El Superman de Pacheco… o cómo un personaje se puede convetir en tu preferido

Por
13
208

Superman nunca ha sido santo de mi devoción. No obstante, leyendo la versión del personaje que nos han servido Kurt Busiek, Carlos Pacheco y Jesús Merino estos últimos meses, me doy cuenta de que, de haber leido estos cómics con unos cuantos años menos, el kriptoniano se encontraría hoy en el variopinto panteón de mis héroes más queridos.

Probablemente tal aseveración demande alguna explicación posterior acerca de los mecanismos que convierten a un personaje, al menos en lo que a mí respecta, en alguien especial… aunque reconozco que sólo podré ofreceros algunas conjeturas más o menos intuitivas.

Los lectores que me sean más fieles sabrán de mi devoción por personajes como The Phantom, la Sociedad de la Justicia de América, Flash, la Patrulla X, Puño de Hierro, Karate Kid, Green Lantern, Green Arrow, la Legión de Superhéroes… Echando la vista atrás, compruebo que todas esas filias se gestaron cuando yo era pequeño. En un momento de mi vida en el que para mí sólo existían aquellos hombres de papel y me resultaba totalmente ajeno quiénes eran los autores que hacían posibles sus aventuras. Pero… ¿por qué esos personajes y no otros? Eso, eso es algo que justo he empezado a responderme.

Por un lado, sin duda, hay personajes que son atractivos por definición. Que, por sus características, promueven que los lectores se sientan identificados con ellos con prontitud o desprenden una épica irresistible.

Pero por otro lado, en aquellos personajes de épica y representatividad menor, si de nuevo echo la vista atrás, compruebo que junto a los héroes de mi infancia se encontraban grandes autores. Aunque no se trata sólo de eso. No se trata tan solo de que, cuando niño, quedé expuesto a obras de autores competentes y eso fijó en mí una preferencia por ciertos personajes. Influye también que todos esos autores, gente como John Byrne, Dick Dillin, Mike Grell o Sy Barry, eran maestros de la caracterización. Su manera de dibujar la ropa, el peinado, los gestos, los escenarios, tornaban bien reales a aquellos héroes y sus peripecias y las tramas en las que los involucraban escritores como Chris Claremont, Lee Falk, Dennis O’Neil, Len Wein y Jim Shooter devenían totalmente relevantes.

Algo así han hecho estos días Kurt Busiek, Carlos Pacheco y Jesús Merino con Superman. Y, aunque ya no soy un niño, no puedo dejar de admirarme por su trabajo. Porque han conseguido reflejar que en el interior del Hombre de Acero habita un corazón de carne, pero también, que su naturaleza sobrehumana no reside únicamente en sus superpoderes habituales.

De esta forma, por un lado, abocaron al personaje a la duda existencial. ¿Clark Kent o Kal El? ¿El bien mayor o el bien particular? ¿Con los hombres, por encima de los hombres o lejos del mundo? Todas estas preguntas, a lo largo de la saga Camelot’s Fall, en sus enfrentamientos con Arión y el Sujeto-17, han servido para definir las opciones de Superman, para mostrar quién es realmente, debajo de la gran S y del traje rojo y azul.

Por otro lado, sembraron su contribución al personaje de detalles que nos lo hacían realmente especial. En un mundo de viñetas donde el primer superhombre es tan solo uno más, donde tantos y tantos personajes pueden volar, son extremadamente fuertes o manifiestan una gran resistencia al daño, Busiek, Pacheco y Merino nos demostraron que el Super sigue siendo Super. Capaz de leerse varios libros a la vez mientras viaja en avión, de controlar el desarrollo de ciertas situaciones a distancia gracias a su superoído, de desplazarse por todo el mundo sin ninguna dificultad, extremadamente inteligente, con un autodominio incomparable, el mejor de todos, un héroe para la humanidad entera.

Así lo han retratado de forma sublime nuestros compatriotas del sur, en colaboración con un guionista también experto, como ellos, en la caracterización de personajes. Y yo, si fuera un niño, tendría ahora a Superman entre mis más queridos héroes.

13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Tawney
26 junio, 2008 12:42

Para mi Superman es lo mas en comic americano tb, junto a Batman, el Capitan Marvel/Shazam, y Green Lantern, pero no se si sera por TODOS los retrasos que tuvo en USA y tuvo en España, pero la caida de camelot me parecio un ladrillo de ordago, no me gusto nada, y creo que la Lois Lane de Pacheco era horrible…:S

Sin embargo la parte de Geoff Johns/Richard Donner/Impresentable Kubert me parece muy buena y tiene muchos mas retrasos…

Silvestre
Silvestre
26 junio, 2008 12:55

La verdad es que yo siempre he sido fan del Superman de Byrne y después de éste nunca me acabó de gustar los derroteros por los que pasó el personaje. Además, a Busiek le tengo un poco de manía.

Por cierto, ¿qué se sabe de All Star Superman?. Hace poco cayeron en mis manos un par de números y me encantaron, y eso que nunca he llegado a tragar la mitología clásica del Supes (superperros y similares).

Allavengers
Allavengers
Lector
26 junio, 2008 13:07

Pues yo estoy tremendamente decepcionado con esta etapa, Busiek que es una de mis guionistas fetiche, en esta obra me parece un poco farragoso, lento, y aburrido.
Me transmite un continuo “más de lo mismo” y hace que hasta Pacheco me parezca peor de lo que es. Creo que el principal problema es que debe haber creado a los villanos menos carismáticos de toda la historia de Superman (¿Sujeto 17?), y el tratamiento de Arion… en fin.
Para gustos colores, y yo voy a seguir fiel a Superman porque sé que Busiek puede dar más de sí, pero si hubiera una única palabra para definir esta saga, yo diría “Fallida”. Me disculpen también los fans de Arowsmith otra serie soporífera, a ver si va a resultar que el culmen de la colaboración Busiek-Pacheco fue Avengers Forever (OBRA MAGNA donde las haya).

Un saludo.

rorschach
rorschach
26 junio, 2008 13:26

Por momentos hicieron un magnífico Superman. Casi, casi perfecto. Entre la épica y la lírica. Tan difícil que parecía… ahí lo tuvieron. La pena es que la excelencia se queda casi en la media docena de números, hasta que Busiek empieza a perd1er (o a recuperar) el rumbo, y nos vuelve a dormir a todos por enésima vez.

Lecram
Lecram
26 junio, 2008 16:43

A mi me parecen unas historia muy bien hechas. Muy bien llevadas y mejor dibujadas. Me gustó “La caida de Camelot”. Y me hubiera gustado saber más sobre Kyber. Pero el que el hayan cesado al guionista nos impide continuar leyendo sobre esos personajes.

Pero bueno, Johns hará muy bien su trabajo, pero personalmente me parece que el Busiek también lo hacia muy bien.

Parasiempre
Parasiempre
26 junio, 2008 17:26

Evidentemente, hay muchas más historias peores que “La caida de Camelot” pero cierto es que Busiek cada vez es más… Busiek, no se me ocurre otra palabra, ya se me acabn los objetivos.
El Superman y la Lois de Pacheco me gustan mucho. Pacheco me gusta mucho pero estaría bien que, por una vez, hiciera algo que no fuera con Busiek, que ya ni recuerdo cual fue la última vez (JLA/JSA???) que hizo algo con otro guionista.
Lo de Busiek, aunque bordea peligrosamente el desfiladero de “comic coñazo” (como casi todo en lo que interviene) se deja leer, pero no entusiasma ni de coña.
La parte de Johns, Donner y Kubert mola mogollón, que diría Leticia Sabater.
De todas formas, la llegada inminente de Gary Frank y a James Robinson que ya se le siente en el horizonte, harán de Superman una serie a tener en cuenta más todavía. Que, por lo que a mi respecta, lo es desde que Johns y Donner están en ella.

Sergio Robla
Admin
26 junio, 2008 18:04

¿Green Lantern? Y pronto Final Crisis.

WWfan!
WWfan!
26 junio, 2008 23:16

Superman es el mejor.
Con Pacheco y Busiek o con Zutanito López.

Alestat
Lector
27 junio, 2008 0:20

Pues precisamente no es esta la etapa para volverse loco por Superman. Hay otras mejores como apuntan por aqui. Ni el dibujo es para tirar cohetes ni la version del heroe tampoco. Coincido en que la Lois de Pacheco no vale un duro, y si me aprietas tampoco me gusta el sello que le da al rostro de Superman Pacheco. Me parece demasiado rudo, si su intencion es presentar a un cateto de la america profunda le doy un 10.

sputnik
sputnik
Lector
27 junio, 2008 0:42

“A ver cuando encontramos tiempo para un nuevo HH.”

Ah, pero siguen existiendo? xDD

Sergio Robla
Admin
27 junio, 2008 9:18

Como se dijo, hay HH siempre que sale un nuevo plan editorial. Sin embargo en el último, con la vorágine del Salón de Barcelona, no fuimos capaces de coordinarnos para hacerlo. Pero siguen ahí, sí…

Toni Boix
27 junio, 2008 10:08

En algunos momentos el Superman de Pacheco tiene un aire a Brandon Routh… y al menos no padece gingivitis como el de Gary Frank 😉