Especial 50 números DC: Green Arrow #50

Por
0
1357
 
green-arrow-50-portada

Edición original: DC Comics.
Guión: Benjamin Percy
Dibujo: Szymon Kudranski
Entintado: Szymon Kudranski
Color: Gabe Elateb
Formato: Grapa, 48 páginas.
Precio:. 3,99$

 

Nadie puede negar que la llegada de Benajmin Percy a la serie de Green Arrow no le haya sentado bien a la cabecera. La etapa anterior de Ben Sokolowski y Andre Kreisberg fue un burdo intento de la editorial de copiar lo que se estaba haciendo en la serie de televisión a manos de su propio showrunner y el fracaso fue ampliamente sonado tanto en crítica como en ventas, lo que dejaba a la serie en la posición más complicada posible: no tener ningún rumbo. Y tiene sentido esta afirmación: la etapa de Jeff Lemire gozaba de sentido, tenía un final a la vista (aunque fuera con prismáticos) y un camino muy claro que se autoafirmaba en su propio universo y que hacía de todos los personajes que aparecían cuanto menos interesantes. ¡Incluso la aparición de John Diggle fue interesante! Y sin embargo, a pesar de las buenas críticas y del incesante fogueo de un Andrea Sorrentino que se ganaría un buen cheque en la competencia a posteriori, la editorial decidió que el triunfo de la serie Arrow (en audiencia juvenil fundamentalmente, porque menudo drama de serie) tenía que ser replicado en la cabecera original del personaje. Mal asunto. ¿Acaso ese tipo de cosas sale bien? ¿Alguien habla del Daredevil de Charles Soule? ¿Y de S.H.I.E.L.D de Mark Waid?

Lo que vino a hacer Benajmin Percy en su llegada en el número 41 fue intentar darle un rumbo a la serie, un sentido. Intentar dotar a la serie de cierta personalidad sin distanciarse del todo de su homónima televisiva. No vaya a ser que de los 20.000 americanos que leen la serie mensualmente haya algún fan de Arrow que se sienta descolocado. El guionista, autor de varias novelas y de múltiples ficciones que pueblan distintos medios del continente americano, es de esos talentos que de vez en cuando DC Comics se aventura en poner al frente de sus series provenientes de otros medios y la jugada no ha sido del todo negativa. Su Green Arrow se ha distanciado lo suficiente del de Ben Sokolowski como para sentirse diferente, acercándose a la vez al tono místico que gozaba el de Lemire y a la estética de la serie de televisión. Ha sabido recuperar personajes importantes de la etapa de este último mientras que ha llevado al personaje un poco hacia donde Neal Adams y Dennis O’Neal triunfaron como la espuma.

Y no, no estoy comparando la grandiosa etapa de éstos con la de Percy. Pero hemos visto en estos últimos 9 números un cariño especial por parte del guionista al universo de Green Arrow en lugar de al de Arrow. Vemos, con más o menos acierto, cierta pleitesía a sus orígenes y a las distintas facetas del personaje: por un lado su lucha callejera donde la droga y los cárteles tienen una presencia importante y, por otro lado, ese toque místico que siempre ha ido acompañando a un personaje que no por nada viste con una túnica verde y lanza flechas. Nada más lejos de la realidad, este maxi-arco argumental comenzaba hace un año con una extraña trama de robots aprobados por la policía que intentaban imponer una dictadura en Seattle y ha terminado con una guerra ciudadana de humanos y hombres-lobo-vampiros, bando este último al que está cerca de pertenecer el protagonista. Todo ello con buenas dosis de acción y con mafias de un lado y de otro dando más de una complicación al protagonista.

green-arrow-50-interior2

Si digo que Benjamin Percy tiene cariño al personaje es por cómo lo trata. Por cómo nos hace ver a este Oliver Queen tan distinto del resto de superhéroes como ha sido siempre. No está aquí ese joven inexperto que veíamos con Lemire (de las etapas anteriores prefiero no hablar) o el inerte héroe que gozaba de diálogos asombrosamente estúpidos en la etapa posterior, sino que aquí tenemos a Oliver Queen con todo lo que ello supone: amores esporádicos, amores peligrosos, relación con la calle y la droga y cierto antagonismo. Si bien en 9 números no dan para definir a un personaje del todo (y entramos aquí en la lacra del cómic actual: son personajes de cartón a los que no da tiempo desarrollar en tan pocos números en los que se mantiene un guionista) el guionista da buena muestra de las posibilidades que tiene Oliver Queen hoy en día y que tan pocos han sabido dar a conocer.

Este número 50 es un número más del arco que concluye con un cliffhanger y que está alargado un pelín más de la cuenta para desarrollarnos más acción. Nos deja en un punto francamente interesante: los hombres-lobo-vampiros están a pie del cañon y Oliver Queen junto con su hermana Emiko parecen estar bien jodidos como mandan los cánones. La aparición de Deathstroke le da cierta caña a la historia y termina por dar un aporte vitamínico de géneros que viene impreso en esta pequeña etapa del guionista.

El dibujo de Szimon Kudranski es, por lo general positivo pero hace echar de menos al verdadero artífice de la ambientación de esta última etapa: Patrick Zircher. Ha sido el encargado de dotar a esta etapa de un ambiente “sureño” excelente que ha ido muy acorde con el caracter oscuro y más bien pesimista de la historia. Y si bien Kudranski sigue su estela y apunta buenas maneras y una estética acorde con la historia, sigue sin ser un Zircher que para mí es el dibujante que necesita el personaje en estos momentos.

No estamos ante un mal de número de Green Arrow, pero tampoco ante el mejor. El hecho de que sea un número 50 le da cierto aura de grandeza a este cómic que sin embargo es uno más de esta corta etapa en la que Benjamin Percy se ha podido entrenar un poco entre viñetas mientras demostraba que con Oliver Queen se pueden hacer cositas interesantes sin necesidad de salirse por la tangente como hiciera Lemire en una de las etapas más aclamadas del arquero esmeralda. Mientras la terrible Arrow siga por ahí me temo que es bastante complicado que veamos al Oliver Queen que a todos nos enamoró en tiempos de Neal Adams. Sólo nos queda que el encargado de sustituir a Percy sea lo suficiente izquierdo como para salirse por la tangente de nuevo sin que los editores se den demasiada cuenta de que no se parece mucho a la serie de televisión. Lo sé, vivo en un cuento de hadas.

  Edición original: DC Comics. Guión: Benjamin Percy Dibujo: Szymon Kudranski Entintado: Szymon Kudranski Color: Gabe Elateb Formato: Grapa, 48 páginas. Precio:. 3,99$   Nadie puede negar que la llegada de Benajmin Percy a la serie de Green Arrow no le haya sentado bien a la cabecera. La etapa anterior…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7

7

Un buen tebeo que demuestra que Percy escribe esta historia desde la honestidad y el respeto hacia el personaje

Vosotros puntuáis: 9.3 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments