Explorando Marvel NOW! Morbius, The Living Vampire

Por
9
613
 

Edición original: Morbius, The Living Vampire # 1.
Edición nacional/ España: (pendiente de confirmación).
Guión: Joe Keatinge.
Dibujo: Richard Elson.
Entintado: Richar Elson.
Color: Antonio Fabela.
Formato: Comic Book 22 pg.
Precio: 2.99$.

Valoración:

 

De entre todos los personajes que dispondrán serie propia con motivo de Marvel NOW!, puede que ninugno em interesase menos a priori que el protagonista de esta serie. Todavía recuerdo como descubri a Morbius por priomera vez en la serie de animación de Spider-Man y como cada episodio en el que aparecía era sinónimo hartazgo y sopor.

En los cómics, he llegado a disfrutar de algunas de sus aventuras, pero siempre tratando de hacer la vista gorda sobre el detalle de que es un personaje que -ya desde su mero concepto- me resulta incómodo. ¿Es un experimento de ciencias que luce como una criatura esotérica o una criatura esotérica nacida de un experimento de ciencias? El buen vampiro siempre ha sido una criatura atrapada entre dos mundos y ciudadana de ninguno, que no termina de encajar ni entre la galería de enemigos de Spider-Man ni entre los chupasangres habituales.

Mi principal interés con esta nueva etapa de sus aventuras en solitario venía principalmente del buen sabor que me habían dejado los anteriores trabajos de Joe Keatinge (Glory) y Richard Elson (Journey Into Mystery, Amazing Spider-Man…), así como una enigmática premisa. Y aunque la verdad es que abordé su lectura sin excesivo entusiasmo, lo cierto es que el primer número de Morbius, El Vampiro Viviente, casi se convierte en una de las sorpresas de Marvel NOW!. Pero como ya digo, casi…

La gran duda de esta serie era el enfoque que iban a usar los autores. Por un lado, el protagonista no se presta a una aproximación tenebrosa y romántica como el del I, Vampire de Fialkov, ni cuenta con una rica mitología a sus espaldas como el Buffyverso de Josh Whedon. En ese aspecto, Keatinge acierta por completo desligando a Morbius de cualquier otro relato de chupasangres al uso, y sus primeras páginas son un soplo de aire fresco en el que el guionista deja buena cuenta de su pericia creativa.

Tras un fundido en negro que da soporte a una firme sentencia, nos adentramos en una frenética persecución en la que nuestro protagonista es perseguido por una panda de maleantes, buscando refugio en una estación de metro. Durante esta secuencia de seis páginas, guionista y dibujante nos explican quien es el protagonista y cuales son sus habilidades de forma tan ingeniosa y divertida que la lectura nos absorbe de forma irremediable.

A medio camino entre el Guy Ritchie de sus buenos tiempos y Robert Rodriguez, la secuencia transmite un delicioso sabor a pulp contemporáneo desprejuiciado al que es imposible catalogar como retro. Abrir la primera página de este cómic es como si los ochenta volviesen a nacer en pleno 2013, y la juventud colgase en Instagram sus bailes callejeros con pulseras de púas y moda urban hobo, mientras escuchan música en sus iPhones de última generación.

Tanto el trazo nítido y expresivo de Elson con sus meticulosas conformaciones anatómicas, como los guiónes raudos y despreocupados de Keatinge contribuyen a hacer la escena, dejando que sea la voz en off del personaje la que ejerza de conductor de una forma cuando menos singular. El problema llega en cuanto superada esta sugerente escena, recapitulamos para trasladarnos cinco días antes de dicho suceso y varios detalles de la trama comienzan a chirriar.

Con un ritmo más pausado para que el lector digiera lo acontecido, el ecuador de la historia se presenta de forma mucho más sobria sin renunciar al brío narrativo de las primeras páginas, introduciéndonos en el escenario donde se desarrollarán las aventuras del personaje. Un escenario que no se podría haber antojado más surreal ni aunque lo inundasen de icebergs flotantes y jardines monstruosos al estilo de la escuela de Lobezno y la Patrulla-X.

Y es que en su intento de crear un microcosmos sucio y gris, que resulte tan poroso y palpable como el aterrador fantasma de la pobreza que nos amenaza en tan oscuros tiempos, los artistas consiguen justo lo contrario dando forma a un rancio entorno de cartón piedra tan frívolo como enervante. La barriada a la que se traslada Morbius resulta tan inversomil como intentar situar la Tierra Salvaje en medio de Central Park, transmitiendo una sensación falsaria y plástica, como debía resultar el West World de Almas de Metalz con respecto al lejano Oeste.

Un parque temático de la pobreza que se nos vende como la Cocina del Infierno de los ochenta, pero en el que las madres que viven al borde de la pobreza parecen haberse escapado del set de Aida. Lugubres callejones tan estratégicamente decorados como si hubieran sido obra de un interiorista experimental, matones que parecen recien salidos de la de la serie animada de la Tortugas Ninja o los Motorratones de Marte de los noventa… cualquier intento de suspensión a la incredulidad se ve truncado haciendo imposible que -al menos en mi caso- me crea la historia.

Todavía habra tiempo para un inesperado final que abre las puertas para una interesante situación de cara a la próxima entrega, pero incluso este pasa desapercibido mientras todavía estamos asimilando la veritiginosa caída en picado que ha supuesto un simple viaje en metro. Un viaje que nos traslada desde un estimulante arranque que promete ofrecernos un soplo de aire fresco dentro del panorama actual, hasta la sensación de haber viajado en el tiempo y encontrarnos con un cómic que se les hubiera olvidado publicar hace 35 años.

Para nostálgicos del sabor de Power Man y Puño de Hierro de los setenta que quieran vivir en su propia cápsula del tiempo, y todos aquellos que se animen a darle una segunda oportunidad, a ver si con suerte las próximas entregas se parecen más a la primera mitad que a la segunda.

9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Animal Man
Animal Man
Lector
3 enero, 2013 15:24

 “Para nostálgicos del sabor de Power Man y Puño de Hierro de los setenta que quieran vivir en su propia cápsula del tiempo…”

¡Compro!

Mr. X
Mr. X
Lector
3 enero, 2013 15:32

 La nueva Glory está bastante bien, así que es probable que le eche un ojo al Morbius ess.

De momento, para mí, que no soy nada marvelita, Marvel Now se resume en una sola serie ineludible: Thor. God of Thunder. Impresionante, a pesar de que…

Aviso de Spoiler

Vaya cagada en el diseño del “carnicero de dioses”. Y mira que a mi no me interesa el mundo Harry Potter, que ni he leído los libros ni visto las películas, pero es que el parecido con el tal Voldemort es como mínimo chocante.

jojojajo
jojojajo
Lector
3 enero, 2013 15:41

 ” Todavía recuerdo como descubri a Morbius por priomera vez en la serie de animación de Spider-Man y como cada episodio en el que aparecía era sinónimo hartazgo y sopor.”

Yo también lo descubrí ahí, solo que tenía 8 años, y me daba miedo porque creía que en un momento u otro mataría a Spiderman(No se porqué, con los otros villanos no me pasaba, sabía que terminaría triunfando el héroe, pero Morbius me daba esa impresión). Cada enfrentamiento con el trepamuros me ponía la carne de gallina y me mantenía pegado al televisor, fascinado por ese villano que tanto me atraía y repelía a la vez. Ya se que es completamente subjetivo, pero solo pro eso el voy  a dar una oportunidad a Morbius.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
3 enero, 2013 16:02

En su momento comentí la gilipollez de pedir por previews los primeros números de Superior Spiderman (eso sí, antes de saber la mierda que iban a hacer con mi querido Peter) y dejé pasar esta serie. Pero bueno, a ver si los de Panini lo editan.

P.D: Los de Panini sacaran Scarlet Spider con los nueve primeros números a 16 euros. Fuck yeah¡¡¡

Mighty Ultimate
Mighty Ultimate
Lector
3 enero, 2013 17:30

 Oigan, la serie de Ojo de Halcón, Daredevil, Wolverine y los X-Men y Capitán Marvel también forman parte del proyecto Marvel NOW! pero sin relanzamiento ni cambios de equipo, ¿ZN hará reseña de ellos también?

Mighty Ultimate
Mighty Ultimate
Lector
3 enero, 2013 17:32

 Ah y sobre la serie, solo quiero ver el próximo mes el #2 para darle su veredicto final, si la sigo o no….

Khonshu
Khonshu
Lector
3 enero, 2013 20:41

 Pues da la impresión Daniel que más bien tienes un prejuicio personal o que no has sabido pillarle el punto al personaje de Morbius.

Su interés radica en lo que tú ves como un defecto: Que en lugar de ser un ser sobrenatural está vinculado a un trasfondo científico.

No es un no-muerto, sino un Vampiro Viviente y como científico su tragedia reside en que él es el causante de su estado y dispone de las habilidades necesarias para su cura. En Morbius hay más de Jekyll y Hyde que de Drácula y cuando se potencia esa faceta es cuando mejor funciona el personaje.

Leete los primeros números de su serie de los noventa (antes de que Kaminsky abandonara) y verás que sí que puede ser un personaje con su propio entorno e interesante. 

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
4 enero, 2013 1:24

Pues no sé, será que también tengo un prejuicio personal, pero a mí este es uno de esos personajes que me funcionan como secundario o antagonista pero a los que no les veo enjundia suficiente como para sostener una serie propia. Claro que puedo estar equivocado. Ahí está el X- Factor de PAD para demostrar que no hay personaje malo, sino autores inadecuados…

Sea como fuere, lo cierto es que a priori ésta es una de las colecciones de Marvel NOW! que me ahorraré; porque, la verdad, no me tiene morbius alguno…