El despertar del tigre, de Serge Le Tendre y Olivier TaDuc

Por
0
913

Edición original: Le réveil du tigre FRA (Dupuis, 2020)
Edición nacional/España: El despertar del tigre (Cartem Cómics, 2022)
Argumento: Serge Le Tendre, Olivier TaDuc y Chantal Vincentelli-Ta
Guion y dialogos: Serge Le Tendre y Olivier TaDuc
Dibujo: Olivier TaDuc
Color: Olivier TaDuc con la asistencia de Luc Perdriset
Traducción: Ines Sánchez Mesonero
Maquetación y rotulado: Antonio de Diego
Correción: Elena Hernández
Formato: Cartoné. 132 páginas. 29,90€

El destino del tigre.

 

«Cuando te conocí, luchabas como un tigre. Nadie podía abatirte. ¡Desafiabas a la muerte!»

Serge Le Tendre (Vincenees, Francia, 1946) y Olivier TaDuc (Perreux-sur-Marne, Francia, 1962), que ya habían colaborado en los últimos álbumes de la serie Los viajes de Takuan (Norma), crearon la serie Chinaman en 1997 y a la largo de diez años publicaron nueve álbumes, recopilados en España en tres integrales por Ponent Mon, en los que nos relataban las aventuras de John Chinaman en el salvaje oeste durante la segunda mitad del siglo XIX. Una serie que mezclaba el western con las artes marciales orientales con evidentes influencias de la famosa serie de televisión Kung Fu protagonizada por David Carradine, aunque con una aproximación más realista de la época y con un protagonista de la raza apropiada. Estaba protagonizada por un antiguo mercenario chino, del que con el tiempo descubrimos que su nombre real era Chen Long, que huyendo del yugo de las tríadas recorre el oeste norteamericano en busca de una ansiada libertad, pese a los diversos problemas con los que se encuentra en sus vagabundeos. Once años después de la finalización de la serie, sus autores contando con la ayuda de Chantal Vincentelli-Ta en el argumento que ya había colaborado con los guiones de algunos álbumes de la serie original y de Luc Perdriset en el color, decidieron crean un álbum en el que poder poner fin a la historia de su protagonista. Para tener mayor libertad creativa, ese álbum apareció en la colección de Dupuis Aire libre en la que hay una mayor libertad en cuando a formato, número de páginas y temática. El resultado fue El despertar del Tigre, un álbum unitario y de lectura independiente que ha publicado en España Cartem Cómics con la calidad a la que nos tienen acostumbrados.  

 

La obra transcurre unos veinte años después de lo acaecido en el último álbum de Chinaman y nos presenta al joven Matt Monroe, que acaba de comenzar a trabajar para la agencia de detectives Pinkerton, que se encuentra investigando los secuestros y asesinatos de jóvenes hijas de miembros acaudalados relacionados con el incipiente negocio del petróleo en las cercanías de la ciudad de Bakersfield en el estado de California. Sus investigaciones de esos crímenes le llevaran a encontrarse de manera fortuita con un chino adicto al opio para escapar de las heridas mentales que le dejaron la guerra de Secesión y los trabajos forzados, que no es otro que Chen Long, el padre al que nunca llego a conocer, pero que ha marcado su trayectoria vital. Un encuentro con su pasado que reescribirá por completo su futuro.  

Como ya hemos mencionado estamos ante una historia que, pese a continuar las aventuras de Chen Long, se puede leer perfectamente sin conocer absolutamente nada de la serie Chinaman puesto que en el tomo se explican los elementos más relevantes para la trama del pasado del personaje. Los autores nos proponen una historia que mezcla el western de marcado tono crepuscular con una trama policiaca y el protagonismo dividido entre Chen Long y su hijo. Una historia sobre la búsqueda de redención del primero, que con el paso de las páginas y los diferentes acontecimientos termina por comprender que el modo de vida que había conocido ha quedado atrás y le ha atrapado un futuro marcado por la industrialización del oeste que no le acaba de gustar. Algo similar a lo que vemos en algunas de las mejores obras del western.  

 

Estamos ante una historia cruda y violenta similar a los westerns de autores como Sam Peckinpah que revolucionaron el género mostrándonos la cara más oscura de los héroes. Chen Long dista mucho de ser un héroe sin tacha y la muerte con la que ha convivido durante toda su existencia le ha convertido en alguien cada vez más alejado de la realidad, aunque su búsqueda de venganza le lleva a encontrar el camino de la redención. Se trata de una obra con una trama dividida por dos partes muy diferenciadas. En la primera vemos una clásica persecución por los paisajes del oeste y en la segunda como se desarrolla la parte más policiaca que desemboca en un clímax brutal y perfectamente narrado.  

La historia está muy bien estructurada e ideada y los dos personajes muy bien construidos lo que consigue que en ningún momento perdamos el interés, aunque puede resultar demasiado previsible y sin ninguna sorpresa para el lector más avezado en el género. Pero los fans de los westerns la disfrutaran sin ninguna duda. La parte más interesante, es la manera de recordarnos lo importante que fue la presencia de inmigrantes chinos en la consolidación territorial de los estados del oeste, aunque eso esté mejor reflejado en la serie original, al igual que el racismo que sufrieron.  

 

Lo que más llama la atención de esta obra es el apartado grafico que le sirvió a TaDuc para hacerse con el Premio Albert Uderzo al mejor dibujo en 2021. Sin duda, se trata de su mejor trabajo hasta la fecha con un estilo realista y muy clásico que emparente esta obra con algunos de los grandes westerns del medio. En cada una de sus viñetas vemos un trabajo muy minucioso y repleto de detalles, que nos traslada como por arte de magia a los escenarios en los que transcurre la historia. Narrativamente es un trabajo impecable que usa los recursos habituales del cómic francófono más clásico, lo mismo que sucede con el color que resulta muy natural. Quizás se puede echar en falta un mayor riesgo en la composición de página y en un uso del color de manera más narrativa, pero el resultado global es soberbio, en particular, la escena final con el enfrentamiento en los campos petrolíferos.  

El despertar del Tigre es un sólido western que sabe integrar los elementos que los autores habían empleado en la serie Chinaman para dar a su protagonista un dignísimo final. Un cómic que, sin ser un prodigio de originalidad, alcanza un nivel notable que hará las delicias de los fans del género y de los que gusten de un dibujo realista y clásico.  

Para ver el tráiler que han preparado desde Cartem Cómics solo tenéis que pulsar el play:  

Lo mejor

 
• El dibujo de Olivier TaDuc.  
• El cierre que le dan a la historia de Chen Long.  

Lo peor

 
• La sensación de previsibilidad que está presente en cada momento de la obra.

Edición original: Le réveil du tigre FRA (Dupuis, 2020) Edición nacional/España: El despertar del tigre (Cartem Cómics, 2022) Argumento: Serge Le Tendre, Olivier TaDuc y Chantal Vincentelli-Ta Guion y dialogos: Serge Le Tendre y Olivier TaDuc Dibujo: Olivier TaDuc Color: Olivier TaDuc con la asistencia de Luc Perdriset Traducción: Ines…
Guión - 7.5
Dibujo - 9
Interés - 8.5

8.3

Redención.

Taduc y Le Tendre nos regalan un cómic de marcado sabor clásico en el que conocemos el destino final de Chen Long.

Vosotros puntuáis: 9.4 ( 2 votos)
Artículo anteriorBreve historia del Robo Sapiens, de SHIMADA Toranosuke
Artículo siguienteZN Indie: Novedades USA #72
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments