Grayson Núm. 1

Por
10
1536
 
grayson_num1

Edición original: Grayson núms. 1 a 4 USA
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guión: Tim Seeley, Tom King
Dibujo: Mikel Janin
Entintado: Guillermo Ortego, Juan Castro
Color: Jeromy Cox
Formato: Rústica, 96 págs. A color.
Precio: 8,95 euros

 

El tiempo pasa inexorablemente para todos… segundo a segundo, minuto a minuto se construye una línea temporal que nos va destruyendo lentamente mientras decimos alegremente que la vida pasa. Pero afortunadamente para los personajes de los comics el tiempo está congelado, creando una falsa ilusión de movimiento que en realidad no es sino un continuo péndulo que no para de moverse, pero sin ir a sitio alguno.

En ese contexto los autores de comics se permiten realizar un truco de magia que consiste en hacer evolucionar al personaje cambiando su estatus, uniforme, ciudad, novia o novio, en lo que aparenta ser el paso del tiempo. Normalmente los personajes más importantes son los que más se aferran a su molde inicial, mientras que personajes de menos repercusión ven como su concepto evoluciona de manera mucho más acentuada. En DC hay un personaje que desde su creación ha cambiado y evolucionado probablemente más que ningún otro y siempre hacia delante, de manera orgánica y natural, a un nuevo estatus que le permite seguir ganando más tridimensionalidad y por tanto cercanía a los lectores. Nos estamos refiriendo a Dick Grayson, alias Robin, alias Nightwing.

Dick Grayson aparece por primera vez en el año 1940 en el Detective Comics número 38. Sus creadores Bill Finger y Bob Kane, más el primero que el segundo (si no habéis leído el libro Batman Serenata Nocturna de David Hernando ya estáis tardando) pretendían crear un vínculo más cercano con los lectores más jóvenes de las aventuras de Batman. Un joven pupilo sobre el que Batman ejerce de mentor y figura paternal. Un chico jovial que ve como su vida se ve truncada al morir sus padres, trapecistas de circo.

Su trayectoria le llevará a fundar los Titanes y a liderarlos mientras sigue perfeccionándose física y mentalmente. Pero Dick no es Bruce Wayne ni quiere serlo. Sus métodos comienzan a distanciarse de los usados por Batman y eso crea un cisma entre alumno y maestro que terminara por hacer que Grayson cuelgue el uniforme de Robin y asuma la identidad de Nightwing. Todo un punto de inflexión en la vida de Dick que se centra en los Titanes.
Pero aquí no acaba su evolución.

Cuando Bruce derrota a Azrael, que había asumido el manto del murciélago, comprende que está lejos de poder volver a enfundarse el traje de Batman. Por tanto recurre a Dick para que asuma el legado del Caballero Oscuro. Pero de nuevo queda patente que Dick no puede ser Batman porque considera que no está preparado para ello. Es cuando de nuevo el personaje vuelve a evolucionar asumiendo un rol en solitario que no había tenido antes. Estrena nuevo traje (uno de los mejores diseños que se han podido ver a lo largo de los años) y se traslada de ciudad. Se queda en la vecina de Gotham, Blüldhaven, en la que operará siendo policía de día y enmascarado de noche.

Una imagen que lo resume todo.
Una imagen que lo resume todo.

Mientras todo esto ocurre Dick sigue viendo la vida de manera positiva, donde la luz triunfa sobre las sombras y no rehúye de tener una satisfactoria vida personal.

Tras toda esta historia, comprimida en exceso, tocaba ya una nueva vuelta de tuerca que fuera capaz de volver a elevar al personaje a un nuevo nivel. Un cambio radical que a primera vista desmontará todo cuanto se hubiera hecho antes con el fin de seguir haciendo evolucionar al que tal vez pueda ser considerado el mejor personaje de todos cuanto rodean la franquicia de Batman.

Dicho cambio llega cuando la identidad de Dick Grayson se ve comprometida en el evento Maldad Eterna. Batman le pide que finja su muerte con dos fines: proteger a sus seres queridos al haber quedado expuesta su identidad secreta y pase a formar parte de Espiral una organización que Bruce desea investigar desde dentro.

Con este punto de partida llega el primer tomo de la serie Grayson. Un cambio de rumbo que podría resultar drástico, pero que terminaría por convertirse en la gran serie sorpresa, entre los redactores de ZN, del año pasado.

La historia empieza con una excusa, una búsqueda global de órganos cibernéticos de tecnología alienígena que deben ser recuperados por miembros de la organización secreta a la que pertenece Grayson. A través de las diferentes misiones de búsqueda y recuperación Dick informa a Batman de los progresos en la investigación, que no son muchos, mientras el director Minos, cabeza pensante de Espiral y objetivo primario de la investigación de Dick, sospecha que alguien está pasando información al exterior.

Resumiendo la trayectoria del personaje.
Resumiendo la trayectoria del personaje.

Una serie de espías, de infiltrados, de superhéroes, aventuras y acción perfectamente orquestadas por Tim Seeley y Tom King. Su historia no es contarnos que investiga Espiral, sino lo que hay detrás de Espiral y lo hacen dosificando perfectamente la información, mientras aprovechan adecuadamente todos los clichés de las historias de espionaje y agentes dobles. La tensión es palpable, sin llegar a ser asfixiante, pero se llega a temer por Dick en los momentos en los que Minos descubre la filtración y añade un componente más al ya de por si interesante coctel que nos proponen los guionistas.

