Eagle: la forja de un presidente

7
1311

Eagle: la forja de un presidente
Ed. original: Eagle Vol 1 JAP
Fecha de edición: octubre de 2008
Autor: Kaiji Kawaguchi
Glénat – 412 págs. – 10 €

Información proporcionada por la editorial


Eagle es una inteligentísima novela gráfica de ficción política que se ha comparado con la aclamada serie de televisión “El ala Oeste de la Casa Blanca”. Su protagonista, Kenneth Yamaoka, un senador asiático-americano que decide participar en la carrera presidencial por el Partido Demócrata en las elecciones de 2000 en Estados Unidos, guarda un asombroso parecido con Barack Obama. Un manga apasionante cargado de intriga política, ambición y oscuros secretos familiares que atrapa desde la primera página.

Reseña


En el pasado Saló del Manga de Barcelona sorprendía que una editorial puntera en este tipo de productos como Glénat Ediciones sólo dispusiese de un pequeño stand promocional, dedicado – además – a una sola obra. Dicha obra, no obstante, parecía tener una entidad especial, tanto por el empeño que ponían desde la misma editorial en publicitarla como por su temática fuertemente vinculada a un acontecimiento histórico de absoluta actualidad. Y es que si Eagle nos relata la ascensión de un ciudadano asiático-americano a la presidencia de los Estados Unidos, en el momento de su publicación en España la victoria del afro-americano Barack Obama parecía bastante más que probable. A tenor de esto Félix Sabaté, editor en jefe de la editorial, comentaba el enorme interés que la publicación de esta serie había despertado entre la prensa generalista, en un momento como el presente en el que el Noveno Arte recibe una creciente atención…. pero cuyas obras raramente manejan temáticas y formatos que puedan resultarle familiares al “público no especializado”.

Centrándonos ya en la valoración de este relato gráfico-literario, con facilidad se detectan en él una serie de características propias del manga que son algo chocantes para los lectores acostumbrados a otro tipo de cómic. Hay en Eagle – y en muchos cómics manga – una innegable tendencia al subrayado. Tiempos congelados, zooms hacía primeros planos y tramados de énfasis remarcan la importancia de ciertos momentos en la narración, en un manifiesto alarde de dramatismo que aparenta un tanto excesivo e innecesario. Pero una vez acostumbrados a este detalle, bastante consubstancial al oficio de todo mangaka tradicional, se aprecian diversas virtudes en la obra.

La primera es también muy propia de toda una manera de concebir el manga, donde precisamente las características “de subrayado” que antes mencionábamos favorecen que el relato ofrezca un discurso sumamente didáctico. Si uno quiere hacerse una ligera idea del constructo electoral estadounidense, este es su cómic.

La segunda virtud de esta historieta la constituye su centro de interés temático, verdadera razón que motiva nuestra lectura. Hay en Eagle un doble interrogante que, en realidad, se reduce a una única pregunta: ¿Quién es Kenneth Yamaoka? Digo que esta incógnita se desdobla en dos vertientes porque el relato así nos lo presenta, haciendo que nos cuestionemos tanto sobre las motivaciones que llevan a Yamaoka a presentarse a la presidencia de los Estados Unidos como sobre la diferente manera que éste tiene de ejercer la paternidad con respecto a sus diversos hijos. ¿Cuán noble es Yamaoka? ¿Cuán sincero? ¿Cuán ambicioso? En definitiva, Eagle se alimenta de esa curiosidad innata que lleva a la persona humana a preguntarse continuamente sobre lo profundo e íntimo de aquel a quien tiene delante.

En su faceta de aproximación al mundillo político, conecta de lejos con trabajos como Ex-Machina, El Diablo de Gerard Jones y Mike Parobeck y una de las más recientes etapas de Green Arrow, aunque todos estos son productos que se han centrado en la política municipal mientras que Eagle apunta mucho más alto.

En cuanto a su tratamiento del progenitor lejano, largo tiempo ausente, al que uno se aproxima con recelo, este manga se emparienta de forma sutil con otra historieta originaria del país del Sol naciente que abordaba esta temática de manera tan magistral que es – para el que esto escribe – uno de los mejores cómics que existen: El almanaque sobre mi padre de Jiro Taniguchi. En este sentido, la obra de Kaiji Kawaguchi no es tan redonda como la de su compatriota, pero consigue plantear ciertas cuestiones acerca del distanciamiento paterno-filial con efectividad semejante.

Resumiendo, Eagle es una propuesta apta para cualquier paladar, amena en todo momento, que consigue captar la atención de sus lectores de forma envidiable despertando su curiosidad por un personaje singular. En el fondo, ¿quién no desearía saber a ciencia cierta cuáles son las verdaderas motivaciones de aquellos a quienes votamos?

Artículo anteriorLos nuevos Thunderbolts
Artículo siguienteHomenaje a Torpedo 1936
Toni Boix
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
Subscribe
Notifícame
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Psi-Lord
Psi-Lord
15 enero, 2009 12:12

Realmente interesante… habrá que echarle un buen vistazo.

J Calduch
J Calduch
15 enero, 2009 13:21

412 páginas por 10 euros e interesante ¡compra segura!

Bochones
Bochones
15 enero, 2009 13:31

Hombre, para mi el adjetivo es ameno y poco más, ni es el ala oeste de la casa blanca y el almanaque de mi padre esta a años luz. Engancha como enganchan los mangas, a ver si dura los 4 tomos.

Mistic
Mistic
15 enero, 2009 14:20

Interesante. Al menos el primer tomo sí lo cataré.

Toni Boix
15 enero, 2009 20:40

Sí, está a años luz del Almanaque de mi padre, como la gran mayoría de los cómics. Y sí, hace amenos unos temas que podrían resultar áridos, lo cual es también un mérito. No es una obra que deslumbre, pero – en mi opinión  – es una buena lectura.

Jordi Querol Rielo
16 enero, 2009 0:27

Te me has adelantado Toni, quería hacer reseña al aparecer unos 3 tomos pero veo que ya la has hecho tu, fantástica como siempre, yo no puedo escribir así (y bla bla bla ya me conoces).

Sobre lo que dices del subrayado, un comentario (no he leido el tomo pero lo tengo en casa y lo he ojeado, le tengo muchas ganas): tengo la sensación de que es un estilo de dibujo muy a los 80/90.  Concretamente, me ha recordado mucho a Santuario de Fumimira e Ikegami, el gran referente del manga político, presente en nuestro pais desde los albores del manga en España. Se podría decir que Ikegami subraya mucho ciertos momentos repitidiendo imagenes incluso hasta 3 veces, sobretodo caras. Esto crea un discurso narrativo parecido al de Bendis pero distinto. No es ese tono  «chulesco» como el que usa el norteamericano («Le llamaste? Si. Seguro? Si. Si. Are you talking to me?») pero lo usa mucho para acabar escenas, poniendo en primer plano reacciones de los protagonistas. Es como las caras que hacían los protagonistas de Dallas y similares al acabar una escena, la típica risita de JR o caras de preocupación, para enlazar con la escena siguiente. No recuerdo si en otros mangas de Ikegami ocurre, pero desde luego en Santuario es una seña de identidad.

Estuve muy al tanto de la repercusión que tuvo Eagle en los medios. Es meritorio de Glenat haber traido al autor, normalmente los japoneses de cierta edad ya avanzada son reacios a salir de su país. Se supone que el buen nombre que debe tener la editorial con tantos años de edición de mangas en castellano/catalán ha facilitado que se traslade hasta este remoto país de bárbaros que somos nosotros. Como mínimo en TV3 lo sacaron durante el fin de semana, un par de veces, y en el canal de noticias de la TVC (el 3/24, parecido al TVE 24h), se repitió la mini entrevista al autor y escenas del cómic en cuestión durante la duración del Saló.

Falta por ver si esta publicidad hace que trascienda el ámbito del manga y que más gente aficionada a mallas y europeo lo lea. Los blogs no exclusivos de manga tanbién pueden hacer lo suyo, como ZN. Como mínimo Alvaro y Su Carcel de Papel han hablado de él, en una «mini» reseña. No he localizado más.

En fin, que ya lo leeré, le tengo muchas ganas aunque quizá la reproducción de  algunas planchas podría ser un pelín mejorable, pero nada especial. Por cierto, no le has puesto nota 🙂 🙂 ¿El 6/10 (o 1+) de Pons te parece correcto? A ver si el hype me jugará una mala pasada……….