DINASTÍA DE M, de Brian Michael Bendis y Oliver Coipel

Por
21
3196
 

Edición USA: House of M #1-8 (junio de 2005 / enero de 2006); Marvel Comics.
Edición España: junio / septiembre de 2006; Panini Cómics.
Guión: Brian Michael Bendis.
Dibujo: Olivier Coipel.
Tinta: Tim Townsend.
Color: Frank D´Armata.
Formato: serie limitada de 4 números; 56 págs.

 

“Dad todo el poder al hombre más virtuoso que exista, pronto le veréis cambiar de actitud” (Herodoto).

Parece que esta cita encaja a la perfección con Brian Michael Bendis desde que Joe Quesada le confirió libertad absoluta para gobernar los designios creativos de “La Casa de las Ideas”. Sólo así podría explicarse el evidente bajón de calidad que en opinión de quien escribe estas líneas, evidencian las obras más recientes del guionista de Cleveland. Basta con retrotraernos a los tiempos en que Bendis hacía gala de su innato talento para las tramas y diálogos de género negro, como podría ser el caso de Torso, Fire, Goldfish o Jinx, o la demostración empírica de que dentro del cómic mainstream tienen cabida visiones atípicas y personales de los más variados personajes y géneros (Alias, Powers o Daredevil podrían servir como ejemplo).

Sin embargo, parece haber una relación de proporcionalidad inversa entre el aumento las cifras de ventas de sus cómics y su grado de inspiración, hecho que parece pasar inadvertido para Joe Quesada, pues pocos guionistas han gozado de semejante grado de libertad y poder como Bendis en Marvel. El resultado: una tediosa estancia en Ultimate X-Men; la miniserie Secret War, insulso lienzo argumental sobre el que Gabrielle Dell’Otto plasmó su talento; la degradación de Los Vengadores hasta niveles antaño inimaginables, primero con Desunidos, y más tarde con Nuevos Vengadores; y Dinastía de M, la gota que colmó el vaso y la paciencia de muchos de quienes hasta entonces nos proclamábamos defensores insobornables de su trabajo.

SINOPSIS: “Tras los trágicos acontecimientos que sacudieron a la familia de Los Vengadores, Los Héroes Más Poderosos de La Tierra y La Patrulla-X debaten acerca del futuro de La Bruja Escarlata. Con su mente rota y su poder desatado, Wanda Maximoff representa una amenaza que, pese a los esfuerzos combinados del Profesor Xavier y el Dr. Extraño, parece incontrolable ¿acaso acabar con su vida es la única solución? Con la intención de dar respuesta a esta pregunta, los héroes, compañeros y amigos de Wanda, se dirigen a Genosha, sólo para comprobar que a la desaparición de la hija de Magneto le seguirán una serie de sucesos que acarrearán graves e insospechadas repercusiones.”

Las líneas argumentales de diversas colecciones Marvel, especialmente Exacalibur y Los Vengadores, llevaban meses orientándose hacia la misma dirección: el inevitable macroevento veraniego destinado a sacudir los cimientos de la editorial, las vidas de los personajes implicados, la apatía de los lectores… y sobre todo, las listas de ventas. Grandes campañas publicitarias, declaraciones grandilocuentes del guionista y del editor, grandes titulares en los medios especializados y grandes expectativas entre el fandom. ¿Estaba justificado tanto revuelo? Rotundamente no.

A grandes rasgos, Dinastía de M no pasa de ser un mero entretenimiento, una lectura de consumo rápido y fácil que de forma puntual propone ideas y situaciones interesantes, aunque por desgracia no llegan a buen puerto, ni se desarrollan con el suficiente grado de interés, claridad o acierto. Pero por encima de todo, representa la constatación de un hecho que viene anunciándose desde hace demasiado tiempo: que la falta de ideas en el cómic norteamericano comienza a ser alarmante. Series anunciadas como comprensibles de forma individual, terminan por requerir la lectura de infinidad de tie-ins y spin-offs, muertes y resurrecciones de personajes populares, la plasmación de mundos alternativos donde las vidas de los protagonistas cambiarán drásticamente, el anuncio de repercusiones insospechadas y consecuencias dramáticas, etc… Recurso cansinos, repetitivos e infructuosos para intentar sorprender a un lector aburrido de escuchar una y otra vez la misma vieja canción procedente de las grandes editoriales. Una canción que por desgracia parece haber perdido la capacidad de sorprendernos con un cambio de ritmo, letra, melodía o intérpretes.

Me niego en redondo a aceptar que éste es el camino al que están destinados los cómics de superhéroes, pues series como Astonishing X-Men, X-Factor, The Ultimates, Crisis de Identidad, Flash, o Invencible, por citar tan sólo algunos ejemplos, son la más clara demostración de que, aún respetando los convencionalismos propios del género, es posible llevar a buen término historias emocionantes y divertidas, coherentes, bien narradas y mejor dibujadas. En definitiva, merecedoras del desembolso de un precio que, a estas alturas, y teniendo en cuenta las tendencias narrativas imperantes en el cómic norteamericano, se antoja exagerado, por proporcionar poco más que cinco minutos de lectura y por suponer un drástico cambio de tercio en un medio que antaño se caracterizó por su popularidad. Elementos que, sumados a una farragosa continuidad, dificultan la llegada de nuevos lectores.

Esta misma miniserie, en manos más hábiles, podría haber resultado mucho más interesante…

Aviso de Spoiler

- Si la actitud de los héroes fuera más coherente, y no contradijera su personalidad, fruto de décadas de historia.

– Si se hubiera analizado de forma más detallada el proceso que derivó en la ascensión de Magneto al poder o su talante como regente. En definitiva, si pudiéramos conocer más detalles acerca de La Dinastía de M.

– Si los responsables de Marvel dejaran de marear la perdiz con Magneto. Desde la etapa de Morrison, se han sucedido un cúmulo de despropósitos. Empezando, en mi opinión, por el tratamiento que el propio guionista escocés le dedicó al Amo del Magnetismo, convirtiéndolo en un drogadicto descerebrado, apenas una caricatura del más representativo de los enemigos de La Patrulla-X. Tanta muerte, desaparición, resurrección y reaparición resultan frustrantes y contraproducentes.

– Si por una vez, Lobezno no acaparara gran parte del protagonismo.

– Si no se hubiera generado la ridícula polémica desatada en torno a la portada realizada por Mike Mayhew, donde se tomaba como referencia para retratar a Magneto al Rey Juan Carlos I.


O si de su lectura no se derivara la sensación de que la estructura de la miniserie está integrada por siete números a modo de introducción, y un último que hace las veces de nudo y desenlace.Y por encima de todo, si contando con ¡¡ocho números!!, no requiriera de tie-ins para ser comprensible por sí misma.

Pero no todo van a ser críticas negativas hacia esta miniserie. En su haber cabe destacar determinadas escenas, momentos e ideas realmente meritorias, que a continuación enumeraremos:

Aviso de Spoiler

- La reducción de la población mutante parece, a priori, todo un acierto. De este modo, los poseedores del gen-x pasarán de ostentar condición de amenazantes sucesores naturales del homo sapiens, a retomar la característica que en su día los diferenció del resto de personajes del Univero Marvel: su condición de marginados. Habrá que estar atentos a cómo desarrollan esta idea.

– La recreación de un mundo alternativo, reflejo de los más profundos deseos de todos los personajes involucrados. Las consecuencias recuerdan a la máxima de “ten cuidado con lo que deseas, porque se puede convertir en realidad”.

– El momento en el que Spiderman se percata de que en este nuevo mundo, Gwen Stacy nunca murió a manos del Duende Verde, y está felizmente casada con Peter Parker. Cruel pero intensa escena, por saber el trepamuros que esta situación no durará eternamente.

– La reaparición de Ojo de Halcón, casi imperativa por demanda popular, y por lo absurda que resultó su muerte.

– La revelación de que Mercurio, y no Magneto, era el auténtico responsable de lo sucedido.

Por supuesto, no podemos olvidarnos del sensacional trabajo realizado por Oliver Coipel, punto más destacado de Dinastía de M. Potente, enérgico, espectacular, detallista… lo tiene todo para convertirse en uno de los más destacado dibujantes Marvel, y al parecer desde la editorial parecen conscientes de su potencial, pues desde un primer momento han apostado fuerte por él, incluyéndolo dentro de la primera hornada de dibujantes conocidos como Young Guns, estrategia publicitaria centrada en la promoción de los jóvenes valores de La Casa de las Ideas. Lo único que tal vez se le podría echar en cara al artista francés (a quien por cierto, tuvimos la ocasión de entrevistar durante el pasado Saló Internacional del Cómic de Barcelona) es su por momentos confusa narración, que en ocasiones dificulta sobremanera seguir el hilo de la historia. Más aún si tenemos en cuenta los poco inspirados guiones de Bendis. Dentro del apartado artístico, merecen comentario destacado las sensacionales portadas realizadas por Esad Ribic (pronto, entrevista en Zona Negativa), con el depurado estilo y elegancia que caracteriza su trabajo.

En resumidas cuentas, mucho ruido para tan pocas nueces, aunque no podemos pasar por alto que lo más interesante respecto a esta miniserie tendrá lugar tras su conclusión, cuando comprobemos el verdadero alcance de lo sucedido. Estas consecuencias podrán apreciarse especialmente en las cabeceras de los Nuevos Vengadores, y por supuesto, en todas y cada una de las colecciones mutantes (Astonishing X-Men , X-Men, New X-Men, Lobezno,…). Pero el ámbito de influencia de este macroevento no se limitará a estos títulos, pues como suele ser habitual en casos como el que hoy comentamos, de las cenizas de una saga suelen surgir nuevas colecciones de una u otra manera relacionados con la misma, como pueden ser los casos de Diezmados: el día Después, Generación M, El Vástago de M, Los 198, Sentinel Squad ONE, Lobezno: Orígenes o X-Factor, lo cual, con independencia del nivel de calidad de las citadas obras (habrá que esperar un tiempo prudencial para comprobarlo), siempre representa una buena noticia para las arcas de la editorial.

Aviso de Spoiler

“No más mutantes”.

Debemos suponer que desde el momento en que la Bruja Escarlata pronunció estas tres palabras, el status quo de los mutantes dentro del Universo Marvel ha cambiado de forma radical. La pregunta es… ¿Cuánto tiempo tardarán en volver las aguas a su cauce? Ojalá esta discreta obra, que siendo benévolos merece un aprobado raspado, represente un punto de inflexión en la franquicia mutante, especialmente necesitada de aires renovadores.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

P.D.: Espero que los Reyes os hayan traído muchos cómics! 😉

21 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
ultimatefido
ultimatefido
6 enero, 2007 11:20

Totalmente de acuerdo en los trabajos “menos buenos” que señalas de Bendis. Aún así prefiero un “mal Bendis” a tantos otros. Y es que no siempre se puede estar tan arriba. Si cayeron Claremont y Byrne del pedestal…

IvánN Díaz
6 enero, 2007 12:29

Estoy de acuerdo con todo menos con eso de que hay que leerse los tie-ins para entender mejor la serie. Yo sólo me compré los Tie-ins mutantes, el de The Pulse (porque sale Ojo de Halcón, yeah XD) y alguno más y lo entendí todo, todo, todo. Total, como no pasa nada entre el primer el último número… y los tie-ins no tienen mucho que ver con la trama principal…

Eso sí, lo realmente bueno de Dinastía de M es su consecuencia directa. Diezmados me está pareciendo una trama fantásticamente bien llevada (hasta Milligan ha hecho algo “casi decente” por fin!!). Generación M me ha parecido un tomo con mucho sobre lo que contar. El Vástago de M me ha gustado muchísimo. El Fin de los Grey uno de los mejores arcos argumentales del Claremont actual, New X-Men está ganando más enteros aún (y eso que ya era una de las series más interesantes), de Factor X todo lo que pueda decir es poco…

PD: espero que los Reyes Magos se portaran bien contigo 😉 Conmigo sí XDDDDD He sido un friki bueno este año ^_^ !!!

Raul Lopez
Admin
6 enero, 2007 12:43

Para mi lo mejor de Dinastia de M ha sido la miniserie de Spider-Man por mi pasión por el personaje, un guión decente e imaginativo y un dibujo bonito a pesar de que no sea el mejor de los trabajos de Salva.

De lo que ha salido posterior, sin lugar a dudas para mi lo mejor ha sido Generacion M, lo compre la semana pasada y quedé entusiasmado, un guion inteligente de Paul Jenkins, una muy buena historia y Ramon F. Bach da muestras de lo genial dibujante que es y de lo que nos espera en Civil War Frontline, para mi un Must Have pijamero este Generacion M.

Duende
Duende
Lector
6 enero, 2007 13:14

Amen, David. Sobre todo lo que comentas del tratamiento que se le está dando a Magneto desde hace tiempo. A ver cuándo volvemos a ver al gran villano de la época Byrne o de Jim Lee. Y a ver si aclaran de una puñetera vez cómo se sobrevive a una decapitación “By adamantium”; o si no era el verdadero Magneto, ¿quién leñes era?; entonces ¿dónde había estado Magneto tras la mascre de Genosha?. En fin, tantas y tantas incoherencias que destrozan a un personaje mítico.

Dr. M
Dr. M
6 enero, 2007 14:38

Pemitame discutirle su primer spoiler…

Aviso de Spoiler

En referencia a sus “hubiera sido mas interesante si… “, y uno por uno:

-Dice “Si la actitud de los héroes fuera más coherente, y no contradijera su personalidad, fruto de décadas de historia”, pero debe recordar que, en cierta manera, en ese universo de bolsillo creado por Wanda, los personajes que conocemos han vivido vidas diferentes, por lo que si nos planteamos una formacion de la personalidad conductual, donde las experiencias de la vida definan los rasgos de la personalidad de cada uno, estos personajes han vivido (supuestamente) vidas distintas, por lo que actuaran en cierta manera de forma distinta. Y a pesar de esto, no veo demasiada diferencia con sus versiones originales, pero debe tener tambien en cuenta las situaciones a las que se enfrenta, al descubrir que todo su mundo ha cambiado, y en su mente se enfrentan los recuerdos (y tal vez los rasgos de personalidad) de dos vidas diferentes

– Dice “Si se hubiera analizado de forma más detallada el proceso que derivó en la ascensión de Magneto al poder o su talante como regente. En definitiva, si pudiéramos conocer más detalles acerca de La Dinastía de M”, pero entonces, la extension de la historia hubiera sido mayor, mas aburrida tal vez, y lo que nos plantean no es la ascension de la Dinastia de M, sino la rebelion de los heroes. Igualmente, si se tenia curiosidad por conocer lo que apuntas, lo mas consecuente hubiera sido un tie-in, de los cuales no pareces muy amigo, pero que esta claro en este caso apostarias por uno para recibir explicacion sobre esto. Y es que, a veces son necesarios los tie-in para complementar la historia madre. Tambien remarco lo dicho por un compañero mas arriba, no fueron necesarios los tie-in para comprender la historia, en cualquier caso, para profundizar en este universo de bolsillo y sus personajes, pero no para entender lo necesario. En cualquier caso, piensa que si la Dinastia de M esta en el poder en ese universo de bolsillo es por la voluntad de Wanda y los deseos de su padre y hermano, no es necesaria mas explicacion

– Dices “Si los responsables de Marvel dejaran de marear la perdiz con Magneto(…)”. Y te doy la razon, pero Erik deberia haber desaparecido hace mucho, desde su primera muerte. El problema es que es uno de los villanos mejor construidos de Marvel, uno de sus grandes personajes, y deshacerse de el de manera abrupta, seria insensato. Igualmente, yo no entendi la historia de Morrison como la entiendes tu. Magneto muere en Genosha por el asalto de los Centinelas. Xorn influenciado por las drogas se cree Magneto y muere. A partir de aqui, suposiciones, como que si Erik volvio a la vida fue porque Wanda lo necesitaba y le devolvio la vida

– Dices “Si por una vez, Lobezno no acaparara gran parte del protagonismo”, y te dire que en esta ocasion me parece de lo mas sensato que Logan sea el protagonista. Se supone que Wanda cumple determinados deseos, y el mayor deseo de Logan es recordarlo todo, luego es logico que sea el unico que recuerde el verdadero universo tal como era. Ademas, piensa que no cuentan con un Capitan America en plenas condiciones para que pueda tomar el liderato (cosa que hace Ciclope)

– Dices “Si no se hubiera generado la ridícula polémica desatada en torno a la portada realizada por Mike Mayhew, donde se tomaba como referencia para retratar a Magneto al Rey Juan Carlos I”, y esto es un pero bastante ridiculo y que, en mi opinion, no deberias haber señalado como un contra de la serie. Una cosa es la historia, la narrativa, el dibujo, otra la publicidad, las decisiones editoriales, lo que se cuece alrededor. Si juzgas la obra como historia, no debes tener en cuenta estas tonterias, y si decides criticarlas, hazlo a nivel editorial, no como una critica contra la historia que no tiene nada que ver

Darío
Darío
6 enero, 2007 15:54

Pues a mi Dinastia de M me ha gustado en general y estoy totalmente de acuerdo con el Dr M.

Miklox
Miklox
6 enero, 2007 17:02

Interesante articulo… y como muchos otros, se nota que un gran porcentaje de lectores de comics son un poco intolerantes. Los tiempos han cambiado, no puedes seguir esperando historias como las de antaño, que claro, eran excelentes, pero era otra epoca, otras reglas.

Mencionare dos puntos que me llamaron la atencion:
1.- dices que uno de los mejores comics de superheroes de la actualidad es Astonishing X-Men, y aqui me doy cuenta de lo incoherente que resultas… ¿Joss Whedon que ha hecho?: pues REVIVIO a Colossus, ¿para qué?, para contar una historia con un extraterrestre que no tiene mucho sentido. Hizo una historia con Danger, que es la Sala del Peligro cobrando vida… y eso me parece haberlo visto antes con Cerebro. Asi que por originalidad esta muy lejos de ser un comic bueno… ademas de “robarle” personajes importantes como Cyclops, Beast y Kitty al resto de las series mutantes (ni hablar de las demoras, de ser una serie “regular” bimensual, etc). Y…

2.- Yo tambien creo que Morrison hizo mal con Magneto (asi como con los Shi’ar, con Fenix, etc). Muchos alaban a Morrison como un dios, siendo que a mi parecer lo unico bueno que hizo fue convertir el Instituto Xavier en eso, un INSTITUTO con estudiantes. El resto? pues no eran nuestros “alegres mutantes” de antes. Es imposible que alguien que disfruto de los X-Men de Claremont y Byrne haya disfrutado de los X-Men de Morrison, pues son totalmente contrarios.

En fin… a mi House of M si me gusto… y para los lectores: leamos comics para divertirnos, no hay para que ser tan rebuscados y criticar cada cosa que sale, y no endiosemos a guionistas que al final solo valen por su nombre y no por lo que hacen. Saludos a todos!

Tipo de incógnito
Tipo de incógnito
6 enero, 2007 17:52

Yo no entiendo por qué hay que volver a la situación inicial de los mutantes. Teniendo en cuenta que son la evolución de la raza humana es normal que cada vez haya más mutantes y que estos sean cada vez más aceptados. También hay que mencionar lo irónico que es que una colección que trata el tema de la evolución de un paso atrás tan grande en su concepción. Para quien añore los tiempos marginales de los mutantes puede releerse la etapa buena de Claremont, porque no creo que vayan a mejorarla con esta vuelta a los orígenes.

uno que pasaba
uno que pasaba
Lector
6 enero, 2007 18:57

Estoy, en general, de acuerdo con lo que dices sobre Bendis, David. Sus mejores tebeos son los de serie negra pura (Torso, Jinx, Goldfish y Fire) y sus obra personales dentro del mainstream (Alias, Powers y Daredevil).

Obras como Vengadores Desunidos o Dinastía De M suponen un tremendo descendo de calidad. En cambio Nuevos Vengadores o su etapa en Ultimate X-Men no tienen nada que envidiar a Astonishing ni a la mayoría de series de grupo actuales (y pasadas). Al igual que ultimatefido prefiero a un mal Bendis que a muchos otros (Mark Waid, Peter David…).

Logan-X
Logan-X
6 enero, 2007 20:50

Dinastía de M ha sido para mí un crossover más de los que ya nostiene acostumbrados Marvel (veremos ahora que pasa con Anihilation y Civil War). No me pareció mala, pero ni mucho menos algo que justificase todo el follón publicitario que montaron al anunciarla.

Bendis ha bajado mucho ultimamente, no se si por la fama o por que será, pero confío que consiga volver a realizar trabajos tan buenos como los que nos ofeció en Powers. Despues de todo no sería el primer guionista que tras una temporada gris vueleve a brillar a tope.

Tomemos el ejemplo de Peter David. Con la chorrada de Heroes Reborn le rompieron todos los esquemas que tenía preparados para Hulk y luego ddiversas circunstancias hicieron que sus historias no pasaran de un nivel aceptable. Al negarse a cambiar a Hulk en lo que los jefazos querían lo echaron para sustituirlo por Byrne (para lo que duró…), y se despidió de ellos con dos números que siempre consideraré la mayor patada-hecha-comic en el trasero de la historia. Luego volvió con el Capitan Marvel y, a pesar de que demostró haberse recuperado casi totalmente, tuvo que sortear las veleidades del Jemas manteniendo la serie todo lo humanamente posible. Eso sin contar con su trabajo de Fallen Angel (espero que pronto editen aquí otro recopilatorio). Y ahora lo tenemos trabajando de nuevo en las series que marcó hace años con algunas de sus mejores historias. En mi opinión el primer número de X-Factor supera de largo a toda la trama principal de Dinastía de M (y estoy casi seguro de que la miniserie de Madrox será igual o mejor).

Ricky Jones
Ricky Jones
6 enero, 2007 21:32

Quizás sí se debería haber profundiczado algo más, pero pensemos que es una miniserie de 8 números (contada además por un guionista que no tiene fama de comprimir argumentos). se ha optado porque la miniserie central sea sea independiente de los tie-ins, por lo que no deja espacio para profundizar demasiado.
Sin embargo, si se hubiese estructurado como La Era de Apocalipsis y todas las series con los protagonistas implicados pasasen a convertirse en parte de la trama daría lugar a profundizar más, pero entonces nos quejaríamos de que hay que comprarse tropecientos tie-ins para entender la saga y etc. etc…

¡Sh! y Miklox, yo estoy contigo: Independientemente de la calidad de lo esrito por Morrison en New X-men, lo que hizo sí que no fue coherente con las personalidades de personajes con décadas de trayectoria.

NeoZab
NeoZab
6 enero, 2007 23:42

Sólo una pequeña aclaración para Miklox: ¿Eso de “robar” personajes, significa que Whedon utilizó personajes que estaban en otras series mutantes? Porque de ser así, teniendo en cuenta que Astonishing X-Men es la continuación de New X-Men de Morrison, Whedon no “robó” a nadie… Sólo revivió a Colossus (que obviamente no estaba en ninguna otra serie =)) y trajo a Kitty, su personaje favorito de toda la vida… No sé si ella aparecía en otro título mutante del momento.

Por cierto, la droga que andaba dando vueltas en New X-Men ¿¿¿en España fue traducida como COZ??? En Argentina fue traducida como Patada…

Y sí, las demoras de Astonishing son insoportables.

Dr. M
Dr. M
7 enero, 2007 1:55

David,

Aviso de Spoiler

por favor, no te tomes a mal ese comentario, no era mi intencion ni mucho menos faltarte al respeto. Tan solo es la sensacion que me causa ese tema, no mas. Lamento si he ofendido, de veras. Sobre tus respuestas, creo que aqui ya chocarian percepciones personales de cada uno, filias y fobias, y contra gustos, mareas, asi que no veo necesidad de continuar el debate. Pero eso si, y aunque te concedo que practicamente siempre encuentran la manera de convertir a Logan en protagonista absoluto de las historias donde se ve involucrado, no me negaras que esta vez era la accion mas logica y razonable, compañero

Juanjo Palacios
7 enero, 2007 15:55

La droga Coz era Kick en el original, así que normal que lo traduzcan también como Patada.

vagabundo
vagabundo
8 enero, 2007 10:23

Excelente argumentación, David Fernández. Coincido completamente con tu crítica.

John Schneider
John Schneider
8 enero, 2007 12:13

“Y si, en esta ocasión el protagonismo de Logan es más lógico que en otras ocasiones, pero a ver si para el siguiente macroevento tenemos a otro protagonista!”
Ya lo tienes, Civil War. Los protagonistas son el Capitán América y Iron Man.

The Dillinger escape plan
The Dillinger escape plan
8 enero, 2007 15:32

¿Todavia no se ha dado nadie cuenta de que Bendis no sabe escribir superheroes? lo hace fatal,(que malo su daredevil, dios mio)
¿Todavia no se ha dado nadie cuenta que intenta hacer cosas nuevas? todo lo nuevo apesta,¿Donde estara Busiek?.Vuelve a los vengatas por favor,vuelve a contarnos las mismas historias una y otra vez con la batallita de turno de por medio.Busiek nunca se atrevera a matar a ojo de halcon que es como un padre para mi (papa,ya no te quiero)ni se metera a contar tediosos crossovers por imposicion editorial ya que tiene suficiente dinero como para decir no a quesitos jose.
Señores, que se llaman nuevos vengadores por algo.Los unicos cambios que se intuian en los vengadores de toda la vida eran los de las bragas de la bruja escarlata ( espero que a diario)y digo intuian por que encima ni se veian.
Me encanta Bendis y me gusta su perspectiva,vean dinastia de M(ierda) como un prologo a algo mas grande,ahora bien,Bendis escribe tropecientas series y es normal que canse y disminuya la calidad pero eso no es culpa suya sino de el queso, que le da carta blanca.
Bendis cuanto mas escriba,mas dinero gana, que de eso trata todo este negocio(si,negocio) con lo cual si le dejan, escribe hasta Hamlet II,el retorno del mal,con resurrecciones,erecciones,viajes temporales y dinastias,esta vez si,reales.

luis
luis
8 enero, 2007 18:46

Hola, aprovecho el artículo -con el que estoy totalmente de acuerdo- para poneros un enlace con el comentario que hice en nuestro blog sobre Dinastía de M. http://trazosenelbloc.blogspot.com/2006/09/dinastia-de-m_29.html

Un saludo