Otro gran acierto de la serie es su humor. No estamos hablando de humor forzado, sino bien definido y aplicado, elegante y servido en perfectas píldoras sutiles que hacen que la historia entretenida de por si, sea además divertida e interesante no solo por la acción, sino por la interacción de los personajes. Un ejercicio notable ya que hay que tener en cuenta que partimos de una importante cantidad de personajes nuevos, donde solo Dick es el conocido de los lectores. Pero King y Seeley aplican de nuevo un buen truco al colocar a Helena Bertenilli (os suena el nombre) entre los personajes importantes que rodean a Grayson.

Pero nos falta la guinda que termine por coronar el pastel. Y es el trabajo desarrollado por el español Mikel Janin. Su trazo suave y ligero es capaz de dotar de una elegancia y plasticidad enorme a los personajes que hablan tanto con la cara como con el cuerpo. Su trazo tranquilo no resta dinamismo a la historia, al tiempo que la potencia enormemente en sus excelentes composiciones de página y excelente narrativa visual.

0OcT5gr

Una sorpresa satisfactoria. Una serie recomendable sin duda alguna a cualquier aficionado al personaje y a los que nunca lo hayan sido. Un nuevo paso en la vida de Dick que permite descubrir su infinito potencial y adaptabilidad al medio. Siéntate en tu sillón favorito, ponte la música que más te guste, apaga el teléfono y abre este tomo… el resto depende de ti, pero no te va a defraudar.

  Edición original: Grayson núms. 1 a 4 USA Edición nacional/ España: ECC Ediciones Guión: Tim Seeley, Tom King Dibujo: Mikel Janin Entintado: Guillermo Ortego, Juan Castro Color: Jeromy Cox Formato: Rústica, 96 págs. A color. Precio: 8,95 euros   El tiempo pasa inexorablemente para todos… segundo a segundo, minuto…
Guion - 8.5
Dibujo - 9
Interés - 9

8.8

Valoración

Un soplo de aire fresco, divertida, entretenida, perfectamente ilustrada... un coctel de acción y espías, agentes dobles y superhéroes como hacía tiempo que no se podía ver en un cómic.

Vosotros puntuáis: 9.1 ( 8 votos)
10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Igverni
Lector
11 abril, 2015 11:17

Gracias Gustavo por tu reseña.
En su dia no la compre en ingles, ahora creo que tras la recomendacion de tanta gente, entre ellos Jordi, no la dejare escapar.
Con 4 numeros en este tomo, es el formato perfecto para saber seguro si la serie me va a enganchar.
Saludos.

obnose
obnose
Lector
11 abril, 2015 11:34

Totalmente de acuerdo con la reseña. Nightwing era un personaje interesante, pero le ha costado desarrollar su propio universo en su etapa en solitario (algo que sí lograron con Robin/Nightwing en los Nuevos Titanes de Wolfman). Sin embargo, en apenas media docena de números… ¡ya se han puesto las bases para un «universo Grayson»! Situándose así en el inicio del proceso que puede llevarle a ser uno de los «grandes» de DC, como Flash, Wonder Woman o Green Lantern. Grayson es una de las mejores series que actualmente publica DC, y terminado el primer arco argumental… parece que no será flor de un día: incluso los números «off-topic», como el de Futures End o el Anual resultan ser bastante buenos. Muy recomendable.

obnose
obnose
Lector
11 abril, 2015 11:43

Y Janin… enorme en su trabajo. Me recuerdo al mejor Maguire por su capacidad de transmitir expresiones y distinguir físicamente a los personajes. Su capacidad de dibujar las escenas de acción también lo pone entre los mejores. Espero que esté una buena temporada en la serie.

Dynamo
Dynamo
Lector
11 abril, 2015 11:47

Extraordinaria reseña, señor Higuero, acompañado de un gran repaso a la historia del personaje. El nightwing de Wolfman en los titanes fue para mi el mejor momento de Dick. Y esta serie que en principio no me parecía buena idea parece una de las mejores de los 52. Por otra parte Mikel Janin continua con su buen hacer después de la etapa en la liga oscura.

mito
mito
Lector
11 abril, 2015 16:52

Para mí, de las mejores series de DC en la actualidad sin duda alguna

georgepak
georgepak
Lector
11 abril, 2015 21:01

Una prueba de que puede salir algo bueno de las malas desiciones editoriales

flashpoint
flashpoint
Lector
12 abril, 2015 2:36

En los noventas la serie de Nightwing de Dixon era extraordinaria, tanto así que el escritor pasó a formar parte esencial de primera línea de DC, donde su estilo y versión del universo de Batman fue imitado y aplaudido, donde los primeros 50 números de la colección del primer Robin no bajaron el listón por la calidad y el magnifico desarrollo del personaje como nunca se había mostrado, lo que mantuvo a la colección muy bien en ventas incluso con los guionistas que vinieron después.
El problema nuevamente recayó en Didio y sus malas decisiones, como entregárselo a Morrison para que hiciera con él lo que quisiera y la nueva serie en N52, donde nadie sabía que hacer con el héroe.
Por eso cuando hay buenas ideas y ves potencial en un personaje y el guionista tiene el talento para aprovecharlo, se consiguen estas joyas.
Se me viene a la mente el trabajo que hizo Parker con Los Agentes de Atlas para Marvel, porque unos personajes casi desconocidos eran protagonistas de uno de los mejores comics de la década pasada.
Sorpresas que se agradecen y que dan gusto de leer.

Jordi Molinari
En respuesta a  flashpoint
12 abril, 2015 12:53

¿Mala decisión «entregarle» a Dick a Morrison? Pero si la dupla Dick/Batman y Damian/Robin es una de las mejores cosas que nos dejaron los últimos años del universo pre-Flashpoint…

Javier Agrafojo
15 abril, 2015 17:06

Excepcional trabajo hizo Mikel Janín en la Liga de la Justicia Oscura. Será uno de los grandes nombres del tebeo de superhéroes, de seguir así.