Explorando Marvel NOW! Fantastic Four

Por
25
594

 

Guión: Matt Fraction
Dibujo: Mark Bagley
Tinta: Mark Farmer
Color: Paul Mounts
Editorial: Marvel Comics
Contiene: Fantastic Four vol.4 #1
Formato: Grapa, 32 páginas
Precio: 3,99 $

 

Si nos guiáramos por el universo cinematográfico para valorar las series, Fantastic Four sólo tendría interés si tuviera un dibujante que supiera hacer lucir a Sue Storm Richards como a Jessica Alba. Afortunadamente, las películas de FF son sólo el reflejo una vez más de la inoperancia de Hollywood, y en los últimos años hemos disfrutado como nunca de la Primera Familia. Después del paso de Mark Millar y Bryan Hitch, el relevo lo tomaron Jonathan Hickman y Dale Eaglesham – aunque terminase siendo Steve Epting el dibujante más regular de la serie – llevando la serie a un nuevo nivel, con una gran trama que se fue hilando poco a poco a grandes momentos como el arco “Tres” o el Fantastic Four 600. Tal fue el éxito del también escritor de Jóvenes Vengadores y S.H.I.E.L.D. que crearon una segunda serie, FF (Fundación Futuro) que a día de hoy aún perdura y que en dos semanas también sufrirá su correspondiente tratamiento “Marvel NOW!”. Y aunque hay tantos gustos como opiniones, la crítica tanto especializada como de los fans han alabado el grandísimo trabajo realizado por Hickman, con lo cual tomar el relevo era un desafío considerable. ¿Y quien es el escritor que se atreve a semejante reto? Pues Matt Fraction, quien no le asusta escribir a quien sea, con mayor o menor éxito. Hace un mes en Zona Negativa ya se publicaba una entrevista con el autor, donde magníficamente ya se repasaba su bibliografía en Marvel Comics, así que no vamos a repetirnos en poner en antecedentes a nuestros lectores. Mejor pasemos al número en cuestión y empezar a resolver nuestras dudas acerca de unos Fantastic Four post-Hickman.

El primer número de Fraction empieza con una primera página en el futuro, un sueño/visión de Franklin Richards, el cual a raiz de eso nos lo muestran en todo el número con una actitud muy distinta a como nos habían dejado en el último número de FF. Tras ello, un viaje a miles de millones de años en el pasado por parte de los 4 Fantásticos nos muestran algo que no debería haber ocurrido. No, no alteran el pasado y tenemos las aventuras en un presente distópico, ya que el viaje al pasado tiene sentido pero en otro aspecto de la historia. Tras un apurado regreso al presente, empiezan a mostrar a cada uno de los 4 protagonistas mostrando el porqué son la Primera Familia. Es muy importante mostrarlo en este primer número, así el lector que sea nuevo en la serie podrá rápidamente conocer bien a cada uno de ellos y empatizar con ellos. En esta parte, veo 2 problemas que me gustaría apuntar. El primero es que la parte de Johnny Storm no la aprovechan suficiente para explicar mejor su situación tras la etapa de Hickman, y la situación puesta daba más para ello. Aunque lo podemos perdonar por el momento que nos regala. El segundo, es que si bien lo poco que usan a Franklin es muy importante para este número, Valeria apenas sale en todo el número. Suponemos que en los próximos números tendrán más peso por la trama propuesta, pero si algo habían logrado en las 2 etapas anteriores era hacer tan parte de los 4 Fantásticos a los hijos de Reed y Sue, en este primer número da la impresión que quedan relegados al mismo nivel que el resto de miembros de la Fundación Futuro. Y eso con Hickman, como estaban planteadas ambas series podía tener su parte de lógica, teniendo la otra serie para poder lucirse como los protagonistas principales. Pero ahora ya no será así, al menos por lo que sabemos de Fraction para ambas series, así que sobretodo con Valeria tendrá que emplearse más a fondo.

Sobre la trama del primer arco, o de toda su etapa, es un concepto interesante que de la forma que está planteada, puede dar mucho juego tanto al nivel de aventuras fantásticas como a posibles conflictos dentro de la Primera Familia. No voy a revelar el verdadero motivo de este viaje familiar, del cual en la serie sólo conoce Reed, pero me ha causado cierta gracia por tener similitudes a con otra serie que se ha publicado esta misma semana. Dicho esto, en el caso de Fantastic Four tiene mucho más lógica, y estamos seguro que se explorará de forma mucho más amplia, pero lo he encontrado tan curioso que no he podido evitar de hacer una breve mención. Personalmente, prefiero quedarme con los guiños propios, ya sea a etapas anteriores como semillas a lo que está por venir. Un ejemplo sería la mención del tiempo transcurrido ante cierto desastre que se encuentra Sue, y que terminará siendo el tiempo que para la gente del presente, estarán de viaje los 4 Fantásticos, y motivo principal de lo que ocurrirá al principio de la serie FF, también de Fraction. No puedo opinar al 100% hasta que leamos el primer número de FF y el próximo de Fantastic Four, pero me da la sensación y quiero creer que se podrán seguir disfrutando cada una por separado, pese a las obvias relaciones entre ambas series. No me gustaría encontrarme que obligatoriamente hubiera que leerme números de otra serie, si sólo deseara leer una de ellas. No sería la mejor forma para atraer nuevos lectores.

Por la parte del arte, tenemos a Mark Bagley acompañado por Mark Farmer en las tintas y Paul Mounts en el color. Hemos visto tantos artistas distintos en la anterior etapa (y sin contar los de FF) que en ese sentido no choca para nada el cambio, y menos con el buen hacer del equipo artístico. Bagley es muy expresivo, y en cada momento uno hace suyos los sentimientos que van mostrando los personajes, algo muy importante en una serie como esta. El color no se queda atrás, cumplidor en la mayoría del número aunque hay una escena muy importante del número en la que coge especialmente fuerza. Incluso los niños parecen tener más o menos la edad que se les presupone, uno de los grandes quebraderos de cabeza para más de un artista que pasó en la anterior etapa de Hickman, en cualquiera de sus dos series. Hay poca acción en este primer número, pero la suficiente para esperar que si las ideas de Fraction llegan a los niveles esperados, los dibujos no se quedarán atrás. Como conclusión, es un primer número que si bien no se desengancha lo suficiente de la anterior etapa, ya sea por respeto al trabajo de Hickman o por temor de empezar siendo demasiado rupturista en una serie que venía de un grandísimo momento, pero que sienta unas bases suficientemente potentes para animarnos a seguir su viaje. Y eso es muy importante, no sólo por los antecentes recientes en la serie, sino también porque cuando anunciaron la serie quizás atraía más la propuesta planteada para FF. Será en otra reseña donde veremos si cumple las espectativas de esa serie, de momento aquí han aprobado con suficiente nota no sólo para no encender ninguna antorcha y afilar las hachas, sino para seguir mirando con optimismo el presente y futuro de la serie.

Tiempo de opinión

Ahora os toca a vosotros, los que ya hayáis disfrutado de este primer número de la serie, valorar que os ha parecido y si os anima a seguir leyendo más o por el contrario no conectáis con lo que nos ofrecen Fraction y Bagley:

Daniel Gavilán: A lo largo de su carrera, Matt Fraction ha demostrado ser un guionista ingenioso al que generalmente se le suelen ocurrir muy buenas ideas pese a que no siempre es capaz de llevarlas a buen puerto. En los Cuatro Fantásticos el escritor se enfrenta a un difícil reto dado que, si generalmente heredar las riendas de la cabecera es una responsabilidad enorme, no hablemos ya si lo haces tras la marcha de alguien que ha dejado el listón tan alto tras su paso por la franquicia como Jonathan Hickman.

El caso es que al bueno de Matt no le tiembla el pulso y, a pesar de que se nota enormemente el cambio de voz de los personajes (algo siempre inevitable cuando estamos ante un cambio de timonel, y especialmente molesto en los dos primogénitos Richards) y algún fallo de continuidad (¿Que hace ese cetro ahí?) parece saber lo que tiene que hacer. Dedicando este primer número a poner al lector en situación presentando a la primera familia y su entorno mientras introduce la base argumental de su etapa, Fraction tira de clásicos manteniendo lo que funcionaba de sus predecesores, desde el sense of wonder de Millar hasta el aspecto familiar de Hickman más algún que otro detalle que diría que bebe de las etapas inmediatamente anteriores (ese Ben comprometido con el barrio…).

Pero sobre todo, Fraction tira de clásicos al versionar la más clásica de las historias de los Cuatro Fantásticos que se haya escrito para trazar una base argumental que, si tiene los redaños suficientes para llevarla a buen puerto, podría ser tan mordaz como terrible. Y si en la etapa anterior Hickman consiguió que adorásemos a Reed, todo apunta a que en esta vamos a disfrutar odiándolo con lo más profundo de nuestras entrañas mientras sufrimos por el destino de esta gran familia que no deja de crecer y que con el paso de los años hemos acabado sintiéndola como si fuera nuestra.

Pedro Monje: Todas las miradas estaban puestas en Matt Fraction y muchos de los aficionados tenían el hacha afilada y dispuesta a rebanar cuantos cuellos hicieran falta. Lamentablemente para ellos, Matt Fraction les ha dejado con las ganas. La tarea de suceder a Jonathan Hickman después de su grandilocuente etapa no ha arrugado a Matt Fraction quien firma un primer número condensado, eficiente, divertido y continuista. Quiero resaltar esto último por encima de lo demás, porque mi mayor temor residía precisamente en el hecho de que Fraction fuera a tirar por la borda algunas de las sub-tramas que creó Hickman. Pero nada más lejos de la realidad. No solo continúa con ellos (dando sensación de statu-quo) sino que además su intención es aprovechar algunas (ej: la nave de Johnny Storm, Pestilence). Todo ello además en un número en el que consigue distribuir a las mil maravillas el tiempo dedicado a cada miembro del reparto, consiguiendo un equilibrio interesante. Personalmente la subtrama de Ben Grimm es la que menos me interesa, y también encuentro un tanto repetida la situación de Reed Richards (la cual, sin irnos muy lejos, ya experimento durante la etapa de Mark Waid, aunque con un final tan deus ex machina como emocionalmente brillante. El número también tiene sus fallos, entre los que me llama poderosamente la atención la interpretación un tanto infantil y ñoña que hace de Franklin Richards (en la entrevista que nos concedió le asignaba unos 7-8 años), un personaje que corre peligro de sufrir una (enésima) regresión en su eterno papel de Peter Pan Marvel.

Por último, conviene destacar el dibujo de Mark Bagley (otro sobre el cual la guillotina estaba ya a punto de caer) y que firma un trabajo notable, aprovechándose del guion de Matt Fraction. En sus colaboraciones con Brian Michael Bendis (sin ir más lejos, en su apresurada Avengers Assemble), los guiones le impulsaban a dibujar una tras otra dobles páginas (como si fueran marca de la casa de dicho tándem) que desaprovechaban espacios y regalaban innecesariamente infinitos fondos sin aprovechar. En este caso esto no es así, ya que Matt Fraction es un enemigo declarado de las dobles páginas (a su etapa en Iron Man me remito, donde solo soy capaz de recordar una) y el resultado es satisfactorio. Incluso, me atrevería a decir (sacrilegio, sacrilegio) que en algunas viñetas Mark Bagley canaliza al Alan Davis que lleva en su interior. En definitiva, un comienzo solido y prometedor, sin romper con la etapa anterior a la vez que ofreciendo un punto de vista nuevo y fresco. Notable.

25
Déjanos un comentario

Please Login to comment
25 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
13 Comment authors
Daniel GavilánMighty UltimateKhonshuJuanete Chupeteerickop7 Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Reverend Dust
Lector

Nunca he sido fan de “la primera familia de Marvel” y qué queréis que os diga, tampoco creo que vaya a empezar a serlo gracias a esta etapa. El número me deja frío a muchos niveles y ni su supuesto sentido del humor me hace ninguna gracia. No he visto nada especialmente interesante salvo el hecho de que va a dar lugar a una serie con una gran premisa como FF, pero en sí mismo este número 1 no hace que me interese por ninguno de sus personajes más allá del “Oh, qué le pasará en el brazo para haber deducido que…”.

Por no hablar de lo tramposo que me parece empezar con un flash forward tan cutrón sólo para ¿enganchar? ¿hacer ver que tienes “grandes planes”? Meh. Junto con Iron Man y Masacre, éste va a la pila de Decepciones NOW!

XXL
Lector
XXL

 mira que no me gustan ni Fraction ni Bagley, pero este números no ha estado nada mal. Creo yo que esa estilización a lo Davis de Bagley se la debemos más a las tintas de Farmer. Lo peor la caracterización de Franklin. Con lo que ha vivido el chaval y me lo pone como un enano moja camas. Bueno, yo de momento me quedo.

Ocioso
Lector
Ocioso

El tono me parece muy similar al de casi todos los relanzamientos de la serie en los últimos diez o quince años. A ver por donde tira.

samanosuke
Lector

A mí la verdad que ésta no me interesa demasiado, a la que tengo muchas ganas es a FF, mucho más llamativa.

Por lo que os leo, deduzco que la etapa de Millar es buena, ¿no? Porque estaba pensando en hacerme con ella, pero tengo mis dudas con el guionista, que no pasa por su mejor momento. ¿Qué me decís?

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

 Bueno samanosuke, creo que estoy un poco solo en esto, pero personalmente a mí la etapa de Millar en los 4F me parece una chusta de campeonato. Pero claro, es que a mí nunca me ha gustado como escribe Millar a los personajes Marvel clásicos.

Pero bueno, es solo mi opinión, si a la mayoría les ha gustado pues es probable que a ti también.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

A Bagley le sienta estupendamente el entintado de Farmer; no es tanto que Mark B. haya sacado el Alan Davis que lleva dentro sino que el excelente entintado de Mark. F evoca los acabados del autor con el que mejor se compenetra. Y me alegro: hata hace poco no daba un duro por Bagley.
Como 4Filo esta es una serie que preveo mantener (espero que Panini continue publicando 4F y FF en la misma grapa, porque a la de Alred le tengo aún más ganas que a esta) entre mis compras mensuales: no tengo una confianza ciega en Fraction (es más, creo que habría que meterle al menos un par de collejas por Fear itself, lo que más mola de Casanova no es, precisamente, sus guiones y sus Defensores creo que pueden calificarse ya directamente como una chorrada como un templo azteca, uno de los revivals más penosos de la historia del género) pero… coño, si he aguantado a Hickman aún a sabiendas de que iba a terminar decepcionándome, si aguanté a aquellos insoportables 4F futuros (Hulk hipermétrope con coletilla incluido) de Millar y, sobre todo, el paulatinamente horripilante dibujo de Hitch… ¿cómo le voy a negar una oportunidad a esta nueva-vieja etapa de la más grande revista de comics del mundo?
Nota: ¿esto también invoca a la chorriley de Godwin?

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

 JotaCe, mira que dibujos más monos.

erickop7
Lector
erickop7

 buen inicion de matt confiare en el tipo se ve que trae buenas ideas!!!!

Juanete Chupete
Lector
Juanete Chupete

Buen dibujante, guionista rollero y poco eficaz en mi opinión. De ideas más grandes que su capacidad de plasmarlas con talento que suele confundir con un encadenado de escenas efectistas. Si me sobran dos euros en mi presupuesto comiquero a lo mejor me pillo el primer arco argumental sólo para ver si existen los milagros y el menda Fraction sabe hacerlo mejor que en sus colecciones actuales.

Khonshu
Lector
Khonshu

 Fraction me tiene muy decepcionado tras su Fear Itself y el viaje a ninguna parte que ha resultado ser Thor.

Su run en Iron-Man a pesar de sus altibajos, es de lo más relevante del personaje, pero ya no me fío. De estos 4F me bajo a no ser que las críticas e los números posteriores lo pongan por las nubes. FF me llama más, pero esperaré también a las críticas.

Mighty Ultimate
Lector
Mighty Ultimate

Este número me gustó algo, seguire leyendo la serie para ver si termina convenciendome, hace mucho que no hay una serie de los FF como Dios manda (osea con Johnny como el tipo cool y a Franklin como el niño de mamá). Fraction la regó con su Fear Itself el cual prometía mucho para el UM, más su Thor y Iron Man, hmmm, su Thor como dijieron en otro post me agrada más el Thor superhéroe de Stan Lee que el mitológico y  aburrido Thor de Fraction. A Iron Man lo ponen a sufrir en carne viva todo lo que se merecía por Civil War, sin embargo tampoco me gustó, el “NO MÁS IRON MAN” prometía también. Ahora le doy la última oportunidad con unos de mis personajes favoritos, espero que no termine regandola otra vez, la primera vez que vi a Fraction pense que el tipo molaba (SPANISH EXPRESION, LIKE) ahora me doy cuenta que tiene un renombre que no parece merecer, ojala muestre lo contrario, sus números AVX me gustaron, si no, ignoraria Fantastic Four Marvel NOW! como lo hice con el NOW! de Deadpool….

Daniel Gavilán
Autor

 Buen detalle lo que comentas, Jordi.

Sobre los Cuatro Fantásticos, personalmente me pareció una etapa llena de grandes ideas lastrada por algunos de los vicios habituales de Hickman, entre ellos, ofrecernos al peor Johnny Storm visto en muchos, muchos años o que en ocasiones parecía más interesado en escribir a Muerte que al cuarteto. Eso sí, el tío tuvo el valor de escribirlos sin recurrir al “sota, caballo, rey” del que suelen tirar casi todos, y dejó un legado bastante rico para la llegada de Hickman

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Sí lo hemos interpretado los incondicionales de los artículos e intervenciones de Dan Gabilán El Titán.

Daniel Gavilán
Autor

 Molaría más “de Titán”, que lo de “Titán” como apodo ya lo tiene pedido otro de nuestros compañeros y tampoco es plan quitarselo. Convertirlo en una suerte de tosco gentilicio aporta cierto glamour que lo emparenta al siempre adorable Thanos.

Chorradas aparte: Sí, efectivamente, en la primera línea del párrafo me refería a Millar, que pese a tener un puñado de ideas muy buenas, su etapa fue tirando a irregular. Disculpad la confusión, cosa de haber pasado los últimos días en modo zombie. Ahora si me disculpais, seguiré con mi ronda en busca de cerebros, que el mío poco más da ya de si.

Ocioso
Lector
Ocioso

Daniel el Titán de Lujo, que es capaz de vender como rutilante una auténtica mierda después de darle una capita de su magia.

Daniel Gavilán
Autor

 Y de ponerle tildes a “si” cuando no toca, Oci, que no se te olvide 🙂

Khonshu
Lector
Khonshu

 Pues a mí los 4F de Millar me fliparon. Creo que en pocos números fue capaz de coger el concepto original y contar sus historias sin recurrir a los tópicos argumentales de siempre. Salvo por Muerte, que se notaba que le apetecía usarlo (y a quién no?) todo me pareció puro aporte de nuevas ideas. La etapa de Hickman es superior, pero creo que Millar hizo que la Primera Familia diera un paso hacia delante, algo que la mayoría de guionistas no han sido capaces.

Por cierto, todo el mundo se queja del infantilismo de Franklin, pero ¿cuántas veces hemos visto madurar  a Johnnie Storm para que luego lo devuelvan a su personalidad de niñato? A mí me gustaría que se le viera un poco más sensato o que lo llevaran a la decadencia a la que parece abocado, algo tipo 1234 de Morrison.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

“El gran Dan el Titán” es un locutor de Good Morning Vietnam que citan así creo que una única vez cuando termnina el programa de Adrian Cronauer; no sé por qué me ha venido a la mente esta mañana.

Khonshu
Lector
Khonshu

 Para unos 4f de Morrison?

Pasqual Ferry..? No, ya hizo Ultimate FF

Frank Quitely..? No, demasiadas reminiscencias con sus New X Men

DUSTIN WEAVER!! Sí, creo que le iría como anillo al dedo.

Daniel Gavilán
Autor

 Según tenía entendido, a Morrison le ofrecieron guionizar los Ultimate Fantastic Four, y aunque el escocés estuvo pensándoselo durante un tiempo y al final acabó respondiendo que no, que ya había unos Cuatro Fantásticos definitivos y eran los de Byrne (aunque quizás fueran los de Lee y Kirby, aquella anécdota me la comentaron de pasada y aunque luego leí algo más sobre el tema tampoco recuerdo muy bien por donde fueron los tiros)

Daniel Gavilán
Autor

 Ah, y bueno es conocer lo de Good Mornig Vietnam, mira, nunca terminarás el día sin aprender algo nuevo 🙂