Bluesman. La maldición de Barry Brown

Notas que evocan al pasado

Por
0
459

Edición original:Bluesman FRA, Sarbacane
Edición nacional/ España:Nuevo Nueve
Autor:Raúl Ariño
Formato:Cartoné, 72 Páginas
Precio:18 €

Por más que corras no podrás dejar atrás tu pasado…

Bluesman. La maldición de Barry Brown es el debut de Raúl Ariño (Barcelona, 1979) como autor completo en el mercado franco-belga que acaba de publicar la editorial Nuevo Nueve. No es un mercado nuevo para él ya que en 2012 publicó la serie Djizus is back con guiones de Zidrou en la revista Fluide Glacial que fue recopilada con posterioridad en un álbum por la editorial Audie. En nuestro país es conocido por su serie Pablo Arkada, un anarka de marca (recopilada por La Cúpula) junto a Oriol Jardí en la revista satírica El Jueves, antes habían colaborado en el fanzine Hetero Sapiens. Actualmente Ariño sigue colaborando con El Jueves con la serie Dr. Villegas, psicología a lo loco y con páginas de actualidad. Sin embargo, en Bluesman nos ofrece un registro completamente distinto ya que se aleja del humor para contarnos una historia sobre la pasión, la creación, la familia y la imposibilidad de escapar de tu pasado en clave de Blues.

Barry Brown es un apacible y modélico padre de familia que trabaja como conductor de autobús en Chicago. Un día mientras está jugando con sus hijos escucha en la radio la noticia sobre un oscuro crimen cometido hace diez años por un hombre conocido como El asesino del blues al que nunca consiguieron encontrar, ni identificar. Un secreto de su pasado que Barry creía haber enterrado por el paso del tiempo, pero su pasado vuelve a buscarle en forma de su antiguo manager. Pretende chantajearle para que vuelva a la música, algo que significara reencontrarse con la persona que fue y con todas sus debilidades y vicios, pero también con la magia del Blues.

Raúl Ariño se une a la lista de autores de la revista El Jueves que nos sorprende en los últimos tiempos con una obra que se aleja de sus registros para la revista. En un breve espacio de tiempo hemos visto obras en ese sentido de Pablo Velarde (Epílogo), Juan Álvarez (Como peces en la red), Kim (Nieve en los bolsillos) o Mamen Moreu (Desastre), por citar algunas de las más recientes. El alto nivel que han alcanzado hace se dispare el interés por las siguientes obras de este tipo que aparezcan.

Bluesman es una historia de género negro sobre la redención y la caída de un hombre, un tema que se ha tratado mil veces, pero no que no por ello deja de ser interesante cuando está bien planteado. Justo lo que encontramos en la historia de Raúl Ariño. Como en una buena historia de este tipo tenemos violencia, celos, chantajes, femme fatales, crímenes y un retrato de los garitos de Blues donde podías encontrar un crisol de personajes de todo tipo de ralea. Los personajes principales de la obra responden a los tópicos del género negro. Barry es alguien atormentado por su pasado, su mujer Doris está atrapada en una vida que no le satisface, Gina es la femme fatal y Frank, el antiguo agente de Barry, es un manipulador que se intenta aprovechar de la situación. Todo ya visto, pero eso es algo no importa cuando está tan bien planteado como en la obra que nos ocupa.

¿Qué es mejor una larga vida gris y tranquila o una efímera llena de la pasión por crear? A esa pregunta es a la que se debe enfrentar Barry cuando los pecados de su pasado le alcanzan frustrando sus oportunidades de redención. Esa posibilidad de conservar esa una nueva vida es lo que debe elegir. Ambos son los dos grandes temas que plantea el álbum. Dos cuestiones tan interesantes como son la imposibilidad de escapar del pasado y los errores que se comenten y la necesidad de una vida tumultuosa y pasional para poder tener la inspiración necesaria para poder crear. Ambas aparecen entremezcladas en la historia, la primera está íntimamente ligada al mito de los grandes creadores, no solo del blues, mientras que la segunda es un tópico del género negro y de muchos otros. Raúl Ariño no nos ofrece respuestas ya que se limita a mostrarnos los hechos dejando esa reflexión en manos de los lectores.

Además de un guion muy sólido y donde todo está muy bien hilado sin que se puede apreciar ningún cambio forzado, Bluesman cuenta con gran trabajo gráfico. El estilo que usa Raúl Ariño no tiene nada que ver con el visto en sus trabajos para El Jueves, aquí podemos ver la influencia de la Nouvelle BD en su estilo, sobre todo Manu Lacernet, aunque con unas figuras más esquemáticas. Pero pese a esa sencillez consigue que sea muy expresivas. Aunque estamos ante una historia realista ese estilo le va como anillo al dedo y no hubiera tenido el mismo impacto con un estilo que reflejara la realidad. Pero lo que más llama la atención es el gran uso del color que realiza, cuando nos narra la nueva vida de Barry usa unas aguadas grises que reflejan su cotidianeidad, algo que contrastas con los colores que invaden las páginas cada vez que la música tiene presencia. Pero el uso del color también sirve para trasladarnos las emociones de Barry, así que las viñetas llenas de rojo cuando se enfada y de azul cuando está triste. Un trabajo sorprendente y estimulante que nos deja con ganas de ver más de Raúl Ariño con este estilo.

Nuevo Nueve hace una buena edición como se está convirtiendo en costumbre en sus cómics. Además, siguen apostando por autores nacionales, aunque las obras no estén producidas directamente por ellos.

Bluesman es un gran cómic que mezcla lo mejor del noir con la fascinación que ejerce el Blues y nos invita a reflexionar sobre los mecanismos de la creación. Un solido debut de Raúl Ariño como autor completo que augura un futuro lleno de grandes obras.

Edición original:Bluesman FRA, Sarbacane Edición nacional/ España:Nuevo Nueve Autor:Raúl Ariño Formato:Cartoné, 72 Páginas Precio:18 € Por más que corras no podrás dejar atrás tu pasado... Bluesman. La maldición de Barry Brown es el debut de Raúl Ariño (Barcelona, 1979) como autor completo en el mercado franco-belga que acaba de publicar…
Guión - 8
Dibujo - 8
Interés - 8.5

8.2

Blues

Ariño firma una historia muy bien construida con un apartado gráfico soberbio y sprprendente. Sin duda, un autor a seguir en sus siguientes trabajos.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
Artículo anteriorGO! GO! ACKMAN, de TORIYAMA Akira
Artículo siguienteMarvel Now! Deluxe. Jóvenes Vengadores de Kieron Gillen y Jamie McKelvie
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments