Breach 1

Por
15
459
 
breach_num1

Título: Breach 1
Edición: ECC
Guión: Bob Harras
Dibujo: Marcos Martín y Álvaro López
Formato: Rústica, 128 págs. A color.
Precio: 12,50 €.
Valoración:

 

Por desgracia, no todos los cómics que se editan en EEUU son luego publicados en España o Sudamérica, y cuando ocurre que una editorial sustituye a otra para publicar material americano, las posibilidades de ver material inédito se pueden reducir drásticamente. Sin embargo y por fortuna, los amigos de ECC, que ahora se encargan de publicar todo lo relacionado con DC, no han querido privar al público de habla hispana de una obra que merece mucho la pena acercarse. Se trata de Breach, una serie creada por Bob Harras y Marcos Martín en 2005 y que a pesar de durar tan sólo 11 entregas, ofreció un material bastante interesante. Bien, pues como ya hemos dicho, ECC ha querido recuperar estos cómics en dos tomos, el primero de ellos publicado durante este mes de diciembre y que es el que reseñamos.

La idea original de Breach era hacer una rescritura del Capitán Átomo, pero en la dirección de DC optaron finalmente no cambiar nada de este personaje sino crear uno nuevo,por lo que los autores se vieron obligados a hacer las modificaciones pertinentes para que se tratara de un nuevo superhéroe, surgiendo así Breach. Por tanto, si alguien ha leído el cómic ya y le pareció ver el Capitán Átomo con otro uniforme y nombre, no iba mal encaminado.

Tim Zanetti es un oficial militar y padre de familia que colabora en un proyecto científico norteamericano para acceder a otras dimensiones. Y como es de esperar en el mundo de los superhéroes, la cosa no sale tal como desean los militares. Por supuesto, nuestro protagonista se ve envuelto en un accidente nuclear y resulta afectado drásticamente tanto por las energías desatadas como por el contacto extradimensional. A partir de aquí termina la vida de la persona con nombre Tim Zanetti y comienza la de lo que sea que se haya convertido el oficial militar. Porque para él todo ha cambiado; su fisonomía, su familia y seres queridos, incluso su tiempo. Antes era conocido por los que le rodeaban, ahora no lo es para casi nadie.

LO BUENO

Bob Harras no reinventa el género de superhéroes y el argumento, que se divide en dos subtramas, tiene sus más y sus menos, aunque de ello hablaremos más tarde. Sin embargo, la historia de Zanetti en su nueva situación sí que es digna de mención. Porque la vida del protagonista cambia sobremanera. Sí, obtiene una serie de poderes que lo ponen casi a la altura de héroes como Superman, pero su situación personal se vuelve tan triste que al cambio da la sensación de que no ha salido ganando para nada. Breach está en la senda de superhéroes atormentados como Hulk o Estela Plateada, con grandes poderes a un lado de la balanza pero con enormes problemas en el otro lado. Lo grande de Breach es que, a pesar de todos los traumas físicos por los que Zanetti ha pasado (y es que biológicamente no es ni humano), él sigue siendo el mismo que antes del accidente aunque nadie lo percibe así. Ahora es como un alienígena, extraño y temido en su propia tierra y entre sus conocidos. De hecho, aquellos que él consideraba amigos y aliados, los militares, ahora lo ven como un arma potente pero peligrosa que deben aprender a manejar para utilizarla contra el enemigo inminente. Así que Breach (brecha en inglés, lo que acentúa su distanciamiento con el resto humanos) no sólo tendrá enfrente al clásico enemigo que pone en peligro a la Tierra, sino que también estará a sus espaldas, entre las filas de los que él confía para seguir adelante. Afortunadamente, siempre hay alguien que ve más allá de las simples apariencias y encuentra en Zanetti a un hombre muy poderoso, pero que necesita mucha ayuda.

La otra brecha que encontraremos en este cómic es la familiar. Tras el accidente, la familia de Zanetti ha seguido su camino pero de una manera que él jamás podría imaginar. El único anhelo del héroe son sus seres queridos y si ha decidido a seguir adelante con su nueva vida es para descubrir qué pasó con su mujer e hijo, de cuya desconocida situación se siente responsable. Con esto y todo lo demás podemos ver que el desarraigo del protagonista es casi total.

Breach4Manhunter
Breach también se aleja en cierta medida del superhéroe arquetípico en varios aspectos. Es verdad que su sentido de la responsabilidad compite con el de cualquier otro empijamado, pero Zanetti no se ve como un salvador, más bien como una amenaza. Su toque provoca la muerte y el hecho de que lleve un uniforme no es una medida estética, sino de protección hacia los demás. Tampoco usa un nombre en código para ocultar su nombre (al menos él no lo ha elegido) y el propio protagonista se mofa de los superhéroes cuando conoce a un tipo que se hace llamar Superman. Esta situación y otras tantas hacen de Breach uno de los animales más raros del zoo DC; ni la gente corriente, ni los superhéroes ven a Zanetti como uno de los suyos. Pero ¿Y el enemigo? Los invasores interdimensionales que quieren acabar con la presencia humana en la Tierra tienen un fuerte vínculo con el protagonista, pero no lo ven como un igual. De hecho, Zanetti prefiere evitar el enfrentamiento directo con ellos porque se valen de cuerpos humanos de gente inocente para rondar por la Tierra. Por tanto, tenemos a un héroe solitario combatiendo en distintos frentes, ya sean físicos, psicológicos o morales.

Si los motivos expuestos no son aliciente suficiente para acercarse a la lectura de Breach, tal vez el nombre de mi tocayo Marcos Martín termine de convencer algunos indecisos. El artista de obras recientes como Daredevil o The Private Eye fue el encargado de acompañar a Bob Harras en la mayoría de los números de esta serie. No vamos a descubrir aquí los parabienes del artista español, pero sí comentar y repetir que la lectura de cualquier cómic en las que Martín ponga sus manos encima es un disfrute visual, y Breach lo es. Las primeras páginas de la serie son de esas que directamente te hacen pensar que “esto promete”, y es que la composición de muchas de las páginas son para deleitarse (la del rescate de Tim por su amigo Mac tras el desastre nuclear es una de ellas), por no hablar de cada una de las portadas de los cinco cómics que componen el primer tomo de Breach. Tal vez hay quien pueda pensar que el blanco y el rojo no es la combinación ideal para un superhéroe, pero personalmente he logrado a apreciar tanto el diseño del personaje como los colores elegidos y me parece bastante acertado y original.

breach03

LO MALO

Si tuviéramos que agregar un punto negativo a esta serie podría ser la trama conductora. Ya he mencionado toda la historia que rodea a Tim Zanetti, que posiblemente sea el aspecto más interesante y mejor trabajado en lo que al argumento se refiere. Pero en lo que respecta al conflicto entre la Tierra y los invasores interdimensionales pues es la parte que menos interés ha despertado en mi. No es que sea una historia aburrida, para nada, pero tampoco es demasiado original, aunque Harras parece dejarle algún recado y crítica a la política militar de EEUU del momento, que en aquella época y si hacemos un ejercicio de memoria, se desarrollaba el segundo mandato de George Bush Jr. Pero estamos ante un cómic de superhéroes y por tanto debe haber algún tipo de amenaza para que el protagonista muestre sus habilidades, complete su viaje del héroe y acabe con los antagonistas. Pero insisto en que este no es el aspecto a destacar de la obra, sino el dolor, el rechazo y la soledad a la que se ve abocado Tim Zanetti.

breach-black-white
Hay otro aspecto negativo, pero que no tiene nada que ver con este tomo y sería injusto considerarlo una desventaja. La serie original duró 11 entregas y fue cancelada debido a las bajas ventas que estaba teniendo. Ya sabemos como funciona el mercado norteamericano, lo que a veces allí no se le tiene aprecio, aquí se venera. De hecho, el camarada Toni Boix ya apreció en 2006 la calidad de Breach y aquí lo dejó patente. Con todo esto quiero decir que el título tuvo que dar cierre sin que los autores pudieran desarrollar todo lo que querían y algunas de las preguntas que se formulan en este primer tomo posiblemente no tendrán respuesta en el segundo. En cualquier caso esto no debería ser un impedimento para disfrutar una de las pequeñas joyas de la pasada década y que temíamos que jamás vería la luz por estos lares. Sin embargo, en esta ocasión no ha sido así y una vez más debemos agradecer a ECC atreverse con iniciativas como esta y desear que no quede aquí.

15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Khonshu
Khonshu
Lector
18 diciembre, 2013 10:21

¿Podemos hacer chistes en plan “wow, por fin un dibujante reseñando su propio cómic” o queda muy burdo? 😉

Buena reseña, esta serie me llama mucho pero no estoy seguro de si pillarla por no haber sido bien cerrada.

Mr. X
Mr. X
Lector
18 diciembre, 2013 10:26

Aún no ha caído, pero los dos tomitos lo harán en algún momento indeterminado de 2014…
Ay, Bob, si te hubieras dedicado sólo a escribir cómics, en lugar de joder a tus colegas.

Daniel Gavilán
18 diciembre, 2013 11:02

De todo el mundo que ha leído esta serie de la edad dorada de DC comics solo he escuchado proclamar maravillas. A ver si le puedo echar el guante y me reconcilia con Harras

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
18 diciembre, 2013 11:44

Lo ojeé en la tienda, me llamó la atención y lo compré. Y la verdad es que me ha gustado, sin ser nada del otro mundo, es un tebeo bien hecho. Caerá el segundo.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
18 diciembre, 2013 12:01

En principio, me interesa por Marcos Martín. Así que lo que me hace dudar es eso de “fue el encargado de acompañar a Bob Harras en la mayoría de los números de esta serie”; ¿cuántos números son “mayoría”? ¿Se ausenta en uno o dos o falta en la mitad de ellos?

Mr. X
Mr. X
Lector
18 diciembre, 2013 12:06

“Retranqueiro
ha comentado el 18 diciembre, 2013 a las 12:01h
En principio, me interesa por Marcos Martín. Así que lo que me hace dudar es eso de “fue el encargado de acompañar a Bob Harras en la mayoría de los números de esta serie”; ¿cuántos números son “mayoría”? ¿Se ausenta en uno o dos o falta en la mitad de ellos?”

Creo que los números que no dibuja él, los hizo Javier Pulido, que tiene un estilo bastante similar. Creo.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
18 diciembre, 2013 12:13

Hombre, Mr. X, pues si es así tampoco me voy a quejar, la verdad.

Lono
Lono
Lector
18 diciembre, 2013 14:26

Supongo que acabarán cayendo, pero hubiera preferido que sacaran los 11 números en un sólo tomo. Hubiera quedado mejor y seguramente hubiera salido algo más barato, porque se han pasado tres pueblos con el precio de cada tomo individual.

alienigena100
alienigena100
Lector
18 diciembre, 2013 21:35

Lo curioso es que la serie de Breach se publicó en unos de los periodos en que el Capitán Átomo estaba “muerto” (murió aparentamente en la primera saga del Superman/Batman de Loeb).
Es más durante Crisis Infinita se dijo que Breach era el Capitán Átomo de una Tierra paralela (Tierra 4). Durante la gran batalla contra los villanos Breach parece estallar y morir y tras la explosión surge el Capitán Átomo sin recordar nada…

Sierra
Sierra
Lector
19 diciembre, 2013 5:16

Los pillaré, son de la etapa que me enganchó a DC !!

Lo jodido de Breach no es lo que le pasó durante crisis infinita, en realidad no moría y lo cogía Monarca, que era el Capítán Átomo, y hacía que trabajase para el secuestrando a supertipos de las 52 tierras… o algo así. Creo que al final si que moría, algo antes de la Crisis Final (Cuando DC empezó a desengancharme XD)

Sputnik
Sputnik
Lector
19 diciembre, 2013 23:08

?
Primera noticia que tengo de esto. ¿Bob Harras? ¿De verdad?
Bue, ojearlo habrá que, porque tiene buena pinta a pesar de… ¿Bob Harras? ¿De verdad?
¿Bob Harras?

Toni Boix
20 diciembre, 2013 21:34

Yo casi diría que Bob Harras se puso al servicio de Marcos Martín y por eso el tebeo es tan bueno 😉

O sea, trabajaron con método Marvel y Marcos hizo crecer el argumento de Harras a placer.

De verdad, un tebeo que no creo que defraude a nadie… por fin en España!!

jaque
jaque
Lector
25 enero, 2014 14:38

Acabo te terminar de leerme los dos tomos y valen mucho la pena. A raíz de la publicación por ECC me leí la reseña de Boix y decidí darle una oportunidad (el nombre de Harras no me atraía micho la verdad) y he de decir que el trabajo de Marcos Martín y Javier Pulido es magnífico y el guión no le va a la zaga al dibujo, con lo que ambos fluyen para contarnos esta historia de superación personal y heroísmo. Es cierto que se aprecia cierta precipitación en el cierre de las tramas pero consiguen un final más que digno.
Buenas reseñas como siempre.