El mecanismo, de Gabi Beltrán y Ángel Trigo

0
1689

Portada El mecanismo de Gabi Beltrán y Ángel Trigo

Edición original: El mecanismo ESP (Astiberri, 2021)
Guion: Gabi Beltrán
Dibujo: Ángel Trigo
Color: Ángel Trigo
Realización técnica: Alba Diethelm
Formato: Cartoné. 120 páginas. 19€

¿Escribimos nuestro propio futuro?

«No se trata de adivinar el futuro, sino de escogerlo. El futuro se reescribe a cada instante. Muta con cada acción, pero eso no hace que desaparezcan los demás futuros posibles.»

Cuando leemos una obra, muchas veces el pleno disfrute no depende solamente de lo bien construida que este la historia, ya que en alguna ocasión es necesario que nos hagamos cómplices de los autores y nos dejemos llevar por el juego que nos proponen. Unos trabajos que acostumbran a resultar de lo más gratificantes cuando tanto los autores como el lector consiguen establecer una comunión. Esa idea del juego con los lectores es esencial en El mecanismo, la última obra del mallorquín Gabi Beltrán (1966), todo un veterano en el mundo del cómic donde ha realizado todo tipo de cometidos, aunque su trabajo más conocido es el guion de Historias del barrio (Astiberri) que dibujo Bartolomé Seguí; en este trabajo lo acompaña a los lápices el salmantino Ángel Trigo (1972), un autor que pese a tener una larga carrera como ilustrador y animador realiza su debut en el cómic.

Viñeta El mecanismo

El mecanismo hace referencia a un libro escrito por Marcus Carlton, un autor superventas que en pleno éxito se suicidó en 1981, aunque nunca se llegó a encontrar su cadáver, lo que le ha convertido a él y a su libro en algo mítico. Se trata de un libro bastante críptico y misterioso que lleva años obsesionando a Jonathan Bennett, un escritor que escribe ensayos sobre escritores y que está pasado por una crisis personal. Así que, para cambiar de aires y documentarse para su último libro, decide viajar a Mallorca siguiendo los pasos de Robert Graves (escritor de Yo, Claudio o La Diosa Blanca, entre muchas otras obras). En la isla conoce de manera fortuita a Don Carter, un enigmático y peculiar anciano que le recuerda enormemente a Marcus Carlton y que además parece conocer muy bien los secretos que encierra El mecanismo.

Página El mecanismo

Estamos ante una obra en la que no hay apenas acción, puesto que a lo largo de las páginas vemos una conversación muy larga entre ambos personajes, pero eso no hace que sea una lectura sin interés o tensión. Durante toda la obra nos cuestionamos si Carter es en realidad el desaparecido Carlton. Aunque ese misterio sirve para que la trama avance, progresivamente va dejando de tener importancia ante las preguntas que el anciano le plantea a Bennett que le hacen cuestionarse a sí mismo y al rumbo que ha tomado su vida, algo que también se traslada al lector y que forma parte del juego al que nos referíamos al principio. Ninguna de las preguntas tiene una respuesta sencilla y tampoco hay un interés por parte de los autores en responderlas, ya que las respuestas dependen en buena parte del lector. Gran parte de la calidad de la obra viene marcada por lo bien construidos que están los personajes principales y lo medidos que están los diálogos de su conversación. Ambos mantienen un duelo intelectual que recuerda al que se produce entre Michael Caine y Laurence Olivier en la película La huella de Joseph Mankiewicz, aunque en esta ocasión es bastante más oscura y con unas reflexiones más transcendentes.

Página El mecanismo

Ángel Trigo hace un gran trabajo durante toda la obra, en el que apenas se aprecia que es un dibujante de cómics novel, seguramente sea debido a todas las experiencias previas que acumula en otros campos como la animación o los storyboards. Pese a su supuesta bisoñez en el medio se enfrenta con solvencia a un guion que demanda un dibujante que sea capaz de mostrarnos las expresiones, sobre todo, las miradas y también las emociones de los personajes, en particular, la incomodidad y tensión que va experimentando Bennett. Todo ello mientras va controlando el ritmo de la narración jugando con diferentes plano y encuadres para que las conversaciones entre los personajes no se vuelvan pesadas. Un trabajo que, quizás no llama la atención como sucede con otras obras mucho más espectaculares, pero que nos nuestra a un dibujante que dómina las herramientas narrativas del medio.

Viñeta El mecanismo

En El mecanismo Gabi Beltrán y Ángel Trigo firman una obra absorbente, con la calidad de edición que vemos en todos los cómics de Astiberri, en la que el misterio inicial se ve empañado por unas conversaciones fascinantes que nos llevan a cuestionarnos la realidad y nos incita a releerla de nuevo para descubrir distintos significados ya que se trata de una de esas obras que gana con cada lectura y obliga a revisitarla. Hay que destacar el fantástico trabajo que realiza el debutante Ángel Trigo con un guion nada cómodo y muy exigente para el dibujante.

Lo mejor

• La relación que se establece entre los dos protagonistas.
• Lo bien que maneja el misterio en torno al libro y Don Carter.
• Un final de esos que deja poso.

Lo peor

• Si no se entra en el juego que proponen lo autores es difícil disfrutarla.

Edición original: El mecanismo ESP (Astiberri, 2021) Guion: Gabi Beltrán Dibujo: Ángel Trigo Color: Ángel Trigo Realización técnica: Alba Diethelm Formato: Cartoné. 120 páginas. 19€ ¿Escribimos nuestro propio futuro? "No se trata de adivinar el futuro, sino de escogerlo. El futuro se reescribe a cada instante. Muta con cada acción,…
Guión - 8
Dibujo - 7.5
Interés - 8

7.8

Inmersiva.

Una obra de difícil definición ya que transciende su origen como historia de misterio para transitar por otros caminos que nos llevan a cuestionarnos la forma en la que funciona la realidad.

Vosotros puntuáis: 7.36 ( 1 votos)
Artículo anteriorZNManga Noticias – ¿Qué tienen en común Komi-san no puede comunicarse y Dragon Head?
Artículo siguienteTop Indie: Lo mejor del cómic independiente norteamericano en 2021
Diego García Rouco
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
Subscribe
Notifícame
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments