estados Unidos (como ya hicieran exitosamente quince años antes O’Neil/Adams o “menos exitosamente” Straczynski en Superman quince años después). Apariciones continuas de un muy unidimensional Guy Gardner y apariciones puntuales de un melancólico John Stewart cumplimentaban estos primeros números, que oscilaban entre lo intrascendente y lo aburrido.

Sin embargo, las ventas no acompañaban, lo cual era algo muy grave si tenemos en cuenta que el contexto de principios de los noventa ofrecía un mercado en expansión con unas recaudaciones cada vez más cuantiosas gracias a la revolución mutante-arácnida en Marvel en la época pre-Image Boys). No había manera. Green Lantern no sintonizaba con el gran público y todos los esfuerzos recientes por relanzarlo/revitalizarlo habían sido en vano. Y estamos hablando de intentos tan desesperados de llamar la atención como el que llevó a la decisión tan incomprensible/lamentable (encabezando la clasificación de decisiones pateticas tomadas por DC a lo largo de su historia) de obsequiar a Guy Gardner con un dna alienígena, un nuevo nombre clave y poderes metamórficos…

En definitiva, y resumiendo los quince años de vida anteriores a 1993, Hal Jordan tuvo una colección compartida con Green Arrow que cerró por falta de ventas, una pérdida del protagonismo durante los ochenta en deferencia de Guy Gardner y John Stewart, una colección rebautizada a Green Lantern Corps, una desaparición casi total de los equipo de la JLA, un relanzamiento tardio tras las Crisis en Tierras Infinitas que daba buena cuenta del desinterés de la editorial por el pesonaje y una serie compartida con sus compañeros GL terrestres con unas ventas tirando a tristes. Si es que para muestra otro botón: ¡¡en la serie de animación de los Superamigos su participación era minúscula y brillaban más otros personajes como Aquaman o Wonder Woman!! Hal Jordan era uno más. Lo podríamos definir, como mucho, como un secundario de lujo. Le pese a quien le pese. Y eso, antes de mejorar, iba a ir a peor. Muy a peor.

Green_Lantern_Vol_3_48Cuando 1993 abría sus puertas, en el primer semestre del año se produjeron dos sucesos que revolucionaron el mercado USA. Superman muere en manos de Doomsday (Superman #75) y Batman es vencido por Bane quedando paralítico (Batman #492). Ambos heroes desaparecen de la primera linea y son sustituidos por cuatro y un nuevo portador del sus legados respectivamente, actualizados a los nuevos tiempos: más molones, más jóvenes… en definitiva, ¡más noventeros! El éxito comercial de ambos movimientos editoriales está de sobra demostrado e iba a marcar el camino a seguir por el resto de héroes durante los próximos años. Kevin Dooley (editor de Green Lantern por aquel entonces) no sabía qué hacer para conseguir que su serie vendiera, así que decidió imitar el trabajo de los editores de Superman y Batman. Era hora de deshacerse de Hal Jordan para siempre y dar paso a un nuevo personaje. Para ello se pone en contacto con el guionista Ron Marz y le comenta: “Vamos a cambiar a Green Lantern de manera drástica porque la serie está en apuros y hay que relanzarla. Nos vamos a deshacer de los Corps, nos vamos a deshacer de los Guardianes, nos vamos a deshacer también de Hal Jordan”.

Crepusculo Esmeralda es el nombre de la saga que cambiaría el destino y el futuro de la serie de Green Lantern. Y esta vez, a diferencia de Superman o Batman (cuyos cambios fueron reversibles en menos de un lustro) para siempre. O al menos, “casi para siempre”. Hal Jordan no se había recuperado de la por entonces reciente destrucción de Coast City a manos del Superman Cyborg y de Mongul. Tenía en su mano (literalmente) el mayor poder del universo y podia realizar cualquier cosa capaz de imaginar así que su corazón le pedía reconstruir Coast City. Y lo hizo. Habitantes incluidos. Aquel fue el principio del fin, porque los Green Lantern tenían prohibido utilizar el anillo como provecho personal y los Guardianes, a los que había seguido con obediencia y lealtad todos estos años, le impedían cumplir su sueño. La locura (el miedo) se hizo presa de Hal Jordan. Durante los números #48 y #50, Hal Jordan mataba a los Green Lantern Corps, rompía el cuello a Sinestro a los Guardianes (excepto Ganthet) y destruia la batería central, convirtiéndose en Parallax. Como si del propio Anakin Skywalker se tratase, el poder le había corrompido por una pérdida personal y ya no quedaba ningún vestigio del que fuera el mayor Green Lantern de todos. De hecho, ya no quedaba ningún Green Lantern vivo.

Green_Lantern_Vol_3_51Aquí es donde entra en escena Kyle Rayner. Terricola, dibujante de profesión e irlandes de procedencia, este personaje de nuevo cuño creado por Ron Marz iba a ser el portador del legado de Green Lantern durante la siguiente década, superando las previsiones iniciales y ganándose el corazón de toda una legión de seguidores, a la vez que el odio eterno de otra legión igual de numerosa de detractores que exigían la restauración inmediata de Hal Jordan. Ganthet, con un crítptico “Haz lo que debes” le entrega el último anillo GL antes de poner pies en polvorosa, dejando a Kyle con un marrón considerable entre sus manos. Los inicios de Kyle no fueron fáciles pero acabó superándolos y convirtiéndose en un superheroe por derecho propio. Durante los primeros años, Kyle perdió a su novia, Alexandra de Witt, de la forma más cruel en manos del Mayor Force, recibió la bendición de Superman y Alan Scott, ingresó en los Titanes, se enfrentó a Polaris, se enamoró de Donna Troy (Darkstar por aquel entonces…) primero y luego con Jade e incluso ingresando en la JLA en la época de mayor grandeza del grupo (bajo las plumas de Grant Morrison y Mark Waid) demostrando que el personaje tenía un potencial enorme.

Day_of_judgment_5Pero esa es otra historia. ¿Qué era de Hal Jordan por aquel entonces? Pues el otrora Green Lantern no dejaba de aparecer por las series de DC y se convirtió en el enemigo preferido de la editorial para sus grandes eventos anuales. En Hora Zero (1994), Hal vuelve a jugar a ser Dios recreando el universo a su imagen y tiene que ser Kyle, el nuevo heroe, quien le venza en el combate final destruyendo Oa por el camino. Su siguiente aparición, redentora, fue en Noche Final (1996, por Karl Kesel y Stuart Immonen), donde se sacrifica para vencer al Devorador de Soles. Hal Jordan muere (lagrimas en el funeral incluido en Green Lantern #81) y por fin, redimido, puede descansar en paz a ojos de sus camaradas y del lector. Como no hay dos sin tres, tras varios años sin dejarse ver por el Universo DC y cuando parecía que hasta el mayor fan de Hal Jordan había aceptado que su heroe no iba a volver, se publicó Dia del Juicio Final (1999). En esta miniserie, todos los superhéroes mágicos del Universo DC debían reunirse para derrotar al ángel maligno Asmodel, quien se había apoderado de la identidad del Espectro. Zatanna, Etrigan, Raven, Phantom Stranger y compañía consiguen vencer a Asmodel y reemplazan el alma del Espectro con la de Hal Jordan. Así pues, Hal Jordan pasa a ser el Espectro. ¿Sabéis quién fue el guionista de esta saga? Nada más y nada menos que… ¡Geoff Johns! Si, señores. En uno de sus primeros trabajos (su primer trabajo publicado fue eses mismo año: Stars and S.T.R.I.P.E.y pronto lo sería la JSA) no perdió la oportunidad de traer de vuelta a Hal Jordan. Eso fue toda una gran señal y declaración de intenciones.

Green_Arrow_v3-7A partir de entonces, las apariciones del Espectro/Hal Jordan a lo largo y ancho de los títulos de DC Comics fueron incontables. El personaje había ganado presencia y fuerza editorial. Que si hoy me dejo caer por la serie de Wally West para hacerle un favor/putada respecto a su identidad secreta, que si hoy me doy un paseo y antepongo mis ideas personales a las de Dios para ayudar a la vuelta de mi amigo Green Arrow al mundo de los vivos, que si hoy le doy un consejillo a Superman durante Emperador Joker, que si hoy me dejo ver por la serie de la JLA mes si y mes también, que si le hago una visita a Supergirl o que si DC me concede una serie en manos de J. M. DeMatteis. En definitiva, la omnipresencia de Hal Jordan como Espectro era más numerosa y resonante que cuando tenías su propio título regular a principios de la década. Algo había empezado a cambiar. En parte, sus aficionados estaban contentos con esta nueva posición (era mejor que nada) y el trabajo de Judd Winick y Grant Morrison con Kyle estaba siendo bastante notable. ¿Se podrán conformar? Puede.

Pero Geoff Johns no. Y así, en 2004, debutaba… Green Lantern: Rebirth.

Y nada volvería a ser igual.

El renacimiento de una leyenda

Como comentabamos, el encargado de devolver a Hal Jordan a la grandeza fue Geoff Johns. El guionista de Michigan se había labrado un nombre en el mercado de cómics gracias a sus etapas en JSA (junto a David Goyer) y en Flash (junto a Scott Kolins), además del relanzamiento de unos nuevos Teen Titans (junto a Mike McKone), además de recuperar a Hawkman en uno de los trabajos de ingeniería de la continuidad más asombrosos jamás vistos en las páginas de DC, similar al que él mismo realizaría en torno a Power Girl en las páginas de JSA Classified no mucho después. Era un autor cotizado, de los denominados rising-star, que había rechazado continuar en Marvel tras una etapa en Los Vengadores a cambio de trabajar en exclusiva para DC. Lleno de ideas, talento e ilusión, el futuro era prometedor y este relanzamiento de Green Lantern iba a ser su prueba de fuego. Todos los aficionados (anti-Hal, pro-Hal, anti-Kyle, pro-Kyle) estaban dispuestos a romper Internet por la mitad y nadie podría haber vaticinado el consenso que iba a provocar Rebirth.

Acompañado de Ethan Van Sciver en el dibujo y editada por Peter Tomasi (una figura que acabaría siendo clave para el futuro de los Corps en un futuro muy cercano), entre Octubre de 2004 y Mayo de 2005 Hal Jordan iba a regresar a la vida y retomar su papel como protector del sector 2814. Geoff Johns justificó la caida a los infiernos de Hal Jordan como una posesión por parte de Parallax, la entidad del miedo encerrada en la batería de poder de Oa desde hace mucho tiempo, quien se apoderó de él a través del anillo en un principio y le impulsó a realizar los crímenes de Crepusculo Esmeralda. La lucha interna entre las identidades de Jordan, Parallax y Espectro acaba con una tricefalia imposible de continuar que acaba con cada ente por separado. Si bien el recurso “Fenix Oscura” no era del todo original, la factura de la saga y el respeto absoluto a la continuidad y a los más pequeños detalles (Parallax era amarillo y por ello los anillos tenían esa debilidad) hicieron de Green Lantern Rebirth una auténtica epopeya cósmica made in DC. Además, al contrario de lo que muchos temían, el regreso de Hal Jordan no supuso la desaparición de Kyle Rayner, contentando a todos (incluso Gardner dejó atrás la identidad de Warrior recuperando el anillo verde).

green-lantern-rebirth-geoff-johns

Y a partir de aquí, todo es historia.

Un nuevo volumen de Green Lantern. El regreso de los Guardianes. Los Manhunters. Carlos Pacheco. Cowgirl. Jim Jordan y su familia. La reconstrucción de Coast City. Carol Ferris. Team-up con Batman. MANO NEGRA. Ethan Van Sciver. Simone Bianchi. El Hombre Tatuado. La refundación de los Green Lantern Corps. Hector Hammond. The Shark. El regreso de Superman Cyborg. Green Arrow. Mongul. Salaak. One Year Later. Green Lantern enjaulado en Rusia. El reclutamiento de los Sinestro Corps. Arkillo. Red Rockets. IVAN REIS (¡!). Los Green Lantern Perdidos (Ke’Haan, Hannu, Brodikka, Graf Toren, Laira, Tomar Tu). Arisia. Superboy Prime. Guardianes Globales. Liga de la Justicia. Alan Scott. Zafiros Estelares. Daniel Acuña. Tom Kalmaku. Zamaronas. Book of Oa. Lyssa Dark. Qward. Las LA GUERRA DE LOS SINESTRO CORPS El Antimonitor. El regreso de Parallax. Ion. Korugar. Un vistazo al futuro. Origen Secreto. Mike McKone. Alpha Lanterns. Amon Sur. Las nuevas leyes del Libro de Oa. Atrocitus. Red Lanterns. Sector 666. Rage of the Red Lanterns. Blue Lantern Corps. Bleez. Dex-Star. Saint-Walker. Agent Orange. Larfleeze. Philip Tan. Sayd. BLACKEST NIGHT. Predator. Mera. Atom. Flash Rebirth. Doug Mahnke. El regreso de los héroes caidos. Indigo-1. Abin Sur. NEKRON. Espectro. Indigo Tribe. Luthor. Espantapajaros. Deadman. White Lanterns. La película de Green Lantern. Entidad de la Vida. Brightest Day. Krona. Lobo. War of the Green Lantern. La muerte de Mogo. Proselyte. Ophidian. Butcher. Adara. Green Lantern no more. TheNew52. Sinestro vs Jordan round 5. Reboot. Hal Jordan rejuvenecido. Simon Baz. Una serie de animación centrada en Green Lantern. First Lantern. Dead Zone. El alzamiento del Tercer Ejercito. Volthoom. Chamber of Shadows. Wraith of the First Lantern.

Bibliografía completa de Geoff Johns en la franquicia Green Lantern

  • Green Lantern: Rebirth #1-6 (2004-2005)
  • Green Lantern Corps: Recharge #1-6 (2005-2006)
  • Green Lantern vol. 4 #1-67 (2005-2011)
  • Green Lantern vol. 5 #1-20 (2011-2013)
  • Green Lantern: Sinestro Corps Special (2007)
  • Tales of the Sinestro Corps: Superman-Prime (2007)
  • Final Crisis: Rage of the Red Lanterns Special (2008)
  • Blackest Night #0-8 (2009-2010)
  • Blackest Night: Tales of the Corps #1-3 (2009)
  • Blackest Night: The Flash #1-3 (2009-2010)
  • Untold Tales of Blackest Night Special (2010)
  • Blackest Night: The Atom and Hawkman #46 (2010)
  • Brightest Day #0-24 (2010-2011)
  • Green Lantern: Larfleeze Christmas Special

Cobertura de Zona Negativa

Además de esta primera entrega, durante las próximas tres semanas analizaremos otros aspectos relevantes de la etapa de Geoff Johns al frente de los títulos Green Lantern, empezando por el análisis de las cifras de venta de sus series y eventos, situando su importancia en el contexto correspondiente (hay que tener en cuenta que el mercado no era el mismo en 2004 que en 2013). Además, desde la redacción de Zona Negativa, para dar la cobertura a este suceso tan importante en la historia de DC Comics, estamos preparando una sorpresa para el mes de Septiembre. Pero todavía es pronto para adelantar detalles…

Reseñas en Zona Negativa

23 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Japacore
Lector
4 junio, 2013 12:22

La verdad, yo me enganché al personaje con el evento de La Noche Más Oscura, y me encantó. Soy fiel seguidor del Hal Jordan de Geoff Johns desde entonces.

Espero que los chicos de ECC reediten pronto los dos primeros tomos de Planeta (y a mejor precio, todo sea dicho) y terminen por sacar la etapa completa de Johns, incluído un HC con El Día Más Brillate (igual que han hecho con LNMO).

Mr. X
Mr. X
Lector
4 junio, 2013 12:34

Abrumador artículo. Además, viene bien porque he leído de forma muy incompleta esta etapa que –creo que no hay ninguna duda- es la más importante de Green Lantern, porque ha pasado de ser una serie más a una auténtica franquicia… y todo gracias a Johns.

He leído por encima Renacimiento, me gustó mucho La guerra de los siniestro corps, de hecho me parece, y con diferencia, el mejor “evento” editorial que han producido las dos grandes en los últimos tiempos y seguí hasta La noche más oscura que, en mi opinión, se alargó demasiado con una historia que no daba para tanto.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
4 junio, 2013 12:54

Yo me enganché con Renacimiento, me parece de las mejores cosas que se han hecho con unos súper “mainstream” en los últimos años, y convirtió a los GL en mis personajes DC favoritos.

Pikodoro
Pikodoro
Lector
4 junio, 2013 15:01

¿Qué fue de Cowgirl, por cierto?

Louontherocks
Louontherocks
Lector
4 junio, 2013 15:08

Yo igual que vosotros no había leído nada hasta La noche más oscura y gracias a los tomos recopilatorios ya lo tengo todo. Hasta los nuevos 52 en los que los de ECC decidieron que también debía leerme los Corps motivo por el que dejé la colección pero mo porque no me gustara.

Cassidy
Cassidy
Lector
4 junio, 2013 16:23

Yo también andaba desconectado de GL y con la etapa de Johns me reenganché. Al leerla seguidita en tomo gana mucho. La verdad es que supo darle mucha vida al personaje y toda su mitología. Una etapa llena de acción y épica, muy entretenida.

Daniel Gavilán
Autor
4 junio, 2013 17:10

Genial repaso Pedro, lástima no haber podido participar.

Siempre me ha gustado Green Lantern y lo cierto es que -pese a sus numerosos defectos- la etapa de Johns está bastante bien.

Sus momentos algidos sin duda fueron el Rebirth y la Sinestro Corps donde -a lo machacón que resultaba con temas, estructuras y alguna que otra patada a la continuidad- brindó aportaciones como su retrato de la némesis de Jordan o el espectro lumínico.

Y ya que estamos, reivindicar dos etapas periféricas a la de Johns: La de Winnick (que tuvo un momento álgido sumamente interesante con la trama de ‘El Poder de Ión”) y -sobre todo- la de Tomasi y Gleason, que con ‘Eclipse Esmeralda’ se marcaron la puta mejor saga de Green Lantern de lo que va de siglo.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
4 junio, 2013 17:26

Pues esta vez coincido bastante contigo, Daniel, tanto en la de Johns como en las periféricas. Llegó a ponerse un poco cansino el tema, por donde yo voy ha remontado un poco (segundo TPB de los Nuevos 52)

Dcero
Dcero
Lector
4 junio, 2013 17:51

A mí la etapa de Johns me ha gustado en general, aunque los últimos eventos me hayan aburrido un poco. Me parece que repite el mismo patrón en ellas.
Pero de todas maneras, ha conseguido poner a GL a la cabeza de ventas y situarlo como un personaje básico para DC, aumentando y enriqueciendo el universo gl. Y si miramos a impacto económico y repercusión, la trinidad DC ahora mismo estaría formada por Batman, Superman y Green Lantern.

Jerónimo Thompson
Lector
4 junio, 2013 19:51

Un buen artículo, aunque en mi opinión se da una visión un tanto sesgada del pasado de esta serie, al tiempo que se reinterpretan algunos acontecimientos de forma un tanto discutible.

Para empezar, yo diría que se ningunea innecesariamente el segundo volumen, despachando en apenas dos frases todos los cómics comprendidos entre la etapa de O’Neil y Adams y la conversión en Green Lantern Corps. Los cómics de Wein y Gibbons fueron bastante destacables, en mi opinión, y aunque Hal perdiera protagonismo, la etapa de Englehart fue muy exitosa en su momento (para mayor gloria de Guy y Kilowog, por ejemplo), hasta el punto de que dio lugar al evento del año: Millennium (de calidad baja, pero da idea de la importancia que tuvo el GLCorps de Englehart en aquellas años).

En cuanto al relanzamiento llevado a cabo por Gerard Jones, estoy de acuerdo en que sus números no eran demasiado amenos (yo tengo el TPB con los 8 primeros, y no eran gran cosa, es cierto), pero vuelvo a dudar que toda su etapa fuera un fracaso comercial: no tengo ningún dato, pero el hecho de que surgiera un spin-off como Green Lantern: Mosaic para mayor gloria de John Stewart, o que tuviéramos por ahí una serie dedicada en exclusiva para los Darkstars, además de Green Lantern Quarterly no parecen indicar que vendiera poco, la verdad.

Por otra parte, según tengo entendido, la transición Gerard Jones-Ron Marz no fue tan premeditada por parte de las altas esfera de DC, y de hecho, Jones escribió un número 48 (existen páginas dibujadas) y planificó una saga que finalmente se descartó para ser sustituida por la de Marz en el último momento.

Y dando un pequeño salto para adelante, yo diría que cuando en 1997 Johns escribió Day of Judgment, como el currito que era entonces, no fue decisión suya traer de vuelta a Jordan como el Espectro, sino que más bien seguía el dictado de los editores de turno.

No sé, pero creo que como análisis de los cómics de Green Lantern anteriores a la llegada de Johns, este artículo se ha quedado un poquito cojo, con todos mis respetos hacia Pedro Monje, que por supuesto, es libre de valorar esos cómics desde su perspectiva personal, que para algo es el autor del post 😉

Jerónimo Thompson
Lector
4 junio, 2013 22:33

Te he entendido, Pedro, no te preocupes 😉

Es cierto que la idea sobre la que gira tu repaso al pasado de Green Lantern es que Hal nunca tuvo realmente mucho peso como personaje, ni siquiera en su propia serie, algo con lo que podría estar de acuerdo hasta cierto punto, aunque con matices. El problema, sin embargo, lo encuentro en que en varias ocasiones transmites la impresión de que aparte de la poca importancia que pudiera tener Hal, Green Lantern nunca fue un superventas hasta la llegada de Geoff Johns (quizá me equivoque y no sea eso lo que tratabas de decir, pero al menos es la impresión que me ha quedado).

Respecto a lo primero, la importancia relativa de Hal en su propia serie, yo no incluiría, por ejemplo, la etapa de Wein y Gibbons, donde a pesar de plantearse su retiro en favor de John Stewart, Hal siguió teniendo mucho peso incluso como “civil”. No sería hasta la llegada de Englehart, que realmente pasó a un plano mucho más secundario. Y en la de Gerald Jones, a pesar de que también teníamos a otros Lantern por allí, también se le puede considerar el protagonista principal, sobre todo cuando John Stewart se quedó con Green Lantern: Mosaic y Guy se ganó su propio título. En fin, que respecto a esto, creo que has “forzado” un poco los hechos a tu favor 😉

Respecto al tema de las ventas, insisto de nuevo. El Green Lantern de Englehart fue un éxito de ventas, que de hecho, al igual que ha ocurrido ahora con el New 52, funcionaba tan bien que la Crisis en Tierras Infinitas se incluyó en los argumentos principales sin que esto supusiera reseteo, y ésa fue básicamente la razón de que no tuviéramos miniserie de relanzamiento tipo Man of Steel hasta tres años después. Hasta ese momento no fue necesario hacer eso. Y curiosamente, el Green Lantern de Englehart murió de éxito, al tomarse la errónea decisión editorial de incluirlo el experimento (fallido) que fue Action Comics Weekly (si no hubiera vendido tan bien, hubiera permanecido al margen).

E insisto también con esto: no tengo datos de ventas, pero de verdad que me extraña que la franquicia de Green Lantern (con tres o cuatro títulos en el mercado) no vendiera bien a principios de los 90, con Gerald Jones como cabeza pensante, aunque probablemente no tan bien como otros títulos, y de ahí la caída en desgracia de Hal. Pero de ahí a fracaso comercial hay un trecho.

dhaldon
dhaldon
Lector
4 junio, 2013 23:05

Creo que no somos conscientes del poder que a veces (solo a veces) tenemos los fans. Recuerdo entrevistas de Ron Marz cuando creó a Kyle, diciendo que era normal que los fans se mostrarán contrarios al principio, pero que luego se acostumbrarían, como ocurrió con Flash.

Años después al pobre hombre le seguían preguntando en casa convención y en cada firma de comics le preguntaban “¿Cuando vais a traer de vuelta a Hal Jordan?” yo creo que el tipo se fue a Crossgen porque estaba hasta los huevos jajaj

Al final lo trajeron de vuelta, y de que forma; Renacimiento es uno de los mejores comics de superhéroes que he leído, épico, como debe ser, atando cabos y fallos de la historia del personaje, la prueba evidente de que la continuidad no es un problema, sino los guionistas mediocres y vagos.

Me quito el sombreo ante Johns.

Jerónimo Thompson
Lector
4 junio, 2013 23:16

Venga, hoy me ha dado por corregir a todo el mundo…

dhaldon: Johns lidió con la continuidad anterior, atando los cabos sueltos… que quiso. Porque de la serie de El Espectro protagonizada por Hal y guionizada por JM DeMatteis la ignoró completamente (es cierto que era mala a rabiar, pero oye, estaba en continuidad). Y del final del volumen anterior, vale que no nos mostrara con detalle como pasaron los Guardianes infantiles a su estado adulto, pero… ¿y Terry Berg, que había conseguido un anillo de poder? ¿y la Guardiana infantil que se hizo adulta durante la etapa de Winick? Y eso hablando de memoria, sin entrar en detalle…

Mighty Ultimate
Mighty Ultimate
Lector
5 junio, 2013 0:28

Yo empezé también con Blackest Night y ahora soy todo un fan de los Linternas.

billyboy
billyboy
Lector
5 junio, 2013 2:16

Pikodoro
ha comentado el 4 junio, 2013 a las 15:01h

¿Qué fue de Cowgirl, por cierto?

le dio la patada a Jordan despues de que este pasase muchooo tiempo por el espacio sin darle explicacion alguna y sin “llamarla” para nada,bastante lio tenia el entonces con los espectros de colores que tenia que hacer frente (bueno,el azul no,fue de las pocas alegrias para Hal.)

GiFFeN
GiFFeN
Lector
5 junio, 2013 4:12

Siempre me ha gustado el universo a lo “starwars” de green Lantern, todo el caracter cosmico y etc, pero nunca me ha gustado hal Jordan, siempre me parecio un personaje soso, sin matices, sin profundidad, y que ademas me cae mal.

Guy en la gloriosa epoca de la JLI era un personaje mucho mas interesante.

y Sin dudas Kyle fue el personaje que mas me gusto protagonizando esta serie.

El que Johns alla traido a Hal de regreso fue mas que nada por un capricho, porque por alguna extraña razon le molana de pequeño el personaje, pero para mi ni despues de todas estas series, algunas de muy buena calidad, a conseguido que empatise con Hal Jordan, y creo que son varios los que piensan como yo. 😉

dhaldon
dhaldon
Lector
5 junio, 2013 16:27

Hombre Jerónimo, esperar qur un guionista en una historia de 4 o 5 números arregle la continuidad de 20 años de un personaje me parece como poco ingenuo. Johns dio una explicación verosímil a la transformación de Jordan en Parallax , la debilidad al amarillo del anillo, el envejecimiento prematuro de Jordan y volvió a darle el anillo a Gardnerd todo envuelto en una historia épica y magistral.

Más no se puede pedir.

Jerónimo Thompson
Lector
5 junio, 2013 17:18

¿Dónde está mi laaaarga respuesta a Dhaldon?

Bueno, venga, repito pero mucho más resumido:

1. Johns nunca me ha parecido el adalid de la continuidad que suele venderse. Recupera y da sentido con mucho oficio todos aquellos detalles del pasado de sus personajes que le interesan, pero nunca ha tenido ningún problema en ignorar o modificar lo que le molesta. Lo cual no es necesariamente negativo, por otra parte.

2. Rebirth es una buena historia que arregla y da sentido a todas las tropelías que se cometieron con Hal durante los diez años anteriores, principalmente derivadas de Emerald Twilight, pero a mí me parece tremenda fría. Leyendo el cómic casi puedo ver a Johns tachando tareas pendientes de su lista de cosas a arreglar: Eliminar herencia alienígena de Guy, hecho; resucitar a Siniestro, hecho; explicar las cañas de Hal, hecho… Y así con todo. La historia me gustó porque ponía todas las cosas en su sitio, pero más parecía un manual de arreglo que una historia.

Jerónimo Thompson
Lector
5 junio, 2013 17:23

Por otra parte, Johns no tenía por qué explicarlo todo en los seis números de Rebirth, pero si de verdad se hubiera preocupado por la continuidad y por satisfacer a los lectores del tercer volumen de la serie, bien que podría haber retomado, o simplemente mencionado esos cabos sueltos que mencionaba más arriba.

Jerónimo Thompson
Lector
5 junio, 2013 17:25

…en el cuarto volumen de Green Lantern (que se me ha quedado a medias el comentario anterior).

dhaldon
dhaldon
Lector
5 junio, 2013 23:03

Ernesto, en ningún momento he hecho referencia a que Johns sea un adalid de la continuidad en general, todo lo que he escrito ha sido sobre una obra, “Renacimiento” en la que en lugar de tirar por lo fácil, clonarle o resucitarlo empezando de cero, pasando de todo lo anterior, Johns se toma la molestia de coger los mayores errores de la historia del personaje y explicarlos dándoles un sentido, justificando su situación anterior y enlazándola con la que el comienza.

Me gustaría saber que guionista actual hubiera hecho algo parecido, y dando además una buena historia (Robinson quizás)

Y sobre que la historia te deja frio… eso ya son gustos personales. A mi es una de las historias que me parecen mas épicas, vamos que cada vez que la he leído mas de 15 veces y se me siguen poniendo los pelos de punta cuando Jordan sale del ataud, y eso me pasa con muy pocas obras, Dark knight de Miller, La edad de oro de Robinson, Born again, 300 y algo mas, pero ya te digo, son gustos personales de cada uno.

Jerónimo Thompson
Lector
5 junio, 2013 23:10

Vale, aclarado tu punto de vista sobre Johns, aunque no comparta tu valoración de Rebirth (que ya digo, me gustó aunque la encuentre demasiado “funcional”).