El árabe del futuro, de Riad Sattouf

Por
3
1148
Portada El árabe del futuro de Riad Sattouf

Edición original: L’Arabe du futur Une jeunesse au Moyen-Orient 1-5 (Allary Éditions, 2014-2020)
Edición nacional/España: El árabe del futuro. Una juventud en Oriente Medio 1-5 (Salamandra Graphic, 2015-2022)
Autor: Riad Sattouf
Traducción: Pablo Moíño Sánchez y María Otero Porta
Realización técnica: La Salita Gráfica, Fernando Fuentes, Sergi Puyol y Toni Mascaró
Formato: Rústica. 160-288 páginas. 19€ (1-3 y 5) y 24€ (4)

La historia real de una familia francosiria

Riad Sattouf (Paris, 1978) es uno de los historietistas más exitosos del mercado francófono de los últimos años gracias a obras en las que trata la infancia y la adolescencia tanto en Francia como en Oriente Medio, algo que le ha convertido en un cronista imprescindible de nuestro tiempo. En su serie Los cuadernos de Esther (Sapristi) retrata la vida de la hija de unos amigos con cada volumen abarcando un año, también se encargó de una serie sobre los adolescentes en la revista Charlie Hebbo La vida secreta de los jóvenes (La Cúpula), pero no solo se ha dedicado a mostramos cómo es el presente ya que tiene varias obras en las que nos ha relatado cómo fue su infancia y adolescencia y las de sus amigos como Las pobres aventuras de Jeremías publica el álbum Mi circuncisión (Norma) o Manual del pajillero (La Cúpula). Aunque su trabajo más destacado y personal es la serie El árabe del futuro en la que nos cuenta su infancia y adolescencia, cuyo primer volumen recibió el Premio Fauve d’Or al mejor álbum del festival de Angûleme en 2014, un galardón que ya había ganado con anterioridad con el tercer álbum de Pascal Brutal (Norma), uno de sus primeros éxitos. El árabe del futuro nos relata años que paso entre Francia, el país natal de su madre, Libia y Siria por los diferentes trabajos que tuvo su padre, un profesor universitario sirio formado en la Sorbona, hasta que a los doce se instaló definitivamente en la Bretaña francesa junto a su madre y hermanos. Hace unas pocas semanas Salamandra Graphic edito el quinto y penúltimo volumen de la serie centrado en la adolescencia del autor entre los años 1992 y 1994 y en medio de una situación familiar realmente complicada que ha cambiado de manera irreversible la relación entre sus padres.

Portadas españolas de los cuatro primeros volúmenes de la serie.

El árabe del futuro al que se refiere el título de la serie hace referencia al anhelo del padre de Riad Sattouf por conseguir que las sociedades árabes se modernicen gracias a la educación dejando de lado las tradiciones más caducas y formando una unidad política panárabe que consiga que dejen de estar bajo la influencia de los países del primer mundo. Un sueño que le lleva a trasladar a su familia primero a la Libia de Muamar El Gadafi (1969-2011) y posteriormente a la Siria de Hafez al-Asad (1930-2000), en concreto a Ter Maale, su rural pueblo natal. En principio parece un propósito bastante noble, ya que aparentemente trataba de devolver a su país parte de lo que le había dado educando a los árabes del futuro. Sin embargo, a lo largo de la obra vemos como ni el mismo es capaz de cambiar algunos de los aspecto más tradicionales y caducos de su propia mentalidad y tampoco puede convivir con sus contradicciones girando más hacia el fanatismo religioso y político. Así que de alguna manera en título pasa a definir al propio autor que acaba por convertirse en el nuevo árabe del futuro, aunque muy alejado del tipo que su padre quería.

Aunque podríamos decir que el protagonismo lo comparten a parte iguales Riad Sattouf y su padre, la serie está contada a través de la mirada del autor, primero con los ojos de un niño y posteriormente con los del adolescente que fue. En los tres primeros volúmenes su mirada es la de un niño, algo que se nota en su forma bastante ingenua del ver el mundo que no le permite discernir algunas de las absurdas y terribles situaciones que vive. En esos volúmenes iniciales vemos una ternura y amor hacia su padre que le lleva a hacer muchas cosas únicamente por conseguir su aprobación. Una lectura personal y afectiva de su vida y la de su familia en esos años que nos permite extrapolar cómo era la vida en los diferentes países y entornos en los que creció. Aunque no busca ser un profundo estudio sociológico sí que nos permite asomarnos a una realidad muy lejana, tanto en el espacio como en el tiempo, a través de alguien que la vivió en primera persona. Así podemos ver las diferencias que hay entre los diferentes países en los que transcurre su vida a todos los niveles, sobre todo los que afectan a su realidad diaria como un niño mestizo tanto en la escuela, tremendamente anacrónica en su sistema educativo, como su relación con el resto de niños y su familia, que lo ven como un bicho raro, no solo por su pelo rubio sino también por su laicismo. Un mestizaje que le hace difícil encajar tanto en los países árabes en los que vive como, posteriormente, en Francia.

El cuarto volumen la serie da un giro que se mantiene en el quinto, ya que la familia de Sattouf se traslada de manera definitiva a Bretaña, mientras su padre obtiene un trabajo como profesor en Arabia Saudí, lo que nos permite ampliar la comparativa entre los modelos sociales de los tres países musulmanes, que incluso se podrían ampliar a cuatro contando con que una parte pequeña del tercer álbum transcurre en el Líbano de la guerra civil de los años ochenta. Sin embargo, que ahora vivan en Francia no es el cambio esencial de la serie, el mayor cambio se produce en la forma de ver el mundo de un Riad Sattouf que ha dejado atrás la inocencia de la niñez para convertirse en un adolescente, además del ya mencionado giro argumental que cambia las relaciones entre sus padres. Ahora ya no siente la necesidad de convertirse en la persona que su padre desea y va forjando poco a poco su personalidad e identidad en Francia, donde se da la paradoja de que ni los franceses ni los árabes que viven allí le consideran uno de los suyos convirtiéndose en una especie de apátrida que no cumple ninguno de los estereotipos asumidos hacia ambos grupos de población. Además de descubrir sus primeros amores como todo adolescente es en estos años cuando comienza a descubrir a autores de cómics como Moebius, Bilal o Druillet. Una de los grandes aciertos de la serie se produce tras el giro argumental, que no revelaremos, que provoca que su desesperada madre comience a consultar médiums, a rezar por milagros, etc. en busca de una solución. Con ella podemos ver como se han construido y prosperado todas las religiones que han crecido en torno a la desesperación de los menos desfavorecidos y que acaban por convertirse en el sustrato donde crecen las ideas más retrogradas y el fanatismo, algo que Clémentine ya había sufrido en Oriente Medio por la falta de libertades de las mujeres provocada por la visión más retrograda del islam. Un reflejo perfecto de las contradicciones en las que inevitablemente caemos los seres humanos, al igual que le sucede a Abdel-Razak, que con la mediana edad ha terminado por convertirse en un fantástico religioso.

Antes hacíamos mención a que el padre de Riad Sattouf se podría considerar como el coprotagonista de la obra y la verdad es que es el personaje más interesante de la serie, aunque su protagonismo mengua bastante en el quinto volumen, pero sigue siendo una presencia constante. Es un hombre poliédrico y lleno de excesos con una personalidad voluble e histriónica que se pasa toda la vida persiguiendo quimeras con un perenne sentimiento de revancha contra Occidente, y que vive en una perpetua contradicción que le lleva a comportamientos racistas y a admirar a dictadores, algo que contrasta con el enorme valor que da la educación y la cultura como herramientas para el progreso. Una pasión que ha legado a su hijo, que, pese a todo, lo retrata con cariño y no le juzga. Esa ausencia de ánimo de valorar de lo que nos está contando es una de las mayores virtudes de la serie, ya que Sattouf procura no hacer juicios de valor y su mirada no varía en función del país donde transcurre la obra siendo igual de acida y critica con la sociedad francesa que con la siria o libia, dejando que los lectores nos formemos una opinión propia.

Viñeta El árabe del futuro

En el apartado gráfico vemos el estilo limpio y pulcro heredero de la línea clara habitual de las obras de anteriores del autor que las hace tan accesible para cualquier lector, en las que prima la claridad narrativa por encima de los experimentos formales. Las páginas están formadas por tres tiras de viñetas, aunque altera esa composición cuando una escena lo requiere. Aunque no estamos ante una obra con grandes detalles en los fondos, ya que es más importante mostrarnos las emociones de los personajes, sí que podemos ver lo suficiente para saber dónde transcurra la acción y las diferencias entre los países en cuanto a infraestructuras, paisajes o clima. La paleta de colores es limitada usando algunos colores para indicar donde transcurre la acción con el azul destinado a Francia, el amarillo a Libia y el rosa a Siria, dejando el rojo y el verde oscuro para destacar algunos objetos y reflejar emociones y momentos intensos de la trama.

Salamandra ha editado los cinco volúmenes que hasta ahora componen la obra con su calidad y cuidado diseño habitual. Esperemos que cuando aparezca el sexto nos lo traigan lo antes posible.

El árabe del futuro es una serie fantástica que nos permite conocer como era la vida para una familia francosiria en Libia, Siria y Francia en las décadas de los ochenta y noventa. Un retrato que desde los ojos de un niño y posteriormente adolescente sabe mezclar la ternura con la realidad más cruda, para ofrecernos una historia llena de humor y amor sin perder la mirada crítica, pero sin caer en el melodrama barato. Una serie que con el tiempo tendrá la misma consideración que la Persépolis de Marjane Satrapi.

Lo mejor

• Poder ver la realidad a través de los ojos de un niño.
• La capacidad de Sattouf para ofrecernos una mirada crítica de todas las sociedades en las que vivió.
• El retrato tan complejo que hace de su padre.

Lo peor

• Que solo quede un volumen para completar la serie.

Edición original: L'Arabe du futur Une jeunesse au Moyen-Orient 1-5 (Allary Éditions, 2014-2020) Edición nacional/España: El árabe del futuro. Una juventud en Oriente Medio 1-5 (Salamandra Graphic, 2015-2022) Autor: Riad Sattouf Traducción: Pablo Moíño Sánchez y María Otero Porta Realización técnica: La Salita Gráfica, Fernando Fuentes, Sergi Puyol y Toni…
Guión - 9.5
Dibujo - 7.5
Interés - 9.5

8.8

Autenticidad

Riad Sattouf nos relata los primeros años de su vida a caballo entre Libia, Siria y Francia en una serie imprescindible para conocer esas culturas y el mundo en el que vivimos.

Vosotros puntuáis: 8.24 ( 3 votos)
Artículo anterior#ZNPodcast – 30 Aniversario Image Comics: ¡Volvemos a los 90, Rob!
Artículo siguienteLos Proyectos Manhattan 1 (integral), de Jonathan Hickman y Nick Pitarra
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Roman de Muelas
Autor
7 abril, 2022 8:33

Felicidades por la reseña. Es una lectura muy interesante a muchos niveles porque no solo está bien hecho y es divertido, es un cómic con el que aprendes. Aporta un punto de vista que, al menos para mi, era un punto ciego y es como se vivía en esas sociedades y como veían ellos a Occidente (o a Europa, en este caso).

Además da que pensar, el padre por ejemplo, un profesor universitario que defiende y justifica dictaduras, ¿tenemos derecho a juzgarlas nosotros cuando las democracias han tenido también comportamiento criminales con esas sociedades? Da para debate.

La pega que yo le pongo, y es algo personal, es que los tres primeros álbumes salieron en catalán también y por lo que vi (y mira que busqué) el cuarto ya solo salió en castellano y el quinto parece que también. Si la quieres completar y la empezaste en catalán te queda una colección medio y medio, al menos los formatos son iguales y no queda desigual.

Last edited 7 meses atrás by Roman de Muelas
Enrique Doblas
Autor
8 abril, 2022 12:39

Iba a comentar y somos todos d la casa! 🙂 gracias x la estupenda reseña, Diego. Aquí otro enamorado d esta serie q t abre la mente a otros sin juzgar, hay q tener mucho talento para eso