El incorregible hombre hormiga

Por
9
1541
 
hombre-hormiga-kirkman

Edición original: Civil War: Choosing sides One Shot, The Irredeemable Ant-Man 1-12 USA
Edición nacional/ España: Panini Comics
Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Phil Hester, Cory Walker
Entintado: Ande Parks
Color: Bill Crabtree, Val Staples
Formato: Colección Extra Superhéroes, Rustica, 288 págs.
Precio: 15€

 

Que el Hombre Hormiga está hoy más de moda que nunca es algo evidente. La gente que no sabía quién era este superhéroe, ahora podrá conocer algunas pinceladas de todo el bagaje editorial que tiene esta identidad superheroica gracias al estreno de la última película de la Fase Dos de Marvel Studios, aunque no va a ser ni parecido a todo lo que conocemos acerca de todos los que han vestido el traje rojo durante todos estos años en los cómics de la Casa de las Ideas. Panini aprovecha esta tesitura para publicar en formato tomo una de las colecciones protagonizadas por el héroe más pequeño de Marvel, pero su protagonista no es ni Hank Pym (aunque sí sea un personaje secundario) ni Scott Lang. No, el protagonista es un descarado y cobarde agente de S.H.I.E.L.D. que lo único que quiere es sacar el máximo beneficio a su vida. Su nombre es Eric O’Grady y después de esta serie tuvo una trayectoria estelar que le llevo desde el Campamento Hammond en Vengadores: La Iniciativa a los Vengadores Secretos de Steve Rogers, pasando antes por los Thunderbolts de Norman Osborn durante el Reinado Oscuro. Pero estamos corriendo demasiado, centrémonos en el origen antes de ir más allá.

Robert Kirkman es el guionista y padre de este nuevo héroe que tomará por su cuenta el legado iniciado por Hank Pym en aquel lejano Tales to Antonish #35 en el que decidiera utilizar esta identidad (recordemos que la primera aparición de Hank Pym fue en el Tales to Antonish #27). El aclamado guionista de Los Muertos Vivientes e Invencible, por mencionar sólo dos obras de su prolífica trayectoria, trajo a escena a un personaje que desde el primer momento no crees que se convierta en el nuevo héroe protagonista de la colección, pero poco a poco este agente de S.H.I.E.L.D. va dejándose llevar por los acontecimientos que le rodean, desde el ataque de HYDRA al Helitransporte hasta la World War Hulk, en la que nuestro protagonista juega un papel. Minúsculo e intrascendente, sí, pero sirvió para que la colección cumpliera con el crossover de turno sin tener que mover ni un ápice la trama que se estaba desarrollando. Kirkman además cumple sus labores como guionista de la editorial de manera sublime, al cerrar la serie en el punto exacto para que el personaje emigre a otra colección y no se le pierda la pista, sobre todo para aquellos que le hubieran cogido cariño tras esos doce números.

Estudio de personaje
Estudio de personaje

La historia de Eric O’Grady comienza como la de un agente novato de S.H.I.E.L.D. que se encuentra frente a los monitores cada día, que se reúne con otros agentes para jugar al póker cada cierto tiempo, que no tiene suerte al ligar con las mujeres que pueblan el Helitransporte y que ni siquiera cree en la existencia de Nick Furia. Se nos presenta como un hombre anodino que pasa sus días lamentándose por todo y que siempre busca la manera de escaquearse y de sacar provecho a las situaciones, pero que en un momento dado se encuentra en un lugar que no es el suyo y acaba cometiendo una estupidez. O’Grady y su compañero y fiel amigo Chris McCarthy deben vigilar una puerta, por primera vez en su trayectoria. Sólo vigilar que nadie entre en esa puerta mientras un Lobezno desatado ataca el Helitransporte (lo que viene ligado a la trama de Lobezno: Enemigo de Estado), pero esta nueva tarea les pone bastante nerviosos y, cuando alguien sale de esa puerta, le noquean. Al darse cuenta de su error, meten a esa persona inconsciente en la sala de nuevo y comprueban tanto su identidad como qué se supone que estaba haciendo en el interior de aquella habitación: su nombre es Hank Pym y está desarrollando para S.H.I.E.L.D. un nuevo traje del Hombre Hormiga para su uso militar. Y aquí es donde comienza a desatarse toda la acción, pues es McCarthy quien se enfunda primero el traje y, accidentalmente, disminuye su tamaño. O’Grady le toma por desaparecido, dado que no puede verle, y hace creer a todo el mundo que se encuentra en una misión secreta de la que él no tiene ni idea.

Grady recreándose mientras Carol se ducha, así utiliza los poderes este héroe.
Grady recreándose mientras Carol se ducha, así utiliza los poderes este héroe.

En este momento de la publicación, además, conocemos que el Hombre Hormiga se ha escapado nueve meses después de S.H.I.E.L.D., que está siendo perseguido por ellos y que es Eric O’Grady quien se encuentra debajo de la máscara. Además se dan a conocer a dos personajes secundarios que cumplen estrictamente con lo que se espera de ellos: la novia de McCarthy, Veronica King, que también es el interés amoroso de O’Grady; y Mitch Carson, un veterano agente que se encuentra entre algunos de los seleccionados para ser el nuevo Hombre Hormiga y que ve su sueño frustrado por la maniobra de estos dos novatos. Personajes que añaden un mínimo movimiento a la trama de la miniserie, pero que son excesivamente simples, sobre todo en el caso de ella.

Aunque la trama de la historia se une perfectamente a esa sinergia casi completa que existía en la editorial Marvel tras Civil War, en la que casi cualquier cosa afectaba a casi todas las colecciones, parece que sobrevive tan sólo gracias a estos puntuales momentos editoriales. Lobezno: Enemigo de Estado, Civil War y World War Hulk son los hilos conductores y lo que hace que la vida de Eric O’Grady dé un giro de 180º y acabe por convertirse en un héroe registrado de pleno derecho. Pero uno no puede dejar de preguntarse si no fue gracias a estas tramas que esta miniserie fue posible, dado que el reparto es anodino e incluso produce desidia en el lector, como la historia en sí carece de una historia lo suficientemente profunda como para tomarle cariño a este jeta que es un héroe con poderes simplemente porque estaba en el lugar inadecuado en el momento inadecuado. Un tipo que no sólo se aprovecha de la “desaparición” de su mejor amigo para su propio beneficio, si no que exprime cada posibilidad de salir beneficiado como si fuera la última, y quizás sea esto lo único que salve esta miniserie de ser una catástrofe completa.

Eric O’Grady posteriormente saltó a Vengadores: La Iniciativa, donde Dan Slott y Christos Gage acabaron por darle el toque final a este personaje, no tan aprovechado y egoísta ya, si no con un buen fondo y una nobleza que acabamos por ver en Vengadores Secretos, de Ed Brubaker primero y Rick Remender después, no sin antes formar parte de los Thunderbolts de Andy Diggle o coprotagonizar otra miniserie junto a Hank Pym en los tiempos en los que este último llevaba la identidad de la Avispa.

Sorprende que el guionista de una de las series de superhéroes más revolucionarias de los últimos tiempos, Invencible, haya sido capaz de acometer esta miniserie, puesto que parece no aprovechar recursos que incluso pudimos ver en Marvel Zombies, en los que era capaz de mostrar tanto la terrible maldición que atormentaba a los héroes como las diferentes muestras de crueldad con las que llegaron a evolucionar. Un cómic con un único personaje con ambiciones, su protagonista, con un reparto poco memorable y con un puñado de escenas para recordar, como el momento en el que el Hombre Hormiga y Zorro Negro juegan a la Wii en el piso del primero, apodado en esos días Mantis Asesina, algo que se convierte momentáneamente en el chiste de los personajes secundarios por el color del traje.

Grady y Black Fox jugando a la Wii
Grady y Black Fox jugando a la Wii

Puede que Hombre Hormiga esté más de moda que nunca, pero sin duda existen mejores opciones que Incorregible Hombre Hormiga para acercarse al personaje, como la nueva serie regular protagonizada por Scott Lang.

Artículo escrito por: Miguel de Andrés Bayón

  Edición original: Civil War: Choosing sides One Shot, The Irredeemable Ant-Man 1-12 USA Edición nacional/ España: Panini Comics Guión: Robert Kirkman Dibujo: Phil Hester, Cory Walker Entintado: Ande Parks Color: Bill Crabtree, Val Staples Formato: Colección Extra Superhéroes, Rustica, 288 págs. Precio: 15€   Que el Hombre Hormiga está…

Valoración

Guión - 5
Dibujo - 6
Interés - 5

5.3

Valoración

Vosotros puntuáis: 7.28 ( 9 votos)
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
ross andru
ross andru
Lector
12 julio, 2015 17:06

Creo que el incorregible hombre hormiga se merece al menos un 6. Es una serie muy entretenida y bastante gamberra.

Raúl López
Admin
12 julio, 2015 20:56

Justamente yo también he terminado la lectura del volumen este fin de semana y aunque no es ni de lejos la mejor obra de Kirkman si que me ha dejado un buen sabor de boca, guiones ingeniosos, un personaje que a pesar de su forma de ser (o por ella) se deja querer, varios momentos divertidos a lo largo de la historia y sobretodo ver como se iba integrando con lo que sucedía por entonces en el universo Marvel (World War Hulk y Civil War). Para mi una obra recomendada y que sin haber visto la peli de Marvel si me huelo que tendrá varios puntos en común.

Jordi T. Pardo
En respuesta a  Raúl López
12 julio, 2015 22:00

Totalmente de acuerdo. Es una obra de lo más entretenida y divertida. Solo las portadas ya son para partirse.

P.D: ¿Ves? Todavía coincidimos en algunas cosas, Raúl 😛

Raúl López
Admin
En respuesta a  Jordi T. Pardo
12 julio, 2015 22:14

Te prometo que cuando leía la primera línea de tu comentario pensaba justamente en el PD con el que lo has cerrado :p si es que en el fondo sigues siendo un Marvel Zombie de pro :p

Eneko Ruiz
12 julio, 2015 23:57

Otro voto a favor de esta obra, que sin matar es muy divertida, y va a más a medida que avanza. Creo que Kirkman podría haberla conseguido convertir en algo especial.

Mondo
Mondo
Lector
13 julio, 2015 4:20

Estuve en la librería echándole un vistazo y no pude pasar de la página 15, pero viendo reseñas y comentarios, veo que no me pierdo nada. Ahora, como viene la película pues nada, venderá como churros.

Jack Knight
Jack Knight
Lector
13 julio, 2015 7:55

Pues a mi me pareció un cómic divertidisimo. Ya esta bien de que toda la gente con poderes sean superheroes o supervillanos. Este Hombre Hormiga es un tío que solo quiere sacar provecho de su situacion (como seguro que haría la gran mayoría de gente si se diese el caso)

Una gamberrada muy divertida, con un Phil Hester bastante solvente. Por 15 euros el integral yo la recomiendo sin duda.

Daniel Gavilán
14 julio, 2015 10:49

Es curioso como últimamente se le están dando bastantes palos a esta obra, por un lado hace unas semanas Evangeline Lilly y ahora el compañero Miguel.

En mi caso no es ya que me parezca un cómic divertido, es que la tengo como una de las obras clave del cómic de superhéroes de lo que va de siglo y lo mejor que ha escrito Robert Kirkman con el permiso de sus Muertos Vivientes y su Invencible (que para mi al menos se han devaluado bastante con el tema de durar, durar y durar, sin que haya fin alguno a la vista).

Con el Incorregible Hombre Hormiga esto no pasa al tratarse de una obra contenida con un final muy concreto y además redondo.

Pero sobre todo, creo que es una obra única en el sentido de que -al menos creo- nunca se mostró ni se ha mostrado en el cómic mainstream un superhéroe tan miserable, mediocre, ruin y deleznable como el Eric O’Grady.

No hablo ya de alguien amoral como Grendel, un bastardo cabrón como los personajes de Ennis o alguien que ejerza como superhéroe con intenciones aviesas y maquinadoras como Luthor o los Thunderbolts de Ellis.

Me refiero a presentar a un tipo al que únicamente se le puede catalogar como un mierda impresentable y despreciable, hacia al que a la vez es imposible no ver reflejado buena parte de lo peor de nosotros.

El choque de sentimientos contradictorios que consigue con ello Kirkman hace que para mi al menos, este Incorregible Hombre Hormiga sea una obra única dentro del cómic de superhéroes de los últimos años.

Luego tiene problemas como la habitual farragosidad narrativa de Kirkman y lo poco o nada naturales que han sido siempre sus diálogos, claro. Pero hasta en lo primero creo que está más ágil de lo habitual con el tema de dividir el primer arco en dos hilos narrativos, por lo que para mi supone una obra que por temática, su incisiva aproximación a lo superhéroes y la personalidad única hasta lo incómodo que desarrolla con ello lo hace una obra más que notable