Eso que llaman dibujar… o el paquete de Superman

Por
0
372

A raíz del previews de All-Stars Superman que Juanjo Palacios colgó hace unos días, se originó una extensa diatriba acerca de las virtudes de Frank Quitely como dibujante de cómics. De entrada no esconderé que me cuento entre los admiradores de este dibujante escocés. Pero ahora no pienso centrarme en sumar más razones a las – en mi opinión – acertadas valoraciones de sus defensores. Más bien me gustaría introducir algún matiz en algunas de las afirmaciones más asertivas y reflexionar ligeramente sobre lo que supone dibujar cómics.
El cómic no es pintura ni es ilustración. El cómic es secuencia, narración, relato. Sus dibujos necesitan ser claros. Precisan hablar, contar, explicar sin el apoyo incluso de las palabras. Por eso algunos genios como Dave Mckean y Bill Sienkiewicz a veces se han pasado de “pintores” en algunos de sus trabajos y, buscando el expresionismo, han sembrado más bien la confusión que no explica ni cuenta. Y por todo lo dicho, los dibujos en el cómic no sólo necesitan ser claros narrativamente hablando, sino que también deben transmitir dinamismo, movimiento, transcurrir del tiempo dentro y entre viñetas. Por eso algunos virtuosos como Vicente Segrelles no hacen cómic sino fotonovela, en un muestrario de imágenes ultrarrealitstas pero congeladas, como burdas capturas en una película de imaginería preciosa.
Pero aclarado esto y centrando bien claramente que en el dibujo de cómics la narrativa es un elemento fundamental, quiero decir ahora que eso que llamamos narrar ofrece muchas y diversas posibilidades que hacen que las opiniones de WWfanse demuestra que narrativamente en el mercado norteamericano, nadie se puede poner a la altura de Quitely – y Ovidio nadie puede narrar con tanta brillantez como él y su puesta en escena es inigualable – ofrecidas en los comments del post mencionado puedan resultar discutibles. Frank Quitely es narrativamente el mejor en los USA, seguramente, en lo que se refiere a un tipo de narración basada en la cinematografía. Que, ciertamente, es la que más abunda en los cómics. No es que Quitely se limite a eso. No es que no juegue con la forma de las viñetas y su disposición en la página para reforzar o expresar aún más lo que pretende explicar. Pero básicamente se mueve en unos estándares de narrativa cinematográfica. No como Paul Grist o Frank Miller o Will Eisner.

Spirit/Eisner

Estos últimos se salen de lo cinematográfico y juegan con todos los recursos que el medio les ofrece. Viñetas que aparecen y desaparecen, dibujos esparcidos en ellas, composiciones de página cual caja china en la que perderse traspasando capas y más capas. Y de esta manera narran, sugieren, comunican, esclavizan nuestra mirada y la llevan presa de una a otra viñeta sin que nos quepa alternativa.

Ronin/Miller

También crean simbolismos. Pequeños iconos particulares que utilizan a placer, convirtiéndolos en un vocabulario privado que sólo ellos y sus lectores comparten. Como el skyline de New Eden que aparece recurrentemente en los primeros números de Kane. Esto también es narrar. Esto también es narrativa, si de arte secuencial estamos hablando. Y Quitely, aunque uno de los mejores, no es el único aspirante al título de mejor narrador. Porque, por suerte, la narrativa en el cómic es un mundo lleno de posibilidades. Nada que ver, supongo, con el paquete de Superman.

Jack Staff/Grist

Artículo anteriorEl Show de Grant Morrison
Artículo siguienteSon rumores, son rumores.
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments