Crítica de Star Trek: En la Oscuridad, por Zona Negativa

Han pasado treinta y cuatro años desde el estreno de la primera película en cines de Star Trek, aunque el fenómeno, como bien sabéis o deberíais saber, se remonta a la primera serie de televisión de esta franquicia creada por Gene Roddenberry y que se comenzó a emitir en 1966 en la cadena NBC. Desde entonces, el espíritu de este universo de ficción se ha mantenido vivo aunque después de Star Trek: Némesis, dirigida por Stuart Baird en 2002, alguien lo pusiese en duda y aunque su regreso a la gran pantalla se antojaba ya muy difícil. Pero, el productor, guionista, director e incluso compositor J.J. Abrams, señor de los universos, como demuestra el hecho de haberse convertido en el nuevo director de las secuelas de Star Wars, sería el elegido para ofrecernos un relanzamiento de las aventuras del Capitán Kirk y la tripulación del U.S.S. Enterprise, una redefinición del concepto, transformado en blocksbuster palomitero y con cierto regusto ochentero bajo el simple y sencillo título de Star Trek.

La película conseguiría atraer a un nuevo público a la mitología de Star Trek, mediante una historia que apelaba a un magnifico sentido de la aventura, en detrimento de cuestiones filosóficas varias del pasado, aunque sin olvidar el peso de sus personajes, el Capitán Kirk, el oficial Spock, Leonard McCoy, Nyota Uhura o Scotty. Todos ellos interpretados ahora por jóvenes promesas del cine estadounidense como Chris Pine, Zachary Quinto, Karl Urban o Zoe Saldana, y apadrinados por Leonard Nimoy que volvería una vez más para encarnar al vulcano más famoso de todos, el ídolo y fetiche de Sheldon Cooper de The Big Bang Theory. El éxito de esta nueva Star Trek se refleja en la recientemente estrenada continuación de esta primera película dirigida nuevamente por J.J. Abrams y con el mismo reparto de la propuesta original al que se uniría el carismático interprete británico Benedict Cumberbatch como el villano de la función.

De esta manera, Star Trek: En La Oscuridad, una película que ha llegado a nuestras salas de cine con más de un mes de retraso respecto a su estreno en Estados Unidos, supone la nueva entrega de una saga que se resiste a morir y cuyo futuro parece ahora brillar con más fuerza que nunca entre las estrellas de Hollywood. La semana pasada, en Mundo Independiente, tuvisteis la oportunidad de hacer un pequeño repaso a la franquicia en el Especial Stark Trek de la mano de Enrique Ríos, con el extra añadido la reseña de la precuela en cómic a la película, Star Trek: Countdown to Darkness, y ahora tenéis la ocasión de leer algunas opiniones y críticas de algunos de nuestros mejores redactores sobre Star Trek: En La Oscuridad. En este caso contamos con las aportaciones de Alejandro Ugartondo, Enrique Ríos, Iván Rivas, Luis J. Capote Pérez y Raúl Silvestre. Con ellos os quedáis. Larga y próspera vida.

Revisita a un clásico galáctico, por Alejandro Ugartondo

La nueva entrega de la versión actualizada de Star Trek sigue la misma tónica que la película anterior ofreciendo un entretenimiento de primer nivel a base de un cóctel de aventuras espaciales, humor y un reparto de personajes carismático. Esta película incluye todos los ingredientes que convirtieron en un éxito la película de 2009 y añade un villano, estupendamente interpretado por Benedict Cumberbatch, para darle más intensidad al conjunto.

La película se beneficia mucho de un guión que, sin ser el colmo de la originalidad o de la coherencia, es un ejemplo de equilibrio para lo que es un blockbuster made in USA. J.J. Abrams y su equipo de guionistas habitual han conseguido crear una película donde los diferentes elementos que la forman aparecen en su justa medida: la acción es espectacular pero no es avasalladora, el humor ayuda a contrarrestar las escenas de tensión pero no banaliza la película e da a cada personaje del extenso elenco que forma la tripulación del Enterprise su momento de lucimiento personal. Este equilibrio en el guión, junto con el ritmo firme y sin pausa que otorga la dirección de Abrams y el buen hacer de un reparto que sabe muy bien de que va este tipo de películas la convierte en el entretenimiento perfecto del verano para todos los públicos.

star-trek-en-la-oscuridad-abrams-2

Ahora bien, los fans de Star Trek de toda la vieja escuela contarán con un plus a la hora de disfrutar esta película ya que Abrams y su equipo de guionistas han tenido el atrevimiento y el acierto de realizar en esta película un remake de Star Trek II: La Ira de Khan, una de las películas más queridas de la saga cinematográfica. Este remake está hecho aprovechando muy bien el escenario establecido en la anterior película en la que el viaje en el tiempo de Spock creaba una corriente temporal nueva en la que los acontecimientos no se iban a desarrollar de la misma forma en la que habían tenido lugar en la primeras películas de la saga (las protagonizadas por William Shatner, para entendernos). Así, este nuevo enfrentamiento con Khan rinde un sentido homenaje a aquella película pero con un nuevo enfoque, repitiendo y alterando situaciones donde los personajes protagonistas intercambian sus papeles respecto a la película original convirtiendo la nueva película en un juego de espejos para deleite de los fans de la saga. No creo que los cambios introducidos por Abrams respecto la película original deban ofender a ningún fan acérrimo de la saga sino que se debe entender como un reconocimiento a la rica mitología con la que cuenta la serie y que merece la pena recuperar y revisar para las nuevas generaciones.

La unión hace la fuerza, por Enrique Ríos

Hace tiempo que la vi y mis recuerdos son vagos por culpa de ello, pero juraría que el primer Star Trek de Abrams me dejó un sabor muy agridulce. Me gustó la historia, disfruté con los efectos especiales y pasé un rato ciertamente entretenido, pero los personajes… Ese Capitán Kirk no me convenció (su actitud me pareció excesiva y tampoco me creo la parte de mujeriego empedernido… no con esa cara). Sobre Spock: No tengo quejas en el desarrollo del personaje ni en cómo actúa Quinto, pero Zachary es uno de aquellos actores que simplemente no conectan conmigo. Y sobre el resto: había que desarrollarlos un poco más.

Dicho esto, antes de entrar a ver Star Trek: En la Oscuridad ya sabía que me iba a morir de asco cada vez que saliesen Kirk y Spock, así que para mí la película se iba a centrar en el resto del elenco. Una vez vista, reconozco que tanto Kirk como Spock se han redimido un poco (aunque no, el Kirk mujeriego nunca colará) pero lo que realmente importa es que los secundarios consiguieron lo que jamás lograrán los protagonistas: me hicieron disfrutar del film. Abrams recurre a caracterizaciones tópicas pero necesarias. El doctor bromista rebaja la tensión entra tanta muerte y dramatismo. Uhura es mucho más que la novia de Spock, da una nota de dramatismo y es la herramienta que nos permite entender qué piensan los klingon o los vulcanos. Scotty también tiene su vis cómica, sin embargo lo realmente importante es su rol de deus ex machina. Pero de todos los personajes, quién se llevó la palma fue la chica rubia (cuyo nombre voy a obviar para no spoilear nada).

Me explico, hace muchos años que el cine nortemaricano se ha llenado de personajes odiosos y oscuros. En las películas de asesinos en serie ya no pienso “lástima, murió ese chico que me cae tan bien” sino “dios, que lo mate ya por favor”. Y lo mismo suelo pensar en muchas otras grandes producciones. En serio, no recuerdo cuándo fue la última vez que una actriz sonrió ante la cámara. Miento, la última fue la rubia de Star Trek: En la Oscuridad, la penúltima es la que he olvidado.

star-trek-en-la-oscuridad-abrams-4

En definitiva, Star Trek: En la Oscuridad funciona muy bien como película coral, y eso implica que el guion está bien llevado y desarrollado (lo cual no me extraña ya que llevan años con él). A nivel historia, puedo decir lo mismo que la primera parte: es entretenida, emocionante y divertida. A veces es un poco bruta, pero no se pasa de la raya como el tan cacareado Man of Steel. Los agujeros de guion… haberlos haylos, si bien son pocos y perdonables.

Otro aspecto que tengo que comentar es el asunto de la precuela, que por algo la reseñé la semana pasadaStar Trek: En la Oscuridad no bebe mucho de las fuentes del cómic, tal como sospechábamos. No obstante, la película se entiende mucho mejor si te has leído éste, además de la cabecera regular de Star Trek. ¿Por qué? Porque en el primer film, Spock sufrió una experiencia traumática y ahora está en un momento vital bastante confuso. El desarrollo del personaje en realidad lo encontramos en los cómics. En Star Trek: En la Oscuridad lo vemos actuar de una manera extraña y es en los tebeos donde se descubre qué pasa por su cabeza (y en la escena en la que lo explican para que lo entienda todo el mundo). En menor medida, podemos decir lo mismo del resto del elenco.

Con los pies en la Tierra, por Ivan Rivas

El relanzamiento cinematográfico de la saga Star Trek en 2009 había puesto un listón bastante alto para su secuela. Bajo la batuta de J.J. Abrams y de sus fieles escuderos Roberto Orci, Alex Kurtzman y Damon Lindelof (implicados entre unos y otros en Perdidos y Fringe) se nos presentó una historia completamente remozada y a su vez, viajes temporales mediante, respetuosa con su amplio legado. En la Oscuridad, como también ocurre con las secuelas superheroicas, presentaba el reto de ver a sus protagonistas durante toda la película en sus roles habituales y de verlos interactuar bajo premisas ya establecidas. Unos retos que J.J. Abrams ha sorteado con soltura. La pareja formada por el Capitán Kirk y Spock es sin duda el motor de esta película. Y sin bien la interpretación de Zachary Quinto es realmente magistral en su rol del vulcaniano, cabe decir que el Kirk de Chris Pine tampoco deja mucho lugar para las críticas. Si bien está algo más alejado del modelo de personalidad establecido por William Shatner (explicable por a- los tiempos han cambiado y b- la juventud del primero), sí que permanecen los valores del personaje. Además, qué carajo, este nuevo Kirk me atrae más que el anterior, gracias sobre todo a sus orígenes narrados en la primera película (incluido lo visto en sus escenas eliminadas).

star-trek-en-la-oscuridad-abrams-1

Abrams, en todo esta saga, se camina por un delgado alambre entre el relanzamiento puro y el respeto a sus antiguos fans –que por otra parte nunca fueron estuvieran a la altura de los waries en número-. En esta secuela, además, tira de hemeroteca para mostrarnos una nueva versión de Star Trek II: La ira de Khan, nombre que sin duda podía haber adoptado para ésta, sino fuera porque intentaron durante toda la promoción del film evitar el nombre de Khan. La interpretación de Benedict Cumberbatch (aclamado por la serie británica Sherlock) es otra de las que llama la atención en la película. Regia, dura y elegante. Sus dotes interpretativas no están en cuestión, pero si deberían estarlo algunas elecciones de guión. Para empezar, las similitudes argumentales con la primera película, véase: un villano único en busca de venganza personal. Es cierto que tanto la primera como la segunda tienen luego detrás muchos otros matices interesantes, pero la idea empieza de la misma manera. Lo que provoca, nuevamente, que se echen de menos tanto los viajes al espacio profundo del U.S.S. Enterprise como una misión de exploración definida, algo que sólo alcanzamos a ver en la secuencia inicial. Y algo que, ésta vez sí, nos anuncian sucederá en la tercera película. Pero dado que J.J. Abrams cambiará de saga intergaláctica, algo de miedo da ver en qué manos caiga ese tercer film.

Dicho esto, la película mantiene un ritmo trepidante y harto interesante, aunque se atasca demasiado en algunas secuencias como la de la caída a la Tierra. La espectacularidad de la escena no combina muy bien con el remedio casero de Kirk para solucionar el problema, aunque la conclusión con ése saludo vulcano a través del cristal consiga por fin que los protagonistas alcancen un punto en su amistad que la saga ya iba necesitando. No todo iba a ser “yo no respeto las reglas, tú eres un manual andante”. Sin llegar a la finura de su primer gran blockbuster, Abrams mantiene un nivel aceptable, aunque es de esperar que una tercera película (sea ya con él o sin él) se aleje por fin de la Tierra y muestre problemas y soluciones distintas a lo visto hasta ahora.

Espejo, espejito, por Luis J. Capote Pérez

Debo empezar reconociendo que no soy especialmente aficionado a Star Trek. Mi primer contacto con la franquicia fue a los dieciséis años, en el verano de 1989, cuando en el programa de reunión familiar de TVE-1 Sábado cine emitieron el primero de los filmes que recuperaba al reparto de la serie televisiva original. Luego vinieron las demás películas –la de Ricardo Montalbán vestido de Tina Turner, la de la ballenita, la de buscar a Dios…- la noticia de que en las cadenas autonómicas peninsulares emitían las aventuras de una “nueva generación” con una nueva versión de pijamas. Por esas circunstancias de la vida acabé disfrutando de Turist Ömer uzay yolunda, una película otomana en la que un Cantinflas turco acababa siendo transportado al universo de la Federación de Planetas Unidos. Sería en el otoño de 2004, con la salida en DVD de la primera temporada de la serie original cuando me animé a saber algo más de esa franquicia que tanta afición generaba. A pesar de los años transcurridos, a pesar de los paupérrimos efectos especiales y de un elenco protagónico sin intérpretes de relumbrón, la serie tenía “algo” que invitaba a seguir viendo episodios. Uno se han quedado un tanto caducos, pero otros se han convertido en clásicos de la ciencia-ficción (más ficción que ciencia, eso sí). Además, no hay que olvidar el valor que supusieron el primer beso interracial, la presencia de un oficial ruso en la tripulación o el papel –de telefonista espacial, eso sí- de Nichelle Nichols. Para la primavera de 2005 ya había podido comprender la importancia de Star Trek (amén de haber visto a Kirk haciendo el indio, a McCoy ayudando a dar a luz a una colcha, a Spock padeciendo los ardores del pon farr y a los productores reciclando todo lo que pillaban a mano). Sin embargo, en ese momento la franquicia estaba en punto muerto.

Cinco series de imagen real, una de animación y diez películas eran el balance de un negocio que en 2002 había despedido de la gran pantalla a la ya-no-tan-nueva generación. Picard y los suyos ya estaban tan fondones, canosos y arrugados como Kirk y compañía diez años antes. Enterprise, la última entrega televisiva, sería cancelada en 2005, cerrando un período de dieciocho años durante el cual siempre había un producto de la franquicia en emisión. La película de 2009 supuso un afortunado relanzamiento mediante el empleo de un truco clásico de la ciencia-ficción muy explotado en los comics y la toma de una decisión que se antojaba casi sacrílega: que los personajes de la serie original fueran interpretados por otros actores. Una vieja tripulación para una nueva generación.

Si la entrega anterior -¿Star Trek XI?– usaba el viaje temporal y la generación de una realidad alternativa para poder contar nuevas historias respetando –creo- la continuidad original, En la oscuridad profundiza en este nuevo universo de una manera que el público veterano pueda disfrutar (o mosquearse) con la revisita de los lugares comunes y el novato pueda pasar un rato entretenido sin tener que pechar con décadas y décadas de continuidad. Sin embargo, la cantidad de guiños, referencias y homenajes al pasado original es de tal nivel que en ocasiones uno piensa que está viendo cierta película de hace treinta años. ¿Una copia descarada o la asunción de que hay ciertos elementos de la versión original que jamás se superarán? Son más jóvenes pero Kirk sigue interpretando las normas a su manera y McCoy sigue siendo un cascarrabias en constante discusión con Spock. Sin embargo, Scottie ha abandonado su “escotismo” por una pose de ingeniero excéntrico, Uhura tiene un papel mucho más activo (resultado de cuatro décadas de lucha por la igualdad entre sexos y etnias) y Sulu o Chekov participan bastante más que en sus apariciones clásicas. Quizá el personaje que más cambios haya experimentado sea el de Spock, mucho más proclive a sus emociones humanas que en la versión original (quizá por el hecho de que su planeta ya no exista y haya visto las bondades de pertenecer a dos mundos como su versión envejecida). El primer oficial de la nave es aún prisionero de las enseñanzas de la lógica y de la literalidad del ordenamiento jurídico estelar, pero en la serie original tardó mucho más en mostrar su lado emotivo.

star-trek-en-la-oscuridad-abrams-3

Otra novedad viene dada por el hecho de que los traumáticos acontecimientos que llevaron a la divergencia han derivado en la existencia de una Federación mucho más militarizada. Las misiones de exploración pasan a un segundo plano ante lo que parece ser una especie de paranoia ante una futurible guerra -¿contra los klingon?- y en el deseo de cumplir la máxima si vis pacem, para bellum. ¿Es por ello por lo que cierto personaje caracterizado originalmente por su rechazo a los militares aparece aquí como oficial, aunque sea científico? Quizá los responsables de este relanzamiento toman la filosofía del memorable episodio Espejo, espejito, donde los importantes cambios entre dos universos convivían con la inquietante sensación de que las semejanzas eran mayores de lo que hubiera sido deseable.

Menos samba y más trabajar, por Raúl Silvestre

Star Trek, el reboot de 2009 dirigido por J.J. Abrams, es una película redonda. Un space opera antológico con una trama bien elaborada, trufado de personajes carismáticos, una banda sonora mítica y efectos especiales a la altura. Un diez en toda regla, tan refrescante como inesperado. A pesar de los pesares, a pesar de las licencias para con los roles y personalidades. Estar a la altura de semejante acierto iba a ser un reto difícil de conseguir. Y esta secuela, lamentablemente, no le llega. Si bien es cierto que la calidad de las secuencias de acción mantiene el nivel, los actores cumplen y el universo se desarrolla un peldaño, Star Trek en la Oscuridad adolece de un guión con suficientes agujeros e incongruencias como para despistarnos de la trama. La primera hora del film se sostiene con alegría y la sensación de estar degustando un plato conocido, pero no por ello menos sabroso, se aferra a la retina del espectador. Lástima que Orci, Kurtzman y Lindelof se empeñen en crear una trama de misterio, ansiosa más por epatar al espectador con supuestas tremendas revelaciones, por llevarle por el sendero de las preguntas sin resolver, que en crear algo coherente con lo mostrado hasta el momento.

¡Spoilers! La elección de Khan como villano no deja de ser una llamada de atención al fan medio de la saga, tratando de ganárselo a partir del afecto creado durante tantos años. Pero esa épica, esa maldad, esa grandiosidad que se le presupone al antagonista jamás es mostrada. Sólo contada en diálogos. Y eso choca con una máxima cinematográfica vital para la verosimilitud, la coherencia y el interés, esa que dice muestra, no cuentes. Ni sus actos terroristas suponen un acicate suficiente como para que Khan resulte el adversario definitivo, ni cuando llega el inevitable giro de guión las razones que se nos muestran son suficientes como para que el capitán de la nave decida ponerse de su parte. Eso lleva a una sucesión de secuencias, que, por muy bien resueltas que estén a nivel visual, están carentes de alma. Esto es así porque los personajes y sus motivaciones no han sido expuestos con claridad –algo que por cierto sucede en otro de los blockbusters del año, El Hombre de Acero-. Para que la acción y el espectáculo calen en el espectador, debe existir una mayor claridad expositiva y una empatía hacia esos personajes. Deben importarnos. Y lo que les sucede no es suficiente o es confuso. Sobretodo en el caso de Khan, quien, pese a la excelente interpretación del enorme Cumberbatch, no logra arrancar la semilla del interés. Una pena, ya que esta falta de concreción argumental y carisma era algo que en el film precedente desbordaba.

star-trek-en-la-oscuridad-abrams-5

Desde el punto de vista del seguidor de la saga, todo el acierto que suponía la decisión de Star Trek (2009) respecto a la idea de crear una nueva línea temporal que aún así respetaba todo lo sucedido en capítulos anteriores, se viene al traste en esta nueva incursión al tratar de anclarse no sólo en remozar al villano de la primera secuela de la saga anterior, sino en reutilizar el gancho de Leonard Nimoy. En esta ocasión, esa secuencia resulta un pegote innecesario, injustificado, que la hace cojear, ser dependiente de unos episodios de los que pretendía –y había logrado– desmarcarse.

En definitva, una película exultante a nivel visual, que se deja ver gracias al buen hacer de su elenco actoral, pero que se ve lastrada por la epidemia del blockbuster actual: las preguntas sin resolver, el marasmo informativo, esos misterios más grandes que la vida que si uno ata cabos, se quedan cojos en demostrar cierta coherencia.

Encuesta

¿Que opinas de "Star Trek: En la oscuridad"?

  • Bastante notable y entretenida. (49%, 242 Votes)
  • Es excelente, mejor incluso que la anterior. (38%, 186 Votes)
  • No está mal, pero tampoco me emocionó. (9%, 44 Votes)
  • Es malilla, demasiados agujeros de guión. (2%, 10 Votes)
  • Es un desastre, casi ni termino de verla. (2%, 10 Votes)

Total Voters: 492

Cargando ... Cargando ...
Enlaces de Interés
Artículo anteriorLobezno & Nick Furia: Conexión Escorpio
Artículo siguienteGarabatos orientales #07 – Cuando los otakus salieron del armario: Densha Otoko
Originario de Badalona o Barcelona según como se mire, publiqué mi primer artículo para Planeta DeAgostini, por pura casualidad, en 2006 y desde entonces no he parado de escribir tanto para esta editorial como para ECC. Mi especialidad son los tebeos norteamericanos y me apunté a Zona Negativa en 2012 para hablar de aquellos temas que aún me quedan pendientes.
La Laguna (1973). Mi primer contacto con los tebeos fue un número de la revista "Mortadelo" y un ejemplar de la colección "Olé" dedicada a la familia Cebolleta. Después llegaron Astérix, Tintín, Superman, Dreadstar, los Vengadores... y hasta ahora.
Guionista y realizador de series y programas de TV y escritor de novelas de género fantástico, aprendí a leer con el Flash Gordon de Buru Lan y caí en las garras del cómic durante el auge de la fenecida Zinco. Desde el tebeo más mainstream hasta la obra más selecta del panorama independiente, mi curiosidad por el medio no ha dejado de crecer.
Antiguo redactor de actualidad de DC Comics. Ahora sólo a tiempo parcial en Zona Negativa, aportando lo que puedo a este proyecto tan ilusionante. El primer tebeo DC que cayó en mis manos fue antes de que supiera leer, literalmente.  Soy ávido coleccionista de Batman en todas sus épocas y encarnaciones. En mi identidad secreta soy Ingeniero Técnico, gestor web, empresario y hasta aquí puedo leer.  Mis cinco series DC preferidas del momento son: Detective Comics, Green Arrow, Swamp Thing, Justice League y Batman.
Nací con la democracia en este país y casi aprendí a leer con Mortadelo, Asterix y Tintín. Mi primer contacto con los superheroes fue con un Pocket de Ases de Bruguera protagonizado por los Defensores y el Doctor Extraño lo que tuvo dos consecuencias: que me volviera un marvelita convencido y que sienta predilección por los personajes no tan relevantes de la Casa de las Ideas. Desde entonces he ampliado mi rango de lecturas y gustos aunque matengo mi condición de Marvelita y me sigue chiflando Tintín.
Barcelona (Septiembre, 1980). Mordido por una viñeta adquirí un asombroso interés por el mundo del cómic y sus galaxias cercanas. Los Clásicos Ilustrados que adaptaban novelas de misterio y aventuras fueron mi primer pasaje a este universo. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-Man, Dragon Ball y V de Vendetta. Para comienzos del siglo XXI había desarrollado una ecléctica pasión por el medio. En la actualidad, disfruto especialmente del cómic independiente estadounidense y el manga. En está, mi segunda casa, colaboro como reseñista y articulista hablando de cómics, cine y series.

31
Déjanos un comentario

Please Login to comment
31 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
22 Comment authors
Armin TamzarianRetranqueiroBilly WalshJordi T. Pardoinicus Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Igverni
Lector

Gracias por las críticas
En el fondo, dado que nunca fui un fan acérrimo de la saga, mi puntuación sería tambien globalmente posivita, con algún pero
(3 Estrellas)
Aunque globalmente esta bien, la 1ª me dejó mejor sabor de boca al salir de verla

Voy a copiar parte de mi post del otro día aquí, que es el lugar adecuado!!!

Como peli veraniega de entretenimiento funciona bien.
Sin embargo, aunque empieza superbien, se desinfla con último acto muy soso y 100% anticlimático

La química de Kirk/Spock continúa, se nota que ambos actores tienen carisma para aguantar la película, no como pseudo-estrellas como p.ej. Ryan Reynols que ni carisma ni nada…

El Villano mola, Benedict Cumberbatch lo hace genial… otro actor con carisma. Quiza como punto negativo (se ve en los trailers, no creo que esto sea spoilear nada…) desde el Joker en Dark Knight, hay una obsesión narrativa en todo Blockbuster con que el malo se deje encerrar para poder desarrollar su plan maléfico (Avengers, Bond, incluso Fast & Furious) contandonoslo al mismo tiempo… y me cansa bastante… a ver si los guionistas buscan nuevas ideas para los guiones

Además, hay varios saltos de lógica en la trama que hace que algo no te encaje mientras la estas viendo… 1 salto de lógica x película se puede aceptar(en la 1ª que Kirk sea desterrado justo al planeta donde se encuentra con el Spock anciano que le explica lo que pasa y conoce a Scotty, que casualmente ha inventado el salto transespacial o como se llame… que le lleva de nuevo al Enterprise… vaaale, aceptamos barco…)
Pero aquí hay varios de ese tipo… excesivo a mi entender…

Aún y con todo, es coherente con la historia e idiosincrasia de los personajes (¿he oido MoS?) incluso con guiños a los Trekkies de toda la vida para que se queden contentos, y a la vez puede verse sin problemas por el gran público al que realmente va dirigido…
Deja la franquicia en perfecto estado y con argumentos de sobra para nuevas películas.

jojojajo
Lector
jojojajo

Bueno, pues parece que la película ha gustado.

Raúl Peribáñez
Lector
Raúl Peribáñez

La vi ayer. Me gustó mucho.

Ocioso
Lector
Ocioso

No veré la peli hasta su estreno mundial en dividí, pero puedo colaborar con una…

*Reseña del trailer* (¡ding!)
La precuela anterior recibió un montón de críticas por parte de los trekeros que decían que se había starwarizado a Star Trek. ¡La eterna rival! Imperdonable.
En el trailer de esta secuela de la precuela de las películas secuela (¡arghhh!) de la serie televisiva original hay dos o tres “homenajes” clarísimos a la saga de Lucas. Me imagino entonces que a lo largo de la película habrá algunos mas. Esto lo hacen para alimentar la polémica y la sed de sangre de los frikis ¿no?

Aruso
Lector
Aruso

Yo la vi y la verdad que me gustó, está bien y tal pero tampoco me parece taaan buena comoo la pone la gente. La ves, te entretiene y a otra cosa.
Además no se si será cosa mía o que pero me pareció bastante previsible. Segun iba avanzando la peli ya se sabía quien moría, quien iba a resultar un cabrón y quien resucitaba y como. Lo dicho entretenida pero poco más, que parece que la gente se flipa un poco con todo lo que lleve JJ Abrahams en los créditos…

Ivan Rivas
Lector

Añadida encuesta.

Igverni
Lector

o la gente no vió la peli…
o esta tímida…

sibaix
Lector
sibaix

Pues ya la he visto y no me ha gustado más que la primera, pero me parece una buena película, el problema es que la trama no es novedosa si has visto la película antigua en la que se basa y eso le quita algo de gracia al disfrute de la misma.
Técnicamente impecable, recomendable verla en cines y espero que la tercera cuente una trama totalmente original y se dejen de tantos Remake.

Ataúd Johnson
Lector
Ataúd Johnson

Sólo he entrado para ver las estrellitas que voy esta tarde a verla, pero me han sorprendido un poco las de Iván y Raúl porque hasta ahora todo era muy positivo. Yo no sé casi nada de Star Trek y la anterior me gustó bastante así que en principio voy convencido de que va ser buena, veremos.

tiamath
Lector
tiamath

A me ha gustado tanto como la primera, es decir, bastante.

Y es que es una peli bastante redonda que tiene un poco de todo, accion, algo de intriga, drama un buen villano y sobre todo muy buenos dialogos y quimica entre los personajes que hacen que en muchas secuencias tengas ese plus de comedia que siempre le da el ultimo toque a un bien guiso.

Por cierto, ¿soy el unico que despues de ver el fenomenal papel de Benedict Cumberbach no se lo ha imaginado con una capa verde en la proxima peli de los 4F (si es que algun dia se animan)?

Se me caen las lagrimas solo de pensar que es posible un Victor Von Muerte que de la talla en la pantalla

Ataúd Johnson
Lector
Ataúd Johnson

Yo a Cumberbach aparte de como el común de los mortales lo veo como Sueño en lo que quieran hacer con Sandman, pagaría por verlo de La Visión. Inquietante, sombrío, misterioso y con un toque romántico, creo que lo bordaría. Eso sí, que se parta la cara con Simon y sobre todo que se enamore de Wanda.

tiamath
Lector
tiamath

Yo es que no le veo de tipo frio a secas, con ese toque de genio psicotico, de mirada fria pero a su vez cruel que exibe en la peli y que tan poco se ve en actores de la actualidad me pareceria un desperdicio no usarlo en los papeles mas exigentes en mi opinion le vienen como un guante.

O de Jack el destripador oiga 😉

tiamath
Lector
tiamath

De Vision si me pagan lo suficiente lo hago hasta yo (tengo el pijama del abuelo aqui metido en la ocasion por si me llama el tal Whedon)

acantarmexico
Lector

pues si la película le a gustado a la gente http://www.acantarmexico.com

Ocioso
Lector
Ocioso

Si quereis ver un supergrupo como los de antes, con todos sus miembros vestidicos iguales, pinchad el enlace del comentario 14

fly
Lector
fly

Pues a mi la verdad que me ha gustado. Está entretenida, está divertida, está Sherlock, ¿ésta si?, ésta no, ésta me la como yo.
Aunque se lleva mucho tiempo hablando de que el malo iba a ser un conocido de universos paralelos anteriores, la no confirmación por un lado y el nuevo nombre por el otro, me dió a entender que sería un remake encubierto, sin hacer mención verdadera a ello, oye. Pero me sorprendió gratamente cuando dicen el nombre (sólo faltó el redoble de tambor) Aunque me hacía gracia que lo hicieran asi, porque los que nunca han visto ST, les va a dar igual, y los que si, ya se lo olían. Vamos, que lo que es el efecto sorpresa que querían conseguir se queda un poco desinflado, sobre todo por todos los spoilers que están lloviendo desde hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana.
Pero los pequeños guiños a los viejos fans, y el espectáculo que supone, me ha gustado mucho.
Mira que no me hizo ni p… ninguna gracia cuando anunciaron el episodio VII y después de ésto ya hasta me lo voy a pensar. Igual sale hasta algo mejor a los 3 primeros episodios.

Alfeizar
Lector
Alfeizar

Peliculón
Y muy palomitero

Ese JJ deja un liston alto de cara a la nueva saga Star War (Esto.. ¿Hará un reboot con Luke, Leia y Solo?)

TON-EL
Lector
TON-EL

Sinceramente me pareció genial. Desde que empieza la película con ese miniepisodio que homenajea a “En Busca del Arca Perdida” y a muchas historias de la serie clasica, la película es un carrusel de acción y emociones que no da respiro, pero es que además y eso es para mi el triunfo de la película, están presentes muchos elementos y valores que han definido STAR TREK a lo largo de la historia de la historia de la saga.

R.Axel
Lector
R.Axel

Pues yo nunca he sido fan de Star Trek, aunque a punta de referencias me conozco varios elementos icónicos y capitulos (las series que más ayudan son Futurama, Tbbt Y Robot Chicken), y la primera de JEiJEi, me gustó mucho. pero sin duda esta me ha gustado más, no sólo por acercarse más a la serie (digo, no esperemos algo como la serie de los 60 porque los tiempos han cambiado y son blockbusters) a punta de guiños, sino también por el desarrollo de personajes, en donde a mi parecer quien menos destaca es Uhura; y sin duda la revelación del villano (en México se estreno pronto así que yo seguía en la incertidumbre de si era Khan, Gary Mitchell o un villano nuevo)fue genial, lo cual combinado con la actuación de Cumberbatch hace a esta KhAN un excelente villano, tal vez no como el de Montalbán, que aparte de malo impone moda y peinado, pero sin duda esto debería motivar a que le den más papeles geniales, acuerdo con verlo como visión o jack el destripador, y hasta ahora él y Evangeline Lily son lo único que hace que quiera ver el Hobbit 2

R.Axel
Lector
R.Axel

Por cierto, espero que pronto agarre más fuerza el término para los que aman (mos) a Bennedict y sus personajes: Cumbertbitches

zagel
Lector
zagel

Otro al que le ha gustado la película. Unos euros muy bien gastados.

La peli puede tener agujeros de guión pero el ritmo es tan trepidante que no te das cuenta… y que demonios, esto es entretenimiento no una tesis doctoral de lógica.

Me gusta mas el enfoque aventurero palomitero de este reboot que el aventurero filosófico de la clásica (¿se pueden llamar clásicas a las peliculas I – X?)que la verdad hay películas en las que aburrían con tanto buenismo new age.

Daniel Gavilán
Autor

A mi en general me ha gustado, pero es una pena que dejaran de lado el tono aventurero de la cojonuda secuencia de introducción para decantarse por esa ramplona y enmarañada trama al estilo de las pelis de submarinos de la Guerra Fría. ¿Lo mejor? El reparto (aunque el guión hace que el Spock de Quinto resulte un poco coñazo) y esa frivolidad sexy que ya tenía la primera.

Eso sí, se pasan tres pueblos con los guiños, porque lo del comodín de la llamada a vulcano es de facepalm absoluto.

Pero bueno, para no enrollarme más con el tema dejo por aquí mis pensamientos respecto a distintos aspectos de la película con la venia de sus señorías http://www.cultture.com/58550-critica-de-star-trek-en-la-oscuridad

Ocioso
Lector
Ocioso

Daniel, haz el favor de releer el principio del segundo párrafo antes de que gente menos comprensiva que nosotros se te eche encima. 😛

Daniel Gavilán
Autor

Si es que llevabas razón. La nueva tiene tanto de la otra que uno se hace la picha un lío 😆

Igverni
Lector

Leida tu crítica Daniel, también muy interesante y en general, coincido contigo
ahora a esperar a que empiecen a dar noticias sobre el director para la 3ª…
si Disney va a sacar un nuevo StarWars al año, no creo que la Paramount vaya a dejar pasar 4 años otra vez entre una peli y la siguiente, no??

Pikodoro
Lector
Pikodoro

La peli es una tontada absoluta, y un paso atrás con respecto a su predecesora. Intentan continuar algunos de los elemntos de aquélla, en especial el tono teenager y se les va de las manos. Aquí, los persoanjes y sus bromas acaban resultando un poco más que inoportunas. Ya desde la seuencia inicial predomina un comportamiento en plan “pero qué graciosos somos” que ahoga cualquier posible tensión en la historia, cuya trama es un despropósito tras otro. Ni los guionistas se preocupan de mantener cualquier situación más de tres minutos. SPOILERSSPOILERSSPOSPOILERSPOILERMICORAZÓN¿Era necesario toda la subtrama de la degradación? ¿Era necesario recordarmos la amistad de Kirk con el comandante? ¿Era necesario volver a jugar hasta el infinito con la rivalidad entre Kirk y Spock? leches, que en la anterior acababan respetándose, no empieces tra vez por ahí, da un paso adelante. Toda la participación de Simon Pegg es penosa, no ya por ser un deuexmachina muyfacilób, sino porque rompe todo el interés de una escena que, por otra parte, es n menaje a otra de la anterior película. Es más, es que casi todo es una referencia a otra película. Hasta el villano se explica no por lo que hace, sino por lo que hizo en las pelis clásicas… ¡Le tienen que preguntar a alguien que las haya visto! Y mira que podrían haberle dado a Cubertbach una personalidad Ultimate que difiriera en parte de la anterior…

El diseño de producción, eso sí, es chulo, y las naves se ven bien y se mueven mejor (bien de cara a SW) y eñ ritmo no decae, aune sea a costa de apelotonar chorradas una tras otra. No es Aburida, pero tampoco interesante. Resulta curioso que en ciertas zonas de internet se la esté tildando de “blockbuster definitvo para el siglo XXI” mientras su recaudación es más o menos mediocre.

Una pena, porque la primera sí me pareció una vuelta al sentido de la aventura de los ochenta.

inicus
Lector
inicus

Para mí, la anterior fue PERFECTA.
Y ésta está muy bien (pero sin más).

Por cierto: Yo en la rubia de esta peli veo a Sue Richards; y más cuando sale vestida de azul.

Jordi T. Pardo
Autor

“Por cierto: Yo en la rubia de esta peli veo a Sue Richards; y más cuando sale vestida de azul”

Lo mismo pensé yo.

Billy Walsh
Lector
Billy Walsh

Otro más al que le gustó la película, aunque me gusto más la primera que como dice Inicius fue perfecta.
De todas maneras una película de acción y entretenimiento puro y duro notable.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

Soy un completo desconocedor del universo Star Trek. Hombre, me suenan los personajes, sé cómo se llama la nave, de qué va (más o menos) la cosa… pero, vamos, que estoy en las antípodas de ser un trekkie. Ni siquiera había visto la de 2009. Fui a verla por pasar el rato y la verdad es que me gustó la peli. Desde luego, mejor que Man of Steel. Y aún mejor si la comparo con esa mierda de After Earth.

Lo mejor de todo es que me ha dejado con ganas de más. Así que ahora a ver si veo las clásicas.

Juan Luis Daza
Autor

Bastante de acuerdo en general con las opiniones positivas con respecto a la película y eso que la anterior Star Trek de Abrams no me gustó nada. Aquí dejo mi opinión sobre la que nos ocupa:

http://transgresioncontinua.blogspot.com.es/2013/07/star-trek-en-la-oscuridad.html