Diario del Miedo XVI: La Batalla de Nueva York

Por
16
965
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Como comentábamos en nuestro último post dedicado al papel de la ciudad de Nueva York en Fear Itself, la Gran Mazana y su entorno ocupa un lugar privilegiado dentro del Universo Marvel. No en vano, fue allí donde Stan Lee, Jack Kirby y compañía forjaron los cimientos de la editorial y ambientaron las aventuras de la práctica totalidad de sus creaciones (salvo algunos como Hulk o Estela Plateada, principalmente por su naturaleza como solitarios. Era en su seno donde se levantaba el majestuoso Edificio Baxter de los Cuatro Fantásticos o la señorial Mansión de los Vengadores. En bus desde la periférica Midtown, Peter Parker viajaba a Manhattan viviendo aventuras como el asombroso Spider-Man mientras Daredevil luchaba contra el crimen en la Cocina del Infierno. Personajes como el Capitán América, Thor o el Coronel Nick Furia (mítica la barbería que usaban como tapadera de una de sus bases) estaban fuertemente ligados a la ciudad mientras otros como Iron Man tenían las bases de sus emporios industriales en la vecina Long Island. Ni siquiera la hermética Patrulla-X residía muy lejos de la ciudad no siendo raras las escapadas del grupo al bohemio Greenwich Village donde residía el Doctor Extraño. Aunque con el paso de los años la editorial ha ido diversificándose a través de otros frentes, Nueva York ha mantenido su posición como joya de la corona siendo el escenario en el que se desarrollarían los clímax de sagas como Inferno, Onslaught, Civil War o Invasión Secreta.

Ya desde su inicio, con la escena de Steve Rogers y Sharon Carter haciendo frente a unos altercados en consonancia con las protestas por el levantamiento de una mezquita en el corazón de Nueva York, la urbe comenzaría a dejarse notar manteniéndose de forma constante a lo largo del crossover. Fue allí donde el martillo de Kuurth aterrizo permitiendo que este tomase la posesión de Juggernaut partiendo la prisión metahumana conocida como La Balsa en dos con la fuga masiva resultante, fue en su calle Yancy donde un segundo martillo impactaría convirtiendo a la adorable Cosa de Ojos Azules en el destructor Angrier. Delimitada por sus propias barreras naturales, mientras los rascacielos de la ciudad caen como árboles marchitos ante el paso del miembro fundador de los Cuatro Fantásticos, el terror y la desesperación se desata entre los habitantes de Manhattan en una isla convertida en una trampa mortal.

Durante el mes de Julio, la transformación de Ben Grimm en uno de los generales de La Serpiente ha cobrado un especial protagonismo en la serie central y sus tie ins extendiendo su destructiva mano a lo largo de la isla enfrentándose a amigos y compañeros. En parte responsable de su terrible transformación, Reed Richards y su señora son los primeros en hacerle frente demostrando una vez más que cuando la situación exige un aplicación rápida de fuerza, el líder de la Fundación Futuro queda en un segundísimo plano en virtud de la Mujer Invisible. Encontrando en Susan un poder al que ni siquiera el Digno puede hacer frente, Angrier recurre a dañar a Reed para desviar su atención continuando con su orgía de destrucción. Única alternativa de la Fundación en cuanto a fuerza bruta se refiere, el Hombre Dragón trata de tomar el relevo a la matriarca del equipo hasta darse dolorosamente cuenta de que no es rival para el nuevo Grimm. Contemplando la escena por televisión, Alicia Masters acude al centro de la catástrofe con la esperanza de apelar a lo que sea que quede del verdadero Grimm en el interior de esa criatura, pero bajo la influencia de las grotescas sanguijuelas que recorren su cuerpo su amado Ben la ataca sin piedad siendo necesaria la intervención de Susan para que no la aplaste con su martillo. Convertido en el monstruo que siempre temió ser, La Cosa las deja atrás mientras la Mujer Invisible trata de reanimar a una Alicia sin signos vitales mediante RCP prosiguiendo con su imparable cruzada en la ciudad.

Desbordado en su intento de evitar que la ciudad se vaya al infierno asistiendo a sus habitantes como puede, el también miembro de la Fundación Futuro Spider-Man es el siguiente en verse obligado a hacerle frente cuando Angrier irrumpe en un hospital lleno de heridos. Claramente superado por el poder del que fuera su amigo, el Hombre Araña se ve obligado a entregarse al máximo quedando al borde de la muerte cuando el monstruoso Digno se ceba con él. Mientras los paramédicos tratan desesperadamente de reanimarlo, la intrépida reportera del Bugle Norah Winters hace lo propio intentando llamar la atención de la criatura hasta que, de nuevo consciente, Spider-Man vuelve a la carga usando su ingenio para volver el poder del martillo de Angrier contra si mismo. Logrando que su poseído compañero pase de largo dejando el hospital relativamente indemne, Spider-Man se desploma abatido en brazos de la reportera mientras la amenaza se traslada a otro lado de la ciudad.

Incapaces de hacer nada contra él, los Héroes de Alquiler Paladin y Gárgola se ven obligados a dejarle pasar en su imparable marcha hacia el corazón de la isla centrándose en atender a los heridos de la calle Yancy en espera de que Misty Knight se reúna con ellos. Alejados del frente de la batalla, los Héroes de Alquiler no son conscientes del combate que está apunto de acontecer en las inmediaciones de la Torre Stark cuando Red Hulk se interponga en el camino de la bestia. Celosamente vigilado por él nuevo MODOK desde su guarida secreta, este analiza la contienda a la mejor tradición de los comentaristas deportivos ignorando porque su creación contiene su capacidad de absorber energía que le permitiría ponerse al nivel de cualquier contrincante llegando a la conclusión de que Ross debe haber descubierto que el empleo de dicha habilidad acabaría consumiéndole provocando su muerte. Trasladándose al epicentro de la batalla, esta se desarrolla ante sus ojos en Hulk de la misma forma en que aconteciera en el número 13 de Vengadores con el derrumbe de la Torre Stark y la posterior puesta en órbita de Red Hulk a manos de Angrier. Pero solo por verlo reflejado con los fantásticos lápices de Elena Casagrande, echarle un ojo a los números de la colección de Jeff Parker ya merece la pena.

Pero por demoledores que sea el pandemoniun desatado por Angrier en Manhattan no es ni de lejos la única amenaza a la que debe hacer frente la isla. Bajo su amparo y el del resurgir del resto de los Dignos un amplio número de villanos “oportunistas” se aprovechan del caos y el desconcierto para dar rienda suelta a sus más ruines actos. Así, mientras en La Balsa el Hombre Púrpura toma el control de la situación provocando un motín de prisioneros en el que se ven atrapados Mortaja y Elektra (por no hablar de los operarios de la prisión) en los restos de la Calle Yancy un Barry Allen cualquiera se ve convertido en una monstruosa criatura tras mezclarse sus productos químicos con uno de los relámpagos desatados por los ataques de Angrier. Convertido en una criatura de puro miedo, Brady Briedel acecha a los supervivientes de la catástrofe comprometiendo todavía más la situación hasta que su encuentro con Gárgola y Paladín termina con la condenación pétrea del primero y la ¿muerte? del segundo. Con la antaño miembro de las Hijas del Dragón de camino solo queda descubrir como reaccionará a lo sucedido con su socio y compañero o si se convertirá en una víctima más de la criatura.

Pero por terrible que sea esta criatura no es sino una aficionada en comparación con el Vagornus Koth, más conocido como el caminante del pantano u Hombre Cosa alcanzando con la ola de histeria global una nueva fase de su existencia. Incapaz de controlar sus nuevos poderes, la criatura que antaño recibiera el nombre de Ted Sallis se ve lanzado a un incendiario frenesí consumiendo a todos los que se dejan llevar por el pánico, que en las circunstancias actuales es… toda la isla. Haciendo necesaria la reunión de un improvisado grupo con Howard el Pato, Hulka, Hlacón Nocturno y Frankenstein para detenerle, el vínculo del Hombre Cosa con el nexo de realidades y la aparición de un Psycho Man atraído por las emanaciones emocionales derivadas por la escalada del miedo en nuestro mundo complican todavía más una situación que termina volviéndose bizarra cuando entran en escena unos peculiares Cuatro Fantásticos que seguro os sonarán a más de uno.

Aviso de Spoiler

Pero si la situación a la que se enfrentan Howard y sus compañeros es demencial, no lo es menos el caos que se apoderado de Brooklyn, donde Kyknos y Hécate han dado rienda suelta a la magia del mundo antiguo transformando el popular barrio neoyorquino en una extraño pastiche entre los cuadros de El Bosco y el reino de Fantasía ( Die unendliche Geschichte ). Con Ares erigiéndose como una suerte de wicker man reverenciado por sus habitantes, los pocos que han logrado escapar son convertidos en sacrificios rituales incluyendo a Rea y al puñado de geeks que invocaron a Hércules. Sin poderes y con el panteón heleno negándole su asistencia, Hércules cuenta con una inesperada ayuda por parte de Grifo, Basilisco y el Hombre Toro para intentar engañar a los Halcones del Guerra con la vieja táctica del Caballo de Troya. Convirtiéndolo en piedra, los villanos entregan al león del Olimpo a sus enemigos. ¿Se tragarán el engaño o lo harán pedazos dejando Brooklyn como un bosque de pesadilla?

Y es que el clima de miedo y locura imperantes en la ciudad y en el resto del mundo se muestra como un caldo de cultivo perfecto para dar cobijo a colectivos auspiciados por sentimientos tan execrables como la intolerancia, las ansias apocalípticas o la destrucción mundial. Dejando de lado los recursos humanos sin fin de las sociedades neonazis unificadas en torno a la estructura de la Sociedad Thule liderada por Pecado una facción disidente de Purificadores liderada por el neurocirujado Jonathan Standish proclama la llegada del final de los tiempos culpando de ello a los superhéroes. Ejecutando a un joven defensor de la ley ante los medios, Standish invita a sus congéneres humanos sin máscaras ni poderes a suicidarse antes de que la muerte los alcance liberándose así de la condenación eterna. Aunque semejante propuesta no tendría la más mínima consideración entre alguien en su sano juicio, es más que conocido el daño que pueden provocar cuando se encuentran con circunstancias propicias para que el ciudadano medio se pueda ver tentado por ellas. De la misma forma que junto a X-Force deberá enfrentarse a ellos, en compañía de su novia Melita Garrner, Lobezno deberá impedir que una célula rebelde del grupo de inteligencia británico STRIKE lance un devastador ataque nuclear contra Nueva York a bordo del USS Prometheus. Creado por HAMMER durante los últimos días del reinado de Norman Osborn, el mastodóntico vehículo dispone de lo más sofisticado en armas de destrucción masiva y su actual propietario, el inestable supersoldado británico Sutton, la determinación de que una fuerza mayor le hizo entrega de la sagrada misión de destruir Nueva York con su bíblico “martillo”. Al frente de un comando de élite (que de verdad parece de élite, cosa rara en este tipo de historias) antes tendrán que impedir que Lobezno los convierta en picadillo y que al lector no le de un infarto con las vibrantes escenas de acción compuestas por Roland Boschi.

Mención especial hay que hacer a la inclasificable y deliberadamente ridículo regreso del Aborrecedor poniendo en un complicado aprieto a Pantera Negra en sus dominios de la Cocina del Infierno mediante la creación de la única y verdadera pantera: ¡La Pantera Americana! Mostrando a este nuevo encapuchado como un tipo gris y mediocre capaz de defender argumentos tan absurdos como que al igual que minorías como los hispanos o el colectivo gay, los xenófobos deberían tener un día del orgullo reconocido a nivel mundial, casi parece que Liss no está dispuesto a otorgarle más seriedad a estos idealismos radicales de la que merecen.

Pero lo que no es un chiste son las hordas invasoras de Skadi, quienes tras tomar Washington DC y ocupar la práctica totalidad de la Costa Este ponen rumbo a Nueva York dispuestos a arrasar definitivamente el símbolo por antonomasia de la cultura occidental. Con Angrier, los villanos de la Balsa, los estragos del Hombre Cosa y otras amenazas campando a sus anchas a lo largo de la ciudad, el que esta caiga bajo la maquinaria bélica neonazi es solo cuestión de tiempo. Desbordados ante el nivel de la crisis, los Vengadores encuentran un asidero en el regreso del Steve Rogers en su estampa de Capitán América y una implacable y renovada Pájaro Burlón (darse un chute con un cocktail especial de suero del supersoldado y fórmula infinito es lo que tiene, esperemos que no des doping) siendo más inesperado si cabe la suma de MODOK y los efectivos de Uno/Cero a la resistencia contra los invasores. Sin que a Skadi semejante congregación de fuerzas parezca disuadirla lo más mínimo, se dispone a repetir la gesta de Washington acabando con la vida de otro Capitán América. Eso será si Steve lo permite, claro. Mientras, a miles de kilómetros del frente neoyorquino, Red Hulk recobra el conocimiento en el interior del cráter creado por su aterrizaje. Arranca el segundo . El inicio… hoy.

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
J Calduch
J Calduch
10 agosto, 2011 13:52

Hoygan, no suelo meterme por dónde hay spoilers, pero el título y la imagen me han hecho hacerme una pregunta: Esto de Fear itself ¿sucede al mismo tiempo que Spider-Island? ¿se dice si una cosa va después de otra, o se mezcla todo, o…? es que parece que NY está muy solicitada estos días.
 

Go!
Go!
10 agosto, 2011 14:25

Hoyga, ciudado con lo que insinúa… ¿Dos eventos a la vez en los que no se habla del otro en el uno? ¡Eso en Marbel no sucede!

Ocioso
Ocioso
Lector
10 agosto, 2011 14:42

Me ha llamado la atención el superpoder del chaval al que meten un tiro en la cabeza: es capaz de sudar por el agujero de la nariz.

Dultyx
Dultyx
10 agosto, 2011 15:08

Joder, uno de los personajes del spoiler se gasta una buena barriga

Bauxi
Bauxi
10 agosto, 2011 15:54

Ocioso, es que no perdonas una… eso es el colorista, que va a piñón fijo… o eso o que el chaval de la viñeta está constipadillo y además suda.

Gaeta
Gaeta
10 agosto, 2011 17:36

¿Alguno de las miniseries tie-in ya ha concluido? Me gustaria empezar a leer alguna, pero prefiero que esten ya completas.
Gracias.

q-cho
q-cho
Lector
10 agosto, 2011 17:44

Espectacular , pero igual DC rules!!!!!

Tildoras
Tildoras
Lector
10 agosto, 2011 18:55

Yo lo que no puedo entender a estas alturas es qué hace la gente viviendo en New York en el universo Marvel.

whampiry
whampiry
Lector
10 agosto, 2011 20:46

Crisis en el Sector inmobiliario en Marvel?? me rio yo!!! No me extraña lo de las hipotecas basura si por 4 duros te pillas un apartamente en pleno manhattan entre destruccion y destruccion… ahora en serio habeis pensado lo jodido que ha de ser paleta en el universo Marvel ni un puto dia de Descanso, no has acabado de reconstruir Nueva York con lo de World War Hulk, que te la destruyen de nuevo en Civil War, la reconstruyen, llega Invasion Secreta otra vez pof, la vuelves a reconstruir la caida de Norman Osborn otra vez a la mierda, la reconstruyes y cuando crees que no pasa nada, Fera It Self y no te destruyen una cachito de NY nooo, destruyen toda la puta costa este entera, las vegas y algun cacho mas. Yo os lo juro soy paleta en los USO y me exilio por estres!!

whampiry
whampiry
Lector
10 agosto, 2011 20:47

Yo os lo juro soy paleta en los USA y me exilio por estres!!…

Cabeza de Lata
Cabeza de Lata
10 agosto, 2011 20:52

Para eso estaban los de Control de Daños… seguro que estaban forrados los tíos con tanto reconstruir, derribar, volver a derribar, volver a reconstruir, etc. etc.

offender
offender
10 agosto, 2011 21:09

pues no habia un tipo de control de daños que estaba detras del dopping de nitro en civil war? lo lei enn lobezno

despues del fear itself 5, NY queda todavia mas destruido (haber que rapido lo arreglan para spiderisland)

tb se rompe algo irrompible pero que ya se ha roto mas veces …

eso si el combate thor vs hulk y thing es ESPECTACULAR … SIN PALABRAS … MOMENTAZO

Hachas
Hachas
Lector
11 agosto, 2011 0:20

La ciega Alicia Masters sobrevive a un ataque de la Cosa dopada, Lobezno puede escalar con sus garras que lo cortan todo, Pantera Negra prefiere ser americano antes que wakandiano, claro, claro…

Laurel Kent
Laurel Kent
Lector
11 agosto, 2011 0:47

Y después de esto La Cosa y Hulk seguirán igual, como estaban poseidos…

Ocioso
Ocioso
Lector
11 agosto, 2011 18:46

Alicia Masters ya había demostrado otras veces que está hecha del mismo material que Tia May. Mucho mas duro que el vibranium, el adamantium o el Uru, y solamente algo mas blandito que la cara de Quesada.