Deathlok El Demoledor

Por
9
1388

 

Guión: Charlie Huston
Dibujo: Lan Medina
Edición España: Panini Cómics
Contiene: Deathlok: The Demolisher 1-7 USA
Colección: 100% Marvel
Formato: Tomo rústica de 176 páginas
Precio: 15,00 €

 

“¡Esta noche están en el ring los perros más duros,
y uno de ellos volverá a casa sin hueso!”

La trayectoria de Deathlok, un personaje creado en 1974 por Rich Buckler y Doug Moench para Marvel Comics en el Astonishing Tales #25, ha sido de todo menos convencional y sencilla; este cyborg considerado el arma de combate definitiva en un futuro alternativo al del Universo Marvel tradicional ha “vagabundeado” durante décadas por diferentes títulos y miniseries de La Casa de las Ideas sin encontrar el camino del éxito aunque convirtiéndose en todo un referente de culto para algunos seguidores marvelitas. De esta manera, Deathlok, apodado El Demoledor, ha tenido diversas encarnaciones desde su primera aparición y su nombre e historia ha sido asumida por distintos personajes a lo largo del tiempo, siendo la primera de ellas la de Luther Manning, un soldado convertido en un arma de destrucción masiva volcada en una epopeya vengativa contra sus propios creadores, un gobierno de los Estados Unidos situado en un mundo post-apocalíptico que ha sido devastado por una guerra nuclear. Este personaje, pese al esfuerzo de Rich Buckler y Doug Moench tuvo una corta vida y después de algunas apariciones anecdóticas en cabeceras como Marvel Team-Up, Marvel Spotlight o Marvel Two in One que pretendían reaprovecharlo para la causa, el personaje cayó en el olvido hasta que en 1983 J.M. DeMatteis y Mike Zeck lo rescatarían en su interesante etapa en la serie del Capitán América.

No obstante, las mieles del éxito seguirían siendo esquivas para Deathlok, por lo que en 1990 debutaría un segundo personaje bajo la misma identidad, Michael Collins, en una miniserie de cuatro números dentro de la cabecera Marvel Comics Presents y a cargo de Dwayne McDuffie, Gregory Wright y Jackson Guice. Este, a diferencia del primer Deathlok, sería creado desde un primer momento para integrarse en el Universo Marvel y su presencia en él sería más notable, con una serie que se prolongaría durante más de treinta números a principios de los años noventa. Aún así, este Deathlok tampoco conseguiría mantenerse, por ello en años posteriores tendríamos la presentación de un tercer personaje asociado a dicho nombre, el espía de S.H.I.E.L.D. llamado Jack Truman y alguna nueva versión como la aparecida en 2005 en las páginas del Ultimate Spider-man de Brian Michael Bendis. Más recientemente, Deathlok tuvo un protagonismo destacado en la serie regular de Lobezno, en un arco argumental abordado por el guionista Jason Aaron y el dibujante Ron Garney. Tal vez este fuese un revulsivo para que poco después, el pasado 2010, de la mano del escritor y guionista de cómics Charlie Huston y el dibujante Lan Medina, nos llegase una nueva interpretación del personaje, una versión actualizada a los tiempos modernos de las primeras aventuras del Deathlok escritas en los años setenta por Rich Buckler y Doug Moench. En esta miniserie de siete números, dentro de la línea Marvel Knights, se recupera al capitán Luther Manning como protagonista para unir su destino al teniente Mike Travers, en un relato lleno de acción, ciencia ficción y crítica social. ¡Ha llegado la hora de Deathlok!

Sinopsis de Deathlok El Demoledor

En un futuro no muy lejano la guerra se ha convertido en un espectáculo deportivo televisado líder de audiencia, un negocio dominado por la industria armamentística y las grandes corporaciones en el que los soldados de élite se presentan como las nuevas estrellas del rock y héroes de su tiempo. Entre ellos destaca la figura del teniente Mike Travers que ha conseguido batir el récord de supervivencia varias veces en sus enfrentamientos y que se ha convertido en todo un fenómeno publicitario y de ventas a nivel de merchandising. Pero después de un desgraciado lance en su última contienda Mike Travers quedará malherido y sus promotores y patrocinadores, lejos de dejarle descansar en paz, deciden reaprovechar sus despojos para convertirlo en el arma de destrucción definitiva: Deathlok.

Deathlok El Demoledor: Una distopía corporativa

El guionista y escritor estadounidense Charlie Huston es conocido por novelas como Caught Stealingm, Six Bad Things, Already Dead, Half the Blood of Brooklyn, The Shotgun Rule o The Mystic Arts of Erasing All Signs of Death, mientras que en el mundo del cómic podemos relacionarlo con su reciente trabajo en Caballero Luna junto al dibujante David Finch y también por algunos relatos menores con personajes como Punisher, Lobezno, Bullseye o Man-Thing. En su epopeya futurista protagonizada por Deathlok le acompaña el dibujante de origen filipino Lan Medina, artista conocido por su labor en alguna serie relacionada con Dinastía de M, Estela Plateada: Revelaciones y en algunos números del Punisher MAX de Garth Ennis y el Fábulas de Bill Willingham para la línea Vertigo de DC Comics. El resultado de la combinación de estos dos talentos en potencia es toda una fábula de ciencia ficción, “una distopía de corporaciones”, como la califica Charlie Huston, en la que se plantea la posibilidad de una guerra moderna llevada “hasta un final extremo” en la que las grandes empresas, entre ellas la ficcional Roxxon, luchan en lugar de las naciones administrando los recursos del planeta y las ganancias nada desdeñables del espectáculo mismo que generan los conflictos bélicos de turno. En este futuro encontramos la nueva encarnación de Deathlok ideada por Charlie Huston; si en las historias originales de Rich Buckler y Doug Moench, de las que se declara fan el guionista, teníamos un personaje cuyo cerebro estaba compartido con una computadora en este caso son dos personalidades diferentes, las de Luther Manning y Mike Travers , las que juntas conforman esta nueva identidad cibernética y altamente destructiva.

En un principio la intención de Charlie Huston era recuperar al personaje para el Universo Marvel pero, como explica Charlie Huston, “habría sido divertido, pero no leal al concepto” puesto que Deathlok pertenece a un escenario de ciencia ficción “que complementa su naturaleza”. De esta manera, la satírica implícita en esta distopía cobra mayor sentido y coherencia que si hubiese sido insertada sin más en el Universo Marvel tradicional, permitiendo al mismo tiempo que la crítica social respecto a nuestra realidad sea más certera y contundente en la distancia. Este tema tratado profusamente en el género de ciencia ficción parece en el Deathlok de Charlie Huston y Lan Medina tomar como principal referente la producción cinematográfica del director Paul Verhoeven, especialmente títulos como Starship Troopers o Robocop, a su vez una versión cyberpunk del Frankenstein de Mary Shelley, con las que la presente obra guarda bastantes similitudes en diversos aspectos concernientes a su protagonista, su estética y a las particularidades del contexto futurista en el que se encuentra enmarcada su historia. Una visión futurista cercana también a la que hemos podido ver en producciones como Death Race, Rollerball, Perseguido o la más reciente Gamer, y al de novelas como El Juego de Ender de Orson Scott Card o la menos conocida Los Mercaderes del Espacio de Frederik Pohl y C.M. Kornbluth. Teniendo estos referentes en cuenta y las prometedoras intenciones de sus autores el Deathlok de Charlie Huston y Lan Medina lo tenía casi todo para poder convertirse en todo un sleeper, o al menos en una historia entretenida e interesante a partes iguales, pero los defectos de la propuesta lastran una buena premisa y un sugestivo punto de partida para convertir el experimento en un cómic “sin alma”, tedioso y carente de ritmo.

Esto se debe a que el principal problema de Deathlok: El Demoledor es su “actitud narrativa”, Charlie Huston parece olvidar en este caso las diferencias entre escribir una novela y realizar un guión para un cómic, apostando por una prosa demasiado literaria y una perspectiva muy cinematográfica que acaba por saturar por sus farragosos diálogos llenos de tecnicismos e ideas que no acaban de cuajar en labios de sus personajes principales y secundarios. En relación a esto destacan ciertos pasajes “oníricos”, como fruto de una cierta “fiebre cerebral”, que intentan profundizar en la dualista psique de Deatllok y que encontramos a lo largo del relato, entorpeciendo su ritmo y fluidez sin aportar gran cosa al conjunto. Esto unido al frío y estático dibujo propuesto Lan Medina, para el que se ha decantado por un entintado y un color que no favorecen precisamente su trabajo, a pesar de parecer de primeras una opción ideal para retratar este futuro despersonalizado y agobiante que nos narra Charlie Huston, convierten el cómic en un producto confuso con el que cuesta implicarse e interesarse. Esto provoca que, pese a la pasión que intentan ponerle sus autores y la profundidad social y política de la que intentan revestir la historia, el relato se convierta en algo denso, pesado y con la sensación de ser una historia alargada en exceso. En cuestiones de edición, la presente miniserie ha sido publicada por Panini Cómics en nuestro país en un tomo 100% Marvel que incluye una breve pero explicativa introducción de Raimon Fonseca, todas las portadas de la colección llevadas a cabo por el dibujante Brandon Peterson y unas breves biografías de sus autores. Por lo demás, en resumen, Deathlok El Demoledor es cómic con potencial pero la forma de abordar una historia o relato es siempre decisiva a la hora de acercarse al lector y en este caso Charlie Huston y Lan Medina no son capaces de encontrar el hilo del que tirar para atraer nuestra atención. Deathlok tendrá que volver a esperar su momento.

Enlaces de Interés
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
El Pitufo Negro
El Pitufo Negro
30 diciembre, 2011 8:09

Ñac-ñac-ñac-ñac-ñac-ñac-ñac y ñac…

Tiene menos suerte este personaje que los presidentes de la familia Kennedy.

Espaiderman
Espaiderman
Lector
30 diciembre, 2011 8:33

 El dibujo me convence, y la trama tiene su enganche. Espero que me llame la atención y me atreva con el. Es una pena que este personaje tenga poca suerte, pues le veo mucho potencial como para tener serie regular.

marv86
marv86
30 diciembre, 2011 8:50

esta version tiene componentes de stark o es imaginacion mia el pecho de tecnologia repulsora

josemari
josemari
Lector
30 diciembre, 2011 11:59

A mí me gustó mucho. Hay momentos del guión en que me recordó a Starship Troopers y otros a Robocop. Al leerlo fue como estar viendo una película.

Fer
Fer
Lector
30 diciembre, 2011 13:23

Nunca me gustó el formato 100% Marvel, me parece que encarece innecesariamente el producto y no le suma nada de calidad respecto a un tomo Marvel Heroes normal.

Ternin
Lector
30 diciembre, 2011 13:53

Charlie Huston es mucho mejor escritor de novelas que guionista de comics.

Karuba
Karuba
Lector
30 diciembre, 2011 14:56

Pues a mí me lo regalararon por mi cumpleaños y me gustó bastante. Y si leíste el clásico te lo pasarás bien comparando los nuevos personajes con sus versiones antiguas.

Espaiderman
Espaiderman
Lector
30 diciembre, 2011 17:01

 Me ha gustado bastante. Normalmente cuando adaptan de nuevo el origen de un personaje o hacen un éxito digno de ser recordado o la cagan. Aquí ni lo uno ni lo otro. Está bien, pero considero el formato elegido bastante caro.

salebaaay
salebaaay
31 diciembre, 2011 22:50

lan medina!!