Colección Los Eternos 6 ¿Dices que quieres una revolución?

Parada, no cronológica, en la Colección Los Eternos para reivindicar un inédito de la Marvel ochentera.

Por
0
1699

Edición original: The Eternals vol. 2, 1-12 USA (Marvel Comics, 1985-1986)
Edición nacional/España: Colección Los Eternos 6 ¿Dices que quieres una revolución? (Panini Cómics, 2021)
Guion: Peter B. Gillis, Walter Simonson
Dibujo: Sal Buscema, Keith Pollard, Paul Ryan
Entintado: Al Gordon, Keith Williams, Sal Buscema, Danny Bulanadi, Tom Morgan, Walter Simonson, Geof Isherwood, Sam de la Rosa, Al Williamson
Color: George Roussos, Bob Sharen
Traducción: Santiago García
Realización técnica: BarbaInc
Formato: Tapa Dura. 328 páginas. 19,95€

Érase una vez el Rey Jack Kirby regresando a Marvel en los años 70 y lanzando una nueva serie que incluía un panteón de personajes creados enteramente por el dibujante: Los Eternos. Más de 40 años después, Disney/Marvel estrenaría una película basada, un tanto libremente, en estos personajes y desde la editorial americana primero y Panini después, decidirían reeditar las aventuras clásicas (y no tan clásicas) de los Eternos. En el caso español, esta reedición tomaría la forma de una “Biblioteca”, la Colección Los Eternos, que consta de nueve volúmenes y que abarca desde la serie original de Kirby hasta los intentos de revivir a los personajes en el siglo XXI a cargo, entre otros, de Neil Gaiman.

Aunque en Zona Negativa mi compañero Raúl Gutiérrez comentó los dos primeros números, nuestra idea no era reseñar uno a uno los volúmenes de esta colección. Sin embargo, creo que merece la pena detenernos en este Nº 6 al incluir una maxiserie nunca publicada en España y que además es fundamental para el lore de los Eternos. Estamos hablando de la serie de 1985 realizada por Peter B. Gillis, Sal Buscema, Walter Simonson, Keith Pollard y Paul Ryan.

A ningún conocedor del Universo Marvel le resultará una novedad recordar que los Eternos nunca han estado cerca de ser un superventas. De hecho, muchos considerarán que la actual colección con Kieron Gillen a los mandos es lo mejor que se ha hecho con los personajes desde Kirby. Uno de los (muchos) problemas que tenía el concepto pero también su desarrollo, es que el Rey presentó a los Eternos como una idea o microcosmos que apenas tenía interacciones con el resto de los héroes de Marvel. Se supone que las siguientes apariciones de los personajes en una historia de Thor por Roy Thomas o en una saga de Los Vengadores de Roger Stern deberían haber tenido como objetivo precisamente eso: incorporar a los Eternos al núcleo del Universo Marvel. Pero ocurrió justo lo contrario. Al final de la historia que coprotagonizaban con los Héroes más Poderosos de la Tierra (Vengadores #246-248) poco quedaba del concepto original de Kirby, con los Desviantes muertos y casi todos los Eternos exiliados en el espacio.

La maxiserie que se nos presenta en este volumen es el primer intento de integrar a los Eternos en el cosmos marvelita. Y lo hace sin estridencias ni team-ups forzados, lo que es un punto a favor de la labor de Gillis. La trama es bastante sencilla y se centra en los esfuerzos del nuevo gran villano de los Eternos, el sacerdote Ghaur para hacerse con el poder del Celestial durmiente, mientras los Eternos intentan reconstruirse como grupo tras la muerte de su líder, Zuras. 12 números parecen mucho para una sinopsis tan escueta pero el objetivo del guionista es más recuperar a los personajes y sus relaciones, presentar algunos Eternos nuevos (como Phastos y Kingo).

Gillis fue una de las “grandes esperanzas” de la Marvel de los 80 que no acabó de cuajar aunque cuenta en su currículum con trabajos bastante interesantes como su etapa en Doctor Extraño. Aquí hace un buen trabajo sobre todo a la hora de reconfigurar a los Desviantes y su nueva facción religiosa liderada por Ghaur. Ghaur es, asimismo, un villano francamente bien diseñado tanto física como psicológicamente y es una pena que, tras Atlantis Ataca, entrara en un periodo de cuasi intrascendencia en Marvel (un pequeño ejemplo de lo que se podría aprovechar el personaje lo tenemos en la saga del Pantera Negra de Christopher Priest llamada Una Historia de Amor y Guerra).

Por lo que respecta a los Eternos, Gillis no acaba de acertar con caracterizaciones especialmente brillantes. Ikaris es un brutote al que le falta carisma, Thena se ve envuelta en una subtrama demasiado culebronesca con el Desviante General Kro, Sersi es apenas una presencia caprichosa y nada hace pensar que sería una importante vengadora unos pocos años después, Makkari o Kingo apenas tienen unos sencillos trazos de personalidad para distinguirse del resto de sus compañeros.

Los dos puntos álgidos de la serie son, en primer lugar, el #8, que si bien es cierto supone un cambio de tono un tanto brusco, es también un divertido descanso en la trama al disfrutar de una fiesta de disfraces organizada por Sersi donde los Eternos y Desviantes chocan al mismo tiempo que disfrutamos de varios cameos como los de Jarvis, Hércules o Namor. Después, por supuesto, el clímax de la historia en el #12, un número doble que ojalá hubiera ilustrado Buscema, en el que tiene lugar la batalla final entre Ghaur/el Celestial durmiente vs Eternos/Vengadores Costa Oeste/Thor.

El dibujante que se encarga de los #1-9 es el clásico Sal Buscema. Yo, como fan del Spiderman de finales de los 80 y principios de los 90, siempre tendré el trabajo de Sal en gran estima. No es el más espectacular y tiene ciertos tics que se irían agravando con los años (el famoso puñetazo del héroe con villano siendo lanzado hacia el lector), pero su narrativa es sencilla y fluida, y sus diseños mezclan con acierto tradición y modernidad. Dentro del tomo, Buscema está a años luz del anodino trabajo de Pollard y la sosa aunque correcta labor del siempre cumplidor Ryan.

El gran problema de esta serie fue, por supuesto, el abandono de su guionista y dibujante cuando quedaban pocos números para su finalización. Aquí entramos en el terreno de los rumores pero parece ser que algo en los guiones de Gillis no le gustó al Editor en Jefe de la Marvel de entonces, Jim Shooter, y éste prescindió del escritor sustituyéndolo por Simonson. El conocido autor de Thor reconocería tiempo después que no tenía ni idea de cómo quería terminar la serie Gillis e improvisó tras leer los números anteriores a su aterrizaje. Aunque no es una catástrofe ni mucho menos, Simonson le enmienda la plana a Gillis contando que Thena ha estado todo el tiempo bajo el control mental de Kro y sacándose una explicación retconeada del origen de los Desviantes para encajar “mejor” el plan de Ghaur.

Sea como fuere, la maxiserie no tuvo buena acogida en el mercado y los personajes no acabaron en el olvido durante los siguiente años gracias al trabajo de Mark Gruenwald que, como escritor pero sobre todo como editor, mantendría viva la llama de los Eternos. Por el camino perdieron parte de su identidad como panteón de dioses (aspecto de nuevo realzado ahora por Gillen) pero es difícil echarle toda la culpa de lo que salió mal a un Gillis que fue apartado del proyecto sin poder finalizarlo tal y como él hubiera querido. Para los lectores españoles, esta edición supone la recuperación de un pedacito perdido del Universo Marvel. Y eso siempre es de agradecer.

Lo mejor

• La caracterización (casi de cero) de la sociedad Desviante

Lo peor

• El dibujo de Pollard y que echaran a Gillis de la serie

Edición original: The Eternals vol. 2, 1-12 USA (Marvel Comics, 1985-1986) Edición nacional/España: Colección Los Eternos 6 ¿Dices que quieres una revolución? (Panini Cómics, 2021) Guion: Peter B. Gillis, Walter Simonson Dibujo: Sal Buscema, Keith Pollard, Paul Ryan Entintado: Al Gordon, Keith Williams, Sal Buscema, Danny Bulanadi, Tom Morgan, Walter…
Guion - 7.2
Dibujo - 6.6
Interés - 6.5

6.8

Vosotros puntuáis: 6.46 ( 2 votos)
Subscribe
Notifícame
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments