Gente con suerte

Por
0
67
Que suertudos son estos americanos de vez en cuando. Esta semana, los fans americanos ya han podido leer el último trabajo de Grant Morrison, el primer arco argumental del Panteón DC: JLA Classified, con Ed “Michelín” McGuiness. En el se verán involucrados los Ultramarines, Gorilla Grood, y una JLA desaparecida y sustituida por…bueno, ya lo veréis vosotros mismos.
Morrison en la JLA…¡desde luego, si que tienen suerte! Desde luego, la etapa de este singular guionita en el supergrupo más poderoso de DC tenía sus defectos, la caracterización, por ejemplo. Kyle tenía pique con Wally, y Wally con Kyle. Superman era bueno. Batman listo y oscuro. Etcétera. El recurso en torno al cual giraban los argumentos, el de amenaza in crescendo número a número terminó por agotarse en World War III, ya que los dos frentes de peligro eran o bien una idea ya empleada en una saga anterior o bien un mega-destuctor como ya se había visto en sagas anteriores. Con una resolución proporcional, es decir, absolutamente bestial. Daba la impresión de que se había llegado a un tope a partir del cual no se podía subir mientras las carencias tales como la despersonalización absoluta de los personajes a nivel de personalidad y en consonancia de diálogos no sólo no se acababan, sino que no parecía que fuese a haber la menos voluntad de cambio.

Pero en la globalidad, esa etapa era para el recuerdo. Pese a sus defectos, su magnitud, su grandeza, la clara representación del concepto de héroe estaba siempre palpable en unas aventuras imaginativas, sorprendentes, imprevisibles y épicas; desbordantes en todos sus aspectos y sumamente entretenidas. El Univero DC más clásico pasaba por el taller de ideas de Morrison y salía nuevo y reluciente, más amenazador que nunca y en su mayor gloria. Consiguió hacer terrible a la Llave, elevó a Darkseid a cotas de terror nunca vistas, trajo a los Ángeles a la Tierra y utilizó las armas de los Dioses contra ella. A un lado puso al bien absoluto y en el otro, al mal absoluto. Luthor, Prometeo, Joker, el General Eiling en el negro. Superman, Flash, Linterna Verde, Detective Marciano en el blanco. Tan simple que la eficacia era abosluta, clara y rotunda. No habíua sitio para la duda, el gris o la introspección. Había que salvar el mundo.

Y ahora vuelve a la serie que revitalizó. Por la puerta grande, con una gran amenaza de por medio. Espero que la JLA se vea beneficiada con las mieles de la originalidad una vez más, y consiga enamorar a los fans de los superhéroes en estado puro como ya hizo en su tiempo. Y el abajo firmante estará mordiéndose las uñas hasta que llegue, mientras al otro lado del Atlántico ya han podido comprobar si la JLA vuelve a ser tan grande o si son sus defectos los que han aumentado.

Si es que hay algunos que tienen una suerte…

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame