Cab Halloloco, de Jan

Reseña de Cab Halloloco la recopilación de las historias que Jan firmo en los años ochenta parodiando los westerns. Edita DQómics.

Por
0
925

Edición original: Cab Halloloco (DQómics, 2021)
Guion: Jan
Dibujo: Jan
Color: Jan
Realización técnica: Jorge Coll
Formato: Cartoné. 56 páginas. 15€

El más extraño cowboy al oeste del Pecas.

“¡Gran jefe tenga en cuenta que Cab es tonto! ¡Del todo!”

A principios de este año apareció Súper Rayón, una obra que Jan, seudónimo de Juan López Fernández (1939), había comenzado hace cuarenta años y que termino en 2020 para que pudiera ver la luz. La encargada de publicarla fue DQómics, el sello editorial de José Luis Córdoba que también ha recuperado recientemente el Kraken de Antonio Segura y Jordi Bernet, y que nos han alegrado la vuelta de las vacaciones con la publicación de un tomo que nos vuelve a traer de vuelta a Cab Halloloco, una serie del genial creador de SuperLópez aparecida en la década de los ochenta protagonizada por un cowboy sin muchas luces y bastante despistado, pero muy peligroso con sus revólveres lo que hace que se provoque situaciones muy peligrosas para el mismo y para los que lo rodean. Una visión del western llena de humor que entronca con dos grandes series francobelgas como el Lucky Luke de Morris o Casacas Azules de Cauvin, Salvérius y Lambil, aunque con una vida mucho más breve. El álbum recopila las dieciocho historias de dos páginas originales y una nueva historia de quince páginas creada para la ocasión, para esta edición el veterano autor ha vuelto a colorear digitalmente las páginas antiguas para que quede un tomo más homogéneo y porque el coloreado de la época nunca fue de su agrado.

Cab Halloloco
Ejemplo del nuevo coloreado.

Aunque hoy en día Jan es conocido sobre todo por su SuperLópez, algo injusto ya que a lo largo de su trayectoria ha creado obras tan destacables y divertidas como Pulgarcito, Superióribus, Don Talarico, Laszivia, Las Aventuras De Pasolargo, entre otras. Por suerte en los últimos años, al igual que ha sucedido con Cab Halloloco, algunas de sus series anteriores han comenzado a ser reditadas como Don Talarico, una serie de la que hemos podido disfrutar de nuevo gracias a Amaníaco Ediciones que ha editado dos álbumes, el primero que recuperaba las historias ya conocidas y el segundo que rescataba una que quedo inédita. A ambos se unirá en breve un tercero puesto que la editorial anuncio hace unos días que para finales de año publicarían uno nuevo que lleva por título El bosque de las brujas. También sucedió lo mismo con Pulgarcito de la que Ediciones B reedito seis álbumes entre 2014 y 2017, aunque no se ha completado la recopilación de todas las historias. Planeta Cómic reedito en 2018 un integral que contenía todas las historias de Superióribus que aparecieron de suplemento en las ediciones de Forum de La Patrulla X y Los Nuevos Vengadores. Además, Sugoi ha recuperado en su colección Guachos algunos de sus trabajos menos conocidos y Asociación Cultural Tebeosfera ha publicado dos tomos que recopilan sus historias para la revista cubana Din Don. Una necesaria recuperación de sus trabajos que esperemos siga en los próximos años. Ojalá que la nueva Bruguera se decida a publicar los primeros álbumes de SuperLópez en una edición similar a las que podemos disfrutar de las grandes obras francobelgas con papel de calidad, artículos y extras que la complementen.

Cab Halloloco fue una serie cómica formada por historias independientes de dos páginas en las que Jan jugaba con los tópicos de los westerns con bastante sorna. El origen de la serie hay que remontarlo a principios de los años ochenta, en concreto a 1982, cuando la editorial Bruguera comienza a atravesar graves problemas económicos que hacen que entre en suspensión de pagos y provocan su desaparición cuatro años después. Esos problemas económicos hacen que los autores de la casa no reciban sus salarios a pesar de seguir trabajando para las revistas de la editorial, así que tienen que buscarse el sustento en otras cabeceras, aunque sin poder usar a sus personajes más conocidos puesto que pertenecían a la editorial. Uno de los autores que decide buscar otras revistas donde colaborar es Jan que recala en la revista Jauja. Fue una publicación de periodicidad quincenal que duro doce números publicados por Ediciones Druida entre 1982 y 1983. El impulsor y editor de la revista fue Miquel Pellicer, que firma el prólogo de este tomo, amigo desde hacía años de Jan y que llevaba años trabajando en Bruguera. Para las páginas de la revista Jan creo dos series, Cab Halloloco en la que ejercía como autor completo y Los últimos de Villapiñas, una serie costumbrista que transcurre en un entorno rural guionizada por Oli, seudónimo de Enrique Oliván. Las aventuras de Cab Halloloco aparecieron en los dos doce números que duro la revista, aunque no en el orden cronológico en el que se crearon quedando algunas inéditas por el cierre de la revista. Aunque aparecieron años después en la revista SuperLópez creada por Ediciones B en 1987 y en Los cómics de El Sol, el recordado suplemento dominical del periódico El Sol.

Cab Halloloco
Portada de Jan para el número 11 de Jauja protagoniza por Cab Halloloco.

El tomo se puede dividir en dos partes claramente diferencias, por un lado, tenemos la historia nueva que Jan realiza con su estilo actual, y por el otro, están las historias que aparecieron en los ochenta. El tomo comienza con la historia moderna, en ella el autor, que es el protagonista de la historia, visita Pocostiros City y sus alrededores, donde se desarrollaron las historias originales. En su paseo se encuentra con todos los personajes que aparecieron en la serie y trata de revitalizarlos en una suerte de homenaje nostálgico. Es una historia muy diferente a las originales tanto por la extensión como por el desarrollo, además de estar dibujada con el estilo gráfico actual de Jan con menos fondos y detalles y figuras algo más estilizadas.

Posteriormente tenemos las historias originales ordenadas cronologicamente tal y como la realizo Jan, en ellas vemos como juega con todos los tópicos del western para crear situaciones cómicas, muchas de ellas puramente visuales, que suelen acabar con un gag final como era lo habitual en la época. A pesar del tiempo que ha pasado desde su publicación original los gags han envejecido realmente bien. Por estas historias se pasean indios, diligencias, pistoleros, sheriffs, vendedores ambulantes o militares del norte y del sur que se ven envueltos en todo tipo de situaciones como persecuciones, duelos y peleas en el Saloon. Aunque no todas son igual de graciosas el nivel medio es realmente alto con alguna memorable, como la primera de la serie, y con el particular sentido del humor del autor que en aquella época había firmado sus mejores guiones para SuperLópez. Lo mismo que sucede con el apartado gráfico con algunas secuencias realmente brillantes y que beben de las mejores escenas de acción de los westerns, además de ver un trabajo con fondos lleno de detalles y personajes expresivos y dinámicos.


Páginas de la serie con el color antiguo.

La edición de DQómics tiene una buene reproducción y diseño. Como extras tenemos el prólogo escrito por Miquel Pellicer que resulta muy interesante, es una pena que no se hayan incluido en formato grande las portadas que el personaje protagonizado para la revista Jauja. Ojalá en un futuro próximo podamos ver obras de autores españoles reeditadas por ellos.

Cab Halloloco no brilla como lo mejores álbumes de SuperLópez, aunque posee la misma calidad en el dibujo y el mismo sentido del humor, pero al ser historias cortas no hay tramas tan desarrolladas. Sin embargo, su publicación es una noticia maravillosa, ya que el trabajo de Jan siempre debería estar disponible para nuevos lectores.

Lo mejor

• Ver recuperadas estas historias es hacer justicia a uno de los mejores autores de la historia de España.
• El enorme partido que Jan saca a los clichés del western.
• El dibujo de las historias originales con Jan en su mejor momento.

Lo peor

• Gráficamente la nueva historia no está a la altura de las originales.

Edición original: Cab Halloloco (DQómics, 2021) Guion: Jan Dibujo: Jan Color: Jan Realización técnica: Jorge Coll Formato: Cartoné. 56 páginas. 15€ El más extraño cowboy al oeste del Pecas. "¡Gran jefe tenga en cuenta que Cab es tonto! ¡Del todo!" A principios de este año apareció Súper Rayón, una obra…
Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.5

Parodía

Un divertimento para los amantes del western y el humor que hará las delicias de los fans de Jan.

Vosotros puntuáis: 4.38 ( 7 votos)
Artículo anteriorGeneraciones destrozadas
Artículo siguienteValiant 28: Reseña de The Harbinger 1 (2021)
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments