Geoff Johns, ¿dios entre los dioses?

Análisis en profundidad de las aportaciones de Johns al Universo DC.

Por
29
4504
Introduccion

Las plazas en el Olimpo son limitadas. Las credenciales y los méritos para conseguir un puesto en el panteón de los dioses están más allá de, bueno, los simples mortales. Para ser un dios se necesita, en primer lugar, tener como mentor a un sabio maestro. También es imprescindible contar con un buen número de seguidores, amigos fieles y unos cuantos enemigos. Se recomienda asimismo tener un carácter particular y/o explosivo y una dama en apuros a la que conquistar.

Geoff Jonhs (el actual arquitecto del Universo DC tanto en cine y televisión como en comic) cumple con todos estos requisitos (excepto, que nosotros sepamos, el de tener mal genio). Apadrinado por Richard Donner durante el rodaje de Arma Letal, a Johns le acosan las hordas de admiradores y amigos (Jim Lee, Ivan Reis, Doug Mahnke y, por encima de todos, Gary Frank), y en cuanto a lo de la dama en apuros podemos apuntar que el guión del mega-éxito de Warner Wonder Woman es obra suya. Los enemigos de Johns bien podrían ser unos tipos encerrados en despachos oscuros, empeñados en hundir cada vez más al Universo Cinematográfico de DC en la miseria.

La polémica también ha sido compañera inseparable de Johns en los últimos años. Los éxitos, como Wonder Woman o DC: Rebirth, se han alternado con productos difíciles de tragar como la serie de televisión de Green Arrow, y con obras que han levantado tal polvareda que resulta difícil apreciar con claridad sus aciertos y errores. Por supuesto, el ejemplo mas claro de este último caso es Doomsday Clock, la secuela tardía de la mayor vaca sagrada del medio: Watchmen. Un comic que no contaba (en un principio) ni con el beneplácito de los fans ni con el de los creadores originales.
Así que es lícito que nos preguntemos “¿qué queda de aquel dios, de aquel rey Midas que convertía en oro todo lo que tocaba?

Geoff Johns

Capitulo 1: En busca del superhéroe perdido

Mark Waid diseñó durante los años 90 un plan que consistía en la recuperación de las esencias heroicas de la Edad de Plata. Aquel proyecto (una breve mirada nostalgia por encima del hombro hacía aquello que dejamos atrás) no llegó a concretarse a pesar de extenderse por colecciones y novelas gráficas como Capitán América, Marvels, Kingdom Come o Flash. El progreso, ya se sabe, es imparable, y el Capitán América del New Deal, no tenía nada que hacer frente al capi proto-fascita de Mark Millar, o contra los salvajes descerebrados de Warren Ellis.

Resulta muy apropiado que el heredero (con matices) de Waid empezara su carrera retomando una colección justo donde él la había dejado. La etapa de Johns en Flash quizá haya quedado sepultada por el paso del tiempo, pero es un buen ejemplo de los puntos fuertes de Jonhs, que ya empezaban a despuntar en esta época: una construcción sólida y tridimensional de los personajes, un esfuerzo constante por empujar las fronteras naturales del universo donde se desarrollan sus historias y una planificación narrativa poco común. Como ejemplo de esto último, la aparición de Zoom, quién con solo chasquear los dedos hace vibrar una ciudad entera.

El primer Renacimiento

Los siguientes grandes comics de Johns también han quedado relativamente olvidados por el paso del tiempo y por ese cíclope en el medio de su bibliografía que es Green Lantern. JSA y Hawkman son de nuevo la continuación de otro proyecto, en este caso en el que traía consigo James Robinson después de escribir Starman y La Edad de Oro. David S.Goyer, quién acababa de incorporarse a DC después de colaborar en la película de Blade, tuvo en esta serie su primer contacto, como co-guionista, con los héroes de la compañía. Goyer tendrá un papel bastante importante en la carrera de Johns, como veremos.
Tanto Flash, como JSA, Hawkman y Teen Titans (el siguiente comic de Johns) son joyas un tanto olvidadas que merecen ser rescatadas y disfrutadas. Tienen una buena ración de ese culebrón superheroico que todos andamos buscando cuando abrimos un comic, y son tebeos muy adictivos a la par que profundos.

Crisis Final y Vengadores, escritas por Johns justo a continuación, arrastran sin embargo un par de problemas. Crisis Final (título engañoso si tenemos en cuenta que después llegó la Crisis de Identidad, la Crisis Infinita y que el año que viene tendremos Superhéroes en Crisis) supone el esfuerzo de DC Comics por recuperar el multi-verso después de que este fuera destruido en las Crisis originales. Una empresa de ese tamaño no es fácil de llevar, y nos encontramos con un tebeo farragoso y a ratos incomprensible, enterrado en referencias arcanas. Johns deja para el recuerdo a Superman derribando los muros de la realidad, literalmente, a hostias.

Crisis Infinita

La corta etapa de Johns en Vengadores (su única colaboración con Marvel) es víctima de una mala política empresarial. Tras el éxito de la línea Ultimate, Marvel había comprobado que el modelo de Kurt Busiek (el mismo que habia aplicado Mark Waiden Flash) no les convencía, y andaban buscando como locos a un guionista que le diera a la franquicia el revulsivo necesario. Los responsables de Marvel en aquella época no debían leer muchos comics, puesto que le dieron el puesto a Johns, otro heredero de Waid.
Johns apenas escribió quince números, y Marvel puso a Brian Michael Bendis al frente de la franquicia vengadora. El resto es historia, y deberá ser contada en otro artículo.
Y tras este pequeño bache, llegamos a la joya de la corona. Pónganse en pie, porque toca hablar de Green Lantern.

En el día mas brillante…

Hal Jordan llevaba desaparecido desde principios de los años 90. Tras el correspondiente descenso a los infiernos por el que debe pasar todo héroe que se precie (en este caso la destrucción de Coast City), Hal había trascendido su forma humana para convertirse en El Espectro. Sin embargo, en DC juzgaron que era necesario traer de vuelta a Hal para narrar un nuevo ciclo de historias con el personaje. Quizá las bajas ventas de la colección tuvieran algo que ver con el regreso del Green Lantern clásico, pero Johns pronto consiguió que este aspecto se convirtiera en un simple matiz. En la primera parte de su andadura con el personaje, nuestro guionista se encargó de recuperar elementos clásicos de la colección y de plantear las consecuencias que podría el regreso a la tierra de un asesino de masas como Hal Jordan. De una manera muy inteligente, Johns se marca como primer objetivo que nos encariñemos con universo de ficción muy viejo, pero que en sus manos es sorprendentemente nuevo.

A estas alturas de la película, Geoff Johns se había convertido en el guionista más importante de la industria junto con Brian Michael Bendis y Robert Kirkman. Los tres eran, respectivamente, los arquitectos de DC, Marvel e Image. Pero lo bueno no había hecho más que empezar. Desde este punto, Johns construiría en Green Lantern una macro-historia épica, una especie de Dragon Ball intergaláctico, que se convertiría en la saga superheroica de referencia de principios del siglo XXI, junto con Ultimate Spiderman (de Bendis) e Invencible (de Kirkman). Palabras como La Guerra de los Siniestro Corps, anillos de colores, La Noche Más Oscura o El Día más Brillante evocan emociones muy poderosas en todos aquellos que hemos leído este ciclo.

En la noche mas oscura….

Pero la labor de Johns no se limitaba solo a la saga de Hal Jordan. En Superman, vio cumplido su sueño de colaborar con su mentor, Richard Donner, contando de nuevo el origen de su héroe preferido. Esta historia es además la primera colaboración del dúo Geoff JohnsGary Frank. A día de hoy, Frank ha sido el dibujante que mejor ha sabido entender la alquimia particular que destilan las historias del guionista.
Al mismo tiempo, Johns también había formado equipo con los principales espadas de la DC de la época (Waid, Rucka y Morrison) para narrar, con ritmo semanal, como si fuera una serie de televisión, un año de vida del Universo DC sin Superman, Batman y Wonder Woman. La colección se llamó 52, y se convirtió en otro clásico instantáneo.

El arte de Gary Frank

La segunda etapa de Geoff Johns en Flash resulto un tanto fallida y bastante polémica. Johns intentó repetir una jugada que la había salido redonda en Green Lantern trayendo de vuelta a Barry Allen, el Flash original, con el objetivo de establecer una mitología para el personaje. Claro que no contaba con que Wally West era el Flash preferido de la mayoría de los fans, con una mitología sólidamente establecida por Waid y por el propio Johns, muchos años atrás.
Se juntó el hambre con las ganas de comer, y los responsables de DC decidieron que podían utilizar al renacido Barry Allen para orquestar uno de los movimientos más polémicos que se recuerdan en la historia del comic reciente.
En Flashpoint una serie de eventos nos condujo al total reseteo de la realidad de DC. 70 años de historia fueron borrados de un plumazo (no de forma definitiva, como veremos), dando lugar a la realidad de los Nuevos 52, que nos trajo, eso sí, un buen puñado de etapas interesantes.

Johns fue de los pocos afortunados (Morrison fue el otro) que pudo continuar sus historias allá donde las había dejado, aunque Green Lantern nunca volvería a alcanzar el nivel de los años anteriores.
A Johns también se le asignaron unas cuantas colecciones más. Aquaman resultó ser una serie excelente, pero Johns quiso repetir, otra vez, el truco de Green Lantern: traer de vuelta al héroe original y establecer, desde cero, una nueva mitología. Quizá si Aquaman se hubiera publicado diez años antes ahora estaríamos hablando de ella como la obra maestra de Johns.
Batman: Tierra Uno, de nuevo junto a Gary Frank, esuna novela gráfica brillante, donde se narra de nuevo el origen de Bruce Wayne, en clave hiper-realista.
Johns se encargó también de un espléndido ciclo de historias de Shazam juntó a Gary Frank, unos comics que en España se publicaron como complemento de la Liga de la Justicia, la auténtica joya de la corona de Jonhs en estos últimos años.
Esta colección, muy criticada (y con razón) en sus primeros compases, supone de nuevo un auténtico crescendo narrativo (por si no había quedado claro, Johns es un espléndido arquitecto y planificador a largo plazo) que desembocará en La Guerra de Darkseid. En esta saga encontramos las semillas del Renacimiento del Universo DC, y en ella verá Johns la oportunidad de redimirse tras los Nuevos 52.
Y después de esta larga introducción podemos entrar, por fin, en harina.

CAPÍTULO 2: REBIRTH, O CUITAS DE AMOR PERDIDO

Como se ha apuntado en la introducción, el relanzamiento del Universo DC en los Nuevos 52 provocó no pocas críticas. La calidad media de sus series resultó ser bastante alta (algunas de las historias más apreciadas hoy en día por los aficionados, como El Tribunal de los Buhos o la etapa de Azzarello en Wonder Woman, provienen de esta época), así que las quejas de los aficionados se dirigieron hacía la cúpula directiva de la editorial. El “fan de toda la vida” lleva muy mal que se produzcan cambios en el mundo de sus héroes preferidos, puesto que lo percibe como un ataque contra los recuerdos en cuatriconomía de su juventud. La aparente improvisación con la que DC llevó a cabo su reseteo tampoco ayudó a calmar la situación. Por tanto, era cuestión de tiempo que DC decidiera volver por sus fueros.

Flashpoint

Los responsables de DC saben que lo mejor para llevar a cabo con éxito una maniobra publicitaria es dejar el asunto en manos competentes. Johns, por fortuna, se olvidó de complacer al “fan de toda la vida” y se dedicó a hacer lo que mejor sabe hacer: expandir a golpe de talento las posibilidades del universo de ficción en el que ha decidido integrar su trabajo. Por otro lado, esta objetivo era complementario con el de la editorial: recuperar todos los conceptos desterrados con la llegada de los Nuevos 52.

En Universo DC: Renacimiento, un especial de 90 páginas, Johns se rodea de sus sospechosos habituales (Ivan Reis y Gary Frank entre ellos) para narrar el regreso de Wally West con un curioso juego metaficcional: Wally está perdido en el tiempo, olvidado, y para regresar debe volver a conectar con aquellos que le quieren. Nunca sabemos si esas personas de las que habla Wally son otros personajes o somos nosotros, los lectores.
En su periplo por el Universo DC Wally, y Johns, plantan las semillas para un montón de nuevas historias, demasiadas para enumerarlas todas, pero el mayor golpe de efecto está reservado para el final (aunque ya desde la misma portada se nos daba una pista de lo que iba a ocurrir).
Batman, escarbando cual roedor en las paredes de la batcueva, encuentra un objeto amarillo con el que todos estamos muy familiarizados: la chapa de El Comediante, con su gotita de sangre. El icono mundial de Watchmen.

Ese rayo azul, esa referencia a la divinidad…

Curiosamente esta página no levantó ataques tan encendidos como cuando, por ejemplo, el Capitán América se convirtió en Agente de Hidra, aún a pesar de que suponía un burdo intentó por privar a Alan Moore de los derechos durante su obra durante unos pocos años más. Da que pensar que el lector medio de comic se preocupe más por el futuro de Flash que por el de una persona de carne y hueso.
Más allá de este hecho, y de una evidente manipulación que empapa las páginas del comic, Rebirth es un inteligente ejercicio de estilo, que además plantea algunas preguntas interesantes: ¿Qué es un superhéroe? ¿Cómo debe comportarse? ¿Cuál es su papel en la sociedad?
Estas preguntas son la savia de las historias de superhéroes más relevantes de los últimos treinta años, pero habían quedado un tanto apartadas en favor de otros planteamientos más o menos interesantes. Por qué estas cuestiones renacen (atención al juego de palabras) periódicamente es una pregunta que Johns intenta responder en su siguiente obra, un cómic tabú, la perdición y la pesadilla de cualquier guionista: la secuela de Watchmen.
Doomsday Clock.

CAPITULO 3: DOOMSDAY CLOCK, O EL DESAFÍO DE LOS DIOSES

Grant Morrison, en su libro Supergods, dice de Watchmen que es “un asteroide impactando sobre la cultura pop, un meteorito cuyas ondas expansivas se sienten todavía hoy”.
Es cierto. Watchmen es el comic más influyente en la actualidad. Eso es un hecho indiscutible. Vivimos en unos tiempos en los que la “novela gráfica” se ha puesto de moda, se ha convertido en un objeto de consumo más y es de lectura obligada para todos los escritores/artistas/directores que se precien de serlo, por más que estos pretendidos intelectuales no sean capaces más que de ofrecer (en la mayoría de los casos) análisis superficiales/banales/descontextualizados de la obra es cuestión (por cierto, el propio Moore ya se imaginaba que algo así iba a pasar, y para comprobarlo no hay más que leer Sangre en el hombro de palas, el artículo escrito por Dan Dreiberg en el propio Watchmen).

En cualquier caso eso no es relevante. Por lo menos, hoy no.
Lo que hoy importa es que Watchmen sigue estando en manos de una multinacional llamada Warner Brothers, y que era cuestión de tiempo que esa empresa decidiera sacer rentabilidad al comic más importante en el medio. Existen dos cláusulas que impulsan la creación de Doomsday Clock, el comic más polémico de la historia, potencialmente hablando. En primer lugar, DC debe reeditar anualmente Watchmen si no quiere que los derechos de propiedad intelectual vuelvan a Moore. En segundo lugar, si quiere prolongar los 75 años naturales en los que tradicionalmente alguien puede poseer los derechos de su creación antes de que esa creación pase a ser de dominio público, DC debe promover la creación de material nuevo relacionado con Watchmen.
La película de Zack Snyder (y ahora la serie de HBO en manos de Damon Lindelof), y los comics de Before Watchmen resultaron ser solo aperitivos antes de que DC se decidiera a hacer lo que (en principio) parecía impensable: publicar la secuela de Watchmen.

Tanteando el terreno

Y he aquí que llega Johns y hace un buen comic.
De hecho, es algo más que un buen comic. Doomsday Clock es la réplica que Watchmen necesitaba, con veinte años de retraso.

Más allá de integrar o no en el mismo universo a Batman y al Doctor Manhattan o al Comediante y a Superman, de El Efecto Oz y demás, la verdadera aportación de Johns al Universo DC tiene raíces más profundas.
Las grandes obras del comic superheroico de los años 80 incorporaban a su discurso consideraciones políticas, y eso es precisamente lo que Johns intenta recuperar. No podía haber tiempo y país más propicio. La América de Trump, Los Estados Unidos de la vergüenza, estos años oscuros, riman peligrosamente con la América de Reagan y el Reino Unido de Maggie Thatcher. No es casualidad que muchos autores contemporáneos, como Gerard Way, Jeff Lemire, Tom King o China Mieville, hayan recuperado los presupuestos teóricos de Morrison, Moore o Gaiman (queda en manos del lector juzgar si esto es positivo, ya que supone regresar a unos tiempos en los que el comic era un medio legitimo por si mismo, o negativo, al ser un retroceso y obviar las aportaciones de escritores como Warren Ellis, Brian Michael Bendis o Jason Aaron, por otro lado muy influenciados por estructuras televisivas).

Si hace un par de años nos hubieran preguntado que autor o autores de la nueva generación sería capaz de ofrecer una obra a la altura de los clásicos, muy pocos de nosotros hubiéramos respondido “Geoff Johns”. No porque sus trabajos no atesoraran calidad suficiente, si no porque su estilo y temática parecían totalmente opuestos a lo que se supone que debe ser un clásico. Sin embargo, Johns demuestra que, para un guionista de talento, el estilo es simplemente una cuestión de elección, un tigre que domar, y no una cadena que lo ata.

En la SDCC de este año han sido anunciados los próximos proyectos de Johns. Entre ellos se cuentan una nueva serie regular de Shazam (junto a Dale Eaglesham), tres novelas gráficas protagonizadas por el Joker en el sello Black La el (agrupadas bajo el título Three Jokers), y una serie de novelas gráficas que explorarán la historia de superhéroes desconocidos desdes la Edad De Oro hasta la actualidad.
Por fortuna para los fans de DC, Johns todavía tiene cuerda para rato.

CAPITULO 4: EL LEGADO DE JOHNS EN LOS COMICS DEL MODERNO DC

Las aportaciones de Johns a los comics de DC son innumerables. No por nada, su carrera hasta Doomsday Clock se ha basado en ampliar metódicamente los límites del Universo DC, solo con talento y voluntad.

Para empezar, la moderna mitología de Flash es obra suya y de Mark Waid. Johns se ha encargado de consolidar a Wally West como el mejor Flash de todos los tiempos (y el más querido), hacerlo desaparecer, resucitar a Barry Allen, y de nuevo traer de vuelta a Wally West. La primera serie donde Johns demostró su legendaria capacidad para escribir buenos villanos fue en Flash, donde enemigos tradicionalmente ridículos como El Capitán Frío se convertían en protagonistas de la colección durante unos pocos números.

Como ya hemos apuntado, la principal aportación de Geoff Johns en Flash durante Renacimiento es la recuperación de Wally West. Joshua Williamson es el encargado de narrar las aventuras de Flash en la actualidad. Williamson unió su talento al de Tom King para juntar a Flash y a Batman en el evento conocido como La Chapa, donde se aportaron mas detalles relacionados con la aparición de la chapa de El Comediante en la cueva de Batman.

Colecciones como JSA, Hawkman o Teen Titans también aportaron una buena cantidad de conceptos nuevos o recuperados para la larga lista de contribuciones de Johns, pero Green Lantern se lleva la palma en lo que a expansión de mitologías se refiere. Durante Renacimiento el papel de Green Lantern de la Tierra recae en dos creaciones de Johns en los últimos números de su etapa: Jessica Cruz y Simon Baz. El resto de conceptos sobre los que se sustentan las aventuras de los modernos lanterns son también aportaciones de Johns. Sam Humphries es el encardo de continuar con el legado de Johns en esta colección.

Al igual que en Flash y en Green Lanterns, las actuales aventuras de Aquaman (cortesía de Dan Jurgens) también son posibles gracias a la labor de Johns.

El especial DC: Renacimiento suma conceptos esenciales para el actual Universo DC. Podemos apuntar entre estos elementos la situación actual de Ray Palmer, el estado de Blue Beetle, el hermano gemelo de Wonder Woman y el retorno del Superman pre-Renacimiento. Greg Rucka (en Wonder Woman) y Peter J.Tomasi (en Supersons) son quienes han sabido aprovechar mejor estas aportaciones. Por cierto, es necesario decir que fue en Supersons donde Jorge Jiménez, dibujante granadino, se convirtió en la superestrella internacional que es hoy.

Por tanto, creo que no es una exageración decir que la actual edad de oro de DC Comics (donde incluso las colecciones de segunda fila alcanzan un nivel de calidad bastante elevado) es resultado del talento de Johns, un talento que, como demuestra Doomsday Clock, se mueve a varios niveles.

Ahora bien, la situación actual del Universo Cinematográfico DC es una historia totalmente distinta.

CAPITULO 5: JOHNS Y EL CINE

El origen del cosmos cinematográfico de DC tiene su origen en un hibrido. Man of Steel (Zack Snyder, 2012) se articula en sus primeros compases como una especie de continuación de la trilogía de El Caballero Oscuro de Christopher Nolan (quién firma en esta ocasión como co-guionista) y la ambición desmedida de un Zack Snyder qué venía de rodar dos adaptaciones de dos comics de dos de los más grandes autores de la historia: Watchmen y 300. Man of Steel no es una mala película, pero carga con una pátina de seriedad, quizá no innecesaria, pero sí muy mal llevada en su tramo final.

Man of Steel

Durante el rodaje de Batman v Superman: Dawn of Justice (Zack Snyder, 2015), Snyder tuvo la idea peregrina de imitar el modelo de Marvel Studios y hacer de DC un universo compartido. Johns se une en este punto al equipo como productor ejecutivo.
La improvisación les jugó a todos una mala pasada, y la secuela de Man of Steel se convirtió en una adaptación de El Regreso de El Caballero Oscuro, después en el origen de La Liga de la Justica, para acabar narrando la muerte de Superman, pasando por una desconcertante secuencia con un Batman del futuro. Demasiados frentes abiertos, en pocas palabras. Y aun así Dawn of Justice cuenta con un director competente y un potencial mítico que la hace muy disfrutable.

Dawn of Justice

Escuadrón Suicida (David S. Goyer, 2016) es un producto desastroso a todos los niveles que confirmó la tendencia a la baja de las películas de DC. Los altos mandos decidieron entonces que Johns debía involucrarse en sus productos a un nivel creativo y le encargó el guión de Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017), una película que resultó ser mediocre en el mejor de los casos. No obstante, DC pudo anotarse un tanto debido a ciertos criterios extra cinematográficos conocidos por todos.

El horror

Wonder Woman

La relativa decepción de Justice League (Zack Snyder, 2017) y un cúmulo de situaciones (comparaciones con Marvel, productores metiendo la mano, Joss Whedon, la debacle personal de Zack Snyder, cierto bigote borrado digitalmente) dilapidó el oxígeno que DC había conseguido con Wonder Woman y con un electrizante tráiler de Justice League a ritmo de Come Together.

Justice League

Tras escribir el libreto de Aquaman (James Waan, 2019) y de Wonder Woman 1984 (Patty Jenkins, 2019), Johns ha sido apartado de sus funciones como productor ejecutivo.
El futuro de las películas de DC es caótico e incierto, y nombres como Martin Scorsese, Joaquin Phoenix, Matt Reeves, Ben Afleck, Margot Robbie y Steven Spielberg se mezclan en un totum revolutum de noticias y desinformaciones.
Aún así, el nombre de Johns parece ser la única constante en este caos. Actualmente, ultima la película de Aquaman y Shazam, prepara otro film sobre Green Lantern y se ha anunciado, en la SDCC, que escribirá una serie sobre Star Girl, superheroína de la JLA creada por el y basada en su hermana fallecida.

En cuanto al nivel televisivo, Johns se ha encargado de supervisar todas las producciones de Warner para la pequeña pantalla desde las últimas temporadas de Smallville.
Más allá de producciones ridículas que nos devuelven a los tiempos de Steel o Catwoman (Pitof, 2004), resulta llamativo que un guionista y productor tan inteligente como Johns sea incapaz de adaptar las series de DC a los nuevos formatos televisivos. Mientras la HBO plantea en Juego de Tronos una auténtica película de ochenta horas, los fans de DC tenemos que conformarnos con que Oliver Queen derrote al enemigo de turno cada semana.

CAPITULO 6: CONCLUSIONES

En definitiva, ¿qué hace de Geoff Johns uno de los guionistas más destacados de la actualidad?
En primer lugar, Johns en un escritor comprometido con su trabajo. Lejos de menospreciar el material con el que trabaja (como hacen Warren Ellis o Mark Millar), Johns prefiere adaptar realidades adultas al mundo de los pijamas de colores, haciendo suya la máxima de que no existen malos personajes, si no malos guionistas.
Esto está relacionado con la capacidad de Johns para ver potencial narrativo en cualquier historia, por ridícula que esta sea. Esto hermana a Johns con escritores como Alan Moore o Neil Gaiman; pero al contrario que ellos, Johns prefiere escribir sus historias desde un punto de vista optimista.
Este optimismo es compartido por escritores como Waid o Busiek, pero Johns no quiere, como ellos, recuperar modelos narrativos de la Edad de Plata. Johns vive en el presente, y desde esa óptica construye sus historias.

Flash. Hawkman. Green Lantern. Aquaman. Doomsday Clock. Uno solo de estos comics justifica una carrera, pero solo el haber escrito todos y cada uno de ellos es lo que convierte a Geoff Johns en un dios entre los dioses.

29
Déjanos un comentario

Please Login to comment
17 Comment threads
12 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
20 Comment authors
macMarkoticDrury WalkerGarracÁlvaro Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Save
Lector
Save

Johns es un escritor que se dedica a decir que los comics de antes sí que molaban y que ahora todos se ha vuelto demasiado oscuro cuando el primero en poner a gente desmembrando a otra fue él.

Pau
Lector
Pau

Gracias por el extenso articulo ,trabajazo. Eso si :”Su crisis final es un comic farragoso, por momentos incomprensible, perdido en referencias arcanas” pues si , pero no te extraña? Jonhs no escribe asi , sera que crisis final ,que yo sepa es de Morrison no de Geoff xD. Me extraña el error porque crisis infinitas, que si es suya, no creo que concuerde con tu descripcion.

Centrandome en la pregunta dios entre dioses. Quizas para un fan del universo Dc si pueda serlo. Su especial de renacimiento me parece una carta de amor al dcero desescantado con la editorial en los ultimos años, me encanto leerlo.Las obras que recalca el articulo las considero sublimes . En mi opinion es el escritor ideal para dc , y dc es el universo ideal para el , pues ambos son muy buenos en conjunto y el uno sin el otro se añoran. Creo que las obras de este autor se sostienen muchas veces por el personaje que las protagoniza. Habria que leer mas Jonhs ,fuera de dc ,para corroborar esto pero es mi impresion. Para mi es un excelente autor , capaz de dar la voz adecuada (casi siempre) a cualquier personaje de la editorial. El mejor guionista dc de la historia? Pues ahi igual podria estar de acuerdo.Siempre valorare sus trabajos y tengo muchisimas ganas de leer su doomsday clock (muchas pero muchas) pero ninguno de sus grandes comics (tiene unos cuantos) esta en mi top 5 de favoritos

Jack Knight
Lector
Jack Knight

Para mi un gran autor pero aún así sobrevalorado, siendo uno de sus principales problemas no asumir que una retirada a tiempo es una victoria: pudo cerrar su Flash después de Kollins, su GL después de la Guerra de los Sinestro Corps o su JSA antes de toda la movida de Kingdom Come y hubiesen sido obras redondas y en su lugar las fue arrastrando durante años…
Su Crisis Infinita para mi no hay por donde cogerlo (esos puñetazos a la realidad…madre de Dios). Tampoco me han gustado ni mucho menos su Batman Earth One o su JLA. Pendiente tengo su Aquaman. Su etapa más reciente con Superman me parece de vergüenza.
En cambio si me han gustado mucho más sus series regulares más contenidas en cuanto a extensión como Hawkman, Action Comics, Booster Gold o la, para mí siempre infravalorada, Stars and STRIPES. También disfruté sus Titans, que sin parecerme sobresalientes, sin duda ha sido la mejor etapa del grupo en 20 años (desde la de Devin Grayson) con diferencia. También he disfrutado de su GL, Flash y JSA hasta los puntos ya mencionados.

Un autor con luces y sombras al que, por ser quien es, se le ha venerado en ocasiones más de la cuenta. Eso sí, a mi juicio desde algo antes de los New 52 (y de eso ya hace) no ha vuelto a acercarse a su mejor nivel.

En la parte que le toca como responsable de DC Films, fracaso absoluto.

geek lantern
Lector
geek lantern

Puede compararse con Stan Lee y Bendis en cuanto a la cantidad de personajes creados. Calidad de historias es a parte.

Khonshu
Lector
Khonshu

Johns tiene, al menos que yo recuerde, otro par de colaboraciones con Marvel, aparte de sus Avengers:

Una limited de la Cosa y otra de la Visión, ésta última con dibujos de un primerizo Reis.

Almenglo
Lector
Almenglo

De la Cosa no me acuerdo,creo que fue un especial mas bien. Pero es cierto la limited de la Vision. Por cierto,Johns mantuivo las ventas altas de vengadores y tras su marcha,colocaron a Chuck Austen,y luego fue cuando vino BENDIS.Que no hace tanto,contemos la historia bien ome.

Markotic
Lector
Markotic

Borren este mensaje, por favor.

Markotic
Lector
Markotic

Lo de la Cosa es una mini de 4 números con Scott Kollins al dibujo, igual que la de la Visión. Ambas las editó Forum en su momento. Yo leí la de la Cosa y no es ninguna maravilla, la verdad.
Luego, comprobándolo en Marvel Wiki, he visto que también escribió una mini de los Morlocks que no creo que hayamos visto por aquí, el número 1/2 de Ultimate X-men y una historia corta en un especial llamado X-Men: Millennial Visions. Eso, junto a la mencionada etapa de Vengadores, es todo su bagaje en Marvel.

Raúl Gutierrez
Autor

Enhorabuena por este gran artículo Pablo! Una visión muy acertada e instructiva sobre la inestimable labor de Mr. Johns en DC!

Kid Nazi
Lector
Kid Nazi

Que alguien me explique como este artículo ha sido publicado. Lo del Capítulo 1 (que además eso de llamarle capítulo denota una sobradez de la hostia) es demencial. La bibliografía de Johns que te montas es la hostia, no tiene nada que ver con la de verdad. Por ejemplo, su primer trabajo es Star and S.T.R.I.P.E., no Flash. Y si no me equivoco empieza antes en JSA que en Flash. Su Green Lantern Rebirth es anterior a Crisis Infinita (y no Final Crisis, pero vaya, este error es menor en comparación con el disparate del resto). Y esto solo son dos ejemplos, a poco que busques (y una búsqueda rápida en la Wikipedia basta y sobra) te das cuenta que el artículo está plagado de errores bastante groseros. En fin.

Almenglo
Lector
Almenglo

Flash,JSA,Teen Titans no han quedado sepultadas. A poco que conozcas algo de DC y de Johns,sabras que son de sus mejores obras,si,junto a Green Lantern.

– Su Flash puede competir de tu a tu con el de Waid por ver cual de los dos es mejor.
– Su JSA es de lo mejor en supergrupos,sobre todo su primer volumen. Arreglando personajes y llevando una evolucion cojonuda a todo el concepto de la JSA y su legado.
– Teen Titans es la mejor etapa del grupo tras Wolfman/Perez sin duda,quizas la de Devin Grayson podria competir,pero lo peor es que tras irse ambos guionistas se cargaron la serie
– Su Hawkman,Star & Stripe son trabajos “menores” pero frescos y divertidos,sobre todo la segunda.
– En Superman ha estado varias veces, unos numeros antes de Crisis infinita, los numeros con Donner y luego en solitario con Frank(que estos son cojonudos,sobre todo la saga de La Legion) y una breve etapa con Romita Jr donde se fue demasiado pronto.
– Green Lantern es una de sus mejores obras,pero quizas debio de irse antes, sus 20 numeros en New52 estan por debajo de lo que nos habia dado.
– legion de 3 Mundos…..apenas tiene nada que ver con Crisis final,pero que mas da,es un comic cojonudo.
– Crisis Infinita, grandisimo homenaje a las primeras Crisis,y de farragosa no tiene nada,tiene epica para dar y tomar.
– Batman Tierra Uno,ha tocado poco a Batman,y encima es un otros mundos,a mi no me parece su mejor trabajo pero bueno.
– Aquaman, se le quedo corta la etapa,cuando parece que va a comenzar a despegar la deja, recordar que con green Lantern no despega del todo hasta su segundo año,aun asi,una etapa muy digna.
– JLA, hasta que Lee no se va, no comienza a despegar la etapa,aun asi no es su mejor serie de grupos y la JSA esta muy por encima,pero aun siendo una saga muy larga se va con una gran historia.

Me dejare algunas obras,pero desde luego ha sido desde que se hizo con Flash y JSA el gran arquitecto de DC, y muy buenas historias que nos ha dado,si ahora deja las labores de edicion y vuelve a guionizar,solo puedo alegrarme.
Espero que Shazam y Three Jokers sean solo el principio.

JuanCF
Lector
JuanCF

No se como le ira con Doomsday Clock, pero ese Shazam y familia con aventuras en mundos mágicos a través de vías de metro pinta muy bien.
Creo sinceramente que los fans de DC hemos tenido muchísima suerte con Geoff Johns revitalizando franquicias. No me quiero imaginar como estarían muchos personajes hoy en día, condenados al ostracismo viendo el panorama.

Rasputin33
Lector
Rasputin33

Johns es la leche, es único, es genial, me encanta! Para mí el mejor guionista actual.

Lord_Pengallan
Lector

Para plantear esto hay que haber leído muy pocas grapas…

Jack Knight
Lector
Jack Knight

A mi ponerlo al nivel de Gaiman o Moore (casi nada) y decir que Ellis y Millar denostan a los personajes con los que tratan (como si Las Aventuras de Superman de Millar no fuesen de lo más respetuoso que se ha escrito del personaje en sus 100 años de historia) me parece como poco atrevido.
Lo mismo con Waid (cuyo Flash sigue siendo perfectamente actual y su Daredevil es más “moderno” que cualquier obra de Johns.

Insisto, a mi me gusta Johns, pero siendo realistas, creo que su mejor nivel dista mucho del mejor nivel de Moore o Gaiman (cosa que no es ninguna crítica, le pasa lo mismo al 99,999% de guionistas de la Historia)

Sith
Lector
Sith

Muchas gracias por el artículo.

Johns es una gran autor, creo que fue mucho más importante para DC como gran arquitecto de lo que fue Bendis o cualquier otro nombre en estos últimos 20 años para Marvel; pero así y todo coincido con los dichos de Jack Knight, el tema es que no sabe cuando bajarse a tiempo de los proyectos que realiza, en GL su broche de oro para despedirse de la serie debió ser la saga de la Guerra de los Sinestro Corps porque en Blackest Night más allá que fue muy buena dejo abiertas muchas cosas que ya no pudo manejar y después de eso termino yendo para cualquier lado, algo parecido le paso con JSA y Flash por poner otros casos.

Respecto a sus otros trabajos, su JLA tuvo muchos altibajos y lo mejor de esa serie sin dudas fueron los números correspondientes a Darkseid Wars, como así también Crisis Infinita que aunque es buena le falto coherencia, y hablando de eso hasta el día de hoy no termine de entender lo que quiso hacer Morrison en Crisis Final.

Por otro lado su trabajo en Aquaman es muy bueno, y en ese caso en particular supo cuando bajarse a tiempo dando la posta a Jeff Parker, que por el contrario a Johns debió permanecer mucho más tiempo en la serie.

Ahora bien, en cuanto a DC Films no deja de sorprenderme que un sujeto con su talento no haya logrado en ningún momento desarrollar aunque sea un proyecto decente, son de tal calidad los errores cometidos que parecen hechos por un principiante.

Yasirel
Lector
Yasirel

Para el devorador de cómic puedo comprender que Geoff Johns no termine de ser un autor digno del salón de la más inalcanzable fama. Pero para personas recién introducidas al medio, y puedo decir que tras varios intentos, no estaría aquí si no fuera por la obra de Geoff. Su Superman: Orígenes Secretos y Superman: Brainiac me han hecho profundizar ahora en varias historias de otros autores sobre el personaje, su etapa en Justice League (Origen y Darkseid War) llenó el hueco vacío de una adaptación cinematográfica algo mejora, su Aquaman (La fosa y Trono de Atlantis) me pareció soberbio e hizo que un personaje que de primeras me parecía soso se haya convertido en uno de mis favoritos por el lore que le acompaña, su etapa en Shazam! me dejó con ganas de más y mis deseos parecen que serán cumplidos a final de año, y la Guerra de Sinestro Corps (además de Renacimiento) me pareció sumamente magistral. Aún me queda mucha cosa por leer suya y la JSA ciertamente me atrae bastante. ¡A ver si saco tiempo!

Sobre el resto poco puedo comentar. La secuela de The Watchmen me llegan tuits de vez en cuando del perfil de DC Comic y solo puedo elogiar su dibujo por ahora. Cuando estén completa ya empezaré a leerla con mucho gusto.

Su etapa televisiva sí es mi especialidad. Para bien o para mal la he consumido prácticamente al completo y he de decir que los conceptos, si son suyos, están bien, pero el problema es el desarrollo y el medio del que son deudores. En una etapa de HBO, AMC, Netflix o Hulu peleándose por ofrecer las mejores producciones choca ver luego a canales como The CW que simplemente quieren rellenar una parrilla con obras de consumo rápido y sencillo para jóvenes con el menor coste posible. Y repito, no sé su nivel de implicación… Pero las primeras temporadas de The Flash o Arrow son bastante notables, con un gran respeto por los personajes. Luego ya eres víctima, como decía, de dónde estás y a quiénes has de dirigirte.

Su Titans será la primera prueba de verdad de su capacidad para escribir guiones para una serie de televisión. Aquí no es víctima de la competencia de qué vemos a esta hora en la tele. Aquí no es víctima de esto ha de gustar a adolescentes. Aquí no es víctima de ha de ser algo que nos llene una parrilla pero que no exija seguir lunes a lunes cada capítulo. Por lo tanto tiene plena capacidad para poder haber desarrollado una historia atractiva más allá de las obvias licencias.

Kaulso
Lector
Kaulso

Si no es mucha molestia, me parece un poco raro en un artículo de Johns hablando de sus cómics poner una portada de una recopilación del Flash de Waid en vez del autor que se trata…

Álvaro
Lector
Álvaro

Jajajaja pero esto qué es

Garrac
Lector
Garrac

Yo solo tengo que decir que he tenido una tarde preciosa, maravillosa, milagrosa, llena de satisfacción y jolgorio ante la celebración de esa admirable cosa llamada existencia. Una tarde gloriosa llena de gozo gracias a este artículo. Al contrario de lo que podría parecer he disfrutado de la misma existencia de este artículo, y legítimamente espero que el autor se sobreponga a cualquier crítica negativa. Ojalá todos los días de mi vida fuesen así, y ojalá todos mis artículos tuviesen el mismo entusiasmo y ganas que este. Gracias, Pablo Menendez, gracias Zona Negativa, gracias DC

Drury Walker
Lector
Drury Walker

Hola!

A mí también ha habido alguna parte del artículo que me ha sonado rara, sobre todo el lío de las Crisis, pero bueno, nada que no se haya comentado ya. Así y todo me ha parecido un artículo de fácil lectura y bien estructurado y eso tiene su mérito. El título es muy provocador, pero leyendote queda contextualizado. Pero por título y tema me imaginaba que iba a haber más lio!

Como es natural, en unas cosas estoy de acuerdo y en otras en absoluto, lo que me parece estupendo porque a mí me gusta leer articulos de opinión distintas a la mía, que ya conozco de sobra.

Me parece que Johns ha sido un pilar fundamental de DC y aún puede ofrecer muchas cosas, pero me da la impresión de que su ascendiente está menguando y pocas aportaciones le deben quedar para el rumbo de la editorial, que parece ir por otro lado.

Y dicho eso, estupenda Crisis Infinita. Estupendo Morrison en Crisis Final que no es en absoluto difícil de entender y creo que decepcionó porque se esperaba una Crisis Infinita mejorada y es otro rollo. la noche mas oscura buena premisa y desarrollo con un final deslucido. Los números de Titanes sueltos que he leido, con mucho oficio.el JLA/JSA, merece la pena por Pacheco. El primer arco de la JL NuDC para mí disfrutable como una versión moderna del bwa-ha-ha, maldad eterna entretenida, el aterrizaje de Luthor muy bien hecho, la Darkseid War excelente. Batman tierra Uno sólo por Gary Frank. Shazam ni frío ni calor. Arregló el desaguisado de power girl y sobre todo hizo el magnífico Rebirth. No es mala hoja de servicios!

Markotic
Lector
Markotic

Curiosamente justo ahora me estoy releyendo su etapa en Vengadores por primera vez desde que fue publicada y lo cierto es que al principio apunta mucho más alto de lo que al final acabó resultando. Me he releído los 5 primeros números (de 20 en total) y, francamente, es cómic de superhéroes muy bien escrito, con una caracterización de personajes intachable y con el planteamiento de varias subtramas de mucho interés. El tema, si no recuerdo mal, es que al final firmó contrato en exclusiva con DC y tuvo que acabar con todo deprisa y corriendo, dejando varias de esas subtramas directamente sin tocar y cerrando otras (como la de Sota de Corazones) a marchas forzadas. Porque vamos, no creo que Marvel le despidiese fulminantemente para plantar ahí al inefable Chuck Austen en los meses pendientes que quedaban hasta Bendis.

PD: Y, por cierto, su primera colaboración con Gary Frank tuvo lugar precisamente en esta colección, en los números 61 y 62 del volumen 3 USA de Avengers. Y curioso el baile de dibujantes que tuvo el hombre en estos 20 números. En menos de 2 años pasaron por allí Kieron Dwyer, Gary Frank, Alan Davis, Ivan Reis, Olivier Coipel, Scott Kollins y Steven Sadowski.

Sith
Lector
Sith

Que buena que fue su etapa en los Vengadores, logro en pocos números contar un par de historias muy buenas, y las tramas que planteo daban para mucho, una pena que se fuera a Marvel teniendo presente que luego lo suplantarian Austen y Bendis